Este post está basado en nuestro viaje de tres meses por Japón, entre septiembre y diciembre de 2016. En esta guía vas a encontrar información y precios de alojamiento, transporte, comida y más. Todos los precios que aparecen son los que vi o pagué, pero tené en cuenta que pueden variar según la temporada y el tipo de viaje que decidas hacer. Los consejos provienen de mi experiencia y son solo sugerencias. Cualquier consulta, por favor dejala en los comentarios así otros lectores también pueden ver la respuesta.

Esta guía contiene:

1. La fantasía de viajar a Japón
2. El clima y cuándo conviene viajar
3. Visa y tiempo de estadía como turista
4. Tipo de moneda y cambio
5. Vuelos y transporte interno: cómo llegar, cómo moverse y costos. Tipos de trenes. ¿JR Rail Pass sí o no?
6. Alojamiento: opciones y costos
7. La comida: ¿cuánto cuesta comer en Japón?
8. Presupuesto diario estimado y algunos consejos para ahorrar
9. Nuestro itinerario y mis relatos
10. Acceso a internet
11. La seguridad
12. El idioma

Templo en Nara

1. La fantasía de viajar a Japón

Viajar a Japón es una fantasía recurrente entre mucha gente. El país, en mi opinión, genera algo que pocos países del mundo logran: fanatismo. Muchas veces escuché la frase: “El único país del mundo que sueño con conocer es Japón”, dicha por gente que no tiene entre sus prioridades recorrer el mundo. También sé de gente que ya viajó cinco, seis o siete veces a Japón y que seguirá yendo durante toda su vida. Es un país que atrapa. En mi caso, admiro la cultura japonesa desde chica, sobre todo la literatura (uno de mis autores preferidos es Haruki Murakami), los videojuegos (adicción por el Super Mario y cualquier cosa creada por Nintendo), el animé y el arte, y siempre sentí una fascinación por las noticias “raras” que llegaban desde Japón (cafés donde ir a acariciar animales, islas pobladas por gatos, librerías donde se puede dormir, gente que se disfraza como personajes de cómics, hoteles de cápsulas, gente que devuelve la plata que encuentra tirada en la calle…). Me intrigaba mucho conocer un país que, visto de lejos, me parecía tan distinto.

Cuando hice mi viaje largo por el Sudeste Asiático (2010-2011) no visité Japón porque todos me decían que era muy caro y no me daba el presupuesto, así que preferí esperar. En el 2015 me casé con un fan de Japón y me llegó la hora. Compramos los pasajes en junio y nos fuimos en septiembre de 2016 con el plan de pasar gran parte de los tres meses en Tokio y el resto recorriendo el país. Como ambos trabajamos a distancia, tuvimos que combinar el viaje con nuestras horas de trabajo, así que no nos movimos tan rápido. Japón nos gustó tanto que nos fuimos pensando en cuándo vamos a volver. A muy grandes rasgos, mi veredicto es el siguiente: Japón es uno de los países más amables, seguros y fáciles de recorrer que conozco. Es caro, aunque sigue siendo más barato que algunas ciudades europeas y hay varias maneras de ahorrar. Y, sobre todo, es una cultura sorprendente, llena de reglas, contradicciones y enseñanzas. No hubo un día en el que no sintiera que estaba en otro planeta y no creo que me alcance una vida para descubrir todas las sutilezas que esconde.

El otoño en Okayama

2. El clima y cuándo conviene viajar

Japón tiene cuatro estaciones y las más recomendadas y populares para viajar son primavera (marzo-mayo) y otoño (septiembre-diciembre). La primavera japonesa es famosa por el florecimiento de los cerezos y el clima cálido, y el otoño tiene unos colores impresionantes.Eso sí, tené en cuenta que son las temporadas altas, así que todo está lleno de gente y el alojamiento se llena rapidísimo. El verano coincide con la época de lluvias, hay mucha humedad y la temperatura llega a 35 grados. El invierno es frío y suele nevar bastante, aunque no en todo el país.

Nosotros fuimos desde fines de verano hasta fines de otoño y nos encantó porque pudimos ver los colores de las hojas de otoño en la región de Kansai. En Tokio llovió bastante (sobre todo en septiembre) pero en el resto del país tuvimos mucho sol, incluso en diciembre. La temperatura estuvo entre 1 y 25 grados (promedio 15 grados aprox), pero hubo pocos días de mucho frío y no necesitamos ropa extremadamente abrigada, aunque sí tuvimos que andar con paraguas.

Japonesas con kimonos en Arashiyama (Kyoto)

Otoño en Kyoto

Mucha gente por todos lados

3. Visa y tiempo de estadía

Si sos ciudadano de alguno de los siguientes países latinoamericanos podés quedarte en Japón hasta 90 días sin visa: Argentina, Chile, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras y Uruguay. Ciudadanos de la Unión Europea tampoco necesitan visa. Ciudadanos de los demás países deben solicitar la visa en el consulado japonés de su país antes de viajar. En la web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón hay más información al respecto (junto con los enlaces a las webs de las embajadas japonesas en distintos países).

