Menú principal

Menu

En Ushuaia todo se conecta

(Este no es un texto para leer en diagonal.)

en-ushuaia-todo-se-conecta-20

No es fácil describir una telaraña, sobre todo cuando tiene tantas uniones, así que voy a ponerme en el centro solo porque todas sus lineas me atraviesan. Soy Aniko, tengo 30 años, viajo, me dedico a escribir y estoy tan perdida como cualquiera. Tengo una vida y más o menos sé cómo quiero usarla, pero las dudas están siempre: sigo, me quedo, abro, cierro, pongo energías en esto o en lo otro, me dedico a mi carrera, a la pareja, a tener hijos, a escribir libros, a qué. Un día me llega una invitación para hacer un viaje de prensa a Ushuaia y digo que sí pero pido que me extiendan la vuelta así puedo quedarme unos días más por mi cuenta. El fin del mundo me parece el lugar ideal para desconectarme y terminar de escribir mi segundo libro, algo que vengo posponiendo desde que llegué a Buenos Aires porque siempre surgen cosas más urgentes. Cuando anuncio en mis redes sociales que voy a andar por Ushuaia, Claudia y Nicolás, viajeros y autores del blog Dale Viajá, me dicen que ellos están viviendo allá y que los contacte para lo que necesite. Les comento que estoy buscando una casa en el bosque donde poder encerrarme a escribir y me dicen que conocen el lugar perfecto. Me ponen en contacto con Mónica y Salvador, dueños de las Cabañas del Martial, que aceptan recibirme durante la parte dos de mi viaje. En la mochila guardo bastante abrigo. Lo que más me pesa son los libros y cuadernos que llevo aparte en una bolsita de tela: dos moleskine, el journal “Start where you are”, “Letters to my future self” y la revista Flow Mindfulness.

Ushuaia, "la ciudad del fin del mundo".

Ushuaia, “la ciudad del fin del mundo”.

Unos días después me encuentro en Aeroparque con el grupo de blogueros y periodistas con quienes haré el viaje de prensa organizado por Los Cauquenes. Cuando llegamos a Ushuaia me doy cuenta de que en el vuelo me abrieron la mochila que despaché y me robaron el cargador de la cámara. Me pongo mal, sin eso no voy a poder trabajar, no es un cargador que se consiga en cualquier lado. Esta es la señal número dos de una serie de actos fallidos tecnológicos que me empiezan a pasar en simultáneo: me olvidé el aparatito para transferir las fotos de la cámara a la compu, la batería del celular me dura solo tres horas, la pantalla de la compu está llena de rayas, el teléfono se me apaga y no responde. Durante esta parte del viaje la conozco a Dani Dini, una de mis compañeras. Me habían hablado de ella, es periodista de viajes y de lifestyle y enseguida pegamos buena onda. Son pocos los ratos que tenemos para charlar así que mantenemos una conversación fragmentada. Si bien no nos conocemos, siento que puedo contarle cosas importantes. Me dice que los treinta son un momento de cambios por el regreso de Saturno, que muchas cosas se definen y otras se dejan atrás, que es un proceso y ya voy a ver todo con más claridad. Me siento en el limbo total. Cuando dice Saturno pienso en Lily, mi astróloga, y en cómo ella me hablaba de los efectos de Saturno en mi signo.

El rincón que sería mi hogar durante los siguientes días.

El rincón que sería mi hogar durante los siguientes días.

Termina el viaje de prensa, el grupo vuelve a Buenos Aires y yo me voy a la casa de Claudia y Nicolás antes de mudarme a la cabaña en el bosque. Comemos milanesas y les cuento que me robaron el cargador de la mochila. Descubrimos que ellos tienen el mismo y ofrecen prestármelo mientras esté ahí. No es un cargador común así que la coincidencia me sorprende. Llamo a Nikon y me dicen que ese modelo no se importa, que quizá en treinta días. Trato de comprar uno afuera para que me lo traiga mi prima que está en Italia pero no me funciona la tarjeta. Me resigno, por el momento mi cámara tiene energía para sacar fotos, la que empieza a tener menos energía soy yo. Necesito descansar, me cuesta adaptarme a este cambio de ritmo, a la desaceleración. Me despido de los chicos y voy para las cabañas del Martial. La ruta está cubierta de nieve, acá todavía no hubo deshielo, así que camino despacio para no patinarme. Mientras entramos a la casa, Mónica me pregunta si me molesta que haya un gato. Al contrario. Me lo presenta: se llama Milo, tiene seis meses y enseguida se me cuelga de una pierna. Soy la primera huésped del Bed and Breakfast, Mónica y Salvador decidieron abrirlo, además de las tres cabañas que alquilan, porque sus hijos se fueron a estudiar a Buenos Aires y dejaron habitaciones vacías.

La entrada al B&B de Mónica y Salvador

La entrada al B&B de Mónica y Salvador

La cocina-comedor y, al fondo, un gatito que se acerca.

La cocina-comedor y, al fondo, un gatito que se acerca.

Milo.

Milo.

El camino de llegada

El camino de llegada

Esa noche cenamos y charlamos. El comedor está lleno de cuadros, pregunto quién los pintó. “Yo”, dice Mónica, y le comento que mi mamá también pinta. “¿Aniko Szabó? ¡Me encanta!”, me dice. “Cuando vi que te llamabas Aniko enseguida pensé en Aniko Szabó”, e incluso le dijo a su marido, por error, que Aniko Szabó iba a quedarse con ellos. Antes de viajar, mi mamá me habló de una pintora naif que vive en Ushuaia y que es muy conocida por acá. “Sí, Elsa Zaparart”, me dice Mónica, “pero ya no está más acá. Ella hizo el cartel de Ushuaia fin del mundo”. Le digo a Mónica que me avise cuando vaya a Buenos Aires así le regalo unas láminas de mi mamá, le pregunto en qué zona suele estar y resulta que fuimos vecinas toda la vida: su edificio queda enfrente del de mi mamá, tal vez ya nos cruzamos antes. Les cuento de mi viaje a Hungría y Mónica me comenta que conoce a un húngaro que vive en Perú. “Esperá, yo también, no me digas que se llama Viktor”, le digo. Lo buscamos en Facebook y sí. Hace unos años Viktor estaba de viaje por Ushuaia, pasó caminando por las cabañas, golpeó la puerta y se puso a charlar, y ahora les trae grupos de húngaros bastante seguido. Yo lo conocí en un cumpleaños en Lima porque es muy amigo del marido de una de mis mejores amigas peruanas. Cuando le cuento a Mónica que mi novio es francés, ella me habla de Manu, un francés que se quedó a vivir a pocos metros de las cabañas y puso un restaurante. “¿Sabías que en Francia hay un programa de televisión de viajes de aventura que se llama Ushuaia?”. Ya nada me sorprende.

