Este post forma parte de la serie Viajes en solitario. Hace dos días les conté mi versión de la historia en el post “viajar sola”, hoy le cedo el espacio a Antonio G., viajero español que anda dando vueltas por ahí hace cinco años. Él les contará cómo es eso de viajar solo, cuáles son las ventajas y desventajas, qué fueron las mejores y peores cosas que le pasaron y, estoy segura, los motivará a dar el primer paso. Gracias Antonio y que disfruten el post.

Viajar solo es una pequeña rama que sale del robusto tronco de los viajes.

Pero esta ramita merece especial atención ya que es una de las que produce más incertidumbre a su paso. También es la que crea mayores inseguridades y miedos previos a la decisión y al inicio de un viaje.

Sin embargo, la mayoría de estas sensaciones negativas son pura ficción. En realidad no existen. Más aún, no existirán nunca en tu presente. Tan sólo están en tu mente, en tus proyecciones mentales del futuro.

En cambio, otras sí se nos presentarán una vez llegado el momento. Pero claro, hasta que no estés viajando solo (o al menos ya con una fecha fija de salida y 100% seguro que vas a irte) ni si quiera deberías preocuparte.

Vamos a intentar separar el grano de la paja dándote herramientas y experiencias para que diseñes tu viaje en solitario, una experiencia que no puedes perderte.

viajar_solo_uyuni

Desierto de Uyuni. Bolivia

Viajar solo: Carta a un futuro viajero

Querido G.:

¡Qué bueno que hayas decidido viajar solo!

Lo que no sé es como no te lo planteaste antes. Bueno, creo recordar que alguna vez me lo comentaste, pero claro, tu miedo era más fuerte.

Sea como fuere, para mí es un placer ayudarte a ir más seguro en la gran aventura que vas a emprender. Así que te voy a contar algunas cosas que he aprendido durante mis 5 años recorriendo el mundo. Me pasó de todo, cosas buenas y malas, aunque no sé por qué, pasado el tiempo lo malo se convirtió en anécdota y lo bueno en recuerdos alucinantes que voy a tener para toda la vida.

Tú ya sabes que soy una persona normal, como cualquier otra, ni tengo súper poderes ni nada (una pena por cierto). Bueno, más bien soy una persona más débil que la mayoría. Mi corta estatura (1,64m) hace que no pueda cargar demasiado peso en mi espalda. Mi pésima orientación provoca que me pierda en cada una de las ciudades que visito. Debido al miedo que tenía a los aviones (aunque ya he conseguido superar el miedo a volar) lo pasé bastante mal.

Pero, ¿no sabes que de cada limitación puedes sacar una ventaja?

Por ejemplo:

Por mi estatura, no doy miedo a la gente. Te explico: al ser alguien pequeño produzco una sensación de simpatía y menor temor. Imagina a una persona de 2 metros, musculosa y con barba haciendo autostop. Mucha gente decidiría no parar por el impacto que esto crea.

Mi falta de atención y poca orientación me ha llevado a sitios que quizá nunca hubiera visitado. ¡Y me pasa constantemente! Esto no lo cambio por nada del mundo. Aunque luego pase horas buscando cómo llegar a mi destino.

Debido al problema con los vuelos, ahora puedo aconsejar a otras personas que están pasando por lo mismo.

Tú puedes hacer igual y buscar las ventajas que tienen tus defectos. Seguro que te va a ir mucho mejor en tu viaje solo.

Pero bueno, no me enrollo más y voy a contarte algunas cosas sobre el viajar solo. Lo haré en tres etapas: el antes, el durante y el después.

¡Vamos allá!

viajar_solo_buenos_aires

Buenos Aires

 

* Antes: los miedos

Viajar solo…

No sé exactamente cuando comencé a planteármelo. Creo que en realidad nunca lo hice. Simplemente me invitaron a Malta y me fui un par de semanas sin pensarlo dos veces.

¡Ah! Ya sé. Fue en mi segundo viaje en solitario donde experimenté el mismo miedo que estás sintiendo tú ahora. En el verano de 2014 decidí irme a Brasil durante casi tres meses. Claro, Brasil no es Malta, ni dos semanas son tres meses.

Lo más complicado no fue el viaje en sí, o los miedos y dificultades que provocara, sino tomar la firme decisión de hacer el viaje solo.

A partir de ahora, sé consciente que este paso será el más complicado que se te presente. Una vez superado, la curva de dificultad se reduce exponencialmente. Al fin y al cabo podemos simplificar todo el problema a una sencilla ecuación: actuar en lugar de pensar (y re-pensar) leer, consultar, informarse, etc.

