Menú principal

Menu

Dalí y el Pueblo de los Gatos (Parte 2 de 2)

Esta historia empezó acá: Parte 1 – Con ojos de Dalí

Parte 2 – El Pueblo de los Gatos

anikovillalba-cadaques-catalunya-29

anikovillalba-cadaques-catalunya-13

Las curvas del trayecto me despertaron. Iba en estado de ensoñación, mitad despierta mitad dormida, con la cabeza apoyada contra la ventana del bus. Había perdido la noción del tiempo. Sabía que el trayecto desde Figueres duraba alrededor de una hora, pero como a los cinco minutos de viaje me quedé dormida, no tenía idea de cuánto tiempo había pasado. Miré hacia adelante, vi las construcciones blancas y lo supe: estaba llegando a Cadaqués, un pueblito pesquero —el más oriental de la Península Ibérica— ubicado sobre una bahía del Mediterráneo. Un pedacito de Grecia en España. El rincón elegido por Dalí, por Duchamp, por García Lorca, por Picasso, por Miró y por otros artistas para vivir y veranear. Un pueblo que, estaba segura, debía tener algo especial.

anikovillalba-cadaques-catalunya-28

anikovillalba-cadaques-catalunya-2

anikovillalba-cadaques-catalunya-1-2

Salí de la estación y me puse a caminar sin rumbo. Me recibió una réplica de la Estatua de la Libertad con los dos brazos en alto, como diciendo en silencio: “Tengo dos antorchas y levanto los dos brazos. Acá las cosas son así”. Yo iba sola y lo primero me llamó la atención es que casi no había gente en la calle. Las ventanas —azules y verdes— estaban cerradas. Ni siquiera entornadas: directamente cerradas, selladas, trabadas desde adentro. Las puertas lo mismo: herméticas, sin una rendija ni para espiar. Todos los hoteles daban la misma explicación: Tangat – Cerrado – Fermé – Closed. Por la calle caminaban algunas parejitas, un anciano, una mujer con su perro, un grupo de amigas adolescentes y yo. Había silencio de mar. Y era tan envolvente, que sentía que cada paso que daba ensuciaba la atmósfera del lugar con ruidos extraños.

anikovillalba-cadaques-catalunya-1

anikovillalba-cadaques-catalunya-10

anikovillalba-cadaques-catalunya-11

anikovillalba-cadaques-catalunya-24

anikovillalba-cadaques-catalunya-6

anikovillalba-cadaques-catalunya-27

Mientras caminaba, pensaba: ¿Por qué será que desde que llegué a España no hago más que encontrar pueblos vacíos? Me pasó en Toledo, en Cantabria, en Asturias. ¿Será el invierno? ¿Será que todos los pueblos que visité son lugares “de veraneo”? Pero incluso los lugares de veraneo tienen gente que vive todo el año. ¿Y esos dónde están? ¿O será que en esta etapa de mi viaje aparecen pueblos vacíos para enseñarme a estar sola? Me encanta ver la arquitectura y los colores de cada lugar, pero un pueblo sin gente es un pueblo sin energía, sin movimiento, sin sonidos. Conocer un pueblo sin su gente es como entrar a una casa vacía, es como conocer a un artista a través de su obra: lo único que se puede hacer es inferir datos y características de su creador, pero no hay manera de corroborarlos. Todo queda en las especulaciones y los análisis. Definitivamente, lo más lindo de viajar a lugares nuevos es conocer a su gente. Sin ellos, el mundo se convierte en un conjunto de escenarios vacíos.

