Menú principal

Menu

Buenos Aires con mirada jet-lag


Buenos Aires desde la ventana

Había oído hablar del jet-lag pero nunca lo había experimentado, ni siquiera cuando viajé de acá (Argentina) a Tailandia. Tal vez la emoción de haber llegado a Asia no me permitió sentirme mal en aquel momento.

Pero acá en Buenos Aires lo sufrí.

También conocido como El síndrome de los husos horarios, el jet-lag ocurre cuando se cruzan más de tres husos horarios en avión. Los viajes de larga de distancia de este a oeste (y vice versa) producen un desequilibrio entre nuestro reloj interno (el ciclo biológico que nos marca las horas de sueño y vigilia) y el horario externo del país al que se arriba, y eso puede causar insomnio, fatiga, problemas digestivos, ansiedad, deshidratación, dolores de cabeza, problemas de coordinación, confusión en la toma de decisiones, falta de memoria, irritabilidad y apatía (TODO JUNTO). Según la NASA (sí, esa misma), al cuerpo le lleva un día por huso horario adaptarse, es decir que si atravesamos 10 husos horarios, nos llevará 10 días volver a la normalidad.

Yo tuve todos los síntomas anteriores, con especial énfasis en confusión en la toma de decisiones, falta de memoria e insomnio; aunque la mejor definición de lo que fue mi estado durante los tres primeros días fue la que me dijo mi primo: “Es como estar en un sueño”.

caminando como en un sueño donde todos los carteles tienen sentido y las calles están vacías

Las primeras dos noches dormí cuatro horas, me desperté de golpe a las 5 am y no pude dormir más. El viernes a la tarde (día de mi cumpleaños) me fui a dormir la siesta (algo que no hacía hace años, literalmente) y me desperté con el cerebro funcionando en inglés y el impulso de hablar ese idioma. Si bien las palabras me salían en español, me sonaban raras, artificiales. El día anterior me costó muchísimo tomar la decisión de dónde reunirme con mis amigas para celebrar mi cumpleaños y, cada vez que alguien me hablaba rápido o fuerte, me sentía muy abrumada. Recién volví a ser yo el domingo, cinco días después de haber llegado: durante ese lapso de tiempo, sentí que todo lo que pasaba alrededor mío ocurría en otro plano, como si mi cuerpo estuviese ahí pero mi mente se hubiese ido a volar por las nubes.

El viernes, primer día que salí a la calle para tomarme el colectivo (bus público), me pasó algo que aumentó ese estado de ensoñación y llevó la situación a un nivel bizarro y existencial. Mientras recordaba dónde estaba la parada del 39 y caminaba hacia esa esquina, un hombre (argentino de unos 35-40 años) me frenó y me preguntó, en inglés: “Where are you from?”. Frené y me quedé mirándolo durante unos largos segundos, pensando qué responder. Estoy muy acostumbrada a que me hagan esa pregunta, pero en otro contexto, entonces que me la haya preguntado un argentino en nuestra propia ciudad y con mi estado de jet lag me hizo sentir muy confundida. Le respondí “de Argentina” y seguí caminando. Pero después pensé ¿será que ya no pertenezco a Buenos Aires? ¿o será que mi cara de jet-lag me hace parecer una turista perdida? ¿de dónde soy? ¿pasé a ser ciudadana del mundo más que de un país?

Buenos Aires, fría, y yo

Durante mis días de ensoñación, caminar por Buenos Aires me pareció justamente eso: estar como en un sueño. De a poco me reencontré con aquellos elementos tan típicos de la ciudad que había olvidado por ser parte tan intrínseca del paisaje: los paseadores de perros con sus 20 correas y 20 perros alborotados a su alrededor, los kioscos callejeros de revistas con todas las tapas y noticias en exposición, los puestos de flores de las esquinas, los mozos que salen de los restaurantes con el café y el azúcar en la bandeja plateada y lo dejan sobre una mesita al borde de la calle, las mujeres que salen a pasear a sus perros vestidos con ropita de lana a medida, los carteles verdes con pósters de los últimos estrenos cinematográficos, el amarillo y negro de los taxis, el ruido que hace el Subte cuando avanza sobre las vías, los repartidores de pizza que esperan en la puerta del edificio sosteniendo la caja con el piolín, los espacios públicos en refacción, las canchas de fútbol 5, los estacionamientos encajados entre dos edificios en pleno Microcentro, el olor de las facturas que se escapa de las panaderías, los maxikioscos que desbordan de golosinas, el menú ejecutivo del mediodía, los supermercados chinos donde casi no se habla español, las mujeres que caminan con sus pesados tapados de piel, los hombres que (lamentablemente) aún duermen en las veredas y parques, los vendedores de boletos de colectivo que esperan en las paradas, los vendedores ambulantes que se suben al transporte público y ofrecen desde dvds hasta alfajorcitos de maicena y palmeritas a beneficio de instituciones para ex-drogradictos, el arte y el fileteado de los colectivos, el obelisco de noche, el Colón (por fin) reabierto.

