Este post forma parte de la serie “Recuerdos de Centroamérica”: fotorrelatos e historias de mi viaje por América Central en el 2008.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-33

Después de nuestros días despistadas por las calles de Costa Rica y de nuestro recorrido en bus por Nicaragua, Belén —mi amiga y compañera de viajes durante un mes— y yo cruzamos al que sería nuestro último país juntas: Honduras. Como a Belu le quedaban muy pocos días, dejé que ella eligiera el destino, así que nos fuimos a Copán a conocer las ruinas mayas.

* Las ruinas de Copán

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-31

Cruzamos la frontera entre Nicaragua y Honduras y pasamos la noche en Choluteca. Al día siguiente viajamos a Tegucigalpa, la capital, y de ahí a Copán Ruinas, el pueblo más cercano a las ruinas mayas del mismo nombre.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-30

Copán Ruinas es un pueblito turístico, pero no por eso deja de ser encantador.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-29

El ritmo de vida es tranquilo, la gente es amable y el pueblo es seguro.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-27

Hay construcciones coloniales y otras de piedra.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-26

Y como el pueblo es chiquito, la gente suele moverse a pie, en bicicleta o en tuk-tuk.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-32

En el hostel de Copán Ruinas vi este mapa: decía que marcaras con una chinche de qué parte del mundo venías, así que dejamos la nuestra en Buenos Aires.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-2

A la mañana siguiente nos despertamos temprano y fuimos caminando hasta el parque arqueológico de las ruinas de Copán (a 1.5 km), un complejo que forma parte de la Ruta Maya, un área que abarca parte de Honduras, Guatemala, El Salvador, Belice y el sudeste de México.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-3

Los primeros en recibirnos fueron ellos, los papagayos.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-19

En sus marcas… listos… ¡ya!

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-18

Me acuerdo de que esta escena nos resultó simpática. Recién, leyendo la wikitravel de Copán, vi que uno de los consejos es: “Andá temprano así ves a los guardaparques dándole de comer a los papagayos” (?). Nosotras pensamos que habíamos sido las únicas.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-5

Las ruinas de Copán son menos visitadas que otras, como Tikal o Chichén Itza, pero no por eso menos interesantes.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-7

A diferencia de otras grandes civilizaciones sudamericanas, como los incas, los mayas no desaparecieron: sus descendientes siguen habitando parte de la región maya de Centroamérica y México, mantienen algunas de sus tradiciones y hablan uno de los 44 dialectos maya, además de español. Las ruinas que conforman la Ruta Maya son el legado de los “antiguos mayas”, una de las civilización más importantes de la Mesoamérica precolombina.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-8

Durante sus 2000 años de historia, los antiguos mayas pasaron por tres períodos diferenciados: el período preclásico (1000 a.C. al 320), el período clásico (320 a 987 d.C) y el período posclásico (1000 a 1687). Durante el preclásico, los mayas eran comunidades sedentarias dedicadas al cultivo y la caza. Fue el período clásico el que marcó su apogeo, ya que durante esa época pasaron a ser una de las sociedades más pobladas y culturalmente dinámicas del mundo.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-11

Los mayas tenían conocimientos muy profundos de matemática, astronomía y astrología, y desarrollaron un sistema de escritura por jeroglíficos que fue de los más avanzados de occidente. Durante esa época hubo mucho desarrollo intelectual, artístico y arquitectónico, y con el aumento de la población surgieron las ciudades-estado como Tikal (Guatemala), Palenque (México) y Copán.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-10

Cada ciudad era independiente y tenía su gobernante. Además, cada sociedad tenía su zona de cultivo, centro ceremonial, campo de pelota y sector de viviendas.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-9

Los restos más notables de esta época son las pirámides escalonadas construidas en los centros religiosos, los palacios de los gobernantes y las estelas (las esculturas hechas en honor a sus reyes, como la de esta foto). En Copán se descubrieron más de 4500 estelas.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-17