>Para más info de visas, documentación y papeles, podés leer mi post: Cuestiones pre-viaje: visas, pasaporte, pasajes de salida, tiempo de estadía y algunos consejos prácticos<

El castillo de Okayama

4. El cambio y la moneda

La moneda japonesa es el yen. El cambio al 20/1/17 es 1 usd = ¥115. Podés ver las tarifas de cambio actualizadas en XE.com.

Algunas cosas que está bueno saber antes de viajar:

– En Japón es más común pagar en efectivo que con tarjeta de crédito. Hay muchos lugares (alojamientos, restaurantes, negocios, estaciones) que no aceptan tarjeta, así que asegurate de tener bastante efectivo encima siempre, incluso en Tokio.
– Muchos cajeros automáticos no funcionan con tarjetas que no sean japonesas, así que lo mejor es probar en los ATM de los 7-Eleven y de las oficinas de correo, que suelen aceptar tarjetas internacionales.
– A diferencia de casi todos los países del mundo, el cambio que dan en el aeropuerto de Tokio es muy bueno, así que podés cambiar plata apenas aterrizás. Lo mejor es cambiar de dólares o euros a yenes.
A casi todos los precios se les agrega un impuesto del 8%. En algunos negocios te lo devuelven por ser turista (buscá los tax free counters y llevá tu pasaporte siempre encima para pedir la devolución).

 

El mapa de trenes de Tokio

5. Vuelos y transporte interno: cómo llegar, cómo moverse y costos. Tipos de trenes. ¿JR Rail Pass sí o no?

Nosotros volamos de Buenos Aires a Nueva York (con American Airlines) y de ahí a Tokio (con Japan Airlines). Un pasaje de ida nos costó 800 dólares, lo sacamos a través de American Airlines tres meses antes de viajar y pudimos extender la escala en Nueva York (de unas horas a una semana) sin costo extra. Obviamente, el precio del pasaje dependerá del origen y de la fecha en la que viajás. Si ya estás en Asia, lo más económico es volar con Air Asia. A veces también resulta más económico comprar los vuelos por tramos separados. Yo siempre uso Momondo, Skyscanner y Google Flights para comparar precios de vuelos, y a veces los compro directamente en la web de la aerolínea.

OJO: es muy común volar a Tokio haciendo escala en Estados Unidos y para eso necesitás tener VISA de EEUU.

Estación de tren en Tokio

* Cómo ir del aeropuerto de Narita al centro de Tokio

Si estás viajando desde otro continente, lo más probable es que llegues a Narita (NRT), el aeropuerto internacional de Tokio, ubicado a 70 km de la ciudad, en la prefectura de Chiba. Hay varias maneras de ir del aeropuerto al centro de Tokio, y está bueno saber cuáles son antes de llegar (nosotros aterrizamos con mucho cansancio y jet-lag y la primera impresión fue un poco abrumadora).

La manera más rápida es tomar el tren Skyliner a la estación Ueno (tarda 45 minutos y cuesta ¥2400 / aprox 22 usd) o el Narita Express a Tokyo Station, Shibuya o Shinjuku (cuesta ¥3190 aprox y tarda 55 minutos, si tenés el JR Rail Pass está incluido).

La más barata es tomar el tren Keisei Limited Express/Access Tokkyu a Ueno y de ahí combinar en metro u otro tren. Cuesta ¥1030 y tarda 70 minutos (más info).

>Si llegás a Tokio y querés info más específica de la ciudad, te recomiendo este post: “Guía práctica para viajar a Tokio: dónde dormir, qué ver y hacer, cuánto vas a gastar y algunos consejos para ahorrar”<

Interior de una estación de tren en Tokio

Dos cosas que recomiendo hacer, una antes de llegar y otra al llegar a Japón:

Antes: descargate la aplicación Hyperdia, la vas a usar durante todo tu viaje para armar los recorridos y ver los precios de cada trayecto. También te recomiendo Google Maps para armarte las caminatas y los viajes en metro o tren dentro de las ciudades.

Al llegar: comprá la tarjeta Suica en cualquier estación. Es una tarjeta magnética recargable que te sirve para pagar casi en cualquier medio de transporte de Japón, así como en muchos negocios y convenience stores (minimercados). Cuesta ¥500 (que recuperás cuando la devolvés) y se puede ir recargando en cualquier estación del país, a través de una máquina. Te va a ahorrar mucho tiempo (ya que no vas a tener que estar comprando cada pasaje manualmente, sino que pasás la tarjeta al entrar y al salir de la estación y la tarifa se deduce sola), además de que el pasaje cuesta unos yenes menos si los pagás con esta tarjeta.

