Después del Día 1 en Huaraz y el Día 2 en la laguna Llanganuco, decidimos pasar nuestro último día visitando el nevado Pastoruri.

Salimos a las 10 de la mañana en una combi con otras 10 personas y nos fuimos hacia el sur de Huaraz, hasta el Parque Nacional Huascarán (ahí también está la Laguna Llanganuco, lugar que visitamos ayer, aunque a varios kilómetros de distancia).

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-63

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-62

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-60

En el camino vimos estos nevados. Según nos dijo el guía, se pueden ver dos caras de Cristo formadas por la nieve. ¿Ustedes las ven? Supongo que de verlas o no verlas dependerá nuestra religiosidad/ateísmo (?).

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-64

Hicimos una breve parada para ver la Puya Raimondi, una planta que solamente crece en Bolivia y Perú, entre los 3200 y 4800 metros de altura. Puede alcanzar hasta 12 metros de altura, produce racimos de hasta 8 mil flores y vive hasta 100 años, pero una vez que florece, muere.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-68

Después de un largo viaje por la ruta de tierra del Parque Nacional, llegamos a la base del Pastoruri, a 5000 metros de altura. Lo blanco que se ve al fondo es el nevado, a 2 km.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-69

Como Olga y yo somos bastante flojitas, decidimos alquilar dos caballos para subir los 2 kilómetros. Yo creía que los caballos nos iban a llevar directo a la nieve. Pero no. Fue medio engañoso porque nadie nos avisó que solamente subían el primer kilómetro y el segundo kilómetro tendríamos que subirlo caminando sí o sí.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-71

Así que nos bajamos después de 15 minutos y caminamos lo que faltaba. Fue muy cansador, sobre todo porque a esa altura el oxígeno es muy escaso. Hay que hacerlo con calma y tomar bastante agua.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-72

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-73

Finalmente, llegamos. Aleluya.

Como el nevado Pastoruri está desapareciendo a causa del calentamiento global, prohíben a los visitantes que caminen sobre el hielo. Para que esto se cumpla, hay una paisana que vigila, parada sobre un monte, y toca el silbato cada vez que algún turista se acerca demasiado al hielo. Si el turista no hace caso, la paisana corre hacia el lugar mientras grita que se aleje del hielo. Hace poco tiempo, en el Pastoruri se realizaban campeonatos de esquí anuales.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-76

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-77

Después de descansar un rato en la cima, hicimos el descenso a pie.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-79

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-80

Nos cruzamos con miembros de la comunidad campesina de Catac. Muchos de ellos viven dentro del Parque Nacional y dependen en gran parte de la actividad turística: confeccionan y venden artesanías, realizan los paseos a caballo, venden comida y trabajan como guías de turismo.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-81

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-82

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-67

Terminamos el paseo en Recuay, bautizado por Antonio Raimondi como Recuay “Ladronera”.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-85

Cuando terminamos de almorzar, Olga y yo salimos del restaurante y nos encontramos con una paisana que estaba pidiendo plata para viajar a otro pueblo. Nos pusimos a hablar con ella y finalmente le dimos un sol. Le pregunté si podía sacarle una foto (estaba demasiado linda para una foto, con una pared medio rojiza de fondo) y nos dijo que le diéramos otro sol. Creo que en otra ocasión le hubiese dicho que no, pero juro que era la foto perfecta. Como no tenía más monedas de un sol, le ofrecimos 50 centavos. La mujer los agarró, nos dijo que se iba a buscar a su sobrina para la foto y antes de que pudiéramos frenarla salió corriendo con la plata y nunca volvió.

callejon-de-huaylas-peru-aniko-villalba-89

Después conocimos a esta paisana que nos decía, con mucha tristeza, que ella era huerfanita y que por favor la ayudáramos.

Y así terminó nuestro recorrido. Volvimos a Huaraz a eso de las 7 de la tarde y esa misma noche tomamos el bus de vuelta a Lima.

Mapa del recorrido: Huaraz – Recuay – Pastoruri

Datos útiles y precios del tour a Pastoruri:

  • Altura del nevado Pastoruri: 5240 msnm (es importante haberse aclimatado a la altura antes de subir)
  • Precio del tour: alrededor de 30 soles por persona (incluye transporte y guía, dura unas 8 horas – contratado en Huaraz)
  • Entrada al Parque Nacional Huascarán: 5 soles
  • Alquiler de caballo para subir hasta el Pastoruri: 6 soles (los caballos avanzan solamente un kilómetro, el km restante hay que hacerlo a pie)
  • Comida: el almuerzo será en algún restaurante turístico (los platos están desde 10 soles); snacks en la base del Pastoruri: pan con queso 1 sola, papa sancochada con huevo 2 soles.
  • Llevar protector solar, abrigo, agua y zapatillas cómodas para caminar.

Por el Callejón de Huaylas:

Día 1: Huaraz

Día 2: Llanganuco

Día 3: Pastoruri