Este es uno de los cuadros de mi mamá que más me gustan. Mucha gente, cuando escucha mi nombre, me relaciona enseguida con ella.

Este es uno de los cuadros de mi mamá que más me gustan. Mucha gente, cuando escucha mi nombre, me relaciona enseguida con ella.

Este es el cartel que pintó Elsa Zaparart, otra artista naif amiga de mi mamá.

Este es el cartel que pintó Elsa Zaparart, otra artista naif amiga de mi mamá.

Esa noche sueño que hay un terremoto y que veo caerse los edificios al lado mío. En el sueño estoy con mi amigo Pepe y él me va guiando para que no me lastime. Más tarde, Caro Chavate me manda un video desde Medellín en el que se ve su escritorio, una ventana, la lluvia y un papelito escrito por ella que dice “una cosa a la vez”. Con Caro estamos conectadas a la distancia sin conocernos. Vine a Ushuaia, más que nada, para volver a aprender a hacer una cosa a la vez, para estar presente en cada tarea y no dejar que mi cerebro se divida en veinte. No sé si alguna vez fui capaz de ir en contra de mis impulsos de multitasker. ¿Sin internet la vida era más simple? ¿O siempre fui dispersa y le echo la culpa a la tecnología? Milo el gato entra a mi cuarto, se sube a mi escritorio, pone las patas sobre el teclado y no sé cómo abre twitter. Apenas lo agarro ronronea y me deja apoyarlo sobre mi hombro mientras me lame el cachete. Es el gato más perro que conozco. Esa tarde viene Noelia, una lectora de Río Grande, a conocerme. Tomamos tés y hablamos de sus viajes y los míos. Le saco una foto a uno de sus tatuajes. Cuando se va me voy a dormir: estoy a punto de enfermarme, mi cuerpo no da más. Me despierto como a las siete de la tarde con fiebre y miro por la ventana cómo las montañas se ponen azules. Abajo, sobre la bahía, Ushuaia empieza a prender las luces. Siento que tengo todo el tiempo del mundo. Me quedo en la cama y empiezo a leer “Wild mind”, un libro de Natalie Goldberg acerca de la vida del escritor. Me quedo con esta idea: “Style in writing means becoming more and more present, settling deeper and deeper inside the layers of ourselves and then speaking, knowing what we write echoes all of us; all of who we are is backing our writing”. Nuestro estilo proviene de todo lo que somos, escribir tiene mucho que ver con vivir. Copio una frase de Hemingway en mi cuaderno violeta: “Write hard and clear about what hurts” (“Escribí fuerte y claro acerca de lo que te duele”).

Uno de los tatuajes de Noelia

Uno de los tatuajes de Noelia

Vista panorámica desde mi ventana.

Vista panorámica desde mi ventana.

en-ushuaia-todo-se-conecta-26

Mi escritorio en Ushuaia

El bosque a pocos pasos

El bosque a pocos pasos

La noción de mindfulness es algo que me persigue hace tiempo y que intento aplicar a mi vida, aunque a veces me olvido: quiero ser consciente de mis pensamientos y de lo que me pasa a cada momento. Salgo a caminar por la montaña. Me pongo toda la ropa que traje pero igual tengo frío: sweater de alpaca, polar, campera, bufanda, gorro, guantes, polainas. No duro más de veinte minutos afuera. Antes de entrar a la casa miro el bosque y se larga a nevar. Vuelvo a mi cuarto y me siento a escribir. Me falta un capítulo, el de Biarritz, para terminar mi libro y recién ahora tengo un poco más de distancia como para empezar a ordenar las ideas. Empiezo el borrador. Más tarde voy a la Casa de té, una cabaña roja en medio del bosque, a pocos metros de lo de Mónica, donde se sirven té y cosas ricas. Voy invitada por María, la dueña, que se enteró de que me estoy quedando en lo de Mónica y quiere conocerme porque es fan de mi mamá. Me pido “Nights in Paris”, un té blanco, con budín de limón y amapola y charlo con María. Es de Buenos Aires pero vive en Ushuaia hace 37 años y tiene la casa de té hace veinte. Recibe a gente de todo el mundo y a veces, cuando no hay espacio, los hace compartir mesa. Me muestra los anotadores, señaladores y pins que hace Cecilia, su diseñadora, y me ofrece de vender algunos de mis productos ahí. Mientras estamos charlando se nos acerca una de las chicas que trabaja ahí y nos muestra una servilleta con un dibujo que dejó un cliente en la mesa. Le saco una foto y la subo a mi Instagram. Lo van a enmarcar y a colgarlo junto con otro que dejó otra persona hace años. Sigo hablando con María, me cuenta que los carteles de la Casa de té los pintó Elsa Zaparart. Después voy a ver la tienda y me termino comprando un cactus tejido. Me acuerdo de mi cactus que murió, la única planta que tuve a mi cargo. Cuando me fui de viaje se lo dejé a cargo a otra persona y se secó. Este no se va a morir nunca.

La entrada a la Casa de té

La entrada a la Casa de té

en-ushuaia-todo-se-conecta-17

El dibujo que dejó un cliente.

El dibujo que dejó un cliente.

El dibujo que dejó otro cliente hace años (por unos segundos leí "Carcelona"...)

El dibujo que dejó otro cliente hace años (por unos segundos leí “Carcelona”…)

Mi cactus nuevo

Mi cactus nuevo

A la mañana siguiente bajo a la ciudad y la camino de una punta a la otra. Tardo más o menos cuarenta minutos. Me paro frente al cuadro de Elsa Zaparart, cerca del puerto, y ahí es cuando pienso que Ushuaia cambió, que ya no está como en mis recuerdos. Llueve y hace frío así que me voy a refugiar a lo de Claudia y Nicolas. Almorzamos y después Claudia y yo nos vamos a conocer a Laura, una arquitecta y encuadernadora fueguina que acaba de volver a Ushuaia después de quince años en Buenos Aires. A Laura la encontré por internet mientras buscaba información para mi post de cuadernos hechos en Argentina. Facebook me sugirió la página de la Tienda de cuadernos, en el muro vi que decía “mudamos el taller a Ushuaia” y me puse en contacto para ver si podía pasar a conocer. Además de ser fan de los cuadernos, la encuadernación es algo que cada vez me atrae más. Hace dos años hice un taller para aprender y me gustaría, algún día, fabricar los míos. Cuando llegamos a la casa, Laura nos recibe con té y me da un regalito: dos cuadernos hechos por ella, uno con el papel de conejitos que dije en mi otro blog que me gustaba y el otro con “escribir.me” recortado en la tapa. Le cuento que estuve en la Casa de té y me dice que su hermana trabaja con María. “¿Se llama Cecilia?”, le pregunto. Sí, es la diseñadora de la que me habló María. Cuando vuelvo a lo de Mónica le cuento que estuve con una chica que hace cuadernos y le comento que va a dar un taller de encuadernación. Quiere ir. Me pregunta cómo se llama la chica y cuando le doy la referencia de Cecilia, la hermana, me dice que conoce a los padres. En Ushuaia todos parecen conocerse. Si bien casi no salí a recorrer, me sorprende la cantidad de cosas que pasaron en estos días, todas las conexiones invisibles que se formaron a mi alrededor. “En Ushuaia todo pasa adentro de una casa”, me dice Mónica.