Un viaje de mil millas comienza con el primer paso. Lao Tsé

viajar-solo-Iguazu

Cataratas de Iguazú

¿Por qué viajar solo?

Error. La pregunta correcta es: ¿por qué no hacerlo?

Si en estos momentos estás dudando en realizar un viaje en solitario, hazte las preguntas correctas para tener una decisión firme.

¿Qué van a pensar de mí si me voy solo? Esta es una mala pregunta.

Si aún continúas tomando decisiones condicionado por los pensamientos de la gente que está a tu alrededor, mal lo llevas. Pero no solo en los viajes, sino en cualquier ámbito de tu vida. Ya es hora de madurar y cambiar el chip.

¿Qué voy a hacer cuando me sienta solo?

Si ya de partida crees que te vas a sentir solo, lo más probable es que así sea. Los pensamientos y las palabras tienen tanta fuerza como tus acciones. Mejor cuestiónate: ¿qué voy a hacer para encontrar amigos en cualquier parte a la que voy?

¿Y si me pongo enfermo y estoy solo?

Igual que la anterior. Si llevas un año sin enfermarte, ¿quién te dice que lo vayas a hacer ahora que te vas de viaje? Puede pasar, claro. Ya le pasó a Aniko cuando enfermó con dengue. Pero si ya vas predispuesto a ello luego no te quejes. Si te pones malo y estás solo pasará lo mismo que si estás acompañado. Tanto si tienes seguro como si no, te llevarán a un hospital o centro de salud y listo. No le des más vueltas.

He viajado durante cinco años y aún no tuve que ir a ningún hospital. Incluso he viajado por Marruecos y por Sudamérica sin ningún tipo de seguro.

¿Suerte? Yo no creo en la suerte, creo en la actitud.

Puedes prevenir, ¡pero no pienses que vas a morir por el simple hecho de salir de tu zona de confort!

Mi consejo es que elimines cualquier pensamiento negativo. Céntrate en las ventajas, no en los inconvenientes.

Recuerda que para todo hay una primera vez. No tengas miedo a lo desconocido.

Además, ¿qué haces dejándote influir por personas tóxicas que no han viajado ni una vez en su vida? ¿Qué te va a decir tu madre, o tu tía? ¿Qué esperas de tu primo que no salió nunca de su pueblo? ¿Y del amigo cuya mayor preocupación es dónde se pondrá pedo mañana a la noche?

Todos ellos te dirán cosas como: Estás loco. ¿No sabes lo que dijeron en las noticias de ese país? ¿Pero cómo te vas a ir solo, y si pasa algo? ¡Eso es muy peligroso! Yo si fuera tú pasaría mucho miedo. Hace unos años me contaron que un turista murió en tal país…

Caso omiso a todo esto. Elimina todas las preguntas, frases y consejos de estas personas. Escucha a los que ya lo han hecho. Ellos te dirán de lo que de verdad tienes que preocuparte, qué es seguro y qué no, por dónde es mejor comenzar con un viaje en solitario, enfermedades y vacunas, realidad del país de destino (fuera noticias), etc.

Sitia tu cerebro con viajeros. Y con las dos palabras mágicas: viajar solo.

Es más, deja de pensar, informarte y ahorrar, lo mejor es actuar. Llegado el momento tienes que parar y lanzarte de una vez. Recopila información útil y pregunta durante unos días, una semana máximo. Pero para con esto.

El mejor día para comenzar fue ayer, el siguiente es hoy.

La mayoría de los problemas que nos impiden avanzar los creamos antes de que sucedan y en más del 90% de los casos nunca ocurrirán (tan sólo uno de cada diez problemas que te imaginas pasará, y cuando se te presenta lo mejor es que el 99% tiene solución).

En cada una de tus elecciones tienes dos opciones: actuar desde el amor o desde el miedo. Sólo están estas dos. No hay más. Aquí no tienes escala de grises. O es negro, o blanco.

¿Has pensando desde dónde tomas tus decisiones?

viajar_solo_NY

New York

 

* Durante: ventajas y desventajas de viajar solo

Ya conté en mi blog las 7 magníficas ventajas que tiene el viaje en solitario. Pero voy a resumirte estas y a completar con otras más.

 Ventajas de viajar solo:

* Libertad. Puedes hacer lo que te dé la gana y cuando te dé la gana. Así sin más. No tienes que rendirle cuentas a nadie. Tu decides TODO, lo que es infinitamente más placentero.

