Menú principal

Menu

Historias minimalistas

Hubo una época en la que decidí viajar solo con mochila de mano y concentrarme en los detalles más chiquitos.

La foto es de un huevo que "balancee" en la mitad del mundo (Ecuador), donde me aseguraron que por el choque de fuerzas (o algo así) era posible parar un huevo sobre un clavo. El huevo no deja de sorprenderme por su participación en planteos metafóricos.

Historias minimalistas de Malasia (VI): sobre las cuatro estaciones y las diferencias al hervir un huevo en verano o en invierno

Después de pasar 12 días en Malasia, me despido del país con un roti canai (quien haya estado acá sabe que estos “panqueques con curry” son adictivos) y me subo al skybus, el colectivo que me llevará al aeropuerto de Kuala Lumpur por 10 ringgit (3.5 dólares) para tomar el vuelo de vuelta a Indonesia. Está repleto. Me siento contra la ventana e inmediatamente una mujer china-malaya se sienta al lado mío. Tendrá unos 65 años. Me mira, me sonríe y me pregunta a qué país me voy. Le respondo […]

Leer el post completo
Helados de colores!

Historias minimalistas de Malasia (V): dentista

Afuera hacía tanto calor que decidí volver al hostel sin culpa. No me gusta caminar a la una del mediodía bajo el sol asiático ecuatorial, la luz tampoco es buena para sacar fotos, así que me pareció el mejor momento para descansar sin remordimiento. Me acosté en una de las diez camas del dormitorio compartido del hostel donde estaba alojándome en Melaka (4 dólares la cama, por si se lo estaban preguntando) y me puse a trabajar con la computadora como si el mundo exterior no existiera (tengo ese problema, […]

Leer el post completo
viajandoporahi-1-5

Historias minimalistas de Malasia (IV): Torero

Voy en el asiento de atrás del auto de Tippi. Ella, su amigo y yo vamos rumbo a Georgetown, el barrio histórico de la isla de Penang (Malasia), para caminar un rato y comer en nuestro restaurante de comida india preferido. Tippi prende su iPod y escucho, a todo volumen: Toreeeeeeeero, eres la violencia en televisión, toreeeero, eres asesino por vocación, toreeeeeeerooo… ¡¿Qué?! ¿¿¿Mi amiga china escuchando Ska-p en Malasia??? ¡Qué momento que jamás pensé que iba a existir! Me empiezo a reír y le pregunto si sabe lo que […]

Leer el post completo
viajandoporahi-1-2

Historias minimalistas de Malasia (III): Sobre naranjas caras

Tras pasar doce días en Malasia me di cuenta de algo. Como ya es la cuarta o quinta vez que paso por ese país (por un tema de visas y vuelos baratos), mi mirada cambió: en vez de quedarme boquiabierta con los paisajes y la arquitectura, esta vez me dediqué a “observar” a (y ser observada por) la gente. Lo hice sin darme cuenta, pero lo noto ahora, sentada frente a la computadora, mientras recuerdo todos los diálogos espontáneos en los que participé y todas las situaciones en las que […]

Leer el post completo
Madre e hija miran por la ventana del monorriel (la foto la saqué durante el día, claramente)

Historias minimalistas de Malasia: la bolsa marrón

Me comí el primer Cabsha en el monorriel. Miré el fondo de la bolsa marrón con respeto. Desde abajo me miraban, impasibles, dos alfajores Cachafaz, tres Cabsha, una oblea Bon o Bon y un mini potecito de dulce de leche Ilolay. Tanto lo pedí que al final se cumplió: después de 14 meses en Asia sin probar nada que se parezca ni remotamente a un alfajor, Marina, una argentina que vive en Kuala Lumpur, me preparó esta sorpresa. Tras nuestra cena de comida india en la capital de Malasia, me […]

Leer el post completo
Esto fue lo que me traje para mis dos semanas en Malasia

Un experimento minimalista

Hace poco me enganché con un blog minimalista: se llama miss minimalist y está escrito por una mujer que decidió, junto a su marido, vivir una vida minimalista con la menor cantidad de objetos posible. Su filosofía es que la excesiva cantidad de “cosas” que la sociedad nos obliga a adquirir se terminan apropiando de nosotros: cuantas más cosas tenés, mayores serán tus preocupaciones (desde esa presión por “comprar el último modelo” hasta la “necesidad” de asegurar tu casa contra robos y desvelarte pensando que un día alguien puede entrar y llevarse todo). […]

Leer el post completo
¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×