Imágenes y pensamientos de un viaje que hice por el País Vasco en junio de 2014. Si querés ver más relatos fotográficos de distintos lugares del mundo, podés hacerlo acá.

Viajé al País Vasco a fines de junio del año pasado, unos días después de que empezara el verano en Europa. Estaba en Biarritz, también en el país vasco pero del lado francés, y decidí hacer una escapada y conocer esa región de la que tanto me habían hablado.

El País Vasco o Euskadi —su nombre en euskera o vasco— es una comunidad autónoma española ubicada en la costa noreste del país, entre Cantabria y Francia. Está conformado por las provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya pero, culturalmente, el País Vasco es más extenso. El término Euskal Herria significa país del euskera y se usa para referirse a la región cultural europea que comprende territorios de Francia y España y que tiene cultura vasca. Además de las tres provincias españolas