Menú principal

Menu

Hong Kong en 10 palabras – parte II

Alla faltan, aca sobran

6. OCTOPUS

Los tiempos de coleccionarlas y esconderlas, de tener que ir a los quioscos para rogar que me dieran alguna, de sacarlas de la “caja secreta” de mi mamá, de guardarlas como oro… esos tiempos quedaron atrás. Me refiero a las monedas en Buenos Aires. El “no tengo monedas para el bondi” no aplica en Hong Kong. Acá existe la maravillosa Octopus Card: una pequeña tarjeta magnética que sirve para pagar en todos los colectivos, subtes, barcos, quioscos, 7-Eleven y derivados, e incluso en algunos restaurantes y negocios de Hong Kong. La única condición es cargarle un mínimo de 50 HKD (unos 7 USD) y está lista para usar. Journey me prestó la tarjeta de su hermano y cuando la cargué por primera vez le pedí a la chica que me atendió que solamente acreditara 50 HKD de los 100 que le estaba dando, pero se ve que mi chino no es claro (mentira, no hablo chino) y me acreditó los 100 HKD de una. Pensé: no hay manera de que gaste 100 HKD (14 USD) en tan poco tiempo. ERROR. Se ve que sigo acostumbrada a los países súper baratos, esos que me gustan tanto, donde un viaje en transporte público te cuesta unos 20 centavos de dólar (obviamente sin ningún tipo de “comodidad”). Hong Kong es “caro”, obviamente siempre “en comparación con”. En comparación con los países que visité antes (Tailandia, Malasia, Indonesia, Filipinas), HK es caro. En comparación con Argentina, no estoy totalmente al tanto de los precios actuales, pero HK no es TAN caro. En comparación con Europa, HK sigue siendo barato. Un viaje en colectivo: de 6 a 14 HKD (un dólar estadounidense equivale a 7 dólares de HK); un viaje en subte (según la distancia): entre 4 y 25 HKD; un almuerzo/cena baratísimo/a: 25-40 HKD (de 3 a 7 USD); un almuerzo/cena normal: 45-100 HKD (de 7 USD para arriba); un café latte en Starbucks: 38 HKD (casi 6 USD); un combo de McDonald’s: desde 35 HKD; una remera: de 25 HKD (baratísima) para arriba. Algunos dirán qué caro, otros dirán qué barato. Todo depende desde qué rincón del mundo y situación me lean.

Notese la falta de “i” antes de la palabra Phone

7. CHINA-PHONE

Como estuve considerando la posibilidad de comprarme un celular en Hong Kong, no pude evitar notar que acá todo el mundo se la pasa pegado a la pantallita de sus teléfonos súper tecnológicos. Es como las mujeres embarazadas que solamente ven embarazadas por la calle, o los enyesados que encuentran colegas por todas las plazas. Yo solamente veía celulares de todos los tamaños y colores (algunos incluso tuneados con carcasas) por todos lados. Mi pobre Nokia parece prehistórico al lado de las naves espaciales que vi a la gente usando en los subtes y colectivos. Todos tienen internet, juegos, camaritas, 3G, 4G, GSM y esas letras que no sé muy bien qué significan. Dicen que HK es uno de los lugares más baratos para comprar el iPhone desbloqueado, así que Journey, que la tiene clarísima con el tema de comprar cosas baratas, me llevó a Mong Kok, uno de los mercados más grandes y baratos de HK. Hay un shopping donde solamente se venden celulares, aunque hay que tener cuidado porque hay mucho trucho “made in China”. El iPhone 4 todavía no salió oficialmente en HK, pero ya circula por el mercado negro, aunque el precio es bastante saladito: 7000 HKD (1000 USD). El iPhone 3Gs liberado cuesta desde 5000 HKD (700 USD), lo cual también me pareció demasiado así que desistí. Me quedaba otra opción: el China-Phone, una copia “física” del iPhone. De afuera, es igual, pero creo que cuando lo prendés con suerte podés hacer un par de llamadas antes de que se autodestruya. Es muy barato. No gracias, para recuerdos inservibles de China mejor me compro un imán para la heladera.

