Por las calles de Barcelona (o Callejeando por ahí, por qué no)

No hay mejor manera de conocer una ciudad que caminarla, perderse y dejarse llevar. Guardar el mapa, seguir el instinto y caminar tras lo que nos llame la atención. Nunca pensé que iba a terminar siendo una “viajera callejera”, que me iba a gustar tanto eso de observar la vida en las veredas, eso de sumergirme en la cultura callejera de cada pueblo y ciudad. Para mí, lo esencial para conocer un lugar no es “ir a tal monumento”, sino caminar. Caminar y observar. Me interesa más lo que está entremedio, el camino en sí, que lo que está en cada uno de esos puntos “que no podemos dejar de visitar”.

Creo que una de las razones por las que Barcelona me enamoró tanto es que si bien es una ciudad medianamente grande, un espacio urbano “ordenado”, aún sigue manteniendo ese “desorden” típico de las ciudades con vida al aire libre. No me cansé de caminar por sus calles, especialmente por la zona del Raval, donde la multiculturalidad de sus habitantes le da un aire especial a la ciudad.

Hoy, entonces, un Viajando en una foto (o en unas cuantas) Reloaded, algo así como un Callejeando por ahí en fotos, versión Barcelona. Un encuentro con las calles de esta ciudad que me tiene tan pero tan hipnotizada y a la que espero volver muy pronto. ♥ (Va con corazón y todo).

ATENCIÓN: nunca metí tantas fotos en un solo post, así que déjenlo cargar unos minutos.

ATENCIÓN bis: ya sé, están hartos de escucharme hablar (o de “leerme escribir”) acerca de Barcelona. Hartos. Ya fue Barcelona. No puedo evitarlo, estoy obsesionada, encontrar un Lugar en el Mundo no es algo que pasa todos los días. Además tenía un montón de fotos que me habían quedado pendientes y quería ponerlas acá. Así que ya está. En el próximo post, nada que ver: Guía para viajar por Marruecos. En este post, un capricho nomás.

Mientras esperan, denle click a este video. Muy callejero y muy Barcelona.

[singlepic id=5055 w=625 float=center] 

Cemento con vista al mar

[singlepic id=5066 w=625 float=center]  

Empujen con cariño

 [singlepic id=5077 w=625 float=center] 

Colisión inminente

 [singlepic id=5088 w=625 float=center] 

El balcón también sirve de portero eléctrico

[singlepic id=5099 w=625 float=center] 

Principio de romance, tal vez?

[singlepic id=5110 w=625 float=center] 

Bubu, el perro aventurero con siete vidas. Una vez practicó el escapismo y tuvieron que llamar a los bomberos. La leyenda dice, también, que un mendigo se lo robó e intentó venderlo. Nadie lo compró y su dueña lo encontró en la perrera. Bubu renace cada día. Ahora trabaja en una tienda retro.

 [singlepic id=5120 w=625 float=center] 

Perfect match.

 [singlepic id=5121 w=625 float=center] 

Mucha geometría. Y un señor.

 [singlepic id=5122 w=625 float=center] 

Hay de todo y para todos los gustos.

 [singlepic id=5057 h=625 float=center] 

El misterioso hombre del bombín negro y su perro dinamita.

 [singlepic id=5058 w=625 float=center] 

Un círculo de Gaudí, intervenido por una mujer.

 [singlepic id=5059 w=625 float=center] 

Yo le saco fotos a la Sagrada Familia. Tú le sacas fotos a la Sagrada Familia. Él (y ella) la saca fotos a la Sagrada Familia. Nosotros le sacamos fotos a la Sagrada Familia. Ustedes le sacan fotos a la Sagrada Familia. Y ellos son fotografiados por mí mientras le sacan fotos a la Sagrada Familia.

 [singlepic id=5060 w=625 float=center] 

¡Corré que el baldazo llega hasta acá!

 [singlepic id=5061 h=625 float=center] 

¿Aló? Hable más fuerte que tengo un paraguas.