La ventana en lo de Claudia y Nicolás

La ventana en lo de Claudia y Nicolás

Los dos cuadernos que me regaló Laura

Los dos cuadernos que me regaló Laura

Un detalle de su espacio de trabajo

Un detalle de su espacio de trabajo

Esa noche cenamos y a la mañana siguiente nos despedimos. Quedamos en vernos en Buenos Aires. No terminé de escribir mi libro pero no me importa, no podría haber tenido un hogar mejor en Ushuaia. Vuelo de vuelta a Buenos Aires. En el avión miro el documental “Finding Vivian Maier” y no puedo creer las fotos que sacaba esa mujer. Vivian Maier fue una de las más grandes fotógrafas callejeras de la historia, sacó cientos de miles de fotos y nunca mostró ninguna. Las descubrieron tras su muerte, cuando un chico compró varios negativos en una subasta. También miro la serie de televisión “Brain games” acerca del funcionamiento del cerebro y me siento un poco más normal en mis déficits atencionales. Aterrizo en Buenos Aires y la telaraña se sigue expandiendo. Paso por el Patronato de la Infancia, donde mi mamá colabora hace más de treinta y cinco años en la producción y venta de tarjetas de navidad y calendarios de arte naif a beneficio de la institución. Me quedo un rato y ayudo a perforar calendarios. Como las quince páginas no entran juntas en la perforadora, separo el año en dos y me quedo con julio en la mano. Hago esta separación varias veces hasta que se me ocurre mirar el cuadro de ese mes: un paisaje de montañas que parece en Ushuaia, pintado por Elsa Zaparart.

Este.

Este.

Esa noche le mando un mensaje por Facebook a Marcos para avisarle que ya estoy en Buenos Aires. No nos conocemos, hace unos días pregunté en Facebook si alguien tenía un cargador Nikon en venta y él me dijo que tenía uno de más porque le habían robado la cámara. “Te lo regalo”. No lo puedo creer. Más tarde me llega el mensaje de Margarita, a quien tampoco conozco, que me cuenta que estuvo en Ushuaia con su novio en la misma fecha que yo. Nos cruzamos en la Casa de té sin saberlo. Esa tarde una amiga le pasó mi blog, Margarita me buscó en Instagram y vio que yo había posteado la foto de un dibujo en una servilleta. Ese dibujo lo había hecho su novio mientras tomaban el té. Margarita también es encuadernadora. Dos días después me reúno con Dan, creador del Club de viajeros La Boussole a quien conocí por otras casualidades antes de irme, para planear talleres y proyectos en conjunto. Le comento que estuve en Ushuaia, en el hotel Los Cauquenes, y me pregunta si la conozco a Dani Dini, que siempre suele ir a hacer prensa ahí. Son amigos. Reviso mis mails desde el teléfono y veo que el último post de Orsai habla acerca de esta incapacidad de mantener la atención que, al parecer, estamos sufriendo todos. Y no sigo porque esta telaraña no termina nunca.

en-ushuaia-todo-se-conecta-19

En una cena en lo de Mónica y Salvador, alguien dijo la palabra ecotono. Como nunca la había escuchado pregunté qué significaba. Es la zona de transición entre dos ecosistemas, una zona intermedia donde se mezclan y hacen un cambio gradual de uno a otro. “Desde el punto de vista sistémico, es en el ecotono donde se produce el mayor intercambio de energía”, dice Wikipedia. Por eso, estos limites suelen considerarse zonas de mayor riqueza e interés biológico. La energía fue un concepto muy presente durante mi paso por Ushuaia: las relaciones interpersonales como intercambios de energía. Hay algunas que demandan demasiado de un solo lado, otras que se retroalimentan, otras que se expanden juntas. Estoy aprendiendo a establecer relaciones circulares, a no permitir grandes gastos de energía. Y acá estoy, metida en un ecotono, luchando contra mis propios choques de fuerza, tratando de tenerme paciencia y transitando de a poco hacia un ecosistema distinto.

Si llegaste hasta acá, felicitaciones: tenés premios. Quiero compartir los enlaces a todas esas personas y libros que formaron parte de esta red y que me están acompañando, sin saberlo, en este cambio.