* Desarrollo personal brutal. Vas a conocerte mucho mejor a ti mismo. Esto es debido a las horas que pasarás en solitario. Que no serán la mayoría, ya te lo adelanto, pero sí que las habrá. Leerás, reflexionarás, observarás a las personas y a tu alrededor con mucha más atención. Por fin, vas a ser 100% consciente de tu interior y de tu exterior. Busca esta sensación porque te va a ser mucho más fácil en un viaje en solitario que en cualquier otra experiencia.

* Mejorar tus habilidades sociales. Siempre me consideré una persona bastante tímida, incluso introvertida a veces. Desde que comencé a viajar solo he desarrollado capacidades que creía que nunca iba a tener. Ahora soy capaz de hacer como 7, 8 o 10 amigos diarios allá a donde voy. Cuando viajas en solitario estás mucho más abierto a la gente, y a su vez, las personas se sienten más libres de poder entablar una primera conversación contigo. Esto provoca que poco a poco sepas cómo manejar e iniciar relaciones más fácilmente. Sorprendentemente vas a encontrar a muchas personas que también están en la misma situación que tú. Proponte hacer al menos un amigo en cada lugar que visites. Ayuda a las personas en el camino y la ayuda te será devuelta. El karma funciona.

* Amor. Tema tabú entre muchos viajeros. Al conocer a mucha más gente, lógicamente darás con alguna  persona con la que surja una relación más profunda que la amistad. Aniko, yo (y seguro que muchos más) ya nos hemos enamorado en el camino (y en diferentes viajes). Si quieres conocer a una persona que te llene de verdad, hacer un viaje en solitario es una excelente opción.

* Capacidad de improvisación. Flexibilidad. Mi favorita. Directamente relacionada con la sensación de libertad. Al ser más libre tienes el don de saltarte todos tus planes a la torera y unirte a la aventura de cualquier viajero loco que te cruces en el camino. Esto conlleva implícito una habilidad nueva en ti, quizá la más útil de todo viajero: la flexibilidad. Te ayudará a disfrutar de cada una de las situaciones, sea cual sea. Tanto “buenas” como “no tan buenas”.

* Intuición. Esto es algo que todos tenemos pero que nunca escuchamos. Una especie de sexto sentido que te dice lo que está bien y lo que no. En quién puedes confiar y en quién es mejor no hacerlo. Es como un salvavidas. Normalmente la tienes muerta porque nunca te has escuchado de verdad. Una vez que estás en ruta esta voz se manifiesta y puede salvarte el culo en muchas situaciones.

* Si eres fotógrafo. A los que nos gusta la fotografía viajamos lento, a veces muy lento. Y pocas personas nos aguantan cuando pasamos horas enteras ante un paisaje o una plaza o una puesta de sol para captar el momento justo. Esto hace que muchas veces perdamos la oportunidad de captar las imágenes que queríamos debido a que la otra persona tiene prisa o quiere hacer otras cosas. Si viajas solo puedes pasarte semanas enteras en un lugar haciendo fotos.

* Es más fácil encontrar alojamiento. Tanto en Couchsurfing, Workaway, WWOOFing o lo que sea que hagas para dormir es más sencillo. Siempre hay hueco en el sofá de casa de alguien o una cama libre en un hostel.

* Mejora tu inglés. O el idioma que sea. Al estar solo hablas más en el idioma local o en la lengua global actual (inglés). Después de dos semanas en Brasil viajando solo ya comencé a hablar en portugués. A los dos meses dominaba la lengua.

* Si lo haces una vez, repites. Aquí no te explico más, tú hazlo, y luego me escribes para ver si era verdad o no. Pon en marcha la rueda y ya verás como no hay vuelta atrás.

viajar_solo_cementerio_trenes

Cementerio de trenes. Uyuni

 

Pero por suerte o por desgracia (más bien por suerte, porque sino no aprenderías nada y sería muy monótono) en tu viaje en solitario habrá cosas buenas y malas. No todo iba a ser color de rosa.

Desventajas de viajar solo:

* Gastas más dinero. Es posible que creas que el viajar solo va a encarecer todo. Y es verdad. Cuando lo haces en compañía puedes compartir más gastos. Pero hoy en día hay muchas formas de viajar prácticamente sin dinero o completamente gratis, al fin y al cabo es encontrar herramientas que te permitan ahorrar tanto o más como si hicieras tu viaje con más gente.

