Hong Kong: 10.30 am, principios de julio de 2010

Esta vez no me ganan, esta vez me quedo sesenta días (y tal vez más).

Voy en el tranvía rumbo al Consulado de Indonesia en Hong Kong, con una carta de invitación en la mano, mi pasaporte, dos foto carnet, pasaje de entrada y de salida y algo de ansiedad. El tema de las visas en Indonesia puede ser una complicación. Lo más fácil es obtener lo que se conoce como Visa on Arrival: llegás al aeropuerto de Jakarta (por ejemplo), pagás 25 dólares, mostrás tu pasaje de salida y te dan un permiso para quedarte 30 días en el país, ni un día más (no hay posibilidad de extenderlo). Está bien para aquellos que vienen con sus vacaciones planeadas de antemano, con los días exactos contados y con un itinerario fijo. Pero los que viajan como yo, sin planes, sin rutinas, sin fechas, ese límite se convierte en un obstáculo poco feliz (por cada día “extra” que te quedes, te cobran unos cuantos dólares, y si te quedás más de 60 días con un permiso de 30, te pueden meter preso y prohibirte volver a entrar al país por varios años). Pero Indonesia es gigantesco, ¿cómo pretenden que lo recorramos en treinta días? Y no es solamente Indonesia: en Filipinas te dan un permiso de estadía por 21 días a cambio de 35 dólares, en Vietnam la visa de un mes con doble entrada cuesta 60 USD, la de Cambodia 25 USD, un mes en Laos 30 dólares, en China 45… Podría decir que las dos cosas más caras del viaje son los pasajes aéreos de un país a otro (que, con aerolineas baratas como Air Asia, Tiger Airways, JetStar, Lion Air, casi nunca superan los 100 USD ida y vuelta) y las visas.

Así que decidí que si vuelvo a Indonesia, vuelvo con todo. Investigando, descubrí la Visa Social, un permiso de 60 días para aquellos que van al país a visitar familiares o amigos. Cuesta 50 dólares y puede ser extendida dos veces para quedarse un total de seis meses en el país. Para aplicar se necesita un sponsor indonesio quien, en teoría, se hará cargo de todos los costos del viaje, y una carta de invitación al invitación al país. Mi amiga Melati, a quien conocí la primera vez que estuve en Indonesia, me escribió la carta para que presentara en el Consulado. Una vez ahí, una hongkonesa con cara poco alegre me pidió todos los papeles, fotocopias, fotos correspondientes, mis datos, qué hago, a qué me dedico, por qué viajo a Indonesia, dónde voy a vivir, etc etc etc. Y por último, como quien no quiere la cosa, me dio un glorioso papelito amarillo: retire su pasaporte y su visa en cinco días hábiles entre las 14 y las 15 horas. Ni un minuto más ni un minuto menos.

Consulado de Indonesia en HK

Macau: 00.00, 19 de julio de 2010

Estoy sentada a orillas del lago de Macau, tomando algo con mis amigos Journey, Dan, Clancy, un chico polaco y más chicas de Macau. Mi vuelo a Jakarta sale a las 2.35 am, pero no pasa nada, lo bueno de la isla de Macau es que todo queda tan cerca que podemos llegar al aeropuerto en colectivo en menos de 15 minutos y sin una gota de tráfico. Nada de Ezeizas a dos horas. Y si algo falla, lo tengo a Dan, mi amigo filipino que trabaja en la parte de seguridad del aeropuerto (o mini aeropuerto, porque es muy chiquito), se conoce a todos y es capaz de frenar la partida de cualquier avión.