  • Mónica y Salvador son los dueños de las Cabañas del Martial y están por inaugurar el Bed&Breakfast en su casa. Más allá de que la casa es cómoda, lindísima y acogedora, ellos son excelentes anfitriones. Si van, mándenles saludos de mi parte. :)
  • Claudia y Nicolás son los creadores del blog Dale Viajá. Hicieron un viaje largo por Sudamérica y ahora están por irse a Asia.
  • Elsa Zaparart es de Buenos Aires, vivió en Ushuaia y dejó muchas de sus obras de arte naif por allá. La próxima hago la ruta Zaparart. ;)
  • En La Cabaña Casa de té aproveché para pensar y bocetar algunas de las ilustraciones de mi próximo libro (que las hará Vero Gatti). Gracias María por recibirme y convidarme cosas ricas.
  • Aniko Szabó es mi mamá y fue un eslabón importante en varios de estos eventos. Algunas de sus obras aparecen en las tarjetas de navidad y calendarios del Patronato de la Infancia, una de las instituciones de bien público más antiguas de Argentina.
  • Laura de la Tienda de Cuadernos me hizo los cuadernitos tan lindos que aparecen en la foto de este post.
  • Noelia es la lectora que me fue a visitar. Durante nuestra charla me contó que viajó bastante a dedo por Sudamérica, sola, y le dije que tiene que contar esas historias! Pueden seguirla en su blog.
  • Dani Dini es periodista especializada en viajes, gastronomía y lifestyle. Urban Hunter Project es su blog.
  • A Caro Chavate la conocí por internet cuando su artículo “Renuncié y no me he muerto de hambre” se hizo viral y alguien me lo pasó. Desde ese día charlamos a la distancia y hasta escribimos una serie juntas: #100ideas (yo en escribir.me, mi blog de escritura, y ella en su blog).
  • El mindfulness o la conciencia plena es algo que trato de practicar todos los días, aunque a veces me olvido o me cuesta. Una de mis maneras es escribiendo en journals. A Ushuaia me llevé “Start where you are”, “Letters to my future self” y la edición especial de mindfulness de Flow magazine.
  • Estoy leyendo el libro “Wild mind” de Natalie Goldberg, autora que recomiendo a quienes les guste leer acerca del oficio de escribir.
  • Vi el documental “Finding Vivian Maier” en el avión y fue el antídoto perfecto contra el miedo a volar porque estuve boquiabierta durante toda la película. Cuenta cómo un chico descubrió que una niñera fue una de las fotógrafas callejeras más prolíficas de la historia pero nunca mostró sus fotos. También miré un capítulo de “Brain games”, una serie que investiga el cerebro y la percepción.
  • “La rana hervida en la olla” es el texto de Casciari (Orsai) que habla acerca de nuestro déficit de atención generalizado.
  • Si les interesa la astrología: “Saturno y la crisis de los 30” y esta nota que acabo de encontrar y veo que publicó Pauli Queija, compañera mía de facultad.
  • Cuando me enteré que en Buenos Aires existía un club de viajeros no lo podía creer. Se llama La Boussole (brújula en francés), está en Palermo, y próximamente estaré haciendo cosas con ellos!
  • Y por último, los invito a seguirme en Instagram. Es la red social que más me gusta y en la que quiero poner, de a poco, toda mi energía en esta nueva etapa.
  • PD: pueden leer el primer post de mi viaje a Ushuaia acá: Escape al principio del mundo.

en-ushuaia-todo-se-conecta-1-2

, ,

Comentarios acerca de En Ushuaia todo se conecta

  1. Romina 14/10/2015 at 22:24 #

    Hace dos días que estoy entrando para ver si habías publicado la 2da parte del viaje a Ushuaia, mientras me leí puramente el blog de orsai. Me pasó algo similar en un viaje a Merlo San Luis, con muchisimas coincidencias y asombros. Me encanta el arte de tu mamá!! Crei haberlo visto antes hasta que nombraste el patronato de la infancia y siempre recuerdo haber visto esos almanaques a fin de año :) un post super lindo, muy interesante y para dejar en favoritos asi voy visitando de a poco todo lo que recomendaste!!!

  2. Dana Martinez Oliver 14/10/2015 at 22:29 #

    Increíble Aniko, simplemente increíble, me quedé anonadada con que el dibujo de la servilleta lo había dibujado el novio de la chica y queee?, la verdad fue muy loco…
    Seguí con lo tuyo, con tus locuras del no saber si seguir, si parar, si dejar que las cosas pasen lento. Sos mi fuente de inspiración, ídola!!!

    ¡Estoy esperando con ansias el segundo libro! Éxitos y avisá para la presentación, juro estoy muy ansiosa. Un saludo enormeeeee

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 09:22 #

      gracias Dana!
      mi libro sale el año que viene, supongo que la presentación será a fines de marzo o principios de abril. tenía planeado tenerlo para este año pero no llego!

  3. laura Ferraro 14/10/2015 at 22:37 #

    sin desperdicios! impecable.. lo leí desde el celular, ansiosa como siempre (no sé por qué no me gusta leer desde el teléfono sin embargo lo sigo haciendo) .. cuando leo tus blogs hago una pasada rápida y después me tomo el tiempo para releer. celebro tu honestidad tu simpleza para contar, cuando estas cansada o desorientada cuando estás asombrada por tantas conexiones, yo también lo estaría! gracias por este post!!!

  4. Martu 14/10/2015 at 22:45 #

    Guau, creo que este es de mis posts favoritos de todo tu blog :)
    Te dejo una frase que amo, y cuando quieras estás invitada a un taller de encuadernación en costura copta en Buenos Aires.

    “No tejemos solos en el telar de la vida, pero somos de él un hilo.
    Lo que le hacemos al telar, nos lo hacemos a nosotros mismos.
    Todas las vidas están entrelazadas. Juntos formamos La Gran Trama”

    Muchos éxitos con el final del libro!

    Martu

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 09:21 #

      gracias Martu!
      este fue uno de los posts que más me gustó escribir.
      y contame cómo es eso del taller!

      • Martu 19/10/2015 at 00:03 #

        Tengo un proyecto de talleres de arte itinerantes, este año me dediqué más que nada a enseñar a hacer cuadernos a todos mis amigos y conocidos que tenían ganas de aprender.
        Cuando quieras armamos uno, escribime un mail y arreglamos.

        Pd: Soy la que te dio un cuadernito en el picnic viajero de hace un par de semanas

  5. Johana 14/10/2015 at 22:47 #

    Hola Aniko, ¡me alegro de que tu visita a Ushuaia haya sido tan buena! Te cuento que te leo hace bastante pero nunca te escribí acá (no sé porqué), quiero que sepas que me inspira muchísimo leerte y espero algún día animarme y viajar yo también ya que es algo que quise hacer siempre. Agrego una conexión más: mi gato se llama Milo y también es el gato más perro que conozco.
    Siempre sigo tus recomendaciones de libros y ahora me convenciste con Letters to my future self, espero conseguirlo.
    Saludos :)

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 09:20 #

      gracias Johana!
      quizá todos los gatos Milo están conectados… :)

  6. Delfina 14/10/2015 at 22:49 #

    Increíble Aniko!! Qué lindo cuando comenzamos a darnos cuenta de que vivimos en un mundo maravilloso y que todo está conectado. Excelente entrada, me encantó. Te mando un saludo enorme desde Córdoba.

  7. Andrea 14/10/2015 at 22:58 #

    Primero, me encuentro hoy el post dedicado a Laura por Maga, luego llego aquí y leo tus palabras mientras trato de poner en orden las mías sin demasiado éxito. Será el deficit de atención, será la multitud de conexiones.
    Da gusto leer palabras que no son las tuyas que ordenan el momento preciso en el que sabes que estás.
    Suerte

  8. Jime Sánchez 14/10/2015 at 23:00 #

    Conexión, conexión! Hace semanas que estoy aplicando y machacando en mi cabecita lo de Mindfulness. Qué lindo leer que estás caminando hacia el mismo lado! Estoy leyendo algunos libritos en PDF, después te los paso ❤

  9. Neri 14/10/2015 at 23:20 #

    Hola Aniko! me pasa con tus posts que quiero comentar acerca de todo, como si estuviésemos cara a cara y me estuvieses relatando… linda forma de escribir.
    Sólo voy a decir que me encantó! y que esas redes de telarañas que experimentamos y sentimos cuando estamos atentos, no se acaban ni con la muerte… es una cosa genial.
    Ahhh y me atrevo a darte un consejo con amor: tenete paciencia, tratate como lo harías con tu mejor amiga.
    Las dudas y las “crisis” están para ponernos en movimiento.
    Te mando un beso!

