Menú principal

Menu

Modo barco

Salir de Buenos Aires es más difícil que ganar una carrera de Supermatch. La ciudad nos pone muchos obstáculos: la calle de abajo cortada, la 9 de Julio con piquetes en ambos extremos, ningún colectivo nos deja bien, voy cargada de libros y de abrigo y me cuesta caminar, el taxista toma el peor camino y tiene que retomar para evitar otra manifestación, el frío polar se adelantó al invierno y me dan ganas de quedarme en casa. Antes de salir tuve que hacer veinte cosas mundanas pero indispensables como empacar, bañarme, comer, responder mails, imprimir los pasajes, sacar la basura. Pero llegamos a la terminal de Buquebus y apenas me subo al barco me cambia el humor. Es automático. Ir a Uruguay siempre me pone contenta.

viaje-a-uruguay-montevideo-25

El viaje a Montevideo dura dos horas y pico y durante ese tiempo pongo el celular en modo avión y la cabeza en modo barco. Me gusta no tener internet por un rato, me encanta sentir cómo me desplazo por el río. Abro la mesita de mi asiento, saco tijera y plasticola y hago un collage en uno de los tres cuadernos que traje. Dónde quedó la viajera minimalista, creo que la perdí en alguna papelería francesa cuando acepté que lo mío son los cuadernos y empecé a documentar mi vida en varios a la vez. Ahora, además de la computadora, en la mochila llevo cuadernos, journals, una cartuchera, microfibras, lápices, regla, resaltadores, libros. Me resulta muy fácil escribir en mis cuadernos, lo hago todos los días, lleno varias páginas, pero me cuesta bastante escribir acá. Últimamente también me cuesta viajar, viajar en el sentido de movilizarme, de tener que tomar un colectivo que me dejará en una estación donde tomaré otro colectivo o barco o avión que me dejará en otra estación desde la que tomaré otro colectivo para por fin llegar a donde voy. Sigo pensando que el camino es lo más lindo del viaje, pero a veces la teletransportación me tienta.

Algunos objetos que se sumaron a mi mochila de viajes.

Algunos objetos que se sumaron a mi mochila de viajes.

No pasaron ni quince minutos desde que salimos del puerto y L ya se durmió. Qué facilidad que tiene. Capaz es momento de contar que nos casamos. Digo, que L y yo estamos casados, desde diciembre del año pasado, y ahora soy señora, o madame, y tengo marido. De a poco me voy acostumbrando a esa palabra. Cada viaje que hacemos decimos que es nuestra falsa luna de miel. Esta es la segunda, Perú fue la primera, aunque nunca nos propusimos irnos de luna de miel porque nuestra relación ya empezó de viaje. Lo dejo a L durmiendo, me voy a dar una vuelta por el barco y entro al Free Shop, solo para mirar. La gente compra como si fuese un supermercado: chocolate de tamaños descomunales, perfumes con nombres de famosos, mermelada francesa, sal marina. De repente el techo vibra, el barco aceleró y las botellas de Bailey’s, Absolut y Johnny Walker tiemblan y se golpean entre ellas. Creo que nunca estuve en un Free Shop que se moviera y diera saltitos. A una señora la están maquillando con una base blanca, en el área de tecnología un japonés inspecciona la caja de un drone, alguien convierte los precios a pesos en voz alta, paso por la zona de mochilas, las miro con ganas, sigo de largo, me acerco a la parte infantil y veo un set de 50 marcadores, todos de colores distintos. Me voy con el set de 50 marcadores. Otro elemento para mi mochila de escriviviente.

Miren cuántos colores!

Miren cuántos colores!

Vuelvo al asiento, L sigue durmiendo, me pongo a pintar algunos dibujitos que hice hace tiempo, estoy en un largo proceso de aprender a dibujar y colorear. Son las cuatro de la tarde pero siento que son las siete. El río está un poco picado, me cuesta escribir a mano. Miro por la ventana y pienso en todos mis viajes en barco, en los que hice de chica, en lancha, cada vez que íbamos al Tigre, en cómo el ruido del motor me hacía llorar, pienso en las lanchas colectivas del Delta, en el ferry que tomé con Belu en Costa Rica, en el barco de carga al que no pude subirme. Estando en Francia se me metió en la cabeza la idea de volver a Argentina en un carguero pero no lo conseguí y me quedaron las ganas.