Pies vistos en algun subte

8. OCCIDENTE

Hong Kong es una región de Asia bastante “occidentalizada”, es cierto. Primero porque fue colonia británica hasta hace poco tiempo y uno de sus idiomas oficiales es el inglés, segundo porque es una ciudad de negocios sumamente internacional con residentes y visitantes de todas partes del mundo, tercero porque a pesar de formar parte de China, tiene su propio gobierno cuasi independiente del poder chino. Es la ciudad más abierta al capitalismo y a las influencias externas de las que visité hasta ahora. Un desfile de marcas internacionales: Prada, Gucci, Tiffany’s, Ermenegildo Zegna, Louis Vuitton, Dior. Un lugar sumamente a la moda donde hombres y mujeres se acoplan a las tendencias de Italia y Francia. Una isla donde residen grandes empresarios europeos, japoneses, estadounidenses en sus casas más que lujosas. Una isla donde el metro cuadrado es el más caro del mundo después de Nueva York. En HK, locales y extranjeros se reúnen a tomar un café en Starbucks o en Pacific Cafe, comen en restaurantes de “western food” (comida italiana, francesa, española), acompañan con cerveza o vinos chilenos y franceses, toman su Haagen Dasz de postre. Todos los locales están “on sale”, las remeras están estampadas con fotos de Los Beatles y con frases ingeniosas/divertidas en inglés. Las calles están limpias, los baños son un lujo, todo el transporte público tiene aire acondicionado, la comida es excelente incluso en los locales dentro de las estaciones de subte, el wi-fi gratuito está disponible en muchísimos sectores de la ciudad, hay internet gratis en las estaciones de subte (con computadoras y todo). En fin… la ciudad megahipersónica.

No olvidar que estamos en Asia

9. ORIENTE

Sin embargo, HK sigue siendo parte de un país asiático. Detrás de los altísimos edificios y de los negocios de primeras marcas, todavía se esconden templos budistas y taoístas, mercados locales, pequeños altares en la calle, puestos de comida con el menú solamente en cantonés. Los fideos y el arroz siguen siendo parte de la dieta diaria. Las pequeñas islas que rodean a la isla de HK (que es la mayor de las islas que conforman lo que se conoce como Hong Kong Special Region) no tienen ese desfile de marcas ni esa arquitectura tan modernista, sino que son ciudades más chicas, pueblos de pescadores, lugares con más naturaleza. En Lanthau Island está erigida la mayor estatua de Buda al aire libre del mundo; cerca, en Tao-i, se puede caminar entre casas construidas sobre palitos (sic) a orillas del agua, en Lamma se puede elegir pescados y mariscos (aun vivos, metidos en peceras) para comer hasta reventar. El glamour, por así decirlo, está solamente en una pequeña parte de la región de Hong Kong. Los hongkoneses siguen siendo asiáticos después de todo (y están orgullosos de serlo). Sin generalizar, después de este tiempo puedo afirmar que a los asiáticos les encanta sacar fotos y posar para la cámara. Aquel estereotipo que tenemos de los turistas chinos/japoneses en Argentina con sus cámaras de foto último modelo colgadas al cuello tiene algo de cierto. El Sudeste Asiático (que es la porción de Asia que estoy empezando a conocer) es un sector del mundo sumamente fotografiable. Un dato curioso: según me dice mucha gente que me cruzo, los occidentales prefieren Nikon y los orientales son fans de Canon. Al parecer es un tema de piel y colores: los occidentales salen mejor fotografiados en la lente Nikon y los orientales aman los retratos de Canon.