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 09:19 #

      eso intento, pero tenerse paciencia a uno mismo puede ser lo más difícil del mundo!

  10. Lily 15/10/2015 at 00:17 #

    Hola Aniko , a pesar de que te leo hace bastante ( siempre cuelgo en comentar), me inspiraste a viajar, con este blog maravilloso . Siento como si fueras una amiga que me va mostrando sus fotos y relatandome sus aventuras.
    Finalmente, luego 3 años de aventuras he vuelto al hogar, y me siento con más dudas que certezas , y me encuentro con este regalo ,tu relato que hace eco de mis sensaciones.
    La gente que me quiere me recomendó un libro el poder del ahora de eckhart tolle y que concentre en el presente que todo va a fluir, lo cual no siempre me resulta. Me pareció muy similar a lo que mencionas de Mindfulness. No sé si estoy en lo correcto.
    Gracias por todas tus recomendaciones, como siempre un placer leerte
    Saludos.
    Lily

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 09:19 #

      Hola Lily, no leí el libro que comentás pero debe ir por la misma linea. Mindfulness es vivir y aceptar el presente tal cual es, además de ser conscientes de nuestros pensamientos.

  11. Belqui 15/10/2015 at 06:33 #

    Ahora lo entiendo todo. No me estoy quedando loca, solo tengo 31 años y estoy bajo la influencia de Saturno. Gracias por este post terapéutico y por los links que hablan de Saturno y la crisis transformadora por la que pasamos. Doy un sorbo a mi infusión de tomillo, respiro hondo y te doy las gracias por este jueves 15 de octubre en el que he podido poner nombre a toda esta telaraña en la que pensaba estar atrapada. Un abrazo grande!

  12. Guido 15/10/2015 at 07:37 #

    Boquiabierto quedé yo con el post. Sublime.
    Descubrí Mindfulness hace unos años y es una excelente práctica. Se que en Bs As está la sociedad Mindfulness pero nunca fui.
    Muy lindo post!

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 09:18 #

      Ayer investigando para este post vi lo de la sociedad mindfulness en Argentina, voy a ver si me doy una vuelta…

  13. Marcela 15/10/2015 at 10:12 #

    Wow que coincidencias tan maravillosas e increíbles. Te sigo por Facebook, pero solo hasta hoy me paso por el blog y te confieso que no pude parar de leer, quedé encantada con la forma como cuentas cada cosa y las fotos que ilustran tus escritos son hermosas. Ya mismo te busco en IG :-) Ushuaia se ve fascinante!
    Saludos desde Alemania

  14. Lucia 15/10/2015 at 10:39 #

    Hola Aniko! Siempre leo tus posts…nunca comento…pero realmente son excelentes. Te felicito. Este en particular me llegó en algun punto, y reconozco que estaba esperando la segunda parte ansiosa!

  15. Sarah www.mbfestudio.com 15/10/2015 at 10:39 #

    Alucinada con todas las sincronicidades que has vivido, sin duda la vida es pura magia y es genial darse cuenta, creo que pese a tu dispersión (yo también tengo mucho de dispersa) el escribir te ayuda a estar presente y revivir cada momento. Muchas gracias por compartir tanto. Un abrazo

  16. Miriam 15/10/2015 at 11:03 #

    Hola Aniko, leerte siempre es tan inspirador, soy una gran admiradora tuya disfruto mucho tus blogs e instagram. Me encantan cada una de tus entradas, leer solo una nunca es suficiente. Gracias por compartir. ¿Todavía haces penpal? ¿Y sino, alguien interesad@? Te mando muchos abrazos desde México :)

  17. cristi 15/10/2015 at 11:06 #

    Aniko , qué decirte ? tus post son intensos , nos llevás de paseo a todos lados , nos planteás preguntas únicas y tan personales ….GRACIAS !

  18. Silvina 15/10/2015 at 11:20 #

    Yo le saqué una foto a ese ¿llamador? de vaquitas pero del otro lado, me acabo de enterar que era el revés :(

    Hermoso tu relato.

  19. Gretel 15/10/2015 at 11:34 #

    Hermoso post, de mis favoritos… habla de las dudas que todos tenemos en algún momento de la vida… excelente! Gracias por compartir parte de tu vida.

  20. Carolina 15/10/2015 at 11:43 #

    ¡Qué entrete el saber que existen conexiones entre las personas a pesar de la distancia. Es muestra que a pesar de los sucesos complejos que están ocurriendo en el mundo, hay un lazo entre las personas que es invisible.
    Un abrazo

    Carolina

  21. CheToba 15/10/2015 at 13:52 #

    Yep! todo está hiperconectado, es el universo, la internet a través de las IP y las personas a través de los átomos y las muchas energías invisibles y las dimensiones y cuántas otras cosas, Si nos paramos a observar las cosas, las personas que conocemos, cómo las conocemos o por qué siempre habrá conexiones. Y que tal si tu novio francés no es pariente de Phillipe? Te acordás? Es cuestión de buscar y entender que como dijo Pancho Ibañez, Todo tiene que ver con todo. Un beso

  22. Maria Gemma 15/10/2015 at 14:13 #

    Caray, me encanta como dibuja, pinta, los colores que utiliza tu mamá. Son preciosos, los del campo y el mar me han gustado lo que más. Felicítala por lo artista que es.
    Tus fotos cuentan historias, un saludo A.

  23. Bren 15/10/2015 at 14:14 #

    Amo taaanto, tanto leerte!
    No veo la hora de que salga el libro 2.
    Gracias por hacerme la vida más linda!

  24. Mariana 15/10/2015 at 17:03 #

    Me encantó este post,

  25. Gonzalo 15/10/2015 at 17:59 #

    Muy lindo!, hay una teoria que siempre me llamo la atencion, se llama 6° de separacion. Cuenta que nosotros por medio de 6 personas tenemos el contacto de cualquier persona en la tierra.
    La ultima charla Ted que se dio en Buenos Aires habla sobre mindfulness, super interesante. Cuando la suban te la dejo

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 19:14 #

      dale, pasamela que me interesa!

      lo de 6 grados de separación es increíble y (me parece) muy real. Estamos todos conectados.