* Cómo moverte dentro de Japón

El sistema de transporte japonés es excelente: hay mucha frecuencia, es muy puntual, cómodo y limpio y podés llegar a cualquier lado en pocas horas. Eso sí: es caro y será uno de los gastos más grandes de tu viaje. Las opciones son tantas que a veces pueden resultar confusas, así que acá va un breve resumen de medios de transporte para viajar por Japón:

* Trenes. El tren es el medio de transporte más usado por turistas y locales, y fue también el que elegimos nosotros para movernos por el país. Hay varias redes de ferrocarriles, aunque la más extensa y usada es la que se llama JR (Japanese Railways). A la vez, dentro de la red JR hay varios tipos de trenes y servicios:

A) Shinkansen: son los trenes de alta velocidad, van a más de 300 km/h, suelen frenar solo en grandes estaciones, no tienen recorridos nocturnos y son los más caros. Hay seis tipos de Shinkansen:

  • los Nozomi y Mizuho son los más rápidos y frenan solo en grandes estaciones. NO están incluidos en el pase JR (ver recuadro debajo)
  • los Hikari y Sakura tienen más paradas y están incluidos en el pase
  • los Kodama y Tsubame frenan en todas las estaciones de la línea Shinkansen y están incluidos en el pase

Son la mejor opción si querés llegar rápido y de manera directa de una gran ciudad a otra, pero no son indispensables ya que en muchos casos podés hacer los mismos recorridos en otros medios de transporte (con algunas excepciones). Nosotros usamos el Shinkansen dos veces:

* para ir de Tokio a Osaka: compramos un pasaje con descuento para viajar en el Kodama, tardamos 4 horas y pagamos ¥10.300 / usd 90 en vez de ¥14.250 / usd 125. Ir en autobús nos hubiese costado unos ¥8000, pero teníamos que viajar de noche y yo estaba enferma, así que preferimos pagar la diferencia, viajar de día y llegar descansados. El pasaje con descuento del Kodama lo comprás en la estación de Tokio, en la oficina de JR Tours, al menos un día antes de viajar. Más info en la web de JR Tours.

* para ir de Kyoto a Mishima (y de ahí al Monte Fuji). Pagamos ¥11.200 o 98 usd por un viaje de dos horas. Fue el trayecto más caro de mi vida, pero fue más barato tomar ese tren que hacer todo el recorrido combinando trenes locales (según Hyperdia, tendríamos que haber hecho unas 10 combinaciones, íbamos a tardar casi 6 horas y nos iba a costar ¥30.000).

Los trenes “normales”

B) Trenes locales: son más lentos que los Shinkansen y también mucho más baratos. Funcionan dentro de las ciudades y de manera interurbana. Hay varios servicios: regular (paran en todas las estaciones), rapid (se saltean algunas estaciones, no hay que pagar extra), express, liner (se saltean estaciones y hay que pagar extra), limited express (se saltean estaciones, hay que pagar extra y tener reserva). Tienen mucha frecuencia y los precios son mucho más razonables. Para distancias largas hay que hacer trasbordo, pero es muy fácil ya que casi nunca hay que salir de la estación. Nosotros usamos este tipo de trenes siempre que pudimos.

Algunos ejemplos de costos en trenes locales:

  • Viaje en tren dentro de Tokio: entre ¥150 y 500, dependiendo de la distancia
  • Tren de Osaka a Nara: ¥800 / 7 usd (1 hora)
  • Tren de Nara a Kyoto: ¥710 (50 minutos)
  • Tren de Kyoto a Osaka: ¥560 (27 minutos)
  • Tren de Hiroshima a Tadanoumi (para ir a la isla de los conejos): ¥1320
  • Tren de Tadanoumi a Okayama: ¥1900 (1 hora 45 min)
  • Tren de Okayama a Kurashiki: ¥320 (12-17 minutos)

* Autobuses. También existe la opción de viajar de una ciudad a otra en colectivo (autobús). La ventaja es que son más baratos (aunque a veces la diferencia es poca con respecto a los trenes), la desventaja es que tardan 4 veces más (porque paran a descansar durante 20-30 min cada dos horas), tienen menos frecuencia, cubren pocas ciudades y en muchos casos las webs están solo en japonés. Una de las empresas más conocidas es Willer Express, nosotros la usamos para ir de Kyoto a Hiroshima (pagamos ¥5000 en vez de los ¥11.300 del tren). Reservamos el pasaje a través de la web y lo pagamos en efectivo en un Family Mart. Willer Express ofrece pases para viajar de manera más económica, así que si estás pensando en hacer varios trayectos y no tenés tanto apuro, es una buena opción para tener en cuenta.

