Menú principal

Menu

Tres maneras de viajar

Después de haber viajado durante unos meses puedo afirmar que existen varios circuitos turísticos que no son reconocidos como tal.

Primero, el más obvio y del que huyo, el “turismo-cine”: aquel donde todo, absolutamente todo está perfectamente armado y guionado de antemano, y la película se repite una y otra vez, sin cambios ni posibilidad de interacción, para los recién llegados. Es el caso, por ejemplo, de aquellos turistas que llegan a una ciudad cualquiera, por más pobre o rica que sea, y la recorren dentro de sus colectivos o combis con aire acondicionado/calefacción mientras un guía decreta desde la autoridad de su micrófono qué es lo que tienen que ver por la ventana y desde qué ángulo.

En segundo lugar descubrí que existe el “turismo-teatro”: es aquel en que el viajero cree que realmente está fuera del circuito turístico y en contacto directo y real con la cultura y la gente del país. A pesar de que hay cierta interacción con los locales y una absorción más sincera del lugar, en general el viajero sigue siendo víctima de una actuación —más improvisada y flexible, sí, pero actuación al fin—. Una especie de circuito under (a diferencia del primero que vendría a ser mainstream). Es el caso de los gringos y europeos que cumplen al pie de la letra lo que pregonan sus biblias (a saber: el Lonely Planet, Footprint y derivados) y van todos a las mismas ciudades, a los mismos hostels, a los mismos restaurantes, a los mismos bares y no hacen más que seguir hablando su propio idioma y manteniendo su cultura cual secta perdida en país ajeno.

Por último, está el turismo sin pantallas ni escenografía o “turismo-realidad”, aunque más que turismo debería llamarse travesía o recorrido, y está reservado para aquellos viajeros independientes y un poco locos. Estas personas se dedican a conocer (aquí es muy importante remarcar el término conocer) cada pueblo, cada ciudad y cada ser humano que se cruza en su camino. Son los que espían detrás de escena, los que miran más allá de las pantallas, los que preguntan todo el tiempo por qué, los que son felices solamente por compartir unos minutos de su vida con una de esas personas que tan lejos vive de su realidad pero tan cerca está de su humanidad.

,

Comentarios acerca de Tres maneras de viajar

  1. niCo 27/03/2010 at 12:34 #

    “El turista no sabe dónde ha estado; el viajero no sabe a donde va” -Paul Theroux.

    Suerte en tu nueva aventura!!

  2. dante 28/03/2010 at 15:21 #

    Por último, está el turismo sin pantallas ni escenografía o “turismo-realidad”

    fuerte esto eh
    da para charlarlo un rato

  3. Mery 29/03/2010 at 09:59 #

    El desafío del turismo-realidad es la empatía…mezclarse, hacerse uno con el destino….ser un ‘turista- zelig’.
    coincido con vos, odio el turista gringo/europeo q te habla de una en inglés y se queja porq las cosas no funcionan como en su país…relájense, acepten las diferencias q al final del camino nos enriquecen.
    te sigo en tu viaje, suerte!

  4. esteban 20/03/2011 at 18:31 #

    puedo recomendar una cuarta opcion?el turismo recidencia,decidirse avivir en un lugar un minimo de tiempo de seis meses,creo que la unica manera de conocer,la gente ,la idiosincrasia,las problematicas de un lugar distinto del que partiste,una contraindicacion,a veces te quieres quedar mas tiempo y corres peligro de dejar de ser un turista,para formar parte de esa realidad.un problema, molesta no tener tanto tiempo en la vida para conocer a fondo cada lugar.