* Llegado el momento, habrá situaciones en las que sentirás la soledad. Serán las menos. No lo tomes como algo negativo. Aprende a disfrutar de ella para conocerte mejor. Aprovecha estos momentos para reflexionar sobre ti. ¿Qué es lo que quieres? ¿Qué esperas hacer de tu vida en los próximos años? ¿A dónde quieres llegar? Nada es bueno ni malo en sí, todo depende del prisma con el que se mire. Y con respecto a la soledad, lo mismo.

* Es más difícil hacer autostop (dedo, hitchhiking). Si eres un hombre que viaja solo, muchos conductores te mirarán como un asesino en serie a punto de despedazarlos. Pero oye, ya te digo que es peor aún si viajas con un amigo. Dos tíos haciendo autostop es un desastre. Lo que he hecho yo, a veces, para solucionarlo es intentar buscar alguna compi autostopista en el trayecto. A veces hay suerte, a veces no.

* Tienes que estar más pendiente de tus cosas. Al no tener un compañero de viaje que cuide de tu mochila cuando vas al baño, cuando entras a una tienda o cualquier situación parecida, tú eres el único responsable. Por lo tanto no puedes relajarte ni un momento. Todo va contigo todo el tiempo. Esto cansa. Pero te terminas acostumbrando.

* Hay cosas que piensas dos veces si es bueno hacerlas solo. Cuando te metes en la selva de Praia do Forte, es bueno ir acompañado. Básicamente por si te pierdes. Yo lo hice solo y me perdí durante un par de horas. Luego me encontré y salí, pero no fue una sensación agradable. Igual si vas a hacer un trekking a un pico de 6.000 metros o una travesía en el desierto.

* Seguridad. Si alguien te intenta robar, no tienes muchas opciones. Es probable que nadie vaya a ayudarte. A mi nunca me pasó, y eso que estuve en sitios muy jodidos como algunas de las favelas más peligrosas de Río de Janeiro, así que no te puedo aconsejar qué hacer o no. Si me ocurriese alguna vez dejaría que me robasen. Prefiero perder cosas materiales que algo más importante. Escucha a tu instinto, éste no te traicionará.

viajar_solo_favela

Favela de Río de Janeiro

 

Algunas de las cosas poco agradables que me ocurrieron viajando solo:

1. Ya te he contado que me perdí en la Selva de Bahía. Pero no fue la única vez. También me perdí en la Chapada dos Veadeiros, Brasilia. Y en varias ciudades, aunque en centros urbanos no sentí nunca pánico. Cuando me pasó en territorios tan extensos hubo momento que rocé el pánico y la locura. Al final me controlé y todo fue bien. Como ya te he dicho, desarrollas el instinto y vas aprendiendo cómo actuar a tu favor, siendo indiferente a lo complicado de la situación.

2. Al igual que con chicas, es posible que los autostopistas te intenten “seducir”. Te cuento mi experiencia aunque desde un punto de vista cómico que me gusta más.

Iba atravesando la costa de Croacia, desde Dubrovnik intentando llegar a Split, aunque al final me quedé a mitad de camino porque encontré trabajo en Makarska, pero esa es otra historia. Total, que paró un señor en una camioneta, y encima parecía bastante machote. Me habló de su mujer, de su hija… y de su aburrimiento con el sexo en sus relaciones heterosexuales… y yo me quedé tal que así:   o_O.

¡¡¿Pero como puede saltar una persona así sin más de hablar de su hija a que se aburre con las tías?!!!

Así que, obviamente, yo que ya sabía lo que venía a continuación, le dije, en un intento de anticipación que daría por concluido este tema: “Pues yo tengo muy buenos amigos homosexuales, pero la verdad que nunca he estado NI ESTOY interesado en probar, sobre todo ahora mismo”.

A lo que él, haciéndose el sordo: “¿Quieres que paremos por aquí cerca?”

Pero a ver señor… ¿no le he dicho ya que no? ¿le pone más si le digo más veces que no? Esto lo pensé para mí porque mi educación no me dejó soltarle alguna burrada más gorda.

Así que le dije ya en mi proper english: “Es que no me ponen (excitan) los hombres”. Pa’ que le solté esto…

Él: “Si no lo has probado, ¿cómo puedes saberlo?”