East and West

10. MEZCLA

Nada mejor que la mezcla: eso de East meets West, de mujer asiática se casa con hombre occidental y viceversa, de cocina fusión italiana-china, de templos y edificios conviviendo en armonía. Pero lo interesante que vengo descubriendo hace un tiempo es la mezcla de oriente con oriente: lo que acá se conoce como “Style”. Ejemplo: sacarse una foto haciendo una V con dos dedos al lado de los ojos es muy “japanese style”, usar el pelo planchado y una toalla en el cuello también es “japanese style”, ciertos platos de comida son “korean style”, algunos programas de televisión son “taiwanese style”. Me encanta ir descubriendo estos detalles, aunque necesito la ayuda de mis “traductoras” para darme cuenta de qué país proviene cada tendencia. Los asiáticos toman algo de cada país vecino y lo adaptan a su ciudad, aunque siempre remarcando de dónde proviene: “This is korean/taiwanese/japanese/chinese/etc style”, me explican mis amigos. Otra vez algo que demuestra que los asiáticos no son todos iguales, sino que, al contrario, la variedad en este rincón del mundo es asombrosa… Una vez, en la casa de un amigo chino, me puse las ojotas con medias y le dije: “Esto es Uruguay-style” y él me respondió: “No, eso es Japanese style”. Saquen sus propias conclusiones.

, ,

Comentarios acerca de Hong Kong en 10 palabras – parte II

  1. chiquitina 21/07/2010 at 02:31 #

    jajaajaja Uruguay style!! no entienden nada!! buen resumen!! me encantan estos post englobadores.

  2. Okina 21/07/2010 at 07:40 #

    Ani
    Cada vez escribis mejor, mas interesante y con un refinado sentido del humor. Esplendido tu analisis de los “syles”, tus observaciones son muy sagaces y divertidas. No se que va a pasar al final del viaje supongo que lo que escribas va a pasar a ser sublime.

  3. Okina 21/07/2010 at 07:41 #

    of course traer iman para la heladera!!!

  4. Pipano 21/07/2010 at 23:21 #

    Estos post de HK en 10 palabras se pueden resumir en dos: Qué Buenos!!

  5. Pipano 21/07/2010 at 23:23 #

    Será redundante enviarte felicitaciones por estos textos. Que sea redundante. Felicitaciones!!

  6. eva 24/07/2010 at 21:22 #

    Fascinante la descripción. Ani, tus relatos son clarísimos y hacen que todo lo pueda ver como si lo estuviera viviendo

  7. nicolas 27/07/2010 at 00:48 #

    Han sido no 10 palabras sino 11 y alguna que otra más, pero sensacionalmente relatadas. Enhurabuena
    Cuidate.Un abrazo.

  8. nicolas 27/07/2010 at 00:48 #

    Han sido no 10 palabras sino 11 y alguna que otra más, pero sensacionalmente relatadas. Enhurabuena
    Cuidate.Un abrazo.

  9. Agustin 29/07/2010 at 20:30 #

    Escabullendome de mi supervisora de mi trabajo burgues de oficinista logre entrar a tu blog.
    Tanta envidia como buenos estan los posteos. Conta mas!.

  10. clancy 29/07/2010 at 16:26 #

    Globalization is actually westernization. Not necessarily to westernize but more often it is the “weaker” one adapts something from the one with strong influence. It seems the influence nowadays are measured both economically and culturally.

    The traditional architecture in the picture is a mixture of Chinese Tang Style and Japanese Style. But I would say they did not do that on purpose. And I think most Chinese people do not even know that is Chinese style.

    I guess you’ve been to Chi Lin Nunnery near to that garden. That was build according to authentic Chinese Tang Style. I love Tang Style buildings. Although this one is built in modern time. For more Tang style, you have to go to Japan xDD

  11. Rocio Verde 03/04/2013 at 12:38 #

    Para mi Hong Kong 香港, es una ciudad con encanto, tu descripción en 10 palabras esta muy bien, pero para mi es algo mas.

    Gran articulo y buenos recuerdos me ha traído.

  12. The patitas en el mundo 21/03/2015 at 06:43 #

    Preparando la llegada a HK hemos topado con tus post sobre la ciudad y nos han entrado unas ganas locas de perdernos en la ciudad!
    gracias or compartir experiencias!
    Saludotes!

Dejá tu comentario

¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×