• Países visitados: Indonesia y Filipinas
  • Ciudades y pueblos: Bali, Solo, Jakarta (Indonesia) Manila, Dagupan, Baguio, San Fabián, Bolinao, Lingayen Gulf, Vigan, Banaue, Batad
  • El gran regreso: el pan y la pizza (Filipinas)
  • Cantidad de veces que me cagaron con el vuelto: en Bali, siempre (y me ponían mala cara cada vez que les decía)
  • Cantidad de veces que regateé: todas (en Bali)
  • Cantidad de veces que regateé, compré y me sentí re viva hasta que descubrí que el de al lado me lo dejaba por menos: NS/NC
  • Mejor descuento: el sarong de 150.000 rp (15 dólares) que pasó a costar 15.000 rp (1,50 USD) en menos de 10 segundos (gracias a mi “táctica de regateo”)
  • Mi táctica de regateo: entrar al negocio, mirar algo haciéndome la interesada (sin hablar), preguntar el precio, poner cara de póker, irme sin decir nada, escuchar de lejos que me bajan el precio, seguir alejándome (despacio) para que el precio siga bajando, frenar cuando escucho un precio que me convence, darme vuelta, pedir aún menos, llegar a un acuerdo. O: irme al negocio de al lado y escuchar cómo se pelean por ofrecerme el precio más bajo.
  • Top frases escuchadas en Bali: “Hello miss where you go?”, “Need transport?”, “Massaaaage, pedicure, manicure”
  • Frase ambigua: “What can I do for you, miss? What can you do for me?”
  • Oferta ambigua: “Blow: 15.000 rp”
  • Cosas que compré: un short retro a lunares, una remera, un pantalón pescador, un mini diccionario English-Bahasa
  • Cosas que perdí: todas mis biromes
  • Cosas que me regalaron (agarranséN): cuatro remeras, un sarong, una mochila de tela batik, un collar en conjunto con una pulsera, un pin, un buzo de Filipinas, una cartera, un monedero, otro collar (de caracoles), un llavero
  • Kilos que aumentó mi mochila: 5
  • Temperatura ideal: ventipico de grados en Banaue, pueblo en las montañas de Filipinas
  • Momentos para recordar: cuando construimos una carpa de gitanos con sarongs, velos y camisas en la cubierta del barco que nos llevaba de Karimunjawa a tierra firme (Indonesia), cuando miré el partido de Argentina sola en Manila y festejé los goles como si estuviera con gente, cuando me senté en la vereda en Kuta (Bali) y le robé la señal de wi fi a un restaurante (para que apagaran el módem al rato…)
  • Momentos para olvidar: cuando viajé de noche en colectivo a un pueblo en las montañas con todas las luces prendidas, un bebé que no paró de gritar (no lloraba, chillaba) y tres horas de espera en la ruta a las 4 de la mañana (son las delicias del viaje)
  • Descubrimiento bizarro del mes: los moy moy palaboys (estos filipinos están locos-locos!)
  • Viaje en colectivo más largo: 23 horas de Jepara a Bali
  • Cantidad de veces que me fui de videoke: 4 veces en 6 días
  • Cantidad de veces que me negué a cantar en público por miedo a ser deportada: 4/4
  • Pregunta más escuchada en Filipinas: “How young are you, Ani?” (no “How OLD are you”, sino how YOUNG) y “Are you married?”
  • Frase del mes: “No pierdas las esperanzas, yo me casé a los 40” (?)
  • Edad promedio que me dan en Filipinas: 17 años (Daf, somos mellizas)
  • Sueños del mes: que se me salía una muela (¡no quiero seguir perdiendo cosas!), que había un atentado en BA (juro que estos sueños no se cumplen), que me despertaba en Buenos Aires sin entender por qué y no tenía señal en ningún celular, que no quería tomar el barco a Uruguay
  • Lugar del mes: Banaue y Batad, las terrazas de arroz más increíbles que vi en mi vida…
  • Próximos destinos: Hong Kong y Macau
  • Pedido del mes: ¡Comenten más! Así me siento un poco más cerca…