 [singlepic id=5062 w=625 float=center] 

Escena de Chaplin versión Siglo XXI

 [singlepic id=5063 w=625 float=center] 

Eso de esperarte en The Cemetery Gates ya fue. Yo te espero a la salida del metro.

 [singlepic id=5064 h=625 float=center] 

Contramano. 

  [singlepic id=5067 h=625 float=center] 

El artixta también es callejero.

  [singlepic id=5065 w=625 float=center] 

¿Ves? Si vas caminando por las calles de Gracia, su estudio transparente te invita a pasar. Dentro se ve mejor, siempre y cuando abras bien los ojos.

  [singlepic id=5068 w=625 float=center] 

Cervezafríauneuroamigo, la frase más escuchado por las noches de Barcelona.

  [singlepic id=5069 w=625 float=center] 

Hay peluquerías, y peluquerías retro con onda, como esta.

  [singlepic id=5071 w=625 float=center] 

Y ahí, entre medio de tanto color, una puerta.

  [singlepic id=5072 w=625 float=center] 

Mesas rosas, cuando quieras.

  [singlepic id=5073 w=625 float=center] 

La báscula quita complejos, para que te peses en medio de la calle y pierdas la vergüenza. No es lo mismo pesar 90 kilos que pesar lo mismo que Pedro Picapiedra. No es lo mismo pesar 60 kilos que pesar lo mismo que Messi sin pelota. Ojo.

 [singlepic id=5074 w=625 float=center]  

Eso sí: en todos los cementerios, flores.

  [singlepic id=5075 w=625 float=center] 

Y las sábanas colgando.

 [singlepic id=5076 w=625 float=center]  

El triunfo de pasar por debajo de este arco.

  [singlepic id=5078 w=625 float=center] 

¿Y esta quién es?

  [singlepic id=5079 h=625 float=center] 

El señor era japonés y me cayó simpático.

  [singlepic id=5080 w=625 float=center] 

Esos árboles pelados me generan algo que no logro descifrar.

  [singlepic id=5081 h=625 float=center] 

Ella sostiene el edificio con un pie.

  [singlepic id=5082 w=625 float=center] 

Ambos están elevados, aunque cumpliendo distintas funciones.

 [singlepic id=5083 h=625 float=center]  

Te espero en el casino.

 [singlepic id=5084 w=625 float=center] 

Cuando vi esa cúpula de fondo, pensé: ¿Dónde estoy? ¿Caí en Asia? ¿Volví a Marruecos?

  [singlepic id=5085 w=625 float=center] 

Una especie de Barcelona flashera through the mirror.

  [singlepic id=5086 w=625 float=center] 

Arte callejero, una de las mejores formas de medir la vida callejera de cualquier ciudad.

  [singlepic id=5087 w=625 float=center] 

Tendría que haber tocado el timbre o inscribirme ahí, en el happy yoga.

  [singlepic id=5089 w=625 float=center] 

¿De qué hablarán?

  [singlepic id=5090 h=625 float=center] 

Eso.

  [singlepic id=5091 w=625 float=center] 

Mirá qué linda fachada, eh.

  [singlepic id=5092 h=625 float=center] 

Prohibido, o las arañas se apoderarán de su mente.

  [singlepic id=5093 w=625 float=center] 

Subidas y bajadas. La eterna rueda de la vida.

 [singlepic id=5094 w=625 float=center]  

Ese mozo reflejado en la ventana me recuerda a un cuento. O a algo.

  [singlepic id=5095 w=625 float=center] 

Caras y carritos.

  [singlepic id=5096 w=625 float=center] 

Una que otra ventana.

  [singlepic id=5097 w=625 float=center] 

Se prohibe, y si desobedece, le pegaremos en la frente con el helado gigante.

  [singlepic id=5098 w=625 float=center] 

Hay muchas maneras de matar.

  [singlepic id=5100 w=625 float=center] 

Por un rato, miro el mundo desde más abajo. Está bueno.

  [singlepic id=5101 w=625 float=center] 

Viva los pinoys :)

  [singlepic id=5102 w=625 float=center] 

Hey Ho!

  [singlepic id=5103 h=625 float=center] 

Camuflados entre flores.

