América

Hacé click en los países para leer los relatos


América


Centroamérica

Series


amigate-con-bs-as

recuerdos-de-centroamerica-serie

Algunos relatos de América:

 

Recuerdos de Centroamérica (3):
viaje en bus por Nicaragua

Cuando uno hace un viaje que abarca varios países, es inevitable ir cruzándose con viajeros que vienen del lado al que vamos nosotros. Y como las conversaciones iniciales suelen ser más o menos las mismas…

blogTripping La Plata | Parte 2: «Arte es lo que sobra»

Sábado: blogtrip oficial El trayecto de Buenos Aires a La Plata se me pasó volando. Creo que eso de tener que subirme a un bondi para ir a una ciudad afuera de mi ciudad ya…

#TBMbue: El primer encuentro de bloggers de viaje de Argentina

Los bloggers tenemos la suerte de poder trabajar desde cualquier lugar del mundo (o desde cualquier lugar con conexión a internet). También tenemos la suerte de poder conectarnos con otros bloggers y conversar virtualmente a…

blogTripping La Plata | Parte 1: «Allá es otro clima»

Un domingo de mayo a eso de las 5 de la tarde. Voy en el asiento delantero de un auto paseando por La Plata. Diálogo vía mensaje de texto con mi mamá (sí, la pintora…

Recuerdos de Centroamérica:
Guna Yala, un paraíso en 365 islas

En el 2008 hice mi primer viaje largo: nueve meses por Sudamérica y Centroamérica. Mi objetivo era terminar en México, pero me volví antes porque estaba cansada, no tenía plata y no sabía si podría…

Miramar y el arte olvidado

“Caminar es un arte olvidado” (Carl Honoré, Elogio de la lentitud) Llegamos a la estación de Miramar a las 8 de la noche. Estábamos a unas trece cuadras de la casa de Luci y Emi,…

viajera duplicada

A veces siento que vivo dos vidas. Una, la de viajera que se va sola por el mundo. Otra, la de chica que vive en Buenos Aires. Si bien en las dos vidas soy la…

Exploración #2: recuerdos de un viaje a Mocronte

Querida Lau,

Hace unos días se me dio por revisar unas cajas que tenía en el placard —viste que cada vez que vuelvo de un viaje me agarra el ataque de limpieza— y encontré las fotos de cuando fuimos a festejar tus treinta a Mocronte. ¿Te acordás? Ninguna de las dos conocía y era un lugar al que queríamos ir juntas hacía tiempo, sobre todo después de que tantos viajeros nos contaran historias de ahí. Creo que los primeros en mencionarlo fueron Pablo e Itziar, ¿no? “¿Sois argentinas y no habéis ido a Mocronte? Alucino” […]

Niños de noventa años

Muchos años antes de imaginarme que podía dedicarme a viajar, decidí que de grande quería ser filósofa. La culpa la tuvo un libro que leí a los once o doce años y que me dejó…

Una vidente brasilera

Si, siete años atrás, una vidente me hubiese leído la mano y me hubiese contado cómo iba a ser mi vida hoy, no sé si le hubiese creído. Visto desde afuera, el viaje a Brasil…

Ciudad repleta / Ciudad abandonada

Son casi las 12 de la noche de un miércoles. El 126 avanza por Alem y yo miro Microcentro desde la ventana. No hay ni un fantasma. Si no conociera Buenos Aires pensaría que el…

Escribir un libro (2): etapas y miedos

Debo ser una de las personas más miedosas que conozco, aunque no lo crean. Unos días antes de salir de viaje por primera vez (allá por enero de 2008) me tiré sobre la cama, me…

Montevideo con Paula (parte 2 de 2)

  *** Este post es la continuación de Montevideo sin Paula. Entre ambos conforman la crónica de mis diez días en la capital uruguaya.  Pau y yo *** Parte 2: Montevideo con Paula (o El…

El ceviche y los recuerdos

Cuando nos trajeron el plato de ceviche a la mesa quedé hipnotizada, no me animaba a empezarlo por miedo a que se terminara demasiado rápido. Apenas probé el primer bocado de lenguado con camote recordé…

Recuerdos de Centroamérica (2):
Costa Rica y pura vida

Mi primer encuentro con Costa Rica fue cómico. Llegué a San José, la capital, en bus desde Panamá y busqué un teléfono público para llamar a Diego, un argentino amigo de mi prima que estaba…

Volver a casa

Fue en alguna esquina de Belgrado. Era de noche, pasamos caminando frente a un barcito que daba a una calle empedrada y por unos segundos sentí que estaba en Buenos Aires. O quizá por un momento fui una serbia que caminaba por la capital argentina en una dimensión paralela. Hay ciudades que no se parecen físicamente pero comparten una esencia, tienen algo que no se puede reducir a un edificio del mismo estilo o a platos de comida más o menos similares, es otra cosa, una atmósfera, algo intangible lo que las hermana. Yo a Belgrado la sentí muy Buenos Aires.

¿Seguimos en contacto?


Suscribite al blog para recibir los últimos posts del blog, así como las novedades de mis libros, talleres y presentaciones (junto con descuentos y regalitos especiales por ser suscriptor!)

x