En general los boletos para viajar en ferry o tren se compran a través de una máquina

* Ferrys. Hay islas que tienen acceso terrestre y otras a las que solamente se puede llegar en ferry. En general los ferrys salen varias veces al día y no son caros (por ejemplo, para ir de Hiroshima a la isla de Mijayima pagamos ¥360 por el ferry ida y vuelta). El boleto se compra en el momento a través de una máquina.

* Aviones. Si estás pensando en viajar a Okinawa, el avión es una buena opción. Sino, el tren sigue siendo lo más rápido y cómodo para moverse.

En el ferry llegando a Naoshima

Dentro de las ciudades:

– Metro. En Tokio, Kobe, Kyoto, Nagoya, Osaka, Sapporo, Sendai, Fukuoka y Yoyohama hay metro para moverse dentro de la ciudad. Un viaje en metro en Tokio cuesta unos ¥200.

– Buses urbanos y tranvías. Todas las ciudades tienen sistemas de buses urbanos y algunas también tienen tranvías. Pasan cada 20 minutos, más o menos, y se pagan con monedas antes de bajar (adentro hay una máquina que da cambio). En Kyoto, por ejemplo, usamos el colectivo para ir hasta Arashiyama, a una hora del centro (pagamos ¥230), y en Hiroshima usamos el tranvía para movernos de la estación al Memorial de la Paz.

– Bici. La bicicleta es un medio muy transporte muy usado entre los japoneses. En muchos lugares se pueden alquilar (preguntá en los hostels o Airbnb).

Tranvía moderno y antiguo en Hiroshima

JR Rail Pass: ¿conviene o no?

Una de las grandes dudas que teníamos antes de viajar era si sacar o no el JR Rail Pass. El JR Pass es un pase que te permite viajar en casi todos los trenes de la línea JR del país de manera ilimitada por 7, 14 o 21 días consecutivos. Se compra antes de entrar a Japón y está a la venta a través de varias empresas y agencias de manera online, aunque el gobierno japonés quiere implementar la venta dentro de Japón a un precio más alto. El pase de 7 días cuesta ¥29.110 (253 usd), el de 14 días cuesta ¥46.390 (400 usd) y el de 21 días cuesta ¥59.350 (516 usd).

El JR Rail Pass no incluye los trenes Nozomi o Mizuho (los más caros y rápidos) ni los JR Highway buses, pero son dos servicios que fácilmente se pueden reemplazar con otros trenes que sí están incluidos. Con el pase tenés la ventaja de que podés moverte por Tokio de manera ilimitada (siempre en los JR, no en el metro) y no tenés que pagar extra para reservar el asiento en los trenes que requieren reserva. Nosotros al final no lo compramos porque no teníamos un plan muy definido de viaje y no queríamos movernos tan rápido, pero no descartamos comprarlo en un próximo viaje si vamos por menos tiempo y queremos recorrer mucho. En mi opinión, el pase conviene si:

  • tenés planeado recorrer gran parte del país en esa cantidad de días (7, 14 o 21), sin quedarte demasiado tiempo en un mismo lugar
  • querés hacer base en una ciudad y recorrer la zona (aunque en ese caso te conviene averiguar por los pases regionales)
  • pensás hacer varios trayectos de larga distancia (con hacer la ida y vuelta de Tokio a Osaka ya cubriste el costo del pase de 7 días)

Nosotros hicimos cuentas y, en tres meses, gastamos un poco más de lo que nos hubiese costado el pase de 14 días. Nos movimos a un ritmo lento, pero también es cierto que dejamos de ir a algunos lugares porque el tren era demasiado caro.

Algo que no muchos saben es que el JR Rail Pass no es el único pase, hay muchos pases regionales (como el Kansai Area Pass, que sirve para la zona de Osaka – Kyoto – Nara) que son más baratos y se pueden comprar dentro de Japón, y que tal vez te convengan si tenés pensado quedarte en una zona específica del país.

Para mí, el mejor medio de transporte siempre será caminar.

Consejos finales referidos al transporte:

– En Japón las direcciones no existen (o si existen, no sirven de mucho). Las indicaciones casi siempre se dan con mapitas y referencias visuales. Si salís a caminar, lo mejor para orientarte es usar Google Maps (funciona bien, aunque suele fallar).

Las estaciones de tren de las grandes ciudades suelen ser bastante confusas, al menos para quien viaja a Japón por primera vez: son enormes y están llenas de gente, salen un montón de trenes a la vez, hay carteles por todas partes (en japonés e inglés) y a veces es difícil encontrar la salida a la calle (una vez estuve buscando la salida como por 15 minutos en la estación Shinjuku). Si te perdés, preguntale a cualquier guardia.