    • Aniko 22/03/2011 at 09:57 #

      Tenés toda la razón: el turismo-residencia es la cuarta opción, lo que pasa es que lamentablemente no nos da la vida para residir en todos los países del mundo, así que a veces hay que conformarse con ser un viajero y estar un poco en cada lugar. No se conoce de igual manera cuando uno vive en un lugar que cuando se está de paso, pero por lo menos, al estar de paso “algo” se conoce. A veces quisiera desarmarme en mil pedacitos y dejar uno en cada pueblo o ciudad por donde paso…

      • esteban 25/04/2011 at 16:48 #

        Es verdad, me pasa lo mismo,no hay tiempo, uno quiere conocer cada pueblo que ve por la ruta,imposible. Pregunta… …. existen cadenas de supermercados occidentales( carrefour,alcampo,etc) con productos parecidos alos nuestros?muchas gracias saludos

        • Aniko Villalba 26/04/2011 at 00:18 #

          Hola Esteban, sí, no te preocupes que hay de todo porque por acá viven muchísimos expatriados occidentales, así que hay demanda para esos productos. Hay cosas que solamente se consiguen en los grandes supermercados, pero que las hay las hay!
          Saludos!

  5. Paolo 03/05/2011 at 07:31 #

    “Si no te desprendés de lo viejo, lo nuevo nunca va a llegar” ,,, hermosas palabras ! gracias por compartirlas Aniko !

  6. Pia 26/05/2011 at 17:43 #

    Excelente clasificación. Un viajero busca situaciones que un turista evita

  7. Danuta 07/07/2011 at 15:58 #

    Me encantó!

  8. Emiliano 02/09/2012 at 13:57 #

    Hola Aniko, te “conocí” por una charla Tedx que vi online, me sentí totalmente identificado con muchas cosas y literalmente diferente en nuestra forma de viajar, este post ejemplifica excelente a lo que me refiero.
    Trabajo como acompañante de viajes (el viejo coordinador), pero no del tipo “barilochense” sino que llevo a adultos, generalmente adultos mayores a recorrer destinos del mundo; Viajes grupales acompañados, así lo llamamos…
    En tus palabras podríamos decir que es una sana mezcla de “Turismo-cine” y “Turismo-Teatro”, mis experiencias con el viajar son siempre desde estos ángulos lamentablemente… Es realmente un desafío cada vez que parto pensar y repensar un viaje para poder brindar esos momentos, esos espacios de “Turismo-Realidad”; pero más difícil es a veces lograr que la gente se atreva a vivir el viaje de esa forma!
    Muy bueno tu blog, mucho más tus fotos! (las admiro!!), un fuerte abrazo desde el camino!

  9. Anibal Santamaria 23/02/2013 at 08:26 #

    Ay qque flojera ahora voy a tener que leer todas tus publicaciones. Bueno, ahi voy! hahahaha

  10. Diego Javier Filippini 27/03/2016 at 12:01 #

    Totalmente de acuerdo. Me siento identificado con el tercero. A mi me interesa conocer un lugar, y estar un tiempo, conocer su cultura, su gente, ser un local más !!!, recorrer lugares no turísticos asumiendo algunos riesgos por su puesto. Nada de tours con micros, eso es basura. Hay que caminar, observar, relacionarse con la gente del lugar. Eso es lo más lindo de un viaje. No sirve de nada ir a un lindo lugar para hacer las mismas cosas que uno hace en su país, o no relacionarse con la gente del lugar. En lo personal, me gusta ver las 2 caras de la moneda, o sea lo lindo y lo feo de un lugar, no me sirve llevarme lo lindo o lo turístico, me gusta irme con la “foto real”. Hay gente que dice: “conocí tal lugar” solo porque fue de turista, y me mato de risa cuando lo escucho. “Conocer” es otra cosa. Los que lo pusimos en práctica sabemos de que hablamos. Lamentablemente yo no tengo tiempo para hacerlo como me gustaría, como lo hace Aniko, pero en mis vacaciones suelo hacer algo similar, pero con tiempo limitado (lo que duran las vacaciones). Por último, mucha gente me cuestiona porque voy a tal lugar, y cuando les digo, voy a conocer, no me entienden, porque su concepto de “conocer” es diferente, y cuando están un poco sorprendidos y/o ofendidos les digo: “es otro tipo de turismo” y fin de la conversación, ja,ja. De a poquito voy leyendo las cosas de este blog desde lo que está archivado de 2010. Cada vez me gusta más !!!! Aniko, sos una genia !!!!

Dejá tu comentario

¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×