anikovillalba-cadaques-catalunya-5

anikovillalba-cadaques-catalunya-4

anikovillalba-cadaques-catalunya-9

anikovillalba-cadaques-catalunya-3

anikovillalba-cadaques-catalunya-30

anikovillalba-cadaques-catalunya-12

Durante toda la tarde recorrí Cadaqués. Caminé sin rumbo y llegué, sin darme cuenta, a Port Lligat, la pequeña bahía en la que vivió Salvador Dalí, ubicada a poco más de un kilómetro del centro. Pasé por su casa (que hoy funciona como museo), pero incluso esa estaba cerrada. Volví al centro de Cadaqués y me perdí entre las construcciones blancas y las calles angostas. Mientras tanto me preguntaba cómo sería el lugar en verano, cuánta gente habría, qué harían durante el día. ¿Seguiría siendo un pueblo silencioso? ¿O las voces de la gente generarían un barullo constante? Me gusta conocer pueblos “de verano” en invierno. Es como ver a una persona sin maquillaje ni máscaras.

anikovillalba-cadaques-catalunya-16

De repente los vi. Gatos. Ya había visto varios, pero no me había percatado de que eran tantos. Estaban subidos a los techos, durmiendo en los asientos de las motos, caminando por encima de las tumbas, comiendo en los balcones, mirando en grupo por la ventana. Y me dije: Claro, ¡estoy en el Pueblo de los Gatos de Murakami! ¿Cómo no me había dado cuenta antes?

anikovillalba-cadaques-catalunya-17

anikovillalba-cadaques-catalunya-18

anikovillalba-cadaques-catalunya-19

anikovillalba-cadaques-catalunya-20

anikovillalba-cadaques-catalunya-21

En 1Q84, la última novela de Haruki Murakami, uno de los personajes lee un cuento titulado El Pueblo de los Gatos.

En resumen, la historia trata de un joven que viaja solo y sin destino: se sube al tren y cuando encuentra un lugar que le gusta, baja y se queda unos días ahí. Una vez llegó a un pueblito tranquilo que lo cautivó, así que se bajó del tren y caminó. Se percató de que en el pueblo no había absolutamente nadie, todos los comercios y las casas estaban cerradas y con las persianas bajas. Como no había tren hasta la mañana siguiente, no le quedó más remedio que pasar la noche ahí. Mientras caminaba se dio cuenta de que aquel era el pueblo de los gatos: cuando se ponía el sol, gatos de diferentes tamaños y especies llegaban a la ciudad, abrían las tiendas, se sentaban frente a los escritorios y se ponían a trabajar. Algunos gatos hacían las compras, otros bailaban, otros se iban al bar. El joven, mientras tanto, miraba la escena escondido en lo alto del campanario. Al amanecer, los gatos se iban del pueblo y todo quedaba desierto otra vez. El tren paraba todos los días antes del mediodía y antes del atardecer, pero ningún pasajero bajaba ni subía. El joven decidió quedarse unos días más para seguir espiando a los gatos. La tercera noche, se armó revuelo. “¿Qué es eso? ¿No os huele a humano?”, dijo uno de los gatos. Todos coincidieron en que olía raro y formaron grupos para inspeccionar el pueblo. Gracias a su olfato, se dieron cuenta de que el olor procedía del campanario y subieron rápidamente por las escaleras. El joven tenía miedo, sabía que aquel era el pueblo en el que los humanos no debían adentrarse. “Aunque huele a humano, no hay nadie”, dijeron los gatos extrañados. A pesar de que estuvieron casi cara a cara con el joven, no lo vieron y se fueron. El joven decidió irse en el próximo tren de la mañana, sabía que quedarse ahí era demasiado peligroso. Pero al día siguiente, el tren no paró en la estación: era como si la silueta del joven y la estación no se reflejaran en los ojos de la gente que iba en el tren. El sol se puso y el joven supo que se había perdido. “Este no es el pueblo de los gatos”, se dio cuenta al fin. Aquel era el lugar en el que debía perderse. Un lugar ajeno a este mundo que habían dispuesto para él. Y el tren jamás volvería a detenerse en aquella estación para llevarlo a su mundo de origen.