El colectivo público de Buenos Aires

Un autito que me gustó (ahora saco todas las fotos con celular)

Esta foto la saqué en el 2009, pero me gusta y la pongo acá

Esquina de otoño (otra sacada con celular)

Prohibido tomar Fernet (veda electoral)

Quilmes tampoco

Descubrí bares y librerías nuevas, vi que algunos lugares cerraron, otros están en alquiler y otros siguen de pie igual que cuando me fui. La realidad es esa: ciertos rincones pueden mutar, pero una ciudad no cambia de un día para el otro. Buenos Aires sigue siendo la misma, ahora la que se siente distinta soy yo.

Tengo ganas de sacarle fotos a todo lo que mencioné, pero todavía no me animo a salir con la cámara, así que por ahora me conformo con la del celular. Qué ironía, ¿no?, soy capaz de caminar con la cámara colgada al cuello por ciudades que no conozco, pero no me animo a hacer lo mismo en la mía. Será porque conozco sus riesgos demasiado bien. Aunque quisiera, en algún momento, sacar la cámara a pasear por acá.

Pero por el momento uso mis ojos.

La imagen de Eva Perón entre edificios

, ,

Comentarios acerca de Buenos Aires con mirada jet-lag

  1. Mem 03/08/2011 at 00:44 #

    Estaba esperando este posteo Aniko! Te leo siempre y tengo que reconocer que gracias a tus textos, a tus historias, fotos, y anécdotas, cada vez tengo mas ganas de salir a conocer distintos países, pero no como turista.. como viajera, viviendo su la cultura y el día a día de la gente que los habita.
    Y después de estar tanto tiempo lejos, estaba esperando tu visión distinta de la ciudad. Espero sentirme así algún día. Volver a Buenos Aires y ver todo desde otro punto, me imagino que encontrás sentidos nuevos en cosas que antes te parecían tan cotidianas.
    Hace tiempo tenía ganas de escribirte, pero aca la que tiene historias increíbles sos vos, asi que te voy a seguir leyendo hasta que viajes a la luna! Jaja..
    Muchísima suerte aca y en la China! (dicho casi literalmente)
    Besos!

  2. okina 03/08/2011 at 01:45 #

    Muy bueno, de antología los detalles sobre Buenos Aires.

  3. Pipano 03/08/2011 at 02:02 #

    No es un “levante”, que se entienda bien: como interpreto tus miedos y sensaciones pongo a tu disposición mi infraestructura de seguridad con vehículos incluídos para que puedas salir por Buenos Aires y sus alrrededores con tranquilidad y segura. Con cámara y grabador. Yo te cuido. Precio un alfajor Cachafaz. Espero respuesta.

  4. NiCo 03/08/2011 at 07:20 #

    Uhh, me voy preparando entonces Ani.

    Una vez más, ADHIERO 100% EN TODAS TUS PALABRAS :)

  5. Paloma 03/08/2011 at 07:25 #

    Hola guapa,
    Me alegro de que te vayas recuperando del cambio, también pasar del verano al invierno es más duro… Luego llegarás a un tercer estado, el ideal. Tendrás dos hogares: Buenos Aires y Asia en general y te sentirás bien, aunque distinta, en los dos.
    Besos

  6. Vero Gatti 03/08/2011 at 09:03 #

    Que lindo el mensajito de arriba!! yo también estaba esperando este post!
    Tu mirada (con y sin jet lag) es siempre hermosaa!

  7. Susana Olveira 03/08/2011 at 10:51 #

    Yo, al igual que Mem, esperaba este posteo!!! Y aún espero muchos más…Sé que que ninguna lente ni ninguna Nikon tendrá mejor guía que tus ojos curiosos y certeros cuando disparás el click para sacar una foto. Tampoco será común el texto con que relatás tus vivencias, ya que todas tus palabras se enhebran en una prosa hermosa que, además, de ser original, despierta el interés para seguir leyendo (y gozando) del próximo capítulo…
    Gracias Ani por ser una Viajera del Mundo y llevarnos a tus fans con vos. Lamento que hayas tenido que pasar por el jet-lag…pero ¿sabés una cosa? no me preocupa mucho ¡son gajes del oficio! ¿O no?

