Menú principal

Menu

Aniko Villalba

Soy Aniko, argentina-húngara, una chica que escribe y viaja (lento) desde el 2008.
Autopublico mis libros, amo nadar, soy introvertida y fan de todo lo que esté hecho en papel.

Con el mural de Tute

2016, Buenos Aires.

* Viajo con mochila, no por una cuestión filosófica sino porque me gusta ir liviana y poder moverme con mi equipaje con facilidad. Además creo que no se necesitan tantas cosas para irse a otra parte. A la vez, no puedo evitar comprarme libros, postales, journals y cuadernos en cada lugar que estoy. Soy FAN de los cuadernos. Es un problema.

* Me gusta mucho conocer los lugares caminando o en bicicleta, más que nada porque disfruto la lentitud y me siento identificada con el slow travel. No me interesa conocer lo turístico sino ver cómo vive la gente en otras partes del mundo. Mi interés está en lo cotidiano.

* Soy introvertida. Me gusta más escuchar que hablar. Observo mucho pero soy medio miope, así que si me saludás de lejos y no respondo puede que sea porque no tengo los anteojos puestos. También tengo muy mala memoria, supongo que por eso escribo todo.

* Las dos cosas que más miedo me dan son los escenarios y los aviones. Y las sanguijuelas, espero que nunca se me pegue una en el tobillo.

* Amo el mar y todo lo que sea en el agua: nadar, navegar, esquiar, remar, hacer la plancha. Mi lugar ideal tiene gatos y gaviotas.

* Soy bastante urbana, me gusta la vida de ciudad, sentarme a tomar un café, mirar a la gente, encontrar vidrieras raras, hacer actividades culturales y estar en la calle. También disfruto la tranquilidad de la naturaleza, aunque después de varios días no sé qué hacer. Me quedaría a vivir en cualquier ciudad frente al mar.

* Soy cíclica: tengo períodos en los que solo quiero viajar viajar y viajar, y después tengo etapas en las que necesito encerrarme en un solo lugar a escribir, leer e inspirarme. Que viva viajando no quiere decir que esté todos los días en movimiento. Tampoco quiere decir que mi vida sea perfecta.

* En el 2015 me casé con L., a quien conocí viajando, así que ahora somos dos en este blog, aunque él no me deja publicar fotos suyas y se dedica a las tareas silenciosas, como la programación, el mantenimiento técnico de mis webs y el coaching emocional de la bloguera. Nuestro plan a corto-mediano-largo plazo (no sabemos) es tener una casa rodante y viajar en familia. Otros proyectos pendientes: armar un centro cultural de viajes, tener/trabajar en una librería-papelería, leer todos los libros que están en mi biblioteca, llenar todos los cuadernos que tengo en blanco.

aniko-biarritz

Con más seriedad:

Me llamo Aniko, tengo 30 años y nací y crecí en Buenos Aires, Argentina. Mi familia es mitad húngara —de ahí mi nombre, que no es japonés— y mitad argentina-española, así que me siento un poco de cada lugar. Mi vocación y mi trabajo es escribir, algo que hago desde muy chica. De eso vivo. Además viajo porque soy inquieta y no puedo estar mucho tiempo en el mismo lugar. Me aburro rápido y necesito cambiar de ventana.

A los 22 años decidí que iba a vivir viajando, y eso hago desde entonces, aunque con pausas en el medio. Muchos dicen que soy muy valiente, yo que me conozco les digo que soy bastante miedosa. Creo que mi valentía no tiene que ver con haberme ido de viaje —el mundo no es un lugar tan peligroso como lo pintan—, sino con haber tomado la decisión de dedicarme a lo que me hace feliz. Nunca soñé con pasar mis días en una oficina ni tener una vida con horarios fijos: es algo incompatible con mi forma de ser. Cuando dije que quería ser escritora y viajera, muchos me dijeron que era imposible. Después entendí que para ellos era imposible porque nunca se habían animado a salir de su zona de confort y probar si podían vivir de su pasión. Se puede, aunque lleva tiempo y muchas horas de trabajo.

Empecé a viajar en el 2008, cuando terminé la carrera de Comunicación Social: me fui de viaje por América Latina sola, por tierra, sin rumbo fijo y sin pasaje de vuelta. Me llevé un cuaderno y una cámara de fotos —la computadora vino un tiempo después— con el objetivo de convertir cualquier lugar en mi espacio de trabajo. Durante ese primer viaje escribí otro blog —antecesor de este, que nació en el 2010—, publiqué crónicas en revistas y empecé a tener oportunidades laborales que nunca se hubiesen dado si me quedaba quieta en mi casa (di una charla TEDx, publiqué en la revista VIAJES de National Geographic, fui invitada por ministerios de turismo). Entre el 2008 y hoy viajé por más de cuarenta países de América, Asia, Europa y África, a veces sola y a veces acompañada, a veces rápido y casi siempre muy despacio. Creo que usé casi todos los medios de transporte posible (me faltaría ir a caballo, que no me divierte mucho). Volví varias veces a Buenos Aires y viví en Yogyakarta (Indonesia) y Biarritz (Francia). Todavía sigo explorando el concepto de hogar y me pregunto si seguiré en movimiento toda la vida o si algún día encontraré un lugar en el que quiera quedarme para siempre.

Esta es mi web personal

libros-aniko-villalba

En el 2013 autopubliqué “Días de viaje”, mi primer libro de relatos con historias de mis primeros cinco años de vida nómada. Lo publiqué de manera independiente, por fuera del circuito editorial, gracias a la ayuda y confianza de mis lectores. Ya hay más de 5000 ejemplares dando vueltas por ahí. En el 2016 publiqué “El síndrome de París”, mi segundo libro.

Conseguilos en mi Tienda

este-blog

Viajando por ahí, al igual que yo, fue mutando. Nació en el 2010 como un diario de mis viajes en solitario por Asia y derivó en el blog personal de una chica que vive viajando. Acá vas a encontrar información y fotos de los lugares que visito, pero más que nada vas a encontrar mis experiencias, historias, emociones, preguntas y delirios. Me faltan muchas respuestas y a veces intento encontrarlas escribiendo textos. Puede que sea un blog ciclotímico, pero solo porque se parece a mí, así que ténganle paciencia.

A pesar de sus variaciones, Viajando por ahí tiene algunos macro-objetivos inamovibles:

* quiero mostrar que el mundo es un lugar mucho más amigable, hospitalario y seguro de lo que nos hacen creer; que una persona, por ser de cierta nacionalidad o religión, no es mala ni buena; que los seres humanos somos iguales, más allá de nuestras diferencias culturales;

* y quiero demostrar que se puede vivir viajando, que viajar no es un lujo reservado para quienes les sobra el dinero, ni tampoco equivale a estar de vacaciones constantes. Se puede tener un estilo de vida distinto al que nos propone el sistema: es cuestión de apostar por nosotros mismos, de trabajar de lo que amamos y de poner la felicidad —nuestra y de los demás— como primer objetivo.

Leé mis relatos de viajes

 sigamos-en-contacto

Estoy en instagram y facebook

Tengo un blog de escritura creativa: escribir.me

Vendo mis libros y fotos en mi Tienda online

Si querés hacerme una consulta, proponerme un trabajo o saludarme, mandame un mensaje

Y si querés saber qué se dice de mí, pasá por la sección de Prensa

Suscribite a mi newsletter

¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×