Lo digo de una: este viernes, Laura y yo nos vamos a Zagreb para empezar un viaje de 20 días por Croacia y Serbia. Los que siguieron la saga Desafío Islandia saben que nos gusta viajar haciendo juegos y que desde que terminamos ese viaje nos quedamos con ganas de más. Así que se viene el segundo capítulo de algo que será una serie con, esperamos, varias temporadas: los Desafíos Viajeros. La fórmula mágica es algo así: 2 blogueras + 1 viaje + 10 desafíos + 20 días para cumplirlos.

¿Cómo presentar un viaje que todavía no empezó y en el que no sabemos qué pasará? Si bien vamos con un itinerario más o menos armado —llegamos a Zagreb, vamos para Belgrado, hacemos algo del norte de Serbia, volvemos a entrar a Croacia y bajamos por la costa hasta Dubrovnik— y una lista de desafíos posibles, uno de los objetivos es dejarnos llevar y permitir que algunos desafíos nos encuentren. En nuestra lista hay desafíos como estos:

* convertir Belgrado en un set de fotografía
* aprender el alfabeto cirílico
* hacer una búsqueda del tesoro (con 20 objetos o situaciones para encontrar y fotografiar) en Zagreb
* hacer barcoestop por las islas de Croacia
* tener un día experimental (dejar que los dados decidan nuestro recorrido y decir a todo que sí)
* aprender a preparar un plato típico de los Balcanes
* usar todas las formas de desplazamiento posibles
* fotografiar lugares abandonados

y otras ideas que ya les iremos contando. Son, en realidad, excusas para interactuar con los lugares y con la gente, objetivos que queremos cumplir para viajar de otra manera y mostrar nuestro recorrido desde otra perspectiva.

desafio-serbia-croacia-1

Siento que este viaje está muy alineado con mi manera actual de ver las cosas: hace un tiempo empecé a sentir que la vida es una colección de desafíos. O de consignas. O de experimentos. Da igual. Vivir me parece eso: ir cumpliendo consignas invisibles, tomarse todo como un gran experimento. Tal vez es porque estoy escribiendo mucho así, con consignas, porque estoy rodeada de libros que me proponen hacer listas o me dan temas para escribir o me sugieren exploraciones para prestarle atención al mundo —no por nada sentí la necesidad de abrir un segundo blog que no tuviera que ver con viajes—. A la vez, creo que cada desafío encierra otros desafíos. Por ejemplo, en mi caso, siento que este viaje me pone tres desafíos grandes (vamos a decirles Macro Desafíos):

* Volver a volar en avión. Hace más de un año que no me subo a un avión y no sé cómo me voy a sentir, si las últimas veces la pasé mal. Mi gran desafío, en realidad, es perderle el miedo a volar.

* Encontrar cosas relacionadas con la escritura. No me llevo ni un libro y voy con un solo cuaderno (bueno, dos, uno muy chiquito y otro más grande), y no creo que mi lado escriviviente se vaya a aplacar en este viaje, al contrario, temo que se la pase buscando papelerías y librerías por los Balcanes. Otro desafío dentro de este Macro Desafío (¿qué sería eso? ¿un mini-macro desafío?) es seguir posteando en escribir.me mientras estoy de viaje.

* Volver a viajar. Este es el desafío más grande. Estoy viviendo en Francia hace nueve meses, pero eso no quiere decir que esté viajando. Estoy estática, haciendo las mismas cosas que haría en Buenos Aires (mi lugar de no-viaje), trabajando en mis libros y teniendo una rutina llena de quietud —que en este momento me encanta—. En este tiempo hice algunos viajes cortos, pero nada más, así que me siento medio oxidada. Hace bastante que no relato viajes en tiempo real, así que veremos cómo me sale eso.

Y tengo un Desafío Macro bis que me da un poco de vergüenza pero se los digo igual: separarme de L. por 20 días. Me da risa hasta escribirlo, pero es verdad. Y ya sé que 20 días no es nada, pero desde que nos conocimos, hace casi un año, estamos todo el tiempo juntos y yo no puedo más del amor. Estos franceses…

Bueno, basta. Volvamos al viaje.

La gallinita, mascota oficial del viaje, está empollando en nuestros próximos destinos.

La gallinita, mascota oficial del viaje, está empollando en nuestros próximos destinos.

Puede que se estén preguntando por qué elegimos Serbia y Croacia. Elegir el destino del viaje fue otro desafío (van a ver la palabra “desafío” bastante de ahora en más). No exagero: Lau y yo tuvimos una sesión de cuatro horas de Skype para decidir a qué parte de Europa irnos y nos costó mucho llegar a una decisión final. El diálogo tenía momentos así:

—Bueno, ya está, tenemos cuatro opciones: Bulgaria, Polonia, Croacia y Francia.

Y al rato:

—¿Cuáles eran las opciones? ¿Y Alemania no te copa?

—No, pará, tenemos que ir a Turquía.

—Yo muero por los países nórdicos.

—¿Y si vamos a Hungría?

—Bueno, decidido: República Checa.

—Pará, imaginate hacer un viaje de desafíos por España, sería re divertido.

—Sí, tenés razón, vamos.

—Che, ¿y cuáles eran las cuatro opciones anteriores?

—¡Mirá lo que son estos lugares de Croacia!

—Yo tengo muchas ganas de ir a Belgrado.

Y así. Era de no creer. Ponés a dos indecisas juntas y sale eso. Ni sabemos quién sugirió qué, pero al final las dos nos copamos con Croacia y Serbia, así que cerramos el debate ahí. Uno de mis grandes destinos pendientes en Europa son los Balcanes, así que esa era la región que más me tentaba. De Croacia me hablaron mucho, más que nada por sus playas, sus pueblitos mediterráneos y su gente. Y Serbia es un país que siempre me llamó la atención. Así que allá vamos: a jugar, a divertirnos, a ver qué nos depara el camino y a contarles todo a través de nuestros blogs.

desafios-viajeros-flyer

* Pueden seguir el viaje en redes sociales con el hashtag #DesafíoSerbiaCroacia. Yo estaré publicando en mis cuentas de twitter (@anikovillalba), facebook (perfil personal y página de Viajando por ahí) e instagram (@anikovillalba). Lau en su blog y en sus redes. Como la vez anterior, cada una escribirá acerca de cinco desafíos. Pueden leer la versión de Lau de este post en su blog.

* Queremos que uno de los desafíos sea pensado por ustedes, así que mándennos sus sugerencias por acá, por mail, por redes, por donde prefieran y en unos días diremos cuál elegimos.

* Nos vamos de viaje con el libro Turista lo serás tú, del que esperamos sacar varios juegos divertidos para hacer por allá.

* En este viaje contamos con el apoyo y la buena onda de Eurail