El mundo

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
—El mundo es eso— reveló. —Un montón de gente, un mar de fueguitos.—
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

(De El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano)

montevideo-uruguay-47   montevideo-uruguay-48

***

Este post es la continuación de Montevideo sin Paula. Entre ambos conforman la crónica de mis diez días en la capital uruguaya.

montevideo-uruguay-138  Pau y yo

***

Parte 2: Montevideo con Paula
(o El maravilloso y fantástico mundo de Pau y Ani)

Día P: Sábado. Llega Pau. La marmota se despierta. Empiezan a pasar cosas insólitas.

Hoy es el día P (P de Pau, obvio). Estoy feliz, mi amiga llega a eso de las 6 de la tarde.

Paso la tarde en el jardín botánico y en el jardín japonés con gente de Couchsurfing: Andrea y Fer (una pareja uruguaya muy simpática que se está por ir de viaje a Guatemala y Belice), Gustavo (un chico de Tenerife que está viviendo en Uruguay), Andrés (el chico que “me reconoció” ayer en el colectivo y que resulta que también es couchsurfer), Emilia (mi amiga brasilera, esa que conocí hace dos años y medio en Montevideo y con la que me volví a encontrar acá), Alexandre (un amigo brasilero de Emilia) y Rebecca (su hija). La excusa de la reunión es hacer burbujas gigantes, pero hay tanto viento que salen medio malas. Así que vamos al súper, compramos comida y nos quedamos haciendo picnic al solcito.

montevideo-uruguay-92  Con Emilia, Andrea y Fer en el botánico

montevideo-uruguay-107  El jardín japonés

montevideo-uruguay-108

montevideo-uruguay-109

montevideo-uruguay-110

A las 6 me voy a Tres Cruces (la terminal terrestre de Montevideo) para recibir a Pau. Vino con su valijita tamaño pocket. Ella es pocket y es genial. Se las presento. A Pau la conocí en uno de los mejores lugares del mundo: las escaleras del Wayna Picchu. ¿Vieron que en las fotos típicas de Machu Picchu se ve, de fondo, una montaña con forma de cara acostada? Bueno, ese es el Wayna Picchu. Si llegan temprano a Machu Picchu, como yo aquella vez que fui en el 2008, pueden ser uno de los pocos cientos de privilegiados que suben al Wayna Picchu para ver las ruinas desde arriba. Ahí mismo, en esa escalera, en esa montaña, en ese momento conocí a Pau, a su hermana Flor y a Vero, tres chicas argentinas que hoy son de mis más amigas. Pau es muy genia, aunque no me deja hablar mucho de ella (es humilde y no quiere aceptar que es una genia) (ya veo la cara que me estás poniendo mientras lees, Pau, ¡lo lamento! yo solamente digo la verdad), así que me acotaré a relatar los cuatro días ESPECTACULARES (término que le robé a ella) que vivimos juntas en Montevideo. Si los seis días que estuve sola en Montevideo fui una marmota en estado de hibernación, los cuatro días que pasé con Pau estuvieron cargados de realismo mágico…

pau-en-montevideo-1  Pau

La noche de la llegada de Pau nos encontramos con Eduardo, un chico uruguayo de Couchsurfing, en Isla de Flores y Santiago de Chile (Barrio Sur) para ver los tambores, una de las tradiciones montevideanas que más me gustan. En esta oportunidad nos toca ver a Cuareim, uno de los grupos de candombe de Montevideo. Si visitan Montevideo no pueden dejar de ver el candombe, esta expresión cultural de origen africano que surgió durante la época colonial y tomó forma en conventillos como Medio Mundo y Ansina.

montevideo-uruguay-114

montevideo-uruguay-113

Hace frío, así que nos paramos cerca de las llamas. Antes de empezar a tocar, los instrumentos se calientan al lado del fuego. Espero, paciente e impaciente a la vez. La última vez que estuve en los tambores fue hace más de dos años; era verano, era la misma hora pero todavía era de día. Ahora hace frío, mucho. Empieza el toque. Van por el medio de la calle y nosotras caminamos al lado, los vamos acompañando desde la vereda. Al rato frenan a descansar. Tengo tanto frío en los pies que no puedo caminar más. Estamos por irnos cuando un amigo de Eduardo, músico de la banda La Tabaré, nos dice que tiene dos entradas gratis para la ópera: en este mismo momento están presentando Turandot (de Giacomo Puccini) a pocas cuadras de donde estamos, así que aceptamos el regalo y nos vamos los cuatro a ver la ópera. La ópera. O sea: pasamos de tambores a ópera en pocos minutos. Llegamos al teatro, tenemos solamente dos entradas pero nos dejan pasar a todos igual… esos milagros montevideanos.

montevideo-uruguay-115  De esto…

montevideo-uruguay-116  … a esto. Así de sorprendentes son los viajes.

montevideo-uruguay-150

***

Día F (de feria, de fuego): Domingo. Feria callejera. Burbujas. Rock. Oda al fuego.