  8. monica liliana 03/08/2011 at 11:52 #

    excelente relato de tu desorden de viajero!!!bienvenida a nuestra querida patria, y tristemente hay cosas que no cambiaron, como la pobreza y el hambre, suciedad en las calles, pero no somos la excepción seguramente al resto del mundo, pero hay que pensar que y hacer que esto debe cambiar!!!abrazo lili de Moreno

  9. monica liliana 03/08/2011 at 11:57 #

    EXCELENTE RELATO!! Y DE COMO VES BUENOS AIRES, SALUDITOS!!

  10. Silvio 03/08/2011 at 13:42 #

    Hola Aniko: Pregunta no te pasó que ves a alguien en la calle y decis. Lo conozco de Buenos Aires o es de otro lugar?, o es parecido/a a alguien que conoci en otro pais, o está aca ahora?.

    • Aniko Villalba 03/08/2011 at 19:28 #

      jajaja sí, creo que alguna vez me pasó, aunque acá en BA por ahora nunca.

  11. Javier 03/08/2011 at 17:10 #

    Acabo de descubrir el blog, muy bueno,ademas me viene genial para una pregunta. Comentas lo de callejear por Buenos Aires con la camara, que no lo haces porque conoces la ciudad, resulta que yo tambien soy un apasionado de la fotografia, y en septiembre visitare durante un dia Buenos Aires con mi mujer…..¿tanto riesgo hay en las zonas turisticas de ir con una camara? No es ninguna maravilla, nikon d60, pero ante los ojos de la gente cualquier camara reflex parece buena, de ahi la intranquilidad que tengo, y eso que no pienso ir con el bolso de fotografia,si no con un bolso viejo y roto que no es de camara.
    Sobre el jet lag lo sufri cuando visitamos Bangkok,me acuerdo del mareo y vertigo que tuve el dia de la llegada.
    Un saludo y enhorabuena por las fotos y textos.

    • Aniko Villalba 03/08/2011 at 19:28 #

      Hola Javier, creo que no soy una buena referente en este momento porque estuve mucho tiempo afuera y no sé cómo está todo ahora. Hay que tener cuidado, como en todos lados, de no hacer ostentación ni salir muy tarde con la cámara por lugares oscuros. Pero hay muchos turistas en BA y muchos que sacan fotos, y a la mayoría no le pasa nada, así que vení tranquilo pero siempre con cuidado. Saludos y buen viaje!

  12. Javier 03/08/2011 at 19:33 #

    Gracias por la respuesta,una rapidez pasmosa :)
    Saludos desde Canarias.

  13. Carlita 04/08/2011 at 10:34 #

    Waw qué buen relato! Logré un estado similar cuando estuve casi dos días sin dormir por culpa de una entrega de la facultad… En el trabajo estaba irreconocible jajaja me sentía una criatura extraña x)
    Qué celular tenés? Las fotos están lindísimas! Es un Iphone?

  14. Carlita 04/08/2011 at 10:34 #

    (BTW, estudio Diseño Gráfico en la UBA, eso explica lo de las entregas sin dormir jajaj)

    • Aniko Villalba 04/08/2011 at 10:38 #

      jajaja yo también pasé por lo de las entregas, aunque creo que no llegué a estar dos días sin dormir (estudié Comunicación).

      Tengo un Nokia que, dentro de todo, saca fotos decentes! :)

  15. Pablo 05/08/2011 at 11:41 #

    Espero que el regreso a casa no te lleve tanto tiempo de re-adaptación. Me ha encantado como has contado todo ese proceso del primer “shock”, te entiendo bien. En dosis pequeñas las he sentido cada vez que me iba a vagar por los andes y volvía a la indomable Lima, no quiero imaginar lo que debe ser volver a una “gran ciudad” después de haber estado un buen tiempo andando por pueblos y paisajes de Asia… Mucha suerte y como siempre estaremos esperando tus escritos. Saludos,

  16. maggie 05/08/2011 at 17:11 #

    Hola! esta pagina es G E N I A L . de verdad, que buena onda que te copaste a compartir algo asi. me motivaste demasiado y ya estoy organizando para irme 2 meses por empezar a recorrer el sudeste d asia lo q t queria preguntar cuanto calculas APROX obvio qe nesecito para 3 meses. 3mil 4mil dolares? MIL GRACIAS

    ahaha y a donde me recomendas volar primero desde bs as? a bangkok? y con q aerolinea sacar el pasaje para q no me mateeen cn el precio me pasaron uno x 1999 usd.