Se dice que Copán fue “la París de los mayas” por su importancia artística y cultural. La ciudad fue un centro ceremonial y político, así como uno de los principales núcleos artísticos y científicos de la civilización.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-12

En Copán hay más esculturas que en cualquier otra ciudad precolombina. Además de las estelas, uno de los restos más impresionantes es la Escalera de jeroglíficos que pueden ver en esta foto. Tiene 63 escalones y está conformada por más de 1500 bloques tallados que narran la historia de uno de los reyes más importantes de Copán y de la ciudad en sí. Es el texto precolombino más extenso, aunque algunos escalones se dañaron y eso dificulta su desciframiento.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-20

Dentro del parque arqueológico también está el museo Maya, que vale la pena visitar.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-21

Dentro del museo hay una réplica a escala real del Templo de Rosalila, que fue encontrado intacto bajo tierra en 1989 por un arqueólogo hondureño. Los mayas construían templos dedicados a los gobernantes de turno y, en general, cuando el rey cambiaba, el templo en su honor era destruido y reemplazado por otro. El templo de Rosalila se usó para diversas ceremonias, entre ellas el culto al rey. Lo curioso es que no fue destruido sino enterrado, y encima se le construyó otra pirámide.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-23

En el museo también hay esculturas originales que permiten conocer aún más la cosmovisión que tenían los mayas.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-22

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-24

Las ruinas de Copán son los únicos restos mayas que visité hasta ahora.

* Días en familia en Roatán

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-35

Al día siguiente, Belu y yo tomamos un colectivo a San Pedro Sula y ahí nos separamos: ella se fue al aeropuerto y yo a un hostel para esperar a mis papás que llegaban al día siguiente. Mi mamá y mi papá me visitaron dos veces durante mis viajes: la primera en Honduras y la segunda en Hungría. Cuando tuvimos que decidir dónde pasar unos días juntos, elegimos las Islas de la Bahía. Los tres somos muy playeros.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-48

Las Islas de la Bahía es un departamento hondureño ubicado sobre el mar Caribe, a 60 kilómetros de la costa norte del país. El archipiélago está conformado por tres grupos geográficos:

1. Las Islas de la Bahía (Roatán, Guanaja y Utila, y otras islas más chiquitas)
2. Los Cayos Cochinos (más de sesenta)
3. Las islas Barbareta, Morat y Santa Elena (más chiquitas que las tres principales)

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-42

De todas esas elegimos Roatán, la más grande de las islas y la capital de la región.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-47

¿Vieron que cuando uno piensa en el mar se le vienen a la mente postales paradisíacas del Caribe?
Bueno, Roatán es algo así.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-50

Tiene un mar con un color que a veces cuesta creer que exista.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-45

Yo soy más del mar con olas que del mar sopa, pero a uno así no puedo decirle que no.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-49

Y estos saltos acrobáticos al mar-pileta me encantan.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-43

Y hacer avistaje de pajaritos,

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-60

de tortugas,

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-61

y de iguanas,

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-55

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-57

así todas juntas,

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-58

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-59

también me encanta.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-34

Si bien los primeros en llegar a las islas fueron los españoles, los primeros en asentarse fueron los británicos. Durante su historia, Roatán fue tomada y ocupada varias veces por piratas. Luego, la isla fue disputada por ingleses y españoles —con guerra entre ambos países de por medio— hasta que, en 1838, las Islas de la Bahía quedaron en manos de Honduras.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-41

Roatán tiene 77 kilómetros de largo y varios pueblos o asentamientos. Nosotros decidimos quedarnos en unas cabañas en West End, una zona con bastantes bares y dive shops. Pasamos una semana en familia y aprovechamos para recorrer las distintas zonas de la isla.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-46

Un buen dato: Roatán y Utila son de los lugares más baratos del mundo para sacar el certificado PADI de buceo.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-62

Una de las zonas que más me interesaba conocer era Punta Gorda, el primer establecimiento garífuna de Honduras.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-69

Los garífunas son un grupo étnico zambo descendiente de africanos, caribes y arahuacos originario de varias regiones de Centroamérica y el Caribe. También se los conoce como garinagu o caribes negros.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-71