Journey (mi amiga china), Clancy (el macaense que nos alojó) y Dan me acompañan al aeropuerto a las 1 de la mañana. Saben que estoy nerviosa por volver a Indonesia, por todo lo que implica (lo contaré en la siguiente historia). Saben que tengo miedo y ansiedad, por eso me acompañan y me despiden y me prometen que todo va a salir bien. Muchas fotos, abrazos, planes de volver a encontrarnos en algún lugar de Asia o del mundo después, me voy hacia el mostrador de JetStar para hacer el check-in. Las aerolineas de bajo costo tienen una gran ventaja (el precio), pero también tienen muchas reglas a seguir. Una de las reglas de JetStar es que no realiza conexiones, me explico: si, por ejemplo, tenés que tomar dos vuelos de JetStar (como era mi caso), uno de Macau a Singapur y de ahí, tras unas horas de espera, otro a Jakarta, hay que hacer el check-in dos veces ya que JetStar no se encarga de realizar la conexión ni de “forwardear” el equipaje a Jakarta. Hay que despacharlo, buscarlo en Singapur (o en el destino intermedio que sea)  y volver a despacharlo. OK, perfecto. Pero cuando llegué al mostrador, el chico que me atendió me prometió y recontrareprometió que iba a mandar mi mochila directamente a Jakarta, sin necesidad de que yo volviera a despacharla en Singapur. Bueno, if you say so… But, are you REALLY sure? Yes, yes, straight to Jakarta. Ok…

Así que me subí al avión, escribí un ratito en mi cuaderno y me dormí. Cuatro horas después, estaba de vuelta en Singapur. A esperar unas cinco horas y otra vez a volar.

Esperando el colectivo para ir al aeropuerto de Macau

Jakarta: 12.15 pm – 19 de julio de 2010

Lo gracioso de Indonesia es que hay “traffic jam” hasta adentro del aeropuerto. El aeropuerto de Singapur, por ejemplo, es enorme, está perfectamente bien señalizado, tiene colectivos que van de una terminal a otra, tiene hoteles, pileta de natación, negocios, restaurantes y mucha paz. En el aeropuerto de Jakarta nadie te dice que primero tenés que ir a ese rincón a pagar la visa, que después tenés que hacer la cola eteeerna para migraciones en ese otro rincón, que tenés que buscar tu equipaje en alguna de esas ocho cintas, que tenés que tomarte el colectivo al centro en la salida E o F. Hay que ingeniarselas. Más aún con gente que casi no habla inglés. Y lo del traffic jam lo digo por la cantidad de gente que había para sellar el pasaporte cuando llegué.

Después de una hora de espera, pasaporte sellado, welcome miss y todas las formalidades aeroportuarias, voy en busca de mi mochila. Y obvio: no está. Me recorro todas las cintas, la espero hasta el final, pero jamás aparece. ¿Alguien se la habrá llevado? Lo dudo, no hay más que ropa sucia. Me dejó nomás, prefirió quedarse en Singapur o tomarse un avión a Vietnam, quién sabe, tener una mejor vida sin mí. Lo único que lamento es la remera que me regaló él, eso es irrecuperable, todo el resto se puede volver a conseguir.  Hago “la denuncia” en el sector de equipaje perdido, la mujer me asegura que mi mochila quedó en Singapur y que la mandarán en el próximo vuelo y de ahí directo a la casa de mi amiga. No me amargo demasiado, al menos no tengo que cargarla hasta lo de mi amiga. Salgo del aeropuerto y voy en busca del colectivo que me llevará a la casa de Melati. Llueve a cántaros, se me abalanzan los indonesios para ofrecerme “taxi mister”, compro un juguito y me cobran tres veces más de lo que vale, no consigo comprar crédito para mi celular, el colectivo tarda más de 40 minutos en llegar y da vueltas una hora y media alrededor del aeropuerto para levantar más pasajeros, después tarda unas dos horas más en llegar hasta lo de mi amiga. Definitivamente, volví a Indonesia. Cómo amo este país.

Epílogo: La mochila apareció con vida al día siguiente, aunque por unas horas deseé que nunca volviera… Está bueno perder todo, desprenderse del peso de lo viejo, encontrar una mochila nueva y llenarla de cosas distintas. Dejar el equipaje emocional atrás. Empezar de cero.