Últimamente estoy recibiendo distintas versiones de la misma pregunta: “¿Qué tengo que estudiar para poder viajar?”, “¿La clave para viajar mucho es estudiar Comunicación Social como vos?”, “¿Qué trabajo me recomendás hacer durante un viaje?”. Algunos me dicen, incluso: “No sé escribir bien y la fotografía no me apasiona, pero si vos lo estudiaste y con eso viajás, entonces yo también lo haré”.

(Aclaración: la pregunta no tiene qué ver con “cómo aprender a ser un viajero” —está claro que eso se aprende de una sola forma: viajando— sino con “qué carrera o profesión me puede dar la oportunidad de viajar” y “a qué puedo dedicarme durante un viaje”.)

altiplano-bolivia desierto-peru-1

Tengo varias respuestas. Primero, al parecer Viajando por ahí se convirtió en un diván para consultas psicológicas de viajeros. :D Como les digo cada vez que respondo a uno de estos mails, yo no tengo las respuestas a las dudas existenciales de nadie (casi que ni tengo respuestas para mí). Lo que sí puedo decirles es lo que NO tienen que hacer: NO tienen que estudiar lo mismo que yo estudié para hacer lo que yo hago (es decir, viajar). Tampoco tienen que dedicarse a lo mismo que yo. No es la idea ni lo que quiero transmitirles. Ese sería el camino fácil y lo más probable es (si no les gusta la Comunicación ni la escritura ni la fotografía) que no sea la solución ni la respuesta a sus vidas. ¿Quieren dedicarse a algo que no les gusta pero que les permita viajar? Es como trabajar de algo que no les apasiona solamente para ganar plata. Mi consejo es no lo hagan.

efimero  Sería una solución efímera como este panadero…

No existe una carrera universitaria de Viajero (por ahora…), tal vez algún día fundemos nuestra propia Universidad de la Vida (¿se imaginan? “Sí, yo soy Doctor en Viajes, me recibí en la UV”), pero por el momento ser viajero no tiene que estar ligado a una carrera específica, sino a otra cosa, a algo muy importante en nuestras vidas: nuestro talento. Ser viajero tiene que ser un complemento a nuestro talento, una manera de llevar nuestro talento por el mundo.

nena-tigre

El camino “para ser viajero”, creo yo, consiste en descubrir tu talento y buscar la manera de combinarlo con los viajes. Todos nacemos con un talento, de eso sí estoy segura. Puede ser un talento chiquito, puede ser un talento descomunal, puede ser algo que ustedes ven como “hobby”… Muchos lo conocen, pero muchísimas personas no indagan ni se lo preguntan. Hablen con ustedes mismos: ¿qué es aquello que los apasiona? Aquello que hacen sintiendo que “no trabajan”. Esa actividad que los hace olvidarse del mundo y sentirse felices. Probablemente sea algo en lo que son buenos o en lo que quisieran perfeccionarse a lo largo de su vida. Y después pregúntense: ¿cómo hago para combinar ese talento/pasión con los viajes? No me digan que la única opción para viajar es ser escritor y/o fotógrafo porque no es cierto. Creo que cualquier profesión puede combinarse con los viajes: hay médicos viajeros, músicos viajeros, cocineros viajeros, artistas viajeros, diseñadores gráficos viajeros, ingenieros viajeros, actores viajeros, arqueólogos viajeros, sociólogos viajeros… Algunas profesiones pueden parecer difíciles de combinar con los viajes, y por eso los invito a pensar, a usar la creatividad, a soñar, a imaginar cómo pueden combinar eso que hacen y que tanto les gusta con los viajes por el mundo. Yo, como les dije, no tengo la respuesta.

cocinera-bolivia Hay cocineras viajeras

pescadores-muine-vietnam-1 Pescadores viajeros

133137732703647131_WfYTMwvw_c Y muchas ganas de viajar

Si hay algo que aprendí en estos años es que viajar por viajar es lindo (es extremadamente lindo), pero cuando uno dedica todos los días de su vida a eso, viajar por viajar no es suficiente. Tenemos que aprovechar esa “movilidad”, ese desplazamiento constante, para llevar algo alrededor del mundo (algo además de nuestra propia persona): un mensaje, un objeto, una idea, una enseñanza, una receta, una canción, un juego, una cura, una locura, un baile, una interpretación, una sonrisa, un abrazo, un ejemplo, un sentimiento, una técnica, un cuento, un film, una poesía, una imagen, una palabra, un truco de magia, un programa de radio…

arte-y-cactus  Hay que dejar una huella…

cuaderno-uyuni-1

Si bien considero que ya estoy llevando algo (o por lo menos estoy “trayendo” mis relatos y fotos para compartir con ustedes), quisiera empezar a “dejar” algo en cada lugar al que voy. Por eso otro de mis proyectos a futuro (además de tener una casa rodante o kombi hippie, escribir varios libros y construir un Centro Cultural de Viajeros en algún lugar frente al mar) es viajar llevando “algo” a cada lugar que voy. Hay varios proyectos de viajeros amigos que me inspiran muchísimo: el Proyecto Educativo Nómada de Lau y Juan (los Acróbatas del Camino), el Proyecto Mágico de Dino y Aldana (Magia en el Camino), la radio itinerante de la Kombi Rutera… Creo que no hay nada más lindo que viajar y además dejar una huella, tanto en los que se quedan en casa, como en los que se van cruzando por nuestro camino. Es una manera de darle algo a cambio al mundo, de aportar un granito de arena en pos de la felicidad mundial.

kombi-de-mis-suenios Encontré la kombi de mis sueños, estacionada en Buenos Aires…

carita-feliz-1

colegio-jakarta Niños saliendo del colegio en Jakarta. ¿Habrá algún futuro viajero entre ellos?

Y la respuesta que les puedo dar a su pregunta inicial, entonces, es que para “ser viajero” no existen carreras universitarias correctas o incorrectas. Tampoco existen profesiones más o menos viajeras. Pueden estudiar Turismo, pueden estudiar Fotografía, pueden estudiar Antropología, pueden estudiar Gastronomía, pueden estudiar Diseño Gráfico, pueden estudiar Geografía, pueden ser autodidactas, pueden hacer cursos, pueden no estudiar (pero siempre aprender)… Lo importante es que descubran qué es lo que les apasiona (además de viajar), se dediquen de lleno a eso y busquen la manera de potenciar ese talento/vocación/pasión y combinarlo con los viajes.

Si hacen lo que les gusta van a sentir esa necesidad de compartirlo con el mundo y qué mejor que irse por ahí con la pasión en la mochila.

276056652129113706_YsteLoaB_f beccaclason_heart

***

Les dejo algunos videítos que me gustan y que hablan del cambio de paradigma educativo y laboral que estamos viviendo.

1) “School kills creativity”, (“La escuela mata la creatividad”), excelente charla de Ken Robinson

Parte 2 de esta charla: “Bring on the learning revolution” (“Que empiece la revolución de la educación”), dada por Sir Ken Robinson cuatro años después

***