Se estima que en Honduras, Belice, Guatemala, Nicaragua y Estados Unidos hay más de 600 000 garífunas.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-63

Se dice que el origen de los caribes negros fue en 1635, cuando dos barcos que venían con esclavos africanos —desde lo que hoy es Nigeria— naufragaron cerca de la isla de San Vicente, en el Caribe. Los esclavos se escaparon del barco y llegaron a la isla, donde fueron recibidos y protegidos por los caribes. Los matrimonios entre ellos formaron el pueblo Garinagu, hoy garífuna.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-73

Cuando los ingleses invadieron San Vicente y los franceses —que estaban asentados ahí— se rindieron, los británicos consideraron que los caribes negros eran esclavos y los deportaron a Jamaica y Roatán.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-72

En 1796, más de 5000 garífunas fueron deportados desde San Vicente, aunque solo la mitad sobrevivió el viaje hasta Roatán. Ahí se asentaron y permanecen hasta hoy.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-68

Punta Gorda es una zona tranquila y poco turística donde se puede presenciar el día a día de los habitantes.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-66

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-70

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-39

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-76

Los días siguientes los pasamos entre playas,

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-81

tormentas tropicales,

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-74

caracoles,

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-82

agua transparente

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-79

y atardeceres. Fue una vacación dentro de mi viaje.

viaje-por-honduras-copan-roatan-aniko-villalba-78

Acerca de la seguridad en Honduras

Viajé a Honduras en el 2008 y, si bien los lugares que conocí me gustaron mucho, no puedo no hacer una mención acerca de la seguridad. Honduras fue, lamentablemente, uno de los pocos países —quizá el único— en el que me sentí insegura en varias oportunidades. El cruce de frontera desde Nicaragua no fue una experiencia que repetiría (lo comenté en el post de viajar sola), en Tegucigalpa vi que muchas tiendas tenían guardias de seguridad armados (con rifles) en las puertas y carteles que le pedían a la gente que dejara sus armas afuera (después nos enteramos de que gran parte de la población estaba armada y que el gobierno estaba haciendo una campaña para desarmar a la población). En ciudades como Choluteca y San Pedro Sula nos dio miedo salir de noche porque nos habían alertado que era peligroso y cuando bajaba el sol todo quedaba tan desolado que parecía tierra de nadie. En Tegucigalpa nos subimos a un taxi y el conductor nos dijo que cerráramos las ventanas porque era común que te apuntaran con armas para robarte (y también nos dijo que era común que los mismos conductores robaran), ahí vimos también como la gente le tiraba botellas a los colectivos.

Con esto no pretendo asustar ni tampoco hablar mal de un país que a nosotras nos recibió bien, sino decirles que la inseguridad en Honduras es un problema real. San Pedro Sula fue nombrada una de las ciudades más violentas del mundo, con un promedio de tres homicidios al día (más que nada a causa del enfrentamiento entre las maras). Yo estuve dos días ahí y no me pasó nada ni vi nada raro, pero tampoco me arriesgué a caminar sola por lugares alejados de mi hostel. En Tegucigalpa se recomienda no salir a caminar de noche por ninguna parte de la ciudad, no meterse en callejones y no salir con cosas valiosas ni mucha plata a la calle. Las zonas turísticas del país están bastante controladas, pero eso no quiere decir que no haya robos. A mí, repito, no me pasó nada, pero la inseguridad fue algo que sentí en el aire.

Quizá alguno de ustedes estuvo por Honduras hace poco —o es hondureño— y puede compartirnos su experiencia. No dejen de viajar a este país porque hay lugares muy lindos para ver, pero presten atención y pídanle consejos a la gente local.

Esta fue la cuarta entrega de la serie “Recuerdos de Centroamérica”: fotorrelatos e historias de mi viaje por América Central en el 2008. Te invito a leer los relatos de PanamáCosta Rica y Nicaragua. En el próximo y último capítulo: Guatemala.