Como les prometí la semana pasada, he respondido a veinte de sus preguntas. Confieso que con algunas me reí mucho y otras me hicieron pensar y reflexionar. Así que acá van mis respuestas a esta entrevista bloggera colectiva. Y, entremedio, para hacer relleno: fotos que no tienen que ver con nada pero que me gustan (algunas muy viejas y otras más recientes).

buenos-aires-dada-vuelta-1-3

1) Haciendo un repaso para atrás, ¿cuál fue el factor más importante, algo, lo que sea, que te hizo hacer el click para decir “ahora sí” y arrancar a viajar, cuando seguramente lo habías postergado muchas veces antes?

El factor decisivo fue haber terminado mis estudios. En realidad nunca postergué los viajes, sino que esperé a terminar la carrera para tener libertad total e irme. Siempre supe que quería viajar, pero tal vez el click final lo hice en Bolivia en el 2007, cuando todavía me faltaba un año para terminar la carrera. Esta historia la conté varias veces, pero la repito una más: había tomado el tren nocturno de Uyuni a Villazón y cuando me desperté a la mañana siguiente vi que alguien me había puesto una frazada sobre el cuerpo. La chica boliviana que estaba sentada enfrente mío me dijo que me había visto temblando de frío y me había tapado, y cuando miré bien vi que me estaba tapando con la misma manta con la que cubría a su bebé recién nacido… Tras esa experiencia de contacto humano auténtico (sin nada turístico de por medio) decidí que quería dedicarme a viajar por el mundo y tener más experiencias así, conocer la hospitalidad mucho más de cerca. Pero no me quedó otra que esperar unos meses a terminar la carrera y, pocas semanas después de rendir mi último final, ya estaba en bus con destino Latinoamérica.

pies-y-petalos-1

2) Tengo intriga de cómo te desenvolves cuando alguien te hospeda por Couchsurfing. O sea, ¿qué hacés, te levantás temprano y te vas para no hinchar? ¿o te quedás a ayudar al que te hospeda?

No hay reglas, sino que depende de la relación que estableces con tu host (anfitrión). Hay anfitriones que trabajan todo el día entonces o te dejan las llaves de su casa o te piden que salgas con ellos y que vuelvas cuando ellos estén. Hay otros que quieren acompañarte a todos lados y te llevan a pasear por la ciudad. Hay otros que prefieren hacer su vida y te dan libertad de moverte por donde quieras. Lo de Couchsurfing no es “hotel gratis”, sino que es un intercambio de hospitalidad, entonces más allá de que te dan un lugar donde dormir, también hay mucha interacción con las personas o familias que te reciben (ese es el fin de usar CS: conocer  un lugar a través de la gente local). Acordate que en Couchsurfing sos un invitado en una casa y no un huésped en un hotel, entonces la relación con quien te aloja es muy distinta a la que tendrías con el dueño de un hotel, por ejemplo. Yo, por mi parte, me voy amoldando a las situaciones y siempre intento devolver el gesto de alguna forma, ya sea ayudando con la limpieza, pagando alguna comida o dejándole un regalito/carta/postal/dibujo de recuerdo.

beatles-dados-vuelta

3) Si pudieras viajar en el tiempo, si te fueras al pasado, ¿qué lugar y tiempo elegirías? Y si fuera el futuro, ¿cuál sería el lugar y qué tiempo?

Siempre pensé que me gustaría viajar a Inglaterra en los años 60, pero nunca me pregunté a dónde iría si pudiera viajar al futuro. Supongo que viajaría unos mil años hacia adelante a Argentina, primero para ver si el mundo sigue existiendo y segundo para ver cómo vive la gente (si es que la hay), qué idioma se habla, cómo cambiaron (o no) las costumbres, qué pasó con los paisajes y para saber si todavía existe el Obelisco y el dulce de leche.

buenos-aires-dada-vuelta-1-2

4) Si tuvieses la oportunidad de volver a nacer y elegir el lugar (ciudad – país) de donde te gustaría ser, de todos los lugares en que has estado, ¿cuál sería y por qué? (sin tener en cuenta tu país de origen).

Me gustaría nacer en un lugar que esté inmerso en la naturaleza (si es posible, frente al mar), tal vez en las islas San Blas (Panamá) o en alguna región del Caribe. También me gustaría nacer en un lugar con buena gastronomía como Malasia o Perú, pero no tanto porque me sienta “de una nacionalidad u otra” sino por el paisaje natural o la comida…

casita-laos-1-2

5) Después de no sé cuántos meses viajando por el sudeste asiático, ¿encontraste diferencias físicas entre sus habitantes o sigue vigente el gran axioma argentino “todos los chinos son iguales”?