Llegamos a Montevideo y mientras el ferry amarra se hace de noche y yo me pongo más contenta que antes. Le digo a L que la gente en Uruguay es muy amable, que ya va a ver, y cada vez que tenemos una situación de amabilidad lo miro con cara de loca, viste qué amables que son. Salimos del puerto y el cuidador del estacionamiento nos dice que cortemos camino entre los autos, una mujer nos abre el molinete para salir del puerto y hace chistes, le pido indicaciones a un hombre para ir a la peatonal a tomar el colectivo y me dice que es ahí nomás, a pocas cuadras, pero que esa zona, la del puerto, donde estamos, es muy peligrosa, que salgamos cuanto antes, y pienso que no debe ser tan terrible pero igual el miedo se instala. Qué fácil que es sentir miedo (siempre me sale escribir “mierdo”), basta con que alguien diga la palabra “peligro” para que todo el cuerpo se me ponga en alerta y la temperatura interna me baje unos grados. Mientras esperamos veo cómo todos los negocios van bajando las persianas, uno después de otro, como fichas de dominó, y la calle queda vacía. Cada dos o tres minutos suena la alarma medio ronca de un estacionamiento del que entra o sale un auto. Llega el colectivo.

Al día siguiente, una pared me dice esto.

Al día siguiente, una pared me dice esto.

En algunos colectivos de Montevideo hay cobrador, además del conductor, y justo nos toca uno con un cobrador risueño al que me dan ganas de abrazar. En realidad creo que quiero abrazar a Uruguay, en general, que siempre me desacelera la cabeza y me pone en modo relax. Llegamos a lo de Fede y Lau, la pareja que nos va a alojar por tres noches, y me enamoro de su casa. Es antigua, la restauraron ellos, tiene dos salas donde cada uno da clases, ella de pilates y él de guitarra y canto. Ahora mi nueva moda es enamorarme de las casas, sobre todo de las que tienen el espacio de trabajo integrado, como si viajara solo para hacer un relevamiento de casas por el mundo. Les cuento a nuestros anfitriones que vine a Uruguay a presentar mi segundo libro. Hablamos de viajes, Fede me dice que les gusta viajar pero poco, que después de un tiempo extraña su casa, “tenemos muchas rutinas que no podemos hacer en todas partes, como el estiramiento, la vocalización”. Me doy cuenta de que yo también tengo rutinas que solo puedo hacer en mi casa, como completar mis ochocientos journals diarios o quedarme leyendo en el sillón al lado de mi biblioteca.

Encontré este billete en una alcancía pero me parece que está para un museo. La moneda cambió en 1993.

Encontré este billete en una alcancía pero me parece que está para un museo. La moneda cambió en 1993.

A la mañana siguiente salgo a caminar. Voy de Pocitos a Ciudad Vieja y vuelvo a sentir que caminar es mi manera de meditar, que estoy en modo barco, dejándome llevar por la corriente, tratando de descubrir qué quiero en esta etapa de mi vida, qué busco en cada viaje y en cada ciudad, en modo barco barrilete. La ciudad está tranquila y otoñal, hace menos frío que en Buenos Aires y eso me alegra, no me convierto en marmota como la última vez que vine. Mientras camino grabo mi fluir de pensamientos en el teléfono, como si me mandara audios de whatsapp a mí misma. Digo, por ejemplo: “Veo cosas relacionadas con el agua, como un mural con dibujos de anclas y barcos, y me acuerdo de que ya estuve acá, en una llamada, la primera vez que vine a Montevideo, me acuerdo de esta escalera (…)”. En una pared encuentro a Wally. Está ahí, enorme, chocando manos con el mago. Lo miro. Grabo: “Cada cual busca a su Wally en cada ciudad a la que va o en la vida que vive. ¿Qué pasa cuando encontrás a Wally? Das vuelta la página y lo buscás otra vez, en la siguiente, y así hasta terminar el libro. Y cuando se termina el libro pasás a Buscando a Wally 2 hasta terminar la colección. Pero qué pasa si en vez de Wally querés buscar a Willy y no sabés cómo está vestido ni qué color de gorro o cara tiene. ¿Cómo sabés que lo encontraste?

Wally.

Wally.

Cómo me gustan estos fondos antiguos.

Cómo me gustan estos fondos antiguos.

Esquina otoñal.

Esquina otoñal.

Me gustó la remera hippie que se seca en la terraza.

Me gustó la remera hippie que se seca en la terraza.

Mural.

Mural.

Un frente del centro que me gustó. Esta vez no saqué muchas fotos, no llevé la cámara grande.

Un frente del centro que me gustó. Esta vez no saqué muchas fotos, no llevé la cámara grande.

Esa tarde presento “El síndrome de París” en La Madriguera, un café de Carrasco. Llega el momento de las preguntas y una chica me dice: “En tus viajes hablás mucho de los detalles, mostrás el día a día de los lugares, ¿siempre supiste que querías escribir acerca de los viajes cotidianos?“. No, y me encantó la definición. Cuando empecé solo sabía que quería escribir de viajes, después me fui dando cuenta de que dentro de eso hay subgéneros y muchas opciones y al final el tema, lo cotidiano, me encontró a mí.

