América

Hacé click en los países para leer los relatos


América


Centroamérica

Series

amigate-con-bs-as

recuerdos-de-centroamerica-serie

Algunos relatos de América:

 

El Paseo de la Historieta en bici un viernes santo

Belu y yo quedamos en Mafalda a las dos y cuarto. Son las dos y salgo al balcón de casa, en el que apenas puedo pararme de frente porque es tan angosto que casi no…

Los sonidos del Sapo Amarillo

“Cuando dejás de usar la vista se te abren otros sentidos, empezás a sentir el mundo de otra manera”, nos dice mi tía Ana en alguna de las tantas charlas que compartimos durante nuestra visita…

«Detrás de los viajes» – Edición Especial 300 Posts

Es sabido que todos los viajes tienen dos caras: una, la que se muestra y se cuenta con orgullo, y otra, la que queda oculta ya sea por ridícula, vergonzosa, impresentable o desopilante. En los…

Redescubriendo Buenos Aires (o La velocidad de estar de vuelta)

Los días en Buenos Aires pasan rapidísimo. Tan rápido, que me cuesta poner en orden las ideas. Voy, vengo, salgo por la ciudad más de lo que pensaba que iba a salir, me reencuentro, me…

Por el Callejón de Huaylas | Día 1: En Huaraz y con soroche

Me desperté de golpe a eso de las 5 am. El bus que iba de Lima a Huaraz estaba pasando por un cruce en la Cordillera a 4100 metros de altura, y yo pensé que…

Exploración #2: recuerdos de un viaje a Mocronte

Querida Lau,

Hace unos días se me dio por revisar unas cajas que tenía en el placard —viste que cada vez que vuelvo de un viaje me agarra el ataque de limpieza— y encontré las fotos de cuando fuimos a festejar tus treinta a Mocronte. ¿Te acordás? Ninguna de las dos conocía y era un lugar al que queríamos ir juntas hacía tiempo, sobre todo después de que tantos viajeros nos contaran historias de ahí. Creo que los primeros en mencionarlo fueron Pablo e Itziar, ¿no? “¿Sois argentinas y no habéis ido a Mocronte? Alucino” […]

Mar del Plata y el fluir de la rambla

(Atención: el choclo de texto que verán debajo no quedó así todo junto por error. Es un fluir de conciencia tan largo como la rambla de Mar del Plata. Para aquellos que no quieran leer,…

En Ushuaia todo se conecta

(Este no es un texto para leer en diagonal.) No es fácil describir una telaraña, sobre todo cuando tiene tantas uniones, así que voy a ponerme en el centro solo porque todas sus lineas me…

La Maldición de Egaña

Todo empezó cuando a cuatro amigos viajeros se les ocurrió que sería divertido acampar al lado de una mansión abandonada en medio del campo. Cabe preguntarse a qué equivaldría la palabra “divertido” (unida a las…

Escribir un libro (5): dejarlo ir

Pensé que este día no iba a llegar nunca, pero llegó: terminé el libro. Lo dejé ir. Si cuento desde el día que lo empecé a escribir (en Brasil), pasaron siete meses. Si cuento desde…

Montevideo con Paula (parte 2 de 2)

  *** Este post es la continuación de Montevideo sin Paula. Entre ambos conforman la crónica de mis diez días en la capital uruguaya.  Pau y yo *** Parte 2: Montevideo con Paula (o El…

doscientos viajes

Este es el posteo número doscientos de este blog. De un blog que abrí en febrero de 2010, pero que, para mí, nació oficialmente el día que me fui a Asia: el 3 de abril…

Volver (después de un viaje de 16 meses por Asia)

Escribo esto a siete seis cinco cuatro tres dos días de volver a Argentina. Lo escribo ahora, porque no sé si podré escribir la noche antes de irme. La cuenta regresiva se hace cada vez…

Ciclos
(o el día que conocí a Carlos Páez Vilaró)

Siempre acabamos llegando a donde nos esperan (José Saramago) En el 2009, unos meses después de volver de mi primer gran viaje por América latina, decidí hacer un curso de re-orientación vocacional para ver cómo…

Almacén de sueños bonaerenses

Viajar es como estar soñando, y esta no es la primera vez que lo digo: lo que pasa es que cada vez me convenzo más de lo oníricos que son los viajes. O por lo menos los míos.…

El ceviche y los recuerdos

Cuando nos trajeron el plato de ceviche a la mesa quedé hipnotizada, no me animaba a empezarlo por miedo a que se terminara demasiado rápido. Apenas probé el primer bocado de lenguado con camote recordé…

¿Seguimos en contacto?


Suscribite al blog para recibir los últimos posts del blog, así como las novedades de mis libros, talleres y presentaciones (junto con descuentos y regalitos especiales por ser suscriptor!)

x