(Pueden leer el cuento completo acá, les recomiendo que lo hagan porque no tiene desperdicio).

anikovillalba-cadaques-catalunya-22

Seguí caminando hasta que el sol empezó a bajar y las paredes blancas tomaron un tinte dorado. Me senté en un barcito a tomar un té frente al mar. Me atendió un uruguayo. Qué lindo bar y qué lindo lugar que elegiste para quedarte. Cadaqués es mágico, por lo menos en invierno. Es uno de esos lugares en los que me quedaría una temporada para dedicarme únicamente a escribir. Pero ahora no es el momento. Me sentiría muy sola.

anikovillalba-cadaques-catalunya-25

anikovillalba-cadaques-catalunya-26

anikovillalba-cadaques-catalunya-31

anikovillalba-cadaques-catalunya-1-3

El último bus de vuelta a Figueres salía a las 6.15 pm, así que, por las dudas, a las 6 salí del bar y me fui corriendo a la estación. No fuera cosa de que lo perdiera y de que ningún bus volviera a parar en mi Pueblo de los Gatos…

anikovillalba-cadaques-catalunya-8

Datos útiles para visitar Figueres y Cadaqués:

 • Tren de Barcelona a Figueres: € 14.05 (ida), 1 hora 50 min.

• Entrada al Teatro-Museo Dalí: € 12 (o € 9 con credencial de estudiante)

• Bus de Figueres a Cadaqués: € 5.20 (ida), 1 hora

• Se puede llegar caminando de Cadaqués a Port Lligat (están a 1.5 km de distancia), una pequeña bahía donde está la Casa de Dali (para poder entrar hay que reservar con anticipación por internet)

• Los almuerzos no bajan de € 7, pero hay lugares que venden kebabs o bocadillos por unos € 3. 

, , , ,

Comentarios acerca de Dalí y el Pueblo de los Gatos (Parte 2 de 2)

  1. Nerea 22/01/2012 at 14:26 #

    Y la espera por la segunda parte del post ha valido la pena!! =)

    Que bonito todo… =)

    milittletreasure.blogspot.com

  2. Alberto (notas de un viajero) 22/01/2012 at 18:15 #

    Que fotos más chulas!!! Me recuerdan a algunos pueblos andaluces.

    Un saludo.

  3. laura 22/01/2012 at 18:33 #

    La primera foto de este post me recordó a Mykonos y ni siquiera había llegado a leer tu comentario de que es como un pedacito de Grecia. Y allá también las calles están dominadas por los gatos!

  4. ani 23/01/2012 at 00:17 #

    Aniko! estoy por emprender un viaje al sudeste asiatico y queria saber con que objetivo te estas manejando (el que mas usas al menos) ya que tengo una nikon con objetivo de kit y queria contar con alguno mas para viajar , seguramente sea un gran angular pero queria saber tu opinion
    ademas de felicitarte por las divinas fotos que sacaste en todos tus viajes!
    besoss!!!!!

    • Aniko Villalba 31/01/2012 at 16:23 #

      Hola Ani, ¿el kit es un 18-55? Yo uso un 18-105 y un 50 mm fijo, los dos me funcionan muy bien :)

      • ani 25/02/2012 at 15:57 #

        Muchas gracias Aniko por la respuesta…si el kit 18-55 es el que tengo!
        Ya falta poco…veremos como resulta!
        saludos!

  5. iñaki 23/01/2012 at 14:55 #

    Hola Aniko,

    me encantan las fotos que has hecho, te felicito!, has captado la esencia de Cadaqués, pueblo marinero y mediterráneo. Siempre que alguién que no conoce Catalunya viene hacia aquí le recomiendo que vaya a Cadaqués, yo creo que es la esencia misma de este nuestro mar.
    Lo que dices de los pueblos sin gente es muy curioso, creo que es una cuestión de carácter. Yo soy vasco, vivo en Catalunya desde hace años y he viajado bastante por Asia, Europa y Suramérica. A pesar de que somos latinos, quizá visitaste las zonas más digamos “europeizadas” de España. Al fin y al cabo Barcelona lo es, el Norte también y Toledo puede serlo un poco también por su pasado histórico (fue capital de España muchos años). Si quizá fueras al Sur podrías descubir que el ambiente y la vida es muy distinta. La gente hace más vida en la calle y el trato es más abierto. También el clima influye obviamente, pero no es raro que pasees por los pueblitos blancos de la sierra de Grazalema en Cádiz o de las Alpujarras en Granada y veas mucho ambiente en la calle, gente tomando cervezas y tapas, charlando a la fresca como suele decirse.
    Bueno, no se, esa es mi experiencia, o quiza es que con los años nos hicimos más cerraditos
    Un saludo y que siga tu viaje, enhorabuena por tu Blog!