Jajaja, ¡qué axioma! La verdad es que existen diferencias y muchas, pero es algo de lo que te das cuenta cuando viajás y vas conociendo cada nacionalidad “cara a cara”. Hay diferencias en la forma de los ojos, en la contextura, en el color de la piel, en su acento al hablar inglés, en su ropa. Pensá que los indios también son asiáticos, pero seguro que no los relacionás con ese continente porque son muy distintos a los chinos, ¿no? Igualmente te digo que para ellos “todos los occidentales somos iguales”, así que el axioma está presente en todos lados. Y creen que los argentinos somos todos descendientes directos de la familia Maradona.

  mariposa-naranja-1-2

6) Por favor, quiero saber si es verdad que todos los dedos chicos del pie que hay en el mundo son tan feos como los que ves en Chile!

Nunca vi los de Chile (al menos no les presté demasiada atención), pero de ahora en más estaré atenta a los dedos de los pies y armaré un ranking de belleza por nacionalidad. En los países cálidos va a ser más fácil, pero ¿cómo le pido a un esquimal que me muestre el pie? Si tienen ganas, todos ustedes pueden mandarme una foto de sus dedos así hago una selección de los que más me gustan.

7) ¿Qué es lo que más echas de menos cuando estás fuera?

Mis libros. Mi bici. Mis cuadernos. Las cuatro estaciones (especialmente la primavera y el otoño). La vida cultural de Buenos Aires. La gente que quiero.

buenos-aires-dada-vuelta-1-4

8 ) Ya que viajas sola y no te gusta tener contacto con lo común o lo conocido, tal como latinoamericanos, mientras viajas, ¿algún día dejarás que un grupo de fans acosadores obsesionados con tus viajes y tu blog te siga de lejos sin ser detectados mientras caminas por una callejuela obscura en un pueblito perdido de china, tomándole fotos a la ciudad a través de los charcos y coleccionando barajas/talismán perdidas?

JAJAJA es como lo bizarro llevado a la máxima potencia, todo lo que me define quedó licuado en una sola frase.

Igualmente, aclaro: ¡no es cierto que no me guste tener contacto con latinoamericanos! ¿Cuándo dije eso? Amo encontrar latinos en otras partes del mundo, ya que enseguida me siento como en casa con ellos. Sería muy cómico, igualmente, que ocurriera lo que describís, estaría bueno que alguien dibujara esa escena. Y sí, dejaría que suceda, sería una anécdota muy divertida para contar en el blog.

buenos-aires-dada-vuelta-4

9) ¿Se liga más en los viajes largos, tipo vuelta al mundo, que en los cortos en los que todo es prisa por ver esto o aquello?

Eso ya depende del sex-appeal personal y de los gustos de cada uno. Lo cierto es que las mejores cosas pasan “justo cuando ya tenés un pie en el avión”… Entonces, conclusión: lo mejor para ligar es tomarse la mayor cantidad de aviones posible, si es tres por día mejor, más chances hay de que ocurra algo justo antes de subir. :D

10) ¿Mejor dibujito de la infancia? (nada de preguntas extrañas, estas cosas son las realmente importantes)

Imposible elegir uno solo. Disney, Jem and the Holograms, los Pitufos, Pequeño Pony, Looney Tunes, Animaniacs, Tom y Jerry, Inspector Gadget, Scooby Doo, Don Gato, Los Snorks, Los Supersónicos, Los Simpson (aunque estos ya no fueron tan de “infancia”)…

Pero mejor dibujito de la adultez, te lo digo de una: Family Guy.

lago

11) ¿Qué shampoo usás? ¿2 en 1?

El último shampoo que me compré fue en Marruecos, de alguna marca árabe, “para cabello normal” (lo dice en árabe pero lo inferí) (¿0 será para camello normal?). No uso dos en uno, me engrasa el pelo. Tampoco uso crema de enjuage, me incomoda tener que cargar con dos frascos.

12) Cuando viajas hablas mucho de personas y lugares a los que vas, pero tengo la duda: ¿sales por las noches, es decir de fiesta “loca y savaje” o sólo te enfocas en la onda cultural y vida diurna de descubrir mundos nuevos y conectarte con las personas?

Primero habría que definir lo de “fiesta loca y salvaje”, porque ya veo que esto tiene acepciones distintas en cada país. Si la fiesta loca incluye pigmeos, drogas psicodélicas versión Beta, paraguas voladores a lunares, música trance del Altiplano, guerra de almohadas en el barro, strippers y ladyboys, entonces la verdad que no curto mucho esa onda.