Todos los trenes salen en el minuto exacto así que no llegues tarde, sobre todo si tenés que viajar a otra ciudad en un tren específico. Varias veces llegamos corriendo unos segundos antes de que saliera porque no encontrábamos la zona de embarque o porque la plataforma estaba lejos. Una cosa es llegar a la estación a horario y la otra es llegar al tren a horario, andá siempre con un margen de al menos 20 minutos.

En Nara usamos bicis (estaban incluidas en el alojamiento)

 

6. Alojamiento: opciones y costos

Dormir en Japón es relativamente caro y los alojamientos (sobre todo los baratos) se llenan enseguida, especialmente en primavera y otoño. Japón es un país con muy pocas camas (o futones) en relación a la enorme cantidad de turistas que recibe, así que mi consejo es que reserves con anticipación (al menos una semana o 10 días antes). Lo más barato que vas a encontrar es a partir de 13-15 dólares la noche por persona, aunque lo más común es pagar entre 18 y 25 dólares por noche. Las opciones son las siguientes:

Hostels. Los hostels suelen ofrecer una cama en un dormitorio compartido por ¥2000 – 3000 (17 – 26 usd) pero no son comunes en todo Japón.

Guesthouse. Este tipo de alojamiento no suele tener dormitorios compartidos, sino habitaciones privadas para 2, 3, 4 o más personas con futones. Cuestan en promedio entre ¥3000 y 4000 por persona.

Cápsulas. Los hoteles de cápsulas suelen ser solo para hombres japoneses, aunque hay algunos que aceptan extranjeros y/o mujeres. Los precios empiezan en ¥2000 por noche.

Business hotels. Este tipo de hotel suele estar cerca de las estaciones y cuesta desde ¥6000 la noche por una habitación para una persona.

Ryokan. Los ryokans son los hoteles tradicionales japoneses. Suelen ser casas de madera con habitaciones tradicionales e incluyen comidas muy elaboradas y onsen (aguas termales). Cuestan desde ¥8000 por persona por noche.

Minshuku. Son la versión de bajo costo de los ryokan. La comida es más simple y las habitaciones y baños son compartidos. Cuestan desde ¥5000 (con dos comidas) o desde ¥3000 (sin comidas). En general no están publicitados en internet, así que hay que preguntarle a la gente del lugar si conoce alguno.

Airbnb. Airbnb es un sistema de alquiler de departamentos o habitaciones en casas de familia. Nosotros lo usamos bastante y fue lo más conveniente: siempre estuvimos en buenas ubicaciones y pagamos entre 13 y 25 usd cada uno por noche, es decir que por el precio de dos camas en un hostel tuvimos cuartos privados con acceso a la cocina y/o a toda la casa. En Kyoto, por ejemplo, pagamos 13 usd cada uno por un departamento entero para nosotros.

Camping. Fuera de las ciudades hay muchos lugares donde se puede acampar desde ¥500. Hay que tener en cuenta que los campings están en zonas alejadas y a veces no es tan fácil llegar. En Japón está prohibida la acampada libre.

Comic book stores (manga kisa). En las grandes ciudades existen tiendas de comics / cibercafés que están abiertas las 24 hs y cobran entre ¥1500 – 2500 por 8 horas de estadía. No te dan una cama sino un sillón y un cubículo privado. Sirve si perdiste el último tren (sobre todo en Tokio, donde te cuesta menos que pagar un taxi).

Workaway. Workaway es una web que promueve el intercambio de alojamiento y comida por trabajo. Suele haber varias oportunidades en Japón, sobre todo en áreas rurales.

Couchsurfing. Alojamiento gratuito en casas de familia. Nosotros no usamos Couchsurfing en este viaje ya que como ambos pasamos gran parte del día trabajando en la compu, nos pareció importante tener un espacio de trabajo y privacidad. Acá cuento qué es y cómo funciona Couchsurfing.

Housesitting. De vez en cuando surge alguna búsqueda de cuidadores de casa y/o mascotas en Japón, así que si querés hacerlo estate atento a las notificaciones de las webs de housesitting. En este post cuento mejor de qué se trata esto de cuidar casas.

Sala de estar de Kamp Hostel, en Okayama

La cocina de Orange Guesthouse fue nuestra oficina durante los días que pasamos en Kawaguchiko

En Nara nos encontramos con amigos y compartimos un departamento enorme que alquilamos por Airbnb y nos costó menos que dos cuartos privados en un hotel

Cuarto compartido típico de un hostel (este corresponde a Kamp)

En Japón es muy común dormir en futones sobre el tatami, como ven en la foto (esto es en LNK Osaka)

Muchos hostels, como Osaka Nest Guesthouse, tienen cocinas compartidas

La mejor casa en la que nos quedamos fue la que conseguimos a través de Housesitting (venía con dos perritas que tuvimos que cuidar por unos días!)