  26. Sergio Julián 15/10/2015 at 18:17 #

    Aniko! sos increible! te descubrí hace pocos dias y no te imaginas el cambio que estoy logrando.
    Llevo algun tiempo tratando de descubrir que es lo que me impide lanzarme a la vida por diferentes miedos, leerte me dio tranquilidad ( el mismo dia que encontre tu blog compre tu libro, lo tengo que pasar a retirar :p) e ideas para enfocarme en lo que creo que es mi verdadera pasion, viajar! Mil gracias por darte a conocer, y hablando de conocer espero cruzarte algun dia
    saludos
    Sergio.

  27. Nicolás 15/10/2015 at 20:15 #

    Realmente increíble como todo se conecto y un broche de oro con el cuadro de Elsa Zaparart que encontraste al concluir tu viaje. Un placer haberte conocido Aniko y saludos para el “compañero” que siga cantando la marcha…

  28. Lechu 15/10/2015 at 20:43 #

    Me encantó el post! (como todos tus post) Realmente es asì: todo se conecta!!! Creo que tener paciencia con uno mismo es una de las virtudes más difícil de desarrollar… pero como me ha enseñado la vida en estos últimos meses de tanto cambio creo que todo se va a ir dando como se tiene que dar, no hay que apurar las cosas porque todo llega. Terminarás el libro cuando así tenga que ser y mientras tanto seguirás disfrutando y aprendiendo de todas esas cosas lindas que te da el camino! No conozco Ushuaia pero me llevaste a varios lugares que me gustaría conocer gracias a tus relatos y fotografías! Gracias Aniko!

  29. Vero Palazzo 15/10/2015 at 21:34 #

    Hola Aniko!
    Te leo hace poco y tambien lo primero que me sonó fue el nombre de tu mamá! De chica me encantaba ese estilo y recuerdo en casa habia tarjetas de Navidad con sus pinturas!
    Me encantó este post y esa telaraña de encuentros y relaciones. Por algo dicen el mundo es chico no?! Vos lo sabés mejor que muchos pero esas casualidades no tan casualidades no dejan de sorprender! Seguro esa telaraña ira creciendo para algunos lados mas que para otros y te va a mostrar el camino a seguir.
    Un beso!
    PS: si no me equivoco hace muuucho tiempo, en un viaje a Ushuaia comimos con otros colegas (trabajaba en Turismo Receptivo) una fondue riquisima en la Casa de Té. Era bastante nueva en ese momento, hace como 15 años, asi que creo no recordar mal!

  30. Charly 16/10/2015 at 07:47 #

    Muy buen post.

    Tambien estuve la semana pasada por Ushuaia de vacaciones y redescubri un lugar increible.

    Siempre fui por trabajo, pero esta vez que me tome un par de dias y pude conocer, me quede con ganas de mas.

    Saludos y exitos en tus emprendimientos!

  31. Paula Zjaria 16/10/2015 at 08:49 #

    Aniko, loca y vibrante esta entrada! Ni te cuento todasssss las coincidencias que compartí leyéndote, porque sería redundante. Ah! Magdalena es Margarita, en realidad, encuadernadora y fotógrafa, la visité el otro día (en el Barolo!) y hablamos de Ushuaia, de vos y del libro que piensa publicar. Le recomendé Orsai, tomamos mate y nos faltó tiempo para contarnos… qué cosas, no?

  32. Vito 16/10/2015 at 11:22 #

    Viajé a Mendoza y cuando llegué me di cuenta que me habían robado (arrancado) el parche del Submarino Amarillo que bautizaba mi mochila. Me puse muy triste… Cuando tomé el vuelo de vuelta, varios pasajeros y la azafata del checkin no paraban de preguntarme por las demás banderitas, yo sólo veía el troquelado de puntos vacíos de la silueta del Submarino (pedí una bolsa de seguridad para poner la mochila).
    Me alegra que hayas conocido a Dan!
    Nos vemos (muy) pronto!

  33. Naty 16/10/2015 at 12:42 #

    Aniko me encantó tu nota! Un texto suave, ameno y contagioso ¡tan pegajoso que lo queres leer hasta el final!
    Tu nombre me lo pasó un amigo músico hace unos dos años, porque a mí también como a vos me gusta viajar, escribir y leer. Me encanta tu esfuerzo y tus resultados, seguí creciendo con la vida y las experiencias, así nos aferramos a tus realizaciones para poder alcanzar nuestras metas. Empezé hace poco con mi blog, con el fin de ayudar a los extranjeros que quieren venir al país contandoles de nuestra cultura y demás, pero más que nada como vos, para sacarme todas las letras estancadas que tengo en la punta de los dedos.

    Un placer leerte,
    Naty Novoa.

  34. Carla 17/10/2015 at 00:32 #

    Que lindo post. Y no solo en Ushuaia todo se conecta. Estás telarañas parecen tener el efecto de las ondas en el agua. Hace una media hora comencé a leer tu post y en la mitad me pare a buscar los cuadros de tu madre. Ingrese a mi Facebook y ahí en mi muro me encuentro con una noticia que compartió una conocida hace doce horas. Me ha aparecido un articulo llamado: Renuncie y no me he muerto de hambre y me dije, pero esta no es la misma Caro Chavate que leí hace 30 segundos donde Aniko? Llego al final de tu post y veo como la conociste. Me fui a leer su artículo.
    Lo más curioso es que yo hace doce horas escribí esto en mi blog:

    “Una sola vida para hacernos eternos y una sola vida para escoger. Es por eso que no vale la pena hacer algo que no sea importante para ti. La cotidianidad y la supervivencia no puede aniquilar lo que es vivir. Y es sólo cuando dejamos ir, que hacemos espacio y tiempo para lo maravilloso que puede venir.”

    La conexión esta en todas partes. De alguna forma, las cosas, los pensamientos y las personas se las arreglan para llegar a ti en el momento justo en que las necesitas, como me acaba de suceder.

    Gracias Aniko por darme pequeñas luces que me ayudan a reflexionar sobre mi vida y cómo la quiero vivir.

  35. sandra sainz 17/10/2015 at 09:24 #

    Que gran alegria me da las consecue.cias que te llevas de mi ciudad y a la vez la gran tristeza de no haberme enterado q estabas ca. Conozco a nico y a claudia,
    Me los cruzo haciendo snowboard, aloje en casa por couchsurfing a nico. Conozco a maria debla casa debte hace 31 años, conozco a elsa zaparat y las pinturas increibles.de tu madre, pero sobre todas las cosas, te leo siempre, cada dia.acompañas y me guias. Soy bloguera afull y viajo mucho. Gravias por compartir tus anecdotas tan enriquecedoras ! Hasta la.proxima

  36. Rosalía 17/10/2015 at 23:20 #

    Qué geniaaaal! uno de los mejores post! Amo cuando se dan esas coincidencias de la vida, pero de verdad que estas que contaste fueron demasiadas juntas! jaja Gracias por compartir tus hermosas experiencias, son de mucha inspiración para mí, y para muchos! Un saludo!