  [singlepic id=5104 h=625 float=center] 

Cenicero al aire libre.

  [singlepic id=5105 h=625 float=center] 

Azul y amarillo.

  [singlepic id=5106 h=625 float=center] 

Escalando.

  [singlepic id=5107 w=625 float=center] 

Esta foto es un quilombo, le corté las cabezas a todos, pero igual tiene un nosequé.

  [singlepic id=5108 w=625 float=center] 

Bici con vista a la ciudad.

  [singlepic id=5109 w=625 float=center] 

2 x 2

  [singlepic id=5111 w=625 float=center] 

Sí, estoy arrastrando una heladera y qué.

  [singlepic id=5112 w=625 float=center] 

¿Los ven, ahí hablando?

  [singlepic id=5113 w=625 float=center] 

Jake & The Cat

  [singlepic id=5114 w=625 float=center] 

Como ven, los balcones en Barcelona son un espacio multifuncional.

  [singlepic id=5115 h=625 float=center] 

Las entradas de las iglesias, también.

  [singlepic id=5116 h=625 float=center] 

Compinches a toda edad.

  [singlepic id=5117 h=625 float=center] 

Y ópera callejera, el summum de la música callejera.

 [singlepic id=5118 h=625 float=center]  

El punctum* de la foto está muy claro.

(*punctum, según Roland Barthes: “El punctum de una fotografia es ese azar que en ella me despunta”. Surge de la escena como una flecha que viene a clavarse. El punctum puede llenar toda la foto (….) aunque muy a menudo sólo es un detalle.”)

  [singlepic id=5119 w=625 float=center] 

Cada vez que veo una gaviota en Barcelona pienso dos cosas: “Esta se perdió” y “Ah, no cierto que acá cerquita está el mar”  Una ciudad con vista al mar. ¿Qué más puedo pedir?

Este fue un Viajando en una foto x 60. Ojalá lo hayan disfrutado.

Encuesta: ¿de qué ciudad/pueblo les gustaría que fuera el próximo “Callejeando por ahí”? ¿Algún lugar de España, de Marruecos, de Asia? Opinen…

Carcelona Reloaded

[singlepic id=5002 w=625 float=center]

[singlepic id=4995 w=625 float=center]

Carcelona volvió con todo. O será que yo volví con todo a Barcelona, esa ciudad por la que sentí amor a primera vista y de la que cada vez me enamoro más. Acá todo pasa tan rápido que no sé por dónde empezar a escribir, y tengo mucho para decir, creanme. Si para Madrid lo más adecuado fue hacer un post de tapeo, Barcelona se merece un cadáver exquisito, una conversación fragmentada que represente todo lo que estoy viendo, viviendo y pensando en este lugar (lean el post “Carcelona” antes de seguir y entenderán de qué hablo).

[singlepic id=4999 w=625 float=center] Así vi a Barcelona la primera vez, cuando subía por las escaleras del Metro…

[singlepic id=4985 w=625 float=center] Amo su vida en la calle

[singlepic id=4980 w=625 float=center] Su primavera

[singlepic id=4989 w=625 float=center] Su arte

[singlepic id=4991 w=625 float=center] Sus rincones

***

– Señales, casualidades, encuentros del destino, qué más da.

Yo a ese chico lo conozco, le digo a una de mis amigas mientras bailamos al ritmo de la música semi pop ochentosa en un boliche de la Plaza Real. Le quiero decir “es el chico Carcelona” (me hicieron caso y leyeron el post “Carcelona”, ¿no? Sino no van a entender demasiado…), pero sería muy largo de explicar ahí en ese contexto. Aunque podría estar equivocada, esa charla de Carcelona fue hace varios meses y duró pocos minutos, tal vez quede como una loca si voy y le pregunto. Pero quiero sacarme la duda, así que me acerco y le digo: “Creo que te conozco, una vez le pediste tabaco a un amigo mío en la rambla del Raval y me dijiste que esta ciudad se iba a convertir en mi Carcelona”. Sonríe. Sí, era él. Le cuento que esa palabra me quedó tan grabada que incluso escribí un post con este título ya que siento que define mi relación con esta ciudad. Barcelona es una ciudad “chica” (comparada con Buenos Aires por ejemplo) y no es raro cruzarse con la misma gente. Pero igual, haberme encontrado otra vez con el que me dijo lo de Carcelona es un hecho curioso, ¿no?