Nos despertamos. El frío no tiene piedad. Hago el esfuerzo por no re-marmotearme. Salimos a pasear con Fosse (mi amigo que nos está alojando) a la feria Tristán Narvaja, una feria callejera que se realiza todos los domingos en Montevideo desde hace más de cien años. Como en todo mercado de pulgas, acá se ve y se consigue de todo: libros, antiguedades, lámparas, pipas, cuadros, ropa, animales, tambores, frutas, verduras y un larguísimo etcétera. Nos perdemos un rato entre los puestitos. Me compro mi primera planta. Sí: nunca tuve una planta propia (cuya existencia dependa solamente de mí) en toda mi vida. Esto de viajar hace que no pueda tener plantas ni gatos. Espero que esta sobreviva.

montevideo-uruguay-117 Me compré una parecida a esta.

montevideo-uruguay-122  Imágenes de la feria Tristán Narvaja

montevideo-uruguay-120

montevideo-uruguay-118

montevideo-uruguay-119

montevideo-uruguay-123

montevideo-uruguay-124

montevideo-uruguay-125

montevideo-uruguay-126

montevideo-uruguay-127

montevideo-uruguay-129

montevideo-uruguay-130

montevideo-uruguay-131

montevideo-uruguay-133

montevideo-uruguay-134

montevideo-uruguay-135

montevideo-uruguay-136

montevideo-uruguay-137

Pau está con que quiere comer mejillones, así que nos vamos a Punta Carretas, el punto más austral de la costa de Montevideo a comer pescado fresco. Mejillones no hay, pero pedimos rabas, papas fritas con cebolla, pedacitos de pescado rebozado y provoleta. Todo en la gama del amarillo. Una delicia. Salimos a caminar pero el frío es demasiado torturador.

montevideo-uruguay-141

montevideo-uruguay-145

Esa misma tarde nos mudamos a lo de Andrea y Fer, los chicos de Couchsurfing que conocí ayer en el jardín botánico y que ofrecieron alojarnos. Cuando llegamos a su casa nos encontramos cara a cara con lo que parece el paraíso: un living divino con dos sillones enormes, una alfombra y una estufa a leña (¡prendida!). Nos la pasamos los siguientes diez o quince minutos gritando: “¡Nooo! ¡Qué buena estufa! ¡Espectacular! ¡Qué lindo que está acá!”. Casi casi hacemos una danza tribal de agradecimiento frente al fuego, pero no sabemos los pasos, así que desistimos. Después de haber pasado varias noches sin calefacción, el calor del fuego es una bendición.

montevideo-uruguay-146  Mi amigo Chucho y su banda Rockadictos

A la noche nos vamos a ver el recital de Rockadictos (banda de mis amigos) y Buenos Muchachos en un bar de Ciudad Vieja. Volvemos a la casa y nos vamos a dormir felices con el fuego y las estufas. Nos despertamos en medio de la noche con mucho calor y un ataque de risa incontrolable. Nos la pasamos quince minutos riéndonos irónicamente: “¡Ah no, pero acá no se puede estaaaar, hace demasiado calor! ¡Mañana nos mudamos eh!”. Qué lindo que es reírse estando de viaje. Qué lindo que es viajar con amigas con las que compartís tantos códigos y cosas en común. Qué buen invento que es el fuego.

***

Día C (de casino): Lunes. Tu pasaje no sirve. Le aposté al 30 y ganamos.

Desde que llegué a Uruguay estoy bastante desconectada de internet. Estoy, realmente, de vacaciones.