Lau, nuestra anfitriona, se enganchó con mi libro. :)

Lau, nuestra anfitriona, se enganchó con mi libro. :)

Acá fue la presentación, en el café La Madriguera.

Acá fue la presentación, en el café La Madriguera.

Visto cerca del Mercado Agrícola. ¿Será que hay alguien que secretamente interviene autos con submarinos? Había dos así.

Visto cerca del Mercado Agrícola. ¿Será que hay alguien que secretamente interviene autos con submarinos? Había dos así.

Ropa colgada.

Ropa colgada.

El día antes de volver a Buenos Aires nos vamos a Colonia. Justo es 1 de mayo, el feriado más feriado, y hay poca frecuencia de colectivos. Llegamos cuando el sol ya está bajando.

—Quiero que veamos el atardecer frente al río, Colonia tiene uno de los mejores atardeceres que vi, no sabés —le digo a L.

Nos instalamos a orillas del río con comida y abrigo.

—Mirá, allá está Buenos Aires, entre el barco y la isla, ¿ves?

Muy a lo lejos veo las siluetas casi fantasmas de los edificios de Puerto Madero y me da un poco de impresión. Nunca vi Buenos Aires desde esta perspectiva.

—¿Cómo te imaginás nuestro futuro? —le pregunto a L.

—En Japón, en Hawai, en Francia, yendo a lugares con mar, sol, olas…

—Pero con una base. Necesito una casa. Estuve muchos años dando vueltas sin tener un espacio propio, no sé si lo puedo volver a hacer.

Muy muy en el fondo se ve Buenos Aires.

Muy muy en el fondo se ve Buenos Aires (en la foto me parece que no se distingue).

Las callecitas del casco antiguo de Colonia del Sacramento.

Las callecitas del casco antiguo de Colonia del Sacramento.

Oscurece.

Oscurece.

El cielo se nubla y nunca vemos el atardecer. Al día siguiente el barco nos deja en Buenos Aires a las 12 del mediodía. Me parece tan raro y a la vez tan lindo y distinto llegar a Buenos Aires en barco. Mientras caminamos hasta la parada del colectivo, L me dice que Uruguay le gustó mucho y que está contento de volver a Buenos Aires. Hace menos frío que hace unos días, el colectivo va casi vacío y nos lleva por San Telmo. Caminamos una cuadra, las bicisendas están llenas de hojas amarillas, el verdulero de la esquina está en su puesto, la librería está abierta, los alumnos entran a la facultad. Entramos a casa y el aire está calentito. Abro las ventanas, se nota que no hubo nadie por unos días.

Gracias a todos los que me ayudaron a presentar el libro en Montevideo:

  • A Buquebus por llevarnos directo a Montevideo en “Francisco” y hacer posible la idea de presentar mi libro en Uruguay.
  • A La Madriguera Café por darme un espacio lindísimo para presentar mi libro y encontrarme con los lectores. A Felipe, un lector, por haber sido el puente entre ellos y yo.
  • A Cari Fossati, periodista uruguaya y autora del blog Hills to Heels, por hacer de presentadora y ayudarme a contar mi libro a través de sus preguntas.
  • A Lore y Cari, por el paseíto del día siguiente. A Pablo, por los ñoquis y el reencuentro. A todos los lectores montevideanos que me ayudaron pasándome información por mail. Y a todos los que fueron a La Madriguera. ¡Gracias! Espero volver pronto.

BIS. Si trabajara en un noticiero daría noticias como estas:

, , , , , , ,

Comentarios acerca de Modo barco

  1. Tatiana 05/05/2016 at 20:50 #

    Me encantó el relato, pero tengo que decir… excelente el video del final!

  2. Analía 05/05/2016 at 23:25 #

    Modo barco…qué buena forma de llamarle a mis caminatas meditativas, es verdad que uno siente que va como flotando y por la cabeza van entrando y saliendo los pensamientos sin amarrar en ningún muelle del cerebro, así nomás van, como a la deriva…lo adopto al nombre, me encantó “modo barco”. Y me encanta todo lo que se ve en tu blog, ahora tengo que conseguir tus libros para mirar más adentro de tu universo. Gracias por hacer más lindo este rincón del mundo. Y el video del final me hizo pensar que, a los noticieros de la tele, les están haciendo falta las noticias importantes

  3. Leticia 06/05/2016 at 09:57 #

    Aniko me alegra que te haga feliz venir a Uruguay! Increible ver las fotos de mi ciudad y descubrir imagenes cotidianas como si se tratara de algo nuevo! Coincido contigo que Colonia es una ciudad encantadora que tiene unos atardeceres increibles!
    Felicitaciones por tu nueva etapa de casada! Hasta muy pronto!!!