Esto de Carcelona podría haber quedado ahí, pero no, las señales tenían que perseguirme. Unos días después fui a visitar a un amigo y, me encontré con esto:

[singlepic id=4994 w=625 float=center]

Quedé petrificada. El periódico (con fecha de 2011) estaba abandonado sobre una silla. Le pregunté si me lo podía guardar y me lo llevé.

Entremedio de todo esto, un día caminando por la ciudad me encontré con una carta (naipe) en la vereda. Si me leen hace tiempo sabrán que también tengo “algo” con los naipes. En Asia los veía por todos lados, abandonados en las esquinas, de a uno, lejos de su baraja, como queriendo decirme algo. Un día, en Laos, decidí empezar a juntarlos. Debo tener unos 30, todavía no formé la baraja completa, pero estoy en camino. En cada ciudad o pueblo donde encontraba un naipe, algo bueno me pasaba. Son como los naipes del buen agüero. En China, por ejemplo, estaba perdidísima, encontré uno y me pasó esto. Lo que me di cuenta es que los naipes siempre aparecían en los lugares con más cultura callejera, en esos países donde la gente vive en la calle, come en la calle y (claro) juega a las cartas en la calle. En las ciudades más ordenadas y limpias jamás encontré nada (a excepción de Madrid). Pero el otro día apareció cuando menos lo esperaba: un ocho de trébol.

[singlepic id=5009 w=625 float=center] Hace unos días, además, entré a una tienda casi de casualidad y me encontré con esta mini geisha. No soy de comprarme estas cosas, pero la vi y me encantó. Ahora es mi nueva compañera viajera, una geisha con superpoderes.

[singlepic id=4992 w=625 float=center]

[singlepic id=4993 h=625 float=center] La cosa es que unos días después estaba caminando por el Raval y me crucé con una japonesa que parecía ser una geisha de verdad. Raro raro…

Esto de enamorarse de una ciudad no es tan fácil ni lindo como parece, especialmente para alguien como yo que no puede estar mucho tiempo quieta en el mismo lugar. ¿Qué hago? ¿Deshojo una margarita y le pregunto?

[singlepic id=5008 w=625 float=center]

Mevoymequedomevoymequedomevoymequedome…

[singlepic id=5010 w=625 float=center]

¿Le saco las espinas a un cactus y busco la respuesta ahí? Barcelonamequierenomequieremequierenomequieremequiere…

[singlepic id=5006 w=625 float=center]

¿Dónde estará la respuesta?

***

– Cada vez más blog y menos guía

Acabo de pasar frente a la Sagrada Familia. Iba a entrar (todavía no la conozco por dentro) pero cuando vi la cantidad de gente que había desistí. Una larguísima fila de personas con sombrero de visera, camisas floreadas, cámaras, medias blancas de algodón altas hasta las rodillas y guías con banderas y megáfonos (bah, lo de los megáfonos capaz que me lo imaginé, pero no me hubiese sorprendido). Ya me parecía que las calles estaban muy vacías: es que todos los turistas que no están en las ramblas están acá, frente a esta obra de arte de Gaudí. Volveré cuando haya menos gente, pensé, y me fui caminando por ahí. Mientras tanto pensaba en mi blog. ¿Tendría que darle un enfoque más turístico a los posts? ¿Hablar acerca de lo que se puede ver en cada lugar? El problema es que muchas veces yo misma no visito los “puntos turísticos” entonces tampoco puedo hablar demasiado acerca de ellos… Mi blog —que acaba de cumplir dos años, por cierto— se está volviendo cada vez más personal y no creo que haya vuelta atrás. Es que guías de viajes sobran, lo que cambia son las experiencias y eso es lo que a mí me gusta contar. Así que ya está, prefiero escribir historias y pensamientos viajeros, ya que eso es lo que nos hace diferentes, ¿no? Más que el lugar, la mirada.