  37. Ana Lorena 18/10/2015 at 02:11 #

    Hola Aniko, felicidades por su hermoso y gratificante post. Mi esposo y yo tenemos planeado para el mes de Mayo realizar de nuevo un recorrido por Sudamérica y en esta ocasión conocer Ushuaia . Así es que he tomado nota de todo lo escrito y por supuesto que desde ya sueño tomándome un té en La Cabaña casa de té. Desde Costa Rica le enviamos muchos saludos y le deseamos muchos éxitos en su vida.Ana y Franz.

  38. Laura 18/10/2015 at 12:27 #

    Excelente relato Aniko, me encanto!!! Ushuaia tiene algo que la hace mágica, siempre hay ganas de volver. Fui hace 6 años en verano y siempre soñe con volver y verla vestida de blanco, este año en 20 días organice el viaje y allá fui… con ganas de volver siempre!!!
    Me encanto todo lo que relataste, como se conecta todo cuando la energía esta bien puesta.
    Por mas viajes y mas relatos!!! Y aquí esperando el 2do libro! Exitos!!!!!

  39. Nadia 18/10/2015 at 17:37 #

    http://youtu.be/jDaZu_KEMCY

    Hola Aniko…creo que este speech te puede gustar :)

  40. Samir Issa 19/10/2015 at 00:19 #

    Coincidentemente veo entre tus comentarios lo de los 6 grados de separación, justo hoy me dijeron de esta teoría que no conocía, y la vuelvo a escuchar en tu post de coincidencias. Ojalá cuando pasemos por Buenos Aires podamos conocerte Aniko =)

  41. Vanessa 19/10/2015 at 05:49 #

    ¡Qué bonito post, Aniko! me encantó. Mientras lo leía no dejaba de recordar a mi padre y algo que siempre solía repetirme “en la vida no hay casualidades, solo “causalidades” :)

    Un abrazo desde Madrid <3

  42. Margarita Solé 19/10/2015 at 18:27 #

    HOLA! por fin con tiempo me pongo a leer completo el posteo! que placer leerlo! gracias.
    Tengo que avisarle a mi novio, Marton, que van a colgar en un cuadrito el dibujo que dejó en “La Cabañas Casa de Té”, es una linda noticia. Ser parte de la telaraña tambien! gracias!

  43. Melisa Prandi 19/10/2015 at 20:55 #

    Aniko realmente admiro tu capacidad de comunicar, me transporta de tal manera que cuando termino de leer tus escritos es como si despertara de un sueño! yo tambien soy comunicadora y de corazon, admiro tu trabajo. Seguire leyendo como siempre! saludos!

  44. HECTOR 21/10/2015 at 18:11 #

    Muy buen Post, me reía sólo a medida que se iban dando las coincidencias !!!!!!!!!!! muy bueno , muy muy bueno !!!!!!!

  45. Nanu 22/10/2015 at 09:36 #

    Aniko, creo que este es uno de mis post favoritos! (Aunque no creo que le gane a la serie de Comiendo por ahí) Cuando sea grande quiero ser como vos (?)
    Buena vida!! Gracias por compartir tanto con nosotros!!

  46. Emi 23/10/2015 at 19:44 #

    Hola Aniko, qué lindo es leerte.

    A veces las sincronicidades se nos pasan de largo, por más obvias que sean, porque no estamos presentes. Así que creo que estás más presente que nunca.

    Leíste el libro Sincrodestino, de Deepak Choppra?

    Un beso.

  47. Camu Fuster 24/10/2015 at 20:43 #

    Leí el posteo en partes. Iba por la mitad cuando llegué a la casa de una Couchsurfing que nos recibió en Puerto Varas, Chile. Una madre organizadora de eventos escritora ilustradora que se fue a Ushuaia para desconectarse de todo e intentar terminar su libro. No lo hizo pero volvió llena de energías por todos los intercambios personales que vivió en su primer viaje sola. Todo se conecta.

  48. Jordán 26/10/2015 at 16:53 #

    Hola Aniko! que lindo relato de cómo fué tu estadía en Ushuaia y tu manera sencilla de relacionarte con los demás, me gustó también lo minimalista del escritorio que tenías allá, mientras escribo este comentario leo el final del comentario que está arriba, y coincido con eso, “todo se conecta” pero debe existir, en mi opinión, la necesaria sintonía y recepción y esa búsqueda, me pareció chistoso lo del “gato-perro” suelo decirlo de mi gatito Rudy, es una mascota joven que vive conmigo y sus actitudes son bastante “perrunas” cuando lo comparo con mi perro que quedo con mi mamá en su casa. Yo también estoy con lo del “mindfulness”.. me parece algo interesante, hace poco estuve viendo en el ITunes U videos sobre ese concepto…alentar la plenitud, en calma y me hacía recordar, el pasaje de tu libro cuando comentas sobre, si mal no recuerdo cuando compartías tu experiencia de la charla con un egipcio, sobre como transcurría el tiempo… Te mando un abrazo y cada tanto, suelo entrar acá o al de “escribir.me” y disfruto leerte, adios!

  49. Maik 27/10/2015 at 18:55 #

    Me diste cosas para leer por semanas!
    Tantas ideas y tantas cosas en la cabeza…

    Igual no lo nieges, vos influís mucho para conectar las cosas… con tus ganas, lo que ves (muchos miran pero no ven) y lo que generas en la comunicación sea verbal o no!

    Seguí así que nos encanta!

  50. Romy Hidalgo Marchione 04/11/2015 at 20:07 #

    Aniko! Me encantó este post. La vida es una telaraña… Estoy viajando por el Sudeste asiático y hace unos días caminando entre la selva y la playa en Sok San en Ko Rong me encontré un naipe de poker y me acordé de vos. Tuve que recogerlo. Después te mando una foto. Estos días viajando lento y con otro mes y medio por delante me hacen plantearme muchas cosas…dejé mi trabajo para viajar, deje a mi chico en la casa en Madrid que alquilamos hace unos meses cuando volvimos de vivir en Argentina por un año. Me quedan meses para los 30 pero no dejo de plantearme si realmente quiero vivir viajando, o si quiero dedicarme a la enseñanza o a proyectos sociales y otras cosas y sobre todo.. Cada día tengo más ganas de tener hijos. Que hacer es la pregunta y me acordé de vos otra vez…Este momento de incertidumbre me está dando un malestar interno desde ayer que no espero se vaya pronto para seguir disfrutando de Asia.
    Por cierto, antes de iniciar el viaje me dio pánico y escribí a Laura tu amiga a la que leo también y me ayudo mucho su respuesta. Se que estás ocupada pero si te animas a responderme sería genial.
    Me voy a recorrer Ho Chi Minh que me espera desde las 5 am despierta la loca esta.
    Un abrazo. Buenas vibras!