  4. Maite Luchelli Fassa 06/05/2016 at 10:32 #

    Felicitaciones Aniko!! por el libro, por el marido, por la nueva forma de ver la vida (pensando en “casa para hacer base”) y por tener en el corazón a Uruguay! Soy de la Patagonia y siento a Uruguay como mi segunda casa.
    PD: Cari Fossatti es lo más!!! estuve en su casa en marzo y me llevó de paseo por Pocitos. Una genia!

    Abrazo desde Trelew!

    • Cari Fossati 06/05/2016 at 21:33 #

      Gracias divina!!! Ya se dará el momento de conocer la Patagonia y Trelew será parada obligatoria (aunque te juro que por estos días hace tanto frío en Montevideo que creo que la Patagonia se nos está acercando!!!) En fin ya se dará, beso enorme!

  5. Diego Javier Filippini 06/05/2016 at 12:21 #

    Ya lei anteriormente tus post de Montevideo en este blog, y siempre me hago la misma pregunta ¿Conoces la zona del Prado en Montevideo? Pregunto porque nunca vi fotos acá. Es una zona turística, y hay gente que toma el paseo en micros, pero yo la hice a pie. Es una zona muy interesante, ahí están el jardín botánico, el jardín japonés, la quinta presidencial. La parte más interesante es que uno camina por un barrio y ve castillos, si castillos, una iglesia estilo gótica (creo) en pleno barrio. Cosas así de increíbles, sacadas fuera de contexto. O un hotel en medio de una plaza, aunque creo que ahora funciona sólo como museo, pero no deja de ser raro. En el botánico también hay cosas interesantes, como por ejemplo algún que otro mural al que vale la pena sacar muchas fotos. Con respecto al modo barco, es lindo siempre y cuando no haya sudestada, pero sigue siendo un medio de transporte atractivo para viajar.
    A Colonia he ido muchas veces y seguiré yendo. Siempre le descubro más cosas. La única parte que no conozco y que si vi en el blog es la del Sheraton y la cancha de golf. Algún día me daré el gusto.

    • Aniko Villalba 09/05/2016 at 15:29 #

      Hola Diego, me parece que no estuve en la zona del Prado, al menos no en estas últimas visitas. Siempre fui a Montevideo a ver amigos así que hay mucho que no conozco todavía.

  6. Maru 06/05/2016 at 20:05 #

    Me encantó esta idea del modo barco! Es algo que suelo hacer siempre que puedo salir a caminar por las calles de mi querida Montevideo, nunca le había puesto nombre, me gusta!
    También me encanta tu libro, mi libro nuevo ahora, que la verdad me puso a pensar y mucho!
    Felicitaciones, por el libro, por el casamiento y por estos relatos que es tan lindo leer!

  7. Cari Fossati 06/05/2016 at 21:28 #

    Me encanta como describís a Uruguay, siempre es interesante ver como otros ven a tu propio país, y cuando la pluma es argenta suele incluir una mirada cargada de romanticismo, ¿por qué será?
    Un placer haberte conocido y un honor ayudar en lo que sea posible con la difusión del libro -que me lo sigo devorando desde el kindle. Todavía me acuerdo cuando, allá por inicios de 2012, empezaba con esto de ser bloguera durante mis primeros días en Nueva Zelanda, y un viajero me pasó un link a tu blog. Desde ese día, aunque te conocí personalmente recién el año pasado, fui siguiendo tus viajes y experiencias hasta sentir como te conozco. Me siguió pasando después, varias veces, que personas -entre ellas mi hermana- te “descubrieran” y corrieran a contarme sobre vos y tu blog diciendo que me iba a encantar (¡Y con razón!)
    Luego fui conociendo más viajeros-blogueros -los chicos de Magia en el Camino y los de Marcando el Polo, por ejemplo- y al volver a mi país a gente como a Andrés (www.bitacoradeviajes.com) y Lore (www.quememorialamia.com) con los que juntar ideas para crecer, con los que hicimos la primera red de blogueros de viajes del Uruguay. Pero vos fuiste mi primera ídola o referente, la primera en mostrarme que se puede ser mujer, joven, periodista, viajar, escribir, sacar fotos y vivir de eso. Aunque obvio que siempre tratando de no caer en la tentación de copiarte (no podría aunque quisiera, esa pluma y ese lente tienen sello propio). Creo que uno de los desafíos en esto de los blogs que da tanta libertad -safás del editor, por ejemplo- es eso de encontrar el estilo, ¿no? Porque hay tantas maneras de viajar como personas en el mundo y creo que lo atractivo de un bloguero de viajes es justamente la subjetividad de cada relato, donde las descripciones se entremezclan con sensaciones y anécdotas personales.
    Hablando de eso, me encantó leer además por fin los detalles del casamiento -para los que todavía no leyeron “Síndrome de París”, ahí van a encontrar la historia de L.- y no solo es que me alegro por vos, sino que lo tomo como un indicio de que quizás en algún lugar del mundo también exista un alma nómade que me esté esperando a mi jajajaja.
    Me alegra también que hayas descubierto “Tiranos Temblad”, es muy muy bueno! Justamente esas “pequeñas cosas cotidianas” por las que te preguntó la chica en la presentación, es de las que se ocupa ese noticiero uruguayo no oficial… de cosas cotidianas que le pasan a uruguayos medios, que las suben a Yotube pensando solo en su familia o amigos. Y la compilación termina siendo una obra de arte!
    También me hizo mucha gracia ver un comentario de tu compatriota Maite, que estuvo en casa en Montevideo unos días. Esas casualidades que pasan no solo cuando se está en el exterior, sino también en casa, de sentir que en el fondo el mundo es muy chico. ¡Beso enorme Maite, ojalá se me de pronto conocer Trelew!