[singlepic id=4982 h=625 float=center]

[singlepic id=4983 w=625 float=center]

[singlepic id=5007 w=625 float=center]

[singlepic id=4979 w=625 float=center]

[singlepic id=4988 w=625 float=center]

[singlepic id=4996 h=625 float=center]

Además cada vez recibo más mails de personas que quieren viajar y no se animan, de gente que busca ser feliz y necesita un empujón para animarse a “dejar todo atrás”, de chicas que se sienten identificadas conmigo y me preguntan cosas que yo misma me pregunto todos los días… Todo esto me hace pensar que este blog va más allá de los viajes, que es un espacio en el que podemos reunirnos (aunque sea virtualmente) aquellos que amamos viajar y aquellos que amamos la vida y buscamos ser felices como sea. Así que bienvenidos. :D “Viajando por ahí: Blog de viajes, creatividad, inspiración y autoayuda” (?), “Viajando por ahí: Un blog feliz”.

[singlepic id=4998 w=625 float=center]

[singlepic id=5000 w=625 float=center]

[singlepic id=5001 h=625 float=center]

[box border=”full”]NOVEDADES: TEDxUTN (o De cómo una chica tímida va a tener que plantarse en un escenario y hablar acerca de su vida, los viajes y los sueños durante 18 minutos sin parar)

Cuando era chica era tan tímida que no me animaba a atender el teléfono de mi casa. Tampoco hablaba con extraños ni decía lo que pensaba. Todo me daba vergüenza. De a poco, muy de a poco, lo fui superando. Y cuando empecé a viajar sola, no me quedó otra. Hoy puedo decir que soy “menos tímida” que cuando era chica, aunque todavía algo de timidez creo que tengo. Hace unos años jamás me imaginé que en algún momento de mi vida iba a tener que subirme a un escenario (el espacio más temido de los tímidos) y hablar frente a un público (la actividad más temida de los tímidos) acerca de mi vida. Pero sí: el 27 de abril estaré en Buenos Aires y seré una de las oradoras de TEDxUTN. Y me voy a morir ahí mismo, lo sé. Pero igual intentaré hablar y transmitirles el mensaje de que todo se puede. Si alguno de los que me lee llega a estar presente aquel día y ve que me bloqueo y no puedo empezar a hablar, que grite alguna palabra graciosa así me relajo y me río. Por favor. Que me voy a morirrrr! [/box]

Si me animo a hacer estas cosas (oficiar de pseudo modelo publicitaria para mis amigas de la boutique vintage “La Petite Parade”) entonces puedo hacer cualquier cosa. Es cuestión de ser caradura…

[singlepic id=5005 h=625 float=center]

***

Lo que se viene en Viajando por ahí (esto ya parece una novela por entregas)

Dentro de unos días vuelvo a Buenos Aires y me quedaré por allá varias semanas. Tengo muchísimos artículos para escribir (para revistas) y quiero organizar algunas muestras de fotos. Así que como no estaré viajando, iré subiendo cosas que me quedaron pendientes de Marruecos, Suecia y España. Algunos posts más cortos, posts fotográficos, historias, guías, gastronomía, reflexiones y más…

Carcelona

[singlepic id=3544 h=625 float=center]

[singlepic id=3530 w=625 float=center]

Hace unos días salí a caminar con un amigo catalán por la Rambla del Raval. Nos sentamos en un banco a charlar y se nos acercó un chico, catalán también, a pedirnos tabaco. Mi amigo le dio tabaco —acá todos andan con su paquetito de tabaco para armar— y el catalán desconocido me preguntó hacia cuánto estaba viviendo en Barcelona. Cuando le dije que estaba de paso por dos semanas, me dijo: “Si te quedas más de un mes no vas a poder dejarla nunca más, la ciudad se va a convertir en tu Carcelona”. Qué mejor definición que esa. Barcelona es una ciudad que te atrapa y de la cual es muy difícil escapar. Por lo menos a mí me está costando muchísimo irme de acá.