Este es el cuarto que nos tocó en un hotel de Kujukuri

En algunos hostels hay shows de música en vivo. En On the Marks Kawasaki hay noches de jazz casi todas las semanas.

7. La comida: ¿cuánto cuesta comer en Japón?

Lo más caro en Japón es dormir y trasladarse. En cuanto a la comida, depende: en comparación con algunas ciudades de Europa, Canadá y Australia comer en Japón no es tan caro. En comparación con el Sudeste Asiático, donde comés muy bien por 1-3 usd, es caro.

Algunas observaciones y precios:

  • Los restaurantes más baratos (y muy buenos) suelen estar dentro o en las cercanías de las estaciones de tren. También hay buenas opciones en los subsuelos de los department stores.
  • Una comida o set menu en un local o restaurante te cuesta alrededor de ¥1000 (como mínimo).
  • Un bowl de ramen cuesta unos ¥700-850 (más si le agregás extras).
  • En todos los restaurantes el agua está incluida.
  • Una de las opciones más baratas y rápidas es comer en los convenience stores o konbinis (minimercados como el 7-Eleven, Family Mart, Lawson, K-Mart y otros). Ahí conseguís bandejitas de comida hecha por ¥250-650, cosas de panadería, yogur, jugos, etc. Las bebidas cuestan entre ¥120 – 200. Hay konbinis en todo el país, nosotros nos volvimos habitués, aunque la verdad que varias veces nos cansamos de comer siempre lo mismo.
  • En cuanto al sushi, hay de varios precios: en el mercado de pescado de Tokio pagamos ¥1200 (10 usd aprox) por 5 piezas y fue el mejor sushi de mi vida, en otros lugares pagamos más o menos lo mismo por unas 6 piezas y estuvo bien, pero no fue algo que comiéramos todos los días. Hay locales de sushi más baratos, donde las piezas van girando en una cinta transportadora alrededor de la barra. Y si te gusta el sashimi, nosotros lo encontramos muy barato en los supermercados.
  • Otra buena opción para ahorrar (o para variar) es comprar los ingredientes en el supermercado y cocinarte. A veces los supermercados no son tan fáciles de encontrar, así que preguntale a la gente del lugar.
  • Podés comprar bebidas en cualquier máquina expendedora (hay en cada cuadra).

El mejor ramen que comí en Tokio. Un amigo japonés nos llevó al puestito al que va con sus amigos “después de una borrachera”. Me costó mucho terminarme el plato.

En casi todos lados, la comida se pide a través de máquinas como esta (nosotros pedíamos ayuda o usábamos la función fotográfica de Google Translate para entender)

En muchos restaurantes venden un set. Este costó unos ¥1800 / 15 usd y fue lo más caro que pagamos por comer

En Tokio es muy común ver puestos de comida donde cabe muy poca gente.

Si te gusta el sushi, no dejés de probarlo en el mercado de pescado de Tokio. Este fue el mejor sushi que comí en mi vida, especialmente el “aburi toro” (la segunda pieza vista desde la izquierda)

En las estaciones de tren venden las “bento box”, cajitas con comida lista para comer en el camino. Cuestan unos ¥800 – 1000

Las bandejitas de los minimercados nunca fallan. Son baratas y están disponibles a toda hora.

A la mañana solía comprarme un yogur, una fruta y algo de panadería antes de empezar a caminar

8. Presupuesto diario estimado y algunos consejos para ahorrar

Tus gastos dependerán del tipo de viaje que quieras hacer pero, a grandes rasgos, es muy posible que gastes unos ¥4000 – 5000 (35 – 45 usd) por día de viaje:  ¥2000 – 4000 por noche de alojamiento (en hostels o Airbnb) y ¥1500-2500 en comida por día (alternando los convenience stores con restaurantes o supermercados). A eso hay que sumarle los gastos extra como el transporte (podés hacer cuentas con Hyperdia), alguna entrada, una compra, un snack, onsen y/o pases de tren.

Obviamente, si viajás a dedo, hacés Couchsurfing o workaway, comés siempre en los minimercados o te cocinás, recorrés todo caminando y no entrás a nada que sea pago tus gastos diarios van a ser muchísimo más bajos. (En este post comparto consejos para ahorrar durante un viaje).