Creo que depende mucho de la ciudad en la que esté, de la compañía y de mi estado de ánimo. Hay épocas en las que salgo bastante de noche (ya sea a bares, discotecas, fiestas, reuniones, recitales) y hay épocas en las que hago una vida muy tranquila y prefiero despertarme temprano y aprovechar el día para caminar y conocer. Además, hay muchos pueblitos y ciudades donde la vida nocturna no existe y muchas ciudades donde “la noche” es parte de la cultura (como por ej. en Barcelona o Buenos Aires), entonces también me voy adaptando al lugar en el que estoy. Pero tampoco me divierte demasiado sumarme a esos lugares donde la gente viaja con el único fin de emborracharse y quedar destruido “en otro país” (como Vang Vieng en Laos por ejemplo).

mariposa-naranja-1

13) ¿Qué crees que te llevaste al reverendo pedo en la mochila?

Una lata de aceitunas vencidas, la cajita musical de mi abuelo y una escoba plegable. Je, no. No sé, tendría que hacer memoria, porque justo ahora no estoy viajando entonces no puedo revisar mi mochila y fijarme. Pero tengo la sensación de que siempre hay algo que queda enterrado en el fondo y jamás es usado… Lo que pasa es que lo descubro cada vez que llego a casa (y si lo descubro en pleno viaje, generalmente se lo intento dar a alguien que le sirva).

14) ¿Durante tus viajes al Sudeste Asiático, has ido a una disco XXX, o has caminado por la calle de Tailandia donde se falsifica de todo o caminaste por las calles donde están los ladyboys? ¿que tal la experiencia? Si la primera pregunta es ofensiva, disculpa.

Jaja! No es ofensiva para nada. La verdad es que no fui a ninguna disco XXX ni me metí en el ambiente de ladyboys. Sí caminé por la calle donde se falsifican todo tipo de documentos (creo que te referís a Khao San Road) y me pareció extremadamente turístico y armado. No saqué ninguna foto porque cada vez que me veían apuntar con la cámara tapaban todos los documentos falsificados.

  buenos-aires-dada-vuelta-2

15) ¿Cómo te imaginás (o como te gustaría que sea) tu vida dentro de 15 o 20 años? ¿Seguirías viajando? ¿Sola o con familia? ¿Te gustaría tener una familia viajera o pensás que en algún momento te vas a establecer definitivamente en algún lugar?

La verdad que no puedo proyectar tanto hacia el futuro, pero lo que me encantaría, en algún momento, es tener una casa rodante, “un hogar viajero”, y poder moverme constantemente pero a la vez tener siempre un hogar propio. Quiero viajar toda la vida, por más que sean viajes cortos, escapadas o travesías largas, y si puedo hacerlo en familia mucho mejor. Pero la verdad es que no planeo demasiado estas cosas, simplemente dejo que todo vaya sucediendo, uno nunca sabe qué puede pasar en el futuro… Pero sí, como querer, me encantaría tener una familia viajera.

16) ¿Volvés a la Argentina porque algo te ata a este país o existe la posibilidad de que un día te vayas y no vuelvas?

Vuelvo a Argentina porque acá tengo a mi familia y a mis amigos, así que mientras ellos estén acá, seguiré volviendo. Si bien muchas veces pienso en establecerme en otro lugar, tampoco voy a ser tan radical de irme y no volver nunca más. El día que encuentre “mi lugar en el mundo” tal vez me quede ahí, pero siempre volveré, aunque sea de visita, a Argentina.

  casita-laos-1

17) ¿No te sentís sola algunas veces cuando viajas?

Obvio, pero igual de sola que me puedo sentir estando en mi casa en Buenos Aires. Creo que viajar sola no implica sentirse sola, al contrario, al viajar sin acompañantes uno está mucho más receptivo al mundo exterior, conoce más gente, está más abierto a hacerse nuevos amigos y a conectar con las personas de los lugares que se visita. Y las veces que me sentí sola mientras viajaba fue porque me había pasado “algo” en especial o estaba triste por alguna situación en particular, pero no por el hecho de estar viajando sin compañía.

18) ¿Cómo superas los miedos, si es que se te presenta alguno?

Enfrentándome a ellos. Antes de ir a Asia tenía miedo, pero me fui igual. Antes de escribir el blog tenía miedo (de que nadie lo leyera, de que a nadie le gustara), pero lo hice igual. Antes de hablar en público tenía miedo, pero lo hice igual. Creo que es la única forma de superarlos y de crecer.

19) Seguro que viajando tanto por ahí habrás vivido situaciones ridículas, avergonzantes de esas que quisieras desaparecer o meter la cabeza debajo del ala… ¿recuerdas alguna de ellas?