Vamos no me jodas, que ahora se me pone filosófico…

Finalmente, después de una profunda charla muy educada accedí a tener sexo con él.
Jajajajaj ¡que nooooo! Que logré escabullirme y que me dejara cerca de Makarska donde me recogió una chica en furgoneta que…

3. Cuando me dirigía a Bolivia desde España me quedé tirado durante más de un día en el aeropuerto de París.

4. Esperar horas y horas solo. También en Brasil, a mi regreso a Bahía, me estaba quedando a dormir en una especie de casa tipo cabaña donde vivía la chica que me hospedaba. Una de las mañanas salí y concordamos en encontrarnos al anochecer en la vivienda. Cuando ya se hizo de noche volví pero no había nadie en casa. Al llamarla me dijo que sus compañeros volverían en unas horas y que ella iba a quedarse a dormir en la ciudad (vivían en las afueras, en una parte selvática, de nuevo). Básicamente estuve cinco horas aprendiendo a hacer paciencia rodeado de numerosos insectos (y animalitos más grandes) con sus correspondientes sonidos nocturnos. Medité mucho, pero las arañas del tamaño de mi mano y las serpientes más grandes que yo me impedían concentrarme bien, no sé por qué.

viajar_solo_amiguitos

Mis amiguitos de la selva en el estado de Bahía. Brasil

 

Por cada una de estas pequeñas cosas que han quedado como anécdotas viajeras he tenido cientos de experiencias inolvidables que recordaré toda mi vida.

Ya he recorrido 32 países de los cuales, en cada uno de ellos, tengo al menos tres de estas siete cosas:

  • Un amigo al que visitar
  • Una comida local que repetir porque me encantó
  • Una historia de amor
  • Una fotografía espectacular
  • Una experiencia nueva
  • Un aprendizaje/lección
  • Una anécdota divertida
viajar_solo_malta

Isla de Malta ¿Te he dicho que me encanta la fotografía?

* Después: las reflexiones

Los viajes me lo han dado todo. A veces, también me lo han quitado. Lo más importante de un viaje no es si fue bueno o malo, si no que no te deje indiferente. Un viaje así no lo hará. El viajar solo es imposible que te deje indiferente.

Vas a caminar más firme y seguro después de un viaje en solitario. Serás una mejor persona.

No hay viaje más solitario que el que uno pasa hablando e interactuando solo con sus compañeros de viaje sin salir de esa burbuja y sin contactar con la gente local. Paco Nadal

Escribe todo lo que has aprendido después de este viaje.

O si no quieres escribirlo, dale un repaso a tus fotografías. Recupera todas las sensaciones que has tenido durante tu camino. Vas a tener otra percepción.

Observar desde una perspectiva diferente es muy enriquecedor. Descubres cosas nuevas a las que no pudiste llegar en el momento presente.

Echar la vista hacia atrás, cuando ha pasado un cierto tiempo, clarifica las cosas y las pone en orden. Disfruta de estos sentimientos.

Viaja solo, vas a querer repetir. Te lo aseguro.

Cuando volví de Malta repasé lo que había dejado atrás, lo único que pasaba por mi cabeza era volver a irme. A un lugar más lejano y por más tiempo. Así que me marché durante casi tres meses a Brasil, luego un mes a Londres, otro a las Islas Canarias… Hasta el último que hice en julio y agosto del año pasado durante un mes y medio en los Balcanes.

No sé cuando será la próxima. Ni dónde. Pero sé que tengo muchas ganas de nuevo. Es como una droga.

Y será genial. Cada vez es mejor que la anterior.

Yo ya no puedo parar. ¿Y tú?

Antonio G.

viajar_solo_autostop

Viaje a dedo por los Balcanes

UN REGALO PARA TI. Si decides pasar a la acción hoy mismo (o dentro de muy poco) y emprender tu aventura, te voy a mandar un Checklist con todo lo que necesitas llevarte en tu viaje para que no te dejes en casa nada imprescindible. También encontrarás dentro algunos consejos sobre equipaje y recursos para hacer más cómodo y seguro tu viaje. Además, te doy un ebook con los 12 pases y 4 fases que vas a experimentar antes y durante el viaje. Puedes descargarlo todo desde aquí. 

Autor invitado: Antonio G.

viajar-solo-antonio En 2014 salí de la universidad como arquitecto. En lugar de aceptar un trabajo de mierda, diseñé una estrategia que me diera la libertad de viajar por el mundo en solitario y sin fecha de regreso. Inteligencia Viajera te enseña cómo hacer lo mismo.

Facebook: Inteligencia viajera
Twitter: @iviajera
Google+: +Inteligenciaviajera 

¡Sonríe y déjame un comentario!

Deja todas tus preguntas, impresiones, críticas y experiencias en los comentarios, así llegamos y ayudamos a más gente entre todos. Y si te interesa leer la visión femenina del asunto, pasa por el post de Aniko: “Viajar sola”.