  6. szille 24/01/2012 at 10:29 #

    Adoro ese pueblo de gatos y tambien adoro el cuento del libro de Murakami, ídola que bien lo contaste! no hay desperdicio en este post!

  7. szille 24/01/2012 at 10:36 #

    A mi me gustan las fotos sin gente, me fascinan! esos pueblitos de casitas blancas con calles vacias me encantan, tiene atraccion ver lugares aparentemente abandonados y tratar de imaginar como es la gente que pueda vivir alli, no?

  8. Emanuel 25/01/2012 at 16:59 #

    Aniko,

    Recorrí completo tu blog preso de las interesantes experiencias que sabés contar. Seguramente somos muchos quienes queremos que sigas un laaarrgo camino de viaje. Y por favor, sigue contando de todo eso. Gracias.

  9. Mauricio 27/01/2012 at 15:19 #

    Gabriel Garcia Marquez también eligió Cadaqués en su cuento “Sólo vine a hablar por teléfono”, aquí el fragmento:
    “El recelo de que María pudiera irse otra vez había asaltado a Saturno por Pascua Fliorida en Cadaqués, adonde Rosa Regás lo había invitado a navegar a vela. Estábamos en el Maritím, el populoso y sórdido bar de la gauche divine en el crepúsculo del franquismo, alrededor de una de aquellas mesas de hierro con sillas de hiero donde sólo cabíamos seis a duras penas y nos sentábamos veinte.”

  10. Mauricio 27/01/2012 at 16:17 #

    La gauche divine (izquierda divina en francés) era un grupo de adultos jóvenes de los años 70, que estaba compuesto por artistas, fotografos, modelos y cantantes, entre ellos Serrat, Garcia Marquez, Rosa Regás, con ideales de izquierda.
    Y que utilizaban Cadaqués como resdiencia en el verano. El resto del año lo hacian en Barcelona.

  11. manipulador de alimentos 30/01/2012 at 12:43 #

    que preciosidad y sin salir de españa!

  12. Myriam 13/05/2013 at 01:55 #

    Aniko, Gracias!!!!
    por fin encuentro algun dato de como ir realmente desde Barcelona a Cadaques. Se puede ir directo desde Barcelona a Cadaques en omnibus?
    He visto que puedo ir en tren a Figueras y de alli en omnibus a Cadaques. Pero no puedo ver los horarios de los bus de Safra, no funciona la página.
    Vale la pena quedarse unas horas en Figueras

  13. Malvona 27/11/2014 at 20:02 #

    Hola Aniko,
    ¡Hermosas fotos!
    y geniales descripciones, realmente lográs que nos traslademos a cada lugar desde la distancia.
    Saludos,
    Malvona

  14. Diego J Filippini 13/03/2016 at 17:46 #

    Si te digo que estoy planificando para año y medio o dos mii primer viaje a Europa y entre mis destinos por España elegí visitar este, y buscando información caí acá, ¿me lo creerías?. Yo sigo sorprendido de que hayas estado ahí, y que esa foto que vi varias veces antes donde estas sentada era de este lugar. Te recorriste todo por lo que veo, ja!!!.
    Llegado el momento ya se a quien consultarle más cosas. Veo que tenes buen ojo para encontrar lugares, o quizás una especie imán o algo que te atrae a esos lugares. En fin, yo hace poco que leo tu blog, y cada vez me sorprendo más.

Dejá tu comentario

¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×