    • Aniko Villalba 06/08/2011 at 10:57 #

      Hola Maggie, qué bueno que te vas a Asia. El presupuesto que mencionás incluye pasajes? porque si no incluye me parece que es un montón! Pensá que allá se vive re barato. Igualmente, mejor que sobre y no que falte, especialmente por si tenés alguna emergencia (ojalá que no).

      Creo que lo mejor es volar a Bangkok o a Kuala Lumpur, ese precio por 1999 está muy bien (ida y vuelta?), me parece que no se consigue por menos. La otra opción es que compres por tramos, por ej. BA-Paris, Paris-Kuala Lumpur (si lo sacás con tiempo, AirAsia tiene un pasaje de París a KL por 350 usd de ida).

      Besos y buen viaje!

  17. Julia 06/08/2011 at 21:31 #

    Hola! Realmente me encanto tu blog. Muy interesantes tus relatos y tus fotos. Estoy organizando un viaje por el sureste asiatico y la india para el año proximo con mi novio. Tenemos pensado viajar de marzo a mayo, esta bien esa fecha? o que me recomendas?
    Lei lo que le digiste a maggie de los vuelos, asi que voy a chequear esas rutas. Con respecto al tramo a la india crees que me conviene sacarlo desde aca o cuando este alla? Se que no hiciste ese recorrido pero quizas tenes alguna idea.
    Por otro lado me gustaria saber si me conviene empezar el recorrido en bangkok y pasar a Laos, Vietnam, camboya y malasia. o por donde me conviene arrancar. Todos estos destinos que te mencione recien, se pueden hacer por tierra o voy a necesitar un vuelo para unir algun destino.
    Por lo que lei estas recien llegada. me intriga si ya estaran pensando en un proximo destino…
    Desde ya muchas gracias por compartir tus experiencias, son muy utiles para aquellos que quieren viajar y por ahi no se animas a algunos destinos.
    Saludos desde Rosario!

    • Aniko Villalba 07/08/2011 at 20:31 #

      Hola Julia,
      Yo también empecé mi viaje en esa fecha, tenés que tener en cuenta que abril es el mes más caluroso del año en Tailandia (por más que haga calor todo el año, abril es terriblemente caliente), así que si sufren mucho el calor les recomiendo que no vayan en abril o que empiecen por vietnam/laos/camboya (creo que hace un poco menos de calor por allá, pero tailandia/malasia/singapur son terribles).

      En cuanto a la India, sacá el pasaje con AirAsia desde Kuala Lumpur o Bangkok, es lo más barato. Da lo mismo que lo saques ahora o más adelante.

      Los vuelos de Arg van a Bangkok, Kuala Lumpur, Singapur o Jakarta, creo que no hay vuelos a Vietnam y Laos desde acá. Tal vez les conviene volar a KL y de ahí a Camboya y depsués hacer Camboya-Vietnam-Laos-Tailandia por tierra y volar de Bangkok a la India.

      • Julia 08/08/2011 at 16:55 #

        Muchas gracias por la info!
        Saludos!!!

  18. Patricio 07/08/2011 at 11:15 #

    Hola Aniko! La próxima vez podrías probar tomar melatonina, al parece ayuda mucho para el jet-lag. Aunque imagino que será más probable conseguirla para un viaje Buenos Aires-Asia que para el regreso desde Asia.

  19. Lau 24/07/2012 at 11:56 #

    Muy util la info!!
    A mi el jet lag me paso por el lado de las comidas…. llegue a Nueva Zelanda a las 7am hora local (4pm del dia anterior en Argentina aprox.). Muerta de sueño, pero no me fui a dormir hasta despues de la medianoche (para acostumbrarme y pq fuimos a un barcito-alla la joda empieza 9-10pm)
    Pero cuando era hora de almorzar me daban ganas de tomarme un mate cocido. Cuando tenia que desayunar queria comerme unos fideos con salsa bolgnesa!!! jaja…y esas cosas.
    Pero bueno, cuestion de tiempo….

Dejá tu comentario

¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×