• Países visitados: (parte de) Malasia, Singapur, (parte de) Indonesia
  • Islas: Singapur, Java, Karimunjawa
  • Ciudades: Singapur (sí, país, isla y ciudad), Kuala Lumpur, Tanah Rata, Melaka, Jakarta, Yogyakarta, Semarang, Jepara, Karimunjawa
  • Días de lluvia: diría que un 50 por ciento más que el mes pasado
  • Palabras nuevas: sampai jumpa (see you later en indonesio), selamat malam (buenas noches), berapa? (cuánto cuesta?), tidak pedas (not spicy please), keju (queso)
  • Palabras que me gustaría aprender: “me estás cagando con el vuelto”, “no te hagas el vivo que seré extranjera pero no boluda”
  • Cosas que perdí: mi cepillo de dientes, mi toalla
  • Cosas que casi pierdo: un short
  • Cosas que me regalaron: una toalla, un pañuelo de la India, un caracol con el dibujo de una flor, una historia dibujada en mi cuaderno, mucho OndeOnde
  • Mejor piropo escuchado por las calles de Indonesia: “De dónde saliste, Miss Universo?” y “I love you mister!”
  • Cosas que todavía no tolero: el calor del mediodía, que me cobren de más, que me acosen para ofrecerme pasajes/taxis/hoteles, las ciudades demasiado turísticas, el olor de mi ropa húmeda en la mochila
  • Cosas que no pasan de moda: que me hablen de Maradona cada vez que digo que soy argentina
  • Comidas que me persiguen: el arroz de todo color, forma y tamaño
  • Top 3 de elementos faltantes en el baño: inodoro, papel higiénico, toalla de mano o carilina de algún tipo
  • Top 3 de elementos faltantes en la mesa: cuchillo, salero, servilletas
  • Preguntas del mes: Are you in a relationship? Do you have kids? Can I have your cellphone?
  • Afirmación del mes: She’s a friend of Maradona!!!
  • Pregunta pelotuda del mes: Do you REALLY come from Argentina? You look so white (y no recibo este tipo de preguntas de los asiáticos, sino de canadienses y “americanos”)
  • Países polémicos: Vietnam (la gente que fue lo odia o lo ama), la India (ídem)
  • Palabras del mes: miss, foto, bulé
  • Cantidad de veces que me quedé en un hostel en Indonesia y Singapur: cero (siempre Couchsurfing)
  • Momentos sorprendentes: Cuando me reencontré con el japonés “de la toalla” que conocí en Malasia en el lobby de un edificio en Singapur… de pura casualidad, yo estaba en una fiesta de couchsurfing, fui en busca de la pileta, me perdí y me lo crucé. Lo más emocionante: se acordaba de mi nombre… ¿saben por qué? es bastante obvio… PORQUE PARECE JAPONÉS. Basta. Me voy a cambiar la nacionalidad y se terminó.