    • Aniko Villalba 11/11/2015 at 14:44 #

      estamos todas en la misma!
      te mando buenas vibras desde acá, después mandame una foto del naipe :D

  51. majoo 06/11/2015 at 04:49 #

    no se si es por la horaa ( 4: 50 am) je pero lo leí como muy rápido y hasta el final! me gusto muchoo este post, se siente desde el otro lado como algo de confusión en tu vida, o sera porque lo leí de corrida que lo interprete así o aclaración sera? las coincidencias nos confunden y nos hacen sentir que no todo es casualidad, ya estoy delirando un poco porque tengo sueño jaja, Aniko siempre te leo y me encanta lo que escribís!!! sin duda sos la inspiración para muchas personas a cumplir sus sueños! ya sea de viajar o animarse a seguir lo que quieren! tu fe en la vida es hermosa!!! felicidades seguí siempre así! descubriendo la vida, que seguro queda mas por sorprenderte y a todos!! un abrazo

  52. Marisol 10/11/2015 at 23:46 #

    Hola Aniko!
    Comencé a leerte hace ya un tiempo, y me parece hermoso y muy inspirador lo que haces.
    No podría sentirme mas identificada con este post: Tengo 29 anos, acabo de llegar de vivir en Australia por un ano y de viajar 3 semanas por Bali…
    Por un lado, que difícil volver!; por otro, hace varios meses que entre en crisis, y hace un mes aproximadamente me hice una carta astral en Sydney y boom! ahí me entere del famoso “retorno de saturno”, y si, que pega fuerte, pega, o al menos a mi me esta dando con todo! jaja

    Desde hace un tiempo que mi corazon me dice (o grita) “andate a Bariloche”, a ver que onda, a pasar un tiempo, a ver que sale! y que coincidencia que leo sobre tu reciente viaje al fin del mundo! Me parece que también daré una vuelta por ahí :)
    También empece a tener algunas pistas y coincidencias, de esas que te pasaron a vos y que considero como mensajes de la vida, el universo, (saturno tal vez?) empujándome hacia lo que parece ser la dirección a seguir…veremos que resulta, por ahora siento irme al sur :)

    Seguís en Buenos Aires? tenes alguna charla/presentacion programada? Me gustaria conocerte o hacerte algunas preguntas si tenes un ratito o sino, te envio un email.

    Muchas Gracias y Saludos!
    Marisol

    • Aniko Villalba 11/11/2015 at 14:40 #

      Hola Marisol,
      ja, este Saturno pega fuerte! nos tiene a todas desorientadas.
      sigo en Buenos Aires, no tengo ninguna charla planeada por el momento, escribime por mail!
      besos y buen viaje a Bariloche :)

  53. Aldana 12/11/2015 at 01:48 #

    Hacía mucho que no entraba a tu blog Aniko!, y siempre es conmovedor y estimulante leer tus nuevas entradas, esta semana leí por segunda vez tu libro, después de un año que me llegó en esa cajita de encomienda, y siempre algún parrafo viene al pelo con los sucesos de los días.
    Las coincidencias del mundo me desconciertan demasiado ultimamente, y tu post de telarañas fue excelente!, nunca dejes de escribir :) un abrazo!

  54. susana 13/11/2015 at 11:45 #

    Corre por tus venas sangre de creatividad! Te felicito y felicito a tu mamá, una gran pintora!. Te sigo Aniko.

  55. Yamila 08/12/2015 at 00:59 #

    Hola aniko,
    Primero que nada quiero contarte que te sigo de casualidad gracias a que una vez algo alrededor de mi cabeza me decia crece y viaja.Crecer,porque recien tengo 16 y adivina,soy de Ushuaia.Me hubiese gustado verte y hablar,sos una fuente de inspiración para mi futuro y quiero agradecerte por eso, espero y estes bien,un beso.

  56. Evelyn 13/12/2015 at 12:56 #

    Hermoso.Hermoso post! Espero.con.ansias.el segundo libro!

  57. Flor Grassi 29/12/2015 at 16:56 #

    Gracias por esto, crack. Vivo en el ecotono de los casi 30. Y un montón de detalles de tus textos, rozan mis días, pensamientos y blancos.
    Abrazo.

  58. Fernando Sanabria 13/03/2016 at 20:29 #

    Hola, Aniko

    Me encanta leerte. Me quedo embobado con como escribes, y encima también quiero salir ahí a viajar, así que tus posts de viaje me encantan. He leído muchas de tus entradas y también he visto una conferencia tedx que hiciste. Hoy empecé a escribir con escribir.me

    ¡¡¡Me parece maravilloso el trabajo que haces y te animo a que sigas escribiendo tus libros y compartiendo lo que descubres con los demás mediante tus webs!!!

    ¡Abrazos y buena energía desde Sevilla!

    Fernando Sanabria

  59. Katherine Eliet 16/07/2016 at 03:06 #

    Hola Aniko :)

    por casualidad llegue a tu Blog, estaba buscando información sobre viajar sola.. ya que estas vacaciones de invierno de universidad me dieron ganas de viajar sola , pero obviamente se me vinieron mil dudas y miedos, si seria peligroso o no tanto.. como están las cosas hoy en día! .. y empece a leer tus publicaciones y me gustaron mucho, mas cuando leí de Ushuaia ya que es uno de los lugares que siempre me ha llamado la atención, siento que es mágico, segundo cuando leí la influencia de saturno sobre tu signo me imagine que eras capricornio como yo :) y sentí esa conecion por la libertad , que me dieron ganas de seguirte !
    me parece maravillo lo que haces que escribas y viajes uqe mejor soñado te deseo lo mejor del universo y nunca dejes de escribir un abarzo cariñoso de luz y colores :)
    desde Pucon Chile :)

  60. Noel Solange 07/08/2016 at 15:46 #

    Hace un año que me vine a vivir a Ushuaia y todo lo que contás sobre la ciudad me emocionó, me encanta tu blog y ultimamente estoy leyéndote bastante… Me encanta que dejes todos los enlaces al final de tus post, es como si me dieras tarea para el hogar (termino de leer y entro a chusmear todo) Gracias <3

    • Aniko Villalba 08/08/2016 at 18:34 #

      jajaja no lo había pensado así, pero sí, ¡tarea! :D
      besos!

Dejá tu comentario

¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×