Antes de salir a pasear se me ocurre chequear los mails y me desayuno con una lindísima y grata noticia de Colonia Express (la empresa de barcos que hace el trayecto Buenos Aires – Colonia y con la que tengo planeado volver el jueves, en tres días). El mail dice lo siguiente:

“Por medio del presente, le informamos que por un error en el sistema se la ha permitido acceder a algunos pasajeros a la frecuencia del 19/7. Dicha salida no está programada ya que ese día no contamos con frecuencias a Buenos Aires. Le pedimos disculpas por los inconvenientes ocasionados, y le ofrecemos las siguientes alternativas para que Ud pueda elegir la más conveniente: reprogramar su salida para el viernes en cualquier de los horarios disponibles o devolverle el dinero abonado.”

Traducción: el pasaje que compraste con más de un mes y medio de anticipación NO TE SIRVE. Pero te lo decimos ahora, tres días antes de que salgas, para que ya no puedas conseguir nada a buen precio y tengas que pasar los últimos días de tu viaje preocupándote por comprar un pasaje nuevo para poder volver en la fecha en la que tenías planeado volver.

montevideo-uruguay-147

montevideo-uruguay-148  Va una foto de un gato para que el momento sea menos tenso

Me indigno. Realmente me indigno ante la situación. Generalmente viajo sin planes y sin fechas, pero esta vez compré la vuelta para el jueves 19 por un solo motivo: para estar presente en el cumpleaños de mi hermana. Así que quiero volver el jueves sí o sí. No me sirve que me cambien la fecha. Nos vamos a Tres Cruces a reclamar. Lo que nos dicen en el mostrador de Colonia Express parece un chiste: “Tienen que reclamar por mail a Buenos Aires. Cuando reciban la respuesta —que generalmente tarda 48 horas— tienen que imprimir el mail y traerlo acá así se lo muestro a mi supervisora y vemos cómo hacemos con el cambio o la devolución”. Increíble. Finalmente decido comprar un pasaje en Seacat que me cuesta el doble de lo que me costó el de Colonia Express. Apenas tengo una computadora cerca mando un mail a Colonia Express para que me devuelvan la plata y me cubran la diferencia del pasaje que saqué con Seacat. (Al día siguiente, me llega un mail diciendo “que me devolvieron la plata + la diferencia”. AL DÍA DE HOY TODAVÍA NO ME DEVOLVIERON NADA.)

montevideo-uruguay-111  Después de tanta queja nos agarra hambre…

montevideo-uruguay-112  y vamos en busca de un bodegón como este.

Salimos de Tres Cruces y preguntamos cómo llegar a Parque Rodó. “Ah no chicas, ¡están muy lejos! ¡Como a 15 cuadras!”. Ya sabemos, pero queremos caminar. “¡Pero es muy lejos!”, nos repite una mujer muy simpática que se preocupa mucho por nuestra seguridad y nuestras piernas. Son casi las 3, quedamos en encontrarnos con chicos de Couchsurfing a eso de las 4 y todavía no almorzamos. Estamos antojadas de pastas. Yo le digo a Pau que seguro que en el camino vamos a encontrar algún barcito, pero caminamos y no vemos nada abierto. Entramos a un quiosco y le preguntamos al dueño si sabe de algún bodegón o lugarcito para comer. Nos dice que por esa zona no hay nada. De repente se ilumina: “Miren, acá cerca hay un restaurantito donde se come muy bien y es barato. Está adentro de una clínica, en la próxima cuadra”. Así que terminamos comiendo vermicceli al pesto en el café de una clínica de barrio. Después nos hacemos un par de electrocardiogramas, ya que estamos.

  montevideo-uruguay-128  Algunas fotos de niños uruguayos

montevideo-uruguay-132

montevideo-uruguay-139

Vamos un rato al Parque Rodó a encontrarnos con los chicos de couch. Pasamos una linda, aunque breve, tarde (el sol baja muy rápido en invierno) y nos despedimos. Vamos hacia la Rambla. Hace mucho frío y tenemos ganas de ir al baño. Lo más cercano que vemos es el casino, así que entramos con el plan de usar el baño e irnos. Apenas cruzamos la puerta, el de seguridad nos mira y yo me río con un poco de nervios (“Seguro que se dio cuenta de que entramos solo para ir al baño”, pienso).

—Chicas, ¿cuántos años tienen?

—¿De verdad nos preguntás? ¡No lo puedo creer! ¡Qué halago! Yo tengo 27 (le digo)

—A ver, muéstrenme el documento…

—Bueno, pero en realidad te mentí. Tengo 26, cumplo 27 en diez días…

—Está bien, pasen chicas, pero tienen que dejar la mochila en el guardarropas.