Uf es que yo vivo situaciones ridículas y avergonzantes en todo lugar, esté viajando o no, tengo como un imán para lo bizarro, y sumado a que soy torpe y tiendo a quedar en ridículo en muchas situaciones, esto ya es parte normal de mi vida. Me pasó de confudirme a dos hermanos (claramente muy diferentes entre sí) y llamarlos por el nombre opuesto, también me caí varias veces en medio de la calle (una en La Rambla de Barcelona, donde quedé con el vestido puesto de sombrero; otra en la estación de bus de Kuala Lumpur, cuando caí con las dos mochilas puestas, la gente me miró de reojo y yo me reincorporé como si nada). Tuve accidentes estúpidos como en Penang: iba escuchando música y caminando por una calle en bajada, no vi que había un huequito en el asfalto, metí el pie y caí con la pera contra el piso (tuvieron que darme puntos por mi torpeza). Voy a seguir pensando y seguro se me van a ir ocurriendo más cosas porque sé que hubo peores, lo que pasa es que siempre me río de la situación y al rato me olvido (tengo muy mala memoria).

otono-vancouver-1-2

20) ¿Que sientes al mirar hacia atrás y ver los viajes que has realizado a lo largo de estos años, que experiencias rescatas de esta forma de vida?

Me siento feliz de haberme animado. A veces no puedo creer cómo llegué hasta acá, ya que para mí esto de viajar ya se convirtió en algo “normal”, pero cuando lo miro de afuera me doy cuenta de que estoy cumpliendo el sueño de toda mi vida. A la vez siento que me falta mucho camino por recorrer y que el mundo es demasiado grande para conocerlo todo, así que tendré que conformarme con tener, por lo menos, un pantallazo de este planeta. Lo que más me gusta de mis viajes es que me permiten ver y experimentar otros modos de vida, y eso me hace darme cuenta de que no hay culturas “mejores” ni “peores” sino que todas son distintas y válidas. También siento que crecí mucho a nivel personal y que cada vez disfruto más entrar en contacto con gente de otras partes del mundo, creo que viajar fortalece el entendimiento, la hospitalidad y la paz entre culturas. Ojalá muchos se animen a salir a conocer igual que yo. Vayan, no es tan difícil. :)

otono-vancouver-1

Y una más de yapa:

21) Después de estar varios meses afuera, como vos decis, viajando por ahí, lejos de Argentina, sola, en lugares completamente diferentes, ¿no extrañas “tu casa” o “tu lugar”? ¿Qué quiero decir con esto? Primero no se si tenés, o sentís, algún lugar como “tu casa”, tu hogar, tu entorno … pero de todas formas, si llegado el caso este lugar todavía no existe, porque quizás lo estés buscando o no, quizás vos creas que no sos de ningún lugar, o al contrario, te sienta que sos de todos lados, me surgió la duda de lo que es sentirse lejos de casa, extrañar, querer volver, etc.

Esta es una de esas preguntas que siento que solamente podré responder dentro de muuuuchos años, cuando mire mi vida hacia atrás. Creo que esto de viajar también es una búsqueda de “mi lugar en el mundo”, porque si bien nací en Argentina y si bien este país fue (y sigue siendo) mi casa durante muchos años, el día que encuentre un lugar “a mi medida”, donde me sienta feliz, me quedaré… Pero siempre volveré a Argentina, eso seguro… Supongo que tendré dos hogares o algo así. O tal vez tendré cientos de hogares, o tal vez ninguno…

Lo que sí sé es que soy una persona bastante desarraigada y eso me permite viajar y no extrañar tanto. Cada regreso a Buenos Aires tuvo sus motivos: cansancio, falta de presupuesto, ganas de estar en mi casa, proyectos, propuestas. Me parece que así como cada cual viaja a su manera, cada cual extraña a su manera (y no todos extrañamos lo mismo). No soy de esas personas que extrañan “su comida” o “la comida de su casa”, entonces creo que eso me facilita mucho el tema de estar lejos y extrañar poco. Lo que sí extraño y siempre extrañaré es a las personas que quiero, y no solamente a las que están en Argentina (que son las que conozco hace más tiempo y las que me dan esa sensación de hogar) sino a las que voy conociendo en el camino y tengo que dejar…

buenos-aires-dada-vuelta-1

***

Antes de terminar, algo más.  Si bien no respondí todas las preguntas que me llegaron (yo avisé que iba a elegir veinte), las sigo teniendo en mente y las dejo ahí, pendientes para próximos posts. Sin embargo hay una pregunta que se repitió bastante y que recibo siempre (a través del blog y en persona también) y que se puede resumir en… “¿Por qué Sibarita es tan rica?”. Jeje, no, mejor no les adelanto nada. Los que la preguntaron se imaginarán cuál es (porque seguramente la mayoría de ustedes dirá, “¡ufa, no respondió a mi pregunta!”) y los que no la preguntaron, seguramente la pensaron. Así que en un próximo post se viene una reflexión interesante… (porque en realidad ni yo tengo la respuesta). Ya veremos qué sale.

***