Consejos para ahorrar:

  • Hacé algunos recorridos en los buses nocturnos para ahorrarte una noche de alojamiento.
  • Viajá en temporada baja. Durante la época de lluvias hay mucho menos turismo y los precios son más económicos.
  • Usá los trenes locales en vez de los trenes de alta velocidad. Vas a tener que hacer más combinaciones y vas a tardar más, pero vas a ahorrar mucho.
  • Hacé couchsurfing (alojate en casas de gente) o workaway.
  • Tomá agua de la canilla (grifo). Yo hice eso, me compré una botellita reutilizable y la fui llenando en cada baño o cocina. El agua de Japón es potable y segura, jamás me enfermé.
  • Viajá a dedo. Japón es un país muy seguro, tal vez la dificultad más grande sea el idioma, pero todo se soluciona con un cartel escrito en japonés y un mínimo conocimiento de algunas expresiones básicas.
  • Andá al supermercado un rato antes de que cierre, ya que rebajan los precios de las bandejas de comida preparada y podés conseguirlos a mitad de precio e incluso menos.
  • Comé en los convenience stores. Hay mucha variedad de comida preparada y es más barato que cualquier restaurante.
  • Visitá los templos y jardines gratuitos. Entiendo que si estás en Kyoto puede ser muy tentador entrar a todos los templos de la ciudad, pero tené en cuenta que no hace falta ver todo para disfrutar de la experiencia. Yo solamente pagué para entrar a los templos y/jardines que me interesaba y visité muchos que eran gratuitos e igual de impresionantes.
  • Comprá en los “100 yen stores”. En casi todas las ciudades vas a encontrar este tipo de tiendas, donde (casi) todo cuesta 100 yenes. Una de las más populares es Daiso.
  • Caminá. Lo que más me gustó de Japón fue caminar por los pueblos y ciudades y ver la vida cotidiana de la gente.
  • Acá hay algunas ideas de cosas para hacer gratis en Tokio.

Andá a ver a “los Elvis” todos los domingos en Yoyogi Park (Tokio)

Disfrutá los colores del otoño (o de la primavera)

Cansate de mirar el Monte Fuji

Mirá las esculturas al aire libre de Naoshima

Encontrate con animales en las ciudades

Sentate a mirar

Este jardín fue uno de mis preferidos de Japón, se llama Isuien Garden y está en Nara. La entrada cuesta ¥800. Fue el único que pagué para ver.

Tené en cuenta que Japón es un país muy turístico, así que lo más probable es que compartas muchos lugares con miles de personas

Y los japoneses son adorables, así que aprovechá el viaje para entrar en contacto con ellos!

8. Nuestro itinerario y mis relatos

* Tokio y Kawasaki. Pasamos casi dos de los tres meses en Tokio (y una semana en Kawasaki), moviéndonos de un barrio a otro. La ciudad nos encantó y queremos volver. Estos son los posts que escribí al respecto: Rompecabezas de Tokio, 6 cosas para salir a buscar (gratis) en Tokio, Nuestra primera experiencia de housesitting en Tokio, Guía práctica para viajar a Tokio.

* Kujukuri. Queríamos pasar unos días frente al mar, así que nos fuimos a Kujukuri, en la prefectura de Chiba. Esto escribí al respecto: ¿Qué vamos a hacer diez días acá? Prácticas de slow travel en Kujukuri.

* Osaka, Nara, Kyoto, Kobe. Pasamos unos 15 días en la región de Kansai, donde vimos las hojas de otoño más espectaculares de nuestra estadía en Japón. Podés leer el relato acá: En busca de las hojas de otoño en Osaka, Nara y Kyoto.

* Hiroshima y Mijayima. Pasamos cinco días tranquilos en Hiroshima. Visitamos el Memorial de la Paz y la isla de Mijayima. Esto fue lo que escribí: Domingo en Hiroshima.

* Okunoshima (la isla de los conejos). No podía no ir a conocer una isla repleta de conejos amorosos. Acá mi post: El día que fui a Okunoshima, la isla de los conejos en Japón.

* Okayama, Kurashiki y Naoshima. Mucha gente pasa de largo estas ciudades, sobre todo si el viaje es corto. Kurashiki tiene un centro histórico con un canal y góndolas, y Naoshima es una isla repleta de arte contemporáneo e instalaciones al aire libre. De Kurashiki escribí: Un corazón de washi tape (o redescubrir obsesiones en Japón).

* Kawaguchiko. Hicimos base en este pueblo para recorrer la zona de los cinco lagos que rodean al Monte Fuji. Mi post: El Monte Fuji en mi ventana.

* Tokio. Y volvimos a Tokio para tomar el vuelo a Kuala Lumpur.

También escribí: Todo lo que me llevo a Japón, Primeros acercamientos a JapónLo más raro, divertido y curioso que encontré durante mi viaje por Japón.

9. Acceso a internet

Hay varias opciones para tener internet durante tu viaje:

– Wifi. Suele haber wifi gratuito en muchos konbini, department stores y estaciones, así como en los hostels y alojamientos.

– Tarjeta SIM. Nosotros nos compramos una tarjeta SIM cada uno para poder tener internet en nuestros teléfonos. Pagamos ¥4000 por una tarjeta SIM con 2 GB de datos y 3 meses de validez (no incluía número de teléfono, pero podíamos hacer llamadas por whatsapp). Si te quedás menos tiempo, hay opciones más baratas. 2 GB no es mucho para 3 meses, pero si lo usás poco y solo para lo necesario (Google Maps, Hyperdia, whatsapp, Google Translate, alguna consulta en Chrome), alcanza.