    • Aniko Villalba 09/05/2016 at 15:27 #

      Gracias Cari <3
      Por tus palabras, por tus lecturas, por presentar mi libro en Montevideo. Me encantó conocerte!
      “Tiranos temblad” fue un gran descubrimiento, me lo pasó mi primo hace unos meses y me pareció genial.
      Te esperamos por acá!
      Beso grande!

  8. Rosario 06/05/2016 at 21:31 #

    Leerte SIEMPRE es un gusto, pero el vídeo es lo más 😉
    PD: ayer termine el síndrome de Paris, sin spoileartelo te digo que me encantó. Se nota tu crecimiento/evolución. En otro momento , si queres, te hago una devolución más completa. Saludos!!!

    • Aniko Villalba 09/05/2016 at 15:25 #

      Gracias Rosario!
      Sí, cuando quieras, me encantaría leer tu devolución.

  9. Vanessa (@sannevita) 07/05/2016 at 02:58 #

    Felicidades por tu segundo libro, Aniko! Mi marido y yo te seguimos desde hace ya varios años y no dejamos de fascinarnos con tus relatos, somos tus seguidores empedernidos (fuimos a verte en la presentación de tu primer libro en Madrid y siempre me arrepiento de no haberme acercado a saludarte). Estamos ahora recorriendo el Sudeste Asiático y siempre pensamos en ti :)

    Felicidades también por tu boda con L, les deseamos muchos viajes juntos <3

    Un saludo con gran cariño,

    Vanessa y Luis de http://www.lamochilainfame.com

    • Aniko Villalba 09/05/2016 at 15:24 #

      Gracias Vanessa, buen viaje a los dos, ya nos volveremos a cruzar!

  10. Ivan 07/05/2016 at 13:32 #

    Hey Aniko buen blog, acostumbro a leerte siempre y cada vez tengo más y más ganas de viajar por ahí. Cuando pasarás por Paraguay? jaja Saludos!.

  11. Catalina Gaviña 08/05/2016 at 01:08 #

    TE CASASTE!!!!! Qué notición, Madame Villaba!! Es más, leo este blog desde 2011 o 2012, no sé, pero nunca comenté, o no me acuerdo. Y esta noticia me alegró mucho porque estoy leyendo tu libro nuevo y creo que es lo que estabas necesitando: amor, quietud y alguien que te esponsoree los cuadernos, de paso. Viste la peli Medianeras, ¿no? ¿De ahí sale lo de Wally en la ciudad? Si no, mirala! Beso grande y que disfrutes mucho tus 50 fibras!

    • Aniko Villalba 09/05/2016 at 15:23 #

      Gracias!
      Vi Medianeras pero no me acordaba lo de Wally!
      Un sponsor de cuadernos sería lo mejor que me podría pasar. :)

  12. Catalina Gaviña 08/05/2016 at 01:13 #

    Bueno, la emoción del primer comentario me hizo comerme una letra en tu apellido :P
    PD: Irremediablemente me tuve que suscribir a ese canal de Youtube jaja.

  13. Daniela 09/05/2016 at 15:42 #

    Felicitaciones Aniko! Terminé tu segundo libro, que me encantó, mucho más que el primero. Felicitaciones por tu nuevo estado civil también! Qué lindo tomar desafíos nuevos en la vida.
    Y de paso comento que a mi también me encanta descubrir casas; ver los pequeños detalles de la gente que la habita, la decoración, los objetos especiales que los acompañan… de chica quería vivir de alguna profesión que fuera ¨visitadora de casas¨. Todavía no la encontré, sigo intentado! Besos

    • Aniko Villalba 09/05/2016 at 18:57 #

      Gracias Daniela! Qué bueno que te haya gustado el libro. :)
      Sabés que siempre pienso en eso de ser visitadora de casas, me encantaría!