[singlepic id=3527 w=625 float=center]

[singlepic id=3528 h=625 float=center]

[singlepic id=3529 h=625 float=center]

Cada vez que salgo a caminar por zonas como el Barrio Gótico o El Raval —donde hay gente de todas las nacionalidades haciendo vida callejera— siento que la ciudad vive en un diálogo constante, que se la pasa hablando a través de cada uno de sus habitantes. Cada vez que escucho fragmentos de conversaciones, cada vez que alguien me habla en la calle, cada vez que leo los mensajes pintados en las paredes y colgados en los balcones siento que formo parte de un cadáver exquisito en el cual participa toda la ciudad.

El cadáver exquisito, para aquellos que no lo conocen, es un juego que fue creado por los surrealistas en 1925: consiste en ensamblar colectivamente un conjunto de palabras o imágenes para dar lugar a una obra grupal, anónima, espontánea. En este juego, cada persona escribe por turno en una hoja de papel y la dobla para cubrir parte de la escritura, de manera que el siguiente jugador solamente pueda ver las palabras finales. La primera vez que se jugó, se formó la frase El cadáver exquisito beberá el vino nuevo y de ahí salió su nombre.

[singlepic id=3526 w=625 float=center]

[singlepic id=3531 w=625 float=center]

[singlepic id=3532 h=625 float=center]

[singlepic id=3533 w=625 float=center]

[singlepic id=3543 w=625 float=center]

[singlepic id=3545 w=625 float=center]

[singlepic id=3546 w=625 float=center]

Cada vez que hablo con una persona nueva siento que el diálogo empieza por el medio, como si fuésemos participantes de un juego en el que se mantiene una misma conversación pero se va rotando de interlocutor, como si la charla hubiese empezado hace tiempo pero cada cual va llegando en un momento distinto. Cada persona nueva que conozco en Barcelona no me hace las preguntas típicas, no hablamos de dónde soy, qué hice ayer y qué voy a hacer mañana. Aparece un desconocido y en vez de decirme hola me dice que Barcelona va a ser mi cárcel y nunca más voy a poder huir. Aparece otro y me habla acerca de esa necesidad que tenemos todos de abrirnos y de conectar con las personas. Aparece otro y me habla de lo que sueña para su vida y de cómo quiere alejarse de ciertos estereotipos. Aparece otro y me dice que los argentinos pensamos demasiado. Aparece otro y propone el juego como manera de relacionarse entre seres humanos. Aparece otro y me habla de poesía, de música, de cine, de escritura, de viajes. Y así como compartimos un rato de charla, después cada cual sigue por su lado y encuentra otra persona con la cual seguir esa conversación.

Esta ciudad me atrapa y me inspira a fomentar la creatividad, a hablar con la gente, a escuchar lo que cada uno tiene para decir. Así que voy tomando algo de cada diálogo, palabras sueltas, frases, momentos y las voy escribiendo en mi cuaderno, formando mi propio cadáver exquisito barcelonés.

[singlepic id=3536 w=625 float=center]

[singlepic id=3537 w=625 float=center]

[singlepic id=3538 w=625 float=center]

[singlepic id=3539 w=625 float=center]

[singlepic id=3540 h=625 float=center]

[singlepic id=3541 h=625 float=center]

[singlepic id=3542 w=625 float=center]

En unos días me voy a Marruecos y ahí volveré a mis posts “de siempre” con relatos viajeros, información útil, observaciones y todo eso. Tengo que romper el hechizo antes de que sea demasiado tarde y me quede atrapada acá para siempre…

[singlepic id=3548 w=625 float=center]

[singlepic id=3547 w=625 float=center]

[singlepic id=3549 h=625 float=center]

[singlepic id=3550 h=625 float=center]

[singlepic id=3551 h=625 float=center]

[singlepic id=3535 h=625 float=center]

ACTUALIZACIÓN: Varios meses después volví a Barcelona y escribí el post “Carcelona Reloaded”, algo así como una segunda parte de este texto…

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google