– Pocket wifi. Los pocket wifi son unos aparatitos de wifi portátil que cuestan unos ¥800 por día.

10. La seguridad

Japón me parece uno de los países más seguros que visité (sino el más seguro) junto con Islandia. Incluso en una ciudad gigante y tan poblada como Tokio, la gente se queda dormida en el tren con el teléfono en la mano, los chicos van solos al colegio (los ves subirse a los trenes con seis años como si nada) y la gente deja el teléfono, la computadora o la cartera en los cafés o restaurantes para indicar que la mesa está ocupada. Yo caminé sola y acompañada de día y de noche y nunca me sentí insegura. Nunca está de más ser precavido, pero Japón es un país en el que me relajé mucho. Si perdés algo de valor en la calle, volvé sobre tus pasos: seguramente va a estar donde se te cayó, sea plata, una billetera o un teléfono. Sino, andá a la comisaría más cercana, ya que la gente tiene la costumbre de llevar cualquier objeto perdido (incluso plata) a la policía.

Lo más inseguro que tiene Japón son los desastres naturales. El país es muy propenso a los terremotos, tsunamis y tifones. Es probable que sientas algún temblor durante tu estadía (nosotros sentimos varios a lo largo de tres meses, el más fuerte fue de 5.3 grados). Si hay alerta, seguí las indicaciones de la gente y andá a las áreas de evacuación.

Alguien perdió una llave y ahí quedó, esperando a su dueño

11. El idioma

Nos dijeron que no saber japonés podía ser un problema para viajar, sobre todo en zonas rurales donde no se habla inglés (después de mi experiencia viajando por China sin saber el idioma, creo que ya nada me asusta). Nosotros no hablamos japonés y pudimos viajar bien usando el inglés. Casi todo está señalizado en varios idiomas, las máquinas tienen la opción de inglés, los japoneses hablan un poco (y si no lo hablan, intentan ayudarte igual) y Google Translate nos salvó en varias oportunidades (sobre todo para entender los menúes que estaban solo en japonés y pedir la comida correcta). Cada vez que pedimos ayuda, la recibimos. Pero por no saber el idioma nos perdimos de tener conversaciones con gente que tenía interés en charlar con nosotros, entramos a lugares sin saber si eran restaurantes o casas particulares, no entendimos un montón de carteles y no pudimos conocer tan a fondo la cultura japonesa. Tomamos una clase introductoria de japonés en el hostel de Osaka y nos quedamos con ganas de aprender más (ojalá hubiese un superpoder que me permitiese hablar todos los idiomas del mundo…).

Estudiar japonés antes de viajar

Si te interesa mucho la cultura japonesa y querés sacarle el máximo provecho al viaje, te recomiendo estudiar algo de japonés antes de viajar. Si estás en Buenos Aires, podés contactarte con Gaby Occhionero: ella da clases particulares de japonés, asesora a quienes quieren viajar por su cuenta y arma grupos de viajes guiados por Japón. Gaby empezó a estudiar japonés a los 14 años en Buenos Aires, con una profesora nativa, y luego siguió sus estudios del idioma y la cultura en la Universidad de Soka, en Japón. Cuando volvió a Argentina se recibió de Profesora de EGB y comenzó a dar clases de japonés en el Instituto Privado Argentino – Japonés. En el 2005 armó el Programa de Capacitación de Japonés del Centro Universitario de Idiomas, donde es profesora y coordinadora, en el 2007 obtuvo el certificado como Profesora de español para extranjeros del International House (donde yo estudié inglés) y viajó más de 10 veces a Japón, donde vivió tres años. Su metodología se centra en el intercambio cultural, por eso incentiva a sus alumnos a conocer la historia, las costumbres y los valores de la cultura japonesa. La podés contactar a través de su web o página de facebook.

En el Osaka Nest Guesthouse tomamos una clase introductoria de japonés

Y por último, les dejo una web con info muy interesante de lugares no tan conocidos para ver en Japón: Atlas Obscura.

Seguramente me falte cubrir muchos aspectos, así que pregunten lo que necesiten en los comentarios o compartan las experiencias que crean útiles para otros lectores. ¡Buen viaje!

Nota: le pongo muchas horas de viaje, caminatas, investigación y trabajo a estas guías prácticas y te las ofrezco de manera gratuita porque es lo que a mí me hubiese gustado leer antes de viajar. Si te sirven para planificar tu viaje, por favor considerá reservar alguno de los siguientes servicios a través de estos buscadores. Si lo hacés, me dan una pequeña comisión que no se suma al precio final de tu compra y que me ayuda a seguir viajando y publicando guías como esta. ¡Gracias!