Finalmente, después de meditarlo con mi almohada y de largas noche de insomnio (?), decidí inclinarme una vez más por la mochila.

Valija: no gracias, demasiado grande e incómoda, además por lo poco que llevo sería un karma.

Carrito: mano a mano con la mochila. Ventajas: las rueditas mágicas, no cargo el peso en la espalda. Desventajas: incómodo para llevar por calles de tierra, para subir y bajar escaleras, para andar por la arena, para subir montañas, para ir a la selva (pienso hacer todo eso).

Carrito-mochila: muy buena opción, PERO, los modelos son muy chiquitos o demasiado grandotes, no hay un punto medio (como en todo).

Así que finalmente la ganadora fue mi mochila fiel, la que me acompañó por Latinoamérica y tiene más millas que una azafata. Se las presento: Chaltén, ustedes; ustedes, Chaltén.

Capacidad: 60 litros. Ideal. Ahora el dilema es: qué llevo y qué no.
Cómo te preparás para un viaje tan largo, me preguntan. Y yo digo la verdad: no hay manera de anticipar lo que pueda pasar de acá a diez meses o un año y tampoco tengo manera de saber qué cosas fuera de lo común voy a necesitar. Supongo que me iré dando cuenta a lo largo del camino. Así que llevo lo básico, lo que no puede faltar en un viaje de esta índole: ropa, botiquín, un libro, un cuadernito, la cámara, la compu, los documentos, la Lonely Planet. Mi objetivo es no superar los cinco kilos de peso, sé que es algo (extremadamente) difícil, más que nada porque la compu y la cámara juntas ya pesan como cuatro kilos. Pero ellas van en la mochila de mano y esa es otra historia.

Mi plan es llevar poca ropa, allá hace mucho calor, cuando sienta frío, me compraré una campera o lo que necesite. Además llevo un solo libro que pienso intercambiar por otro, y por otro, y por otro, y por otro, y así sucesivamente. En mi viaje pasado llegué a cargar ocho (8) libros en la mochila, 15 kilos en mi espalda. Esta vez no, es hora de ir liviana, menos ropa, menos pelo, menos preconceptos.

Escucho sugerencias, si las hay, de cosas que no puedo dejar de llevar o de objetos que puedo dejar en BA.