  14. Gila 09/05/2016 at 17:32 #

    Hola Aniko! Yo soy una de las q toda la vida dijo NUNCA a esa institución tan arcaica del matrimonio, pero estando en pareja con un extranjero -el mejor hombre que conocí en mi vida y el que me hace feliz todos los días- tuve que hacerlo, por temas de residencia, y encima en secreto de familia, amigos, conocidos…
    Por eso me genera curiosidad saber: ¿por qué te casaste?
    Besote

    • Aniko Villalba 09/05/2016 at 18:56 #

      jajaja yo también juré que nunca me casaría (?), o al menos no era algo que me interesara. Y cuando lo conocí a L me dijo lo mismo, que él no quería casarse, así que estuvimos de acuerdo en eso. Peeero, no sé, un día me lo propuso y no me pude resistir! El sí fue instantáneo, aunque con condiciones: “no quiero anillos, no quiero vestido blanco, no quiero iglesia, no quiero fiesta” y por suerte también estuvimos de acuerdo en eso. Ninguno de los dos tenía problemas de residencia así que fue por amor puro, por mis ganas de apostar por algo a largo plazo y de aceptar el compromiso de estar casados, dure lo que dure.

      • Ele 09/05/2016 at 20:59 #

        que linda historia!!! ♥
        que viva el amor!

        • Elizabeth 10/05/2016 at 13:59 #

          Anikooooo!!!!

          Muchas Felicidades primero que nada por tu boda, pero sobretodo porque ha sido como una celebración al amor verdadero, que padre que hayas encontrado a L! … Creeme que ha sido una gran sorpresa! …. Sigues siendo de gran inspiración ! ….

          Leí tu primer libro y ahora tengo muchas ganas del 2do

          Un abrazo fuerte y mis mejores deseos para esta nueva etapa en tu vida!!!

          Elizabeth

  15. Gila 09/05/2016 at 19:33 #

    Enhorabuena!! Creo que al fin yo también aposté por un compromiso a largo plazo, sentí que valía la pena arriesgarme, pero todavía no estoy en paz conmigo misma jaja, la idea del matrimonio me sigue pareciendo horrible. Te felicito por tus varias profesiones y aficiones (y gracias x compartir). Que vengan más libros. Abrazo

    • Aniko Villalba 10/05/2016 at 11:59 #

      jajaja yo la mayor parte del tiempo me olvido de que estoy casada. A veces con L nos miramos y decimos “estamos casados” y nos reímos.
      Un abrazo!

      • Gila 13/05/2016 at 00:18 #

        Idem por acá! Nuestra promesa fue “ser novios para toda la vida”. Yo lo presento como mi novio/pareja y él a mí como su novia/mujer. Así que nada de llamarnos esposx, marido, “mi señora” o cualquier otra aberración de esas… XD

  16. Brenda Leyes 10/05/2016 at 04:00 #

    Felicitaciones Aniko, que hermosa noticia, cuándo la leí abrí los ojos 👀 grandes como dos huevos fritos, me sorprendió; es raro lo que se genera al leerte pero comparto tu felicidad cómo si te conociera , mis mejores deseos y muchas gracias por compartirlo!!! 😊😊😊

  17. Ma. Laura 10/05/2016 at 06:54 #

    Felicitaciones!!!!!!!!! por el libro y el casorio. Y si es cierto que decir “mi marido” o “casada” al principio suena tan fuerteeee, es como si de repente nos hiciéramos mas grandes o tuviésemos mas responsabilidades o algo así… pero nada que ver seguimos siendo “adolescentes” ;)
    Me encanto tu post…pero ahora quiero ir al Tigre a dar un paseo con la lancha colectivo y tomar unos mates frente al río!!!!!!!!!
    Te esperamos por Madrid! Besos!

  18. Nora Zapata Rpo. 10/05/2016 at 08:55 #

    Hola Aniko. Interesante la forma como me transportas a los lugares que visitas. Has crecido en muchas direcciones.
    En Colombia dónde adquiero tu libro. Felicitaciones y gracias por darme la oportunidad de viajar mentalmente, mientras puedo hacerlo fìsicamente.

  19. Tania 10/05/2016 at 11:54 #

    ¡wow! qué noticia maravillosa la de tu boda. Creo que estoy en modo romántico porque he pasado 7 años sola desde que me separé del papá de mis hijos, al principio sentía que nunca más querría tener una pareja, pero ahora solo quiero conocer a alguien, tener mi casa e instalarme a leer, escribir y hacer cosas bonitas.
    Tengo un montón de ganas de leer tu nuevo libro, no lo compré en preventa porque andaba sin rumbo viajando por mi país, pero ya estoy en modo sedentario así que ya lo encargaré ¿está en amazon?

    • Aniko Villalba 10/05/2016 at 11:57 #

      Sí, está en Amazon. :)
      No sé dónde estás viviendo, pero en España lo vende La editorial viajera.