—Venimos a usar el baño nada más, ¿igual tenemos que dejarla? Son cinco minutos.

—Sí. Si fuera una cartera podrían llevarla, pero como es una mochila…

Ahí me pongo medio tarada (ya venía muy tentada por lo de que nos pidieran documento), agarro mi mini mochila y le digo al guardia, con buena onda: “O sea que si uso la mochila de mochila no puedo entrar… pero… ¿y si la uso de cartera?” (y me pongo la dos tiras en un brazo y la acomodo como si fuera una canasta). Se ríe. No, igual hay que guardarla.

montevideo-uruguay-153  No tengo fotos en el casino, así que van algunas random.

Vamos al baño y cuando salimos Pau me dice, con total convicción: “Ani, juguemos. Siento que tenemos que jugar un número”.

Compramos el mínimo: una ficha de 200 uruguayos (10 usd) entre las dos y nos posicionamos al lado de la ruleta. ¿Alguna vez vieron a dos chicas inexpertas que no tienen ni idea de cómo comportarse en un casino? Se lo perdieron entonces. Esas somos nosotras. Yo jamás jugué a la ruleta y no sé ni cómo es que se hacen las apuestas. El tipo (no sé cómo se le dice al que te da las fichas) nos cambia la ficha de 200 por 10 fichas de 20. Agarramos cinco cada una y empezamos a apostarle a distintos números. Primero le juego al 27 (ya que le dije al guardia que yo tenía 27…) y Pau le juega a un número que no recuerdo. No sale ninguno. En la segunda o tercera vuelta decido jugarle al 30. Como entre que hacemos la apuesta y giran la ruleta pasan varios minutos, me olvido de que le jugué a ese número y me pongo a charlar con Pau de otras cosas. De repente escucho: “Neeegro el treinta”. Me quedo dura. La miro a Pau. Miro el tablero con las apuestas. “Pará Pau, ¡¡yo le jugué al 30!!”, grito. Pau me pone una de las mejores caras que le vi en mi vida y se empieza a reír tanto que llora. Yo no aguanto la risa y estallo. Somos dos locas riéndonos como dos gallinas en medio de la seriedad del casino. Lloramos de risa. Suerte que fui al baño recién porque sino me hacía encima. Nos ganamos 700 pesos uruguayos (de los cuales jugamos 200 más), recuperamos nuestra pequeña inversión y encima nos quedamos con algo. No lo podemos creer, es LA anécdota del viaje. Entramos al casino para ir al baño, le jugamos a la ruleta y ganamos.

montevideo-uruguay-154

montevideo-uruguay-156

montevideo-uruguay-155

***

Día M (de momentos mágicos): Martes. Ahí va.

Hoy es nuestro último día en Montevideo. Mañana nos vamos a Colonia y el jueves ya nos volvemos a Buenos Aires. Pero la magia no cesa… Nos pasan cosas como estas:

* Salimos a caminar con Andrea y en la calle me encuentro una carta (un 3 de espadas), la primera desde que llegué a Uruguay.

* Vamos a almorzar chivitos y nos atiende la moza con más buena onda del mundo. Es muy simpática y pareciera que con nosotras dos, más. Incluso nos da un beso y nos desea buen viaje. ¿Será que emanamos algún tipo de energía positiva? Yo creo que sí.

* Queremos ir para Ciudad Vieja y, sin saberlo, nos tomamos el colectivo que más vueltas debe dar: el 191. Si el camino era recto, este bondi dibuja todo tipo de figuras geométricas para llegar de A a B. Nos encanta: es como un city tour gratuito.

* Nos agarra un ataque de uruguayensis y empezamos a repetir las palabras ta, ahí va, bo y seguro en todas las frases. :)

* Caminamos por Ciudad Vieja y nos encontramos, de casualidad total, con mi amigo Fosse (el que me alojó durante mi etapa marmota). Él está trabajando pero se toma un descanso y nos acompaña a pasear por ahí.

montevideo-uruguay-151

montevideo-uruguay-152

montevideo-uruguay-143

Y en el medio de esto nos reímos, revivimos el momento del casino, sacamos fotos, charlamos, nos relajamos, nos olvidamos de todas las preocupaciones y respiramos ese aire montevideano tan cargado de tranquilidad, de buenas vibras y de magia.

montevideo-uruguay-100