  20. Claudia 10/05/2016 at 12:04 #

    Aniko!! Muchas felicidades desde Mexico, te leo desde el principio y sueño con algun dia yo tambien andar viajando por ahi, tengo dos hijas y espero que ellas tambien deseen dar la vuelta al mundo algun dia…

  21. Eterna viajera 10/05/2016 at 14:02 #

    Me han encantado el post y las fotos Aniko, has vuelto creo un poco a tus raíces y se nota que eres feliz. Aunque a veces sea difícil por favor no dejes de escribir por aqui, eres toda una inspiración para gente como yo que recien empieza en esto del blogging. ¡Felicidades por tu boda (y por todo)!

    Un abrazo desde Barcelona :)

  22. LUCIANA 10/05/2016 at 17:33 #

    FELICIDADES SEÑORA VILLALBA!!! QUE HERMOSA NOTICIA!!! Vamos a poder conocer a L en alguna fotito? jeje.
    Me encantó MODO BARCO y el video del final es alucinante!!! A mi me encanta Uruguay, las playas, la gente, el paisaje, el mate, etc…
    Que lindo que lo hayan podido disfrutar a pleno!!!
    Esto ya te lo dije por mail pero lo vuelvo a repetir: El Síndrome de París me lo comí practicamente, jejeje. Tal es así que se lo regalé a 2 amigas que sé que se van a sentir identificadas en un montón de cosas como me pasó a mi.
    Ahora tengo para empezar a leer el de Viajeras. Más allá de que ya me animé a irme sola de viaje por primera vez el año pasado a Europa, sé que tus tips y los de las otras autoras me van a servir muchísimo en el próximo viaje que haga.
    ÉXITOS 100PRE!!!

  23. MEugenia 11/05/2016 at 08:09 #

    Que emoción FELICITACIONES!!! No se si llegaré a la presentación de Resistencia (mi ciudad) o a la de Barcelona (mi futura ciudad(?)), pero espero asistir a alguna. Tengo datos para pasartebde Resistencia, te esperan por allá!
    Un abrazo y que sigas en la abundancia del Universo :)

  24. Viajando y Aprendiendo 11/05/2016 at 09:35 #

    ¡Felicidades por tu boda!

  25. Caro 11/05/2016 at 12:58 #

    Felicitaciones por la buena nueva!! Qué bueno que volvieron tus relatos, los extrañaba. Leí tu primer libro y en cuanto termine de leer el que tengo ahora, de acuerdo al lugar en el que me encuentre, voy a comprarte El Síndrome de París (espero que sea en Europa). Finalmente no pudimos conocernos en Buenos Aires porque salimos de vieja antes de lo pensado (vivo de viaje con mi pareja y el último empujón para decidirlo fue tu TED y tu blog) pero, quizá, si venís a presentar El Síndrome de París a Córdoba todavía esté acá y vaya.
    Hace muchos años que mi forma de meditar es caminando pero me resultó genial que tu nota me lo recordara por estos días… Gracias y ¡lo mejor con este segundo libro que de seguro será un éxito!

  26. Marisel 11/05/2016 at 13:48 #

    Holaaa que lindo yo estuve en Montevideo el mes pasado!!! mme gusto mucho!!! es muy tranquilo!!! y me encanto la ciudad vieja , la Pla principal, y el mercado del Puerto!!! fui al cafe ” El Brasilero”donde todas las tardes iba el Escritor Eduardo Galeano, tambien viaje en el colectivo, es todo mmas pasivo, todo mas tranqui!!! me gustaria saber uando estas en La plata o en Mar del Plata, ya que vivo en Miramar y me queda cerca, y a La Plata suelo viajar bastante por trabajo si me queda bien podria ir!!! pasa las fechas!! ademas quiero comprar el libro!!! saludos y segui viajando!!!!

  27. Facundo Gualchi 12/05/2016 at 22:27 #

    Anikooo como va? Les dejo el video de nuestro viaje a Chile!! :) https://www.youtube.com/watch?v=cE-KieQsREQ

  28. Lorena Gonzalez 14/05/2016 at 15:41 #

    Ani que sorpresa enterarme que te casaste! Felicidades! Te conoci el otro dia en la presentacion del libro en CABA tras años de leerte :) Una genia! Me alegro mucho y mis mejores deseos en esta nueva etapa.

  29. Nati 17/05/2016 at 15:07 #

    Aniko! Felicidades por tanto y todo tan lindo! Por seguir apostando al juego de la vida, y a ser feliz ante todo que de eso se trata. Recién me entero del casorio, un abrazo grande a los dos, Nati (también desde la Patagonia).

  30. Aldu 17/05/2016 at 21:18 #

    Excelente relato.
    Que hermosa montevideo <3
    y tiranos temblad, de lo mejor que he visto en los últimos tiempos!
    saludos aniko!
    :D

  31. Paulina 18/05/2016 at 15:36 #

    Muy buen artículo. Me encantó tu video. Yo también hago blogs, por si gustas visitarlo!!! :)
    Saludos ^^

  32. Alex 21/05/2016 at 14:59 #

    jaja muy bueno, muy artística montevideo en general, mi próximo destino, y me está encantando tu blog, a seguir asi :)

  33. Mariana Montaña 23/05/2016 at 13:56 #

    Hola Aniko!! Felicitaciones Madame!!! (hermosa noticia, me encantó tu historia con L desde un principio, je – supongo que a vos también! ji ji ji)

    Tengo una respuesta a tu pregunta!! “¿Será que hay alguien que secretamente interviene autos con submarinos? Había dos así.” Conozco al dueño del auto! Le pedí que te escriba así te sacás la duda, pero casi me caigo como Patoruzito al ver la foto aquí!! PLOP!

    También amo Montevideo. TODO lo que descubriste es tal cual. Desde este comentario envío mi abrazo virtual a mi amiga Ali. Seguramente también nos lee. =D
    Para la próxima te recomiendo el Jardín Japonés, es mucho más pequeño que el de Buenos Aires pero no menos grandioso! Mas ahora que te vas al auténtico JAPÓN!
    Gracias por compartir!

  34. Alicia Cortabarría 23/05/2016 at 14:12 #

    Hola Aniko!!! Soy amiga de Mariana, que me avisó de tu post!!! Y soy la hermana del “loco lindo” que interviene autos con submarinos!!! Jajajajajajajaja!!! En mi familia no le decimos auto a su auto, sino submarino!!! Es conocido en todo Montevideo, el submarino, mi hermano no!!! Le voy a enviar tu post para que él te comente en persona! Muy lindo todo lo que decís de Montevideo y de mi país!!! Gracias!!! Me deja muy contenta tu visión del paisito!!! Muchos besos y suerte en tus viajes!!!

  35. alejandro 31/05/2016 at 16:28 #

    Hola Aniko :) No sabes cuanto tiempo llevo tiempo leyéndote y siendo pura inspiración para mi. Gracias a gente como tú estoy haciendo realidad mi sueño. Hace ya un año que hice las maletas y rompí con mi vida de enfermero en París para dedicarme única y exclusivamente a viajar. Hace poquito más de un mes por fin he empezado mi pequeño blog. Estoy lejos de parecerme a ti aunque lo importante supongo que es comenzar. Me harías un gran favor si me permites poner mi enlace aquí por si le gusta a alguien mis historias :) http://www.nomadalex.com

  36. Angelo Ferrando 01/06/2016 at 22:38 #

    Hola Aniko!!! :)

    Soy un estudiante del 8vo del colegio Nido de Águilas en Chile y fui asignado de elegir una de tus fascinantes viajes y analizar tus crónicas de viaje. Elegí tu gran aventura a Monte Vídeo porque recientemente vengo de él mismo lugar para una competencia. Gracias por dejarme apreciar que hermosa es la ciudad y gracias por inspirarme a querer volver a Uruguay. Sigue haciendo lo que haces!

  37. ComicXXX 14/06/2016 at 07:35 #

    Que pasada de blog, tuve la suerte de encontrarte. Animo en tu viaje en esta dura y jodida vida.

  38. Yazmkn 22/08/2016 at 21:54 #

    Holaaaa…amo este blog…lo acabo de encontrar y ya siento esa calidez que tiene un blog personal. Me emocione mucho con esta parte y me gusto los dialogos me emocionaron. Para los que no pueden viajar mucho este tipo de relatos son la gloria, te juro que pude sentir que estaba en la otra costa del rio mirando Buenos Aires desde lejos, gracias por regalarme ese sentimiento. Me quedaré por aca leyendo ya que ame tu blog, me suscribi, te sigo y espero no perdee tu blog de vista porque me encanta. Quisiera saber en qué librerías consigo tu libro, soy amante de la lectura y ya la tapa me encantaaaa

  39. Yazmin 22/08/2016 at 21:58 #

    Holaaaa…amo este blog…lo acabo de encontrar y ya siento esa calidez que tiene un blog personal. Me emocione mucho con esta parte y me gusto los dialogos me emocionaron. Para los que no pueden viajar mucho este tipo de relatos son la gloria, te juro que pude sentir que estaba en la otra costa del rio mirando Buenos Aires desde lejos, gracias por regalarme ese sentimiento. Me quedaré por aca leyendo ya que ame tu blog, me suscribi, te sigo y espero no perdee tu blog de vista porque me encanta. Quisiera saber en qué librerías consigo tu libro, soy amante de la lectura y ya la tapa me encantaaaa

  40. Naninet 21/09/2016 at 10:20 #

    Me alegra que hayas podido venir a Uruguay y que te encante , eres bienvenida acá en San José para luego cuentes tus anécdotas.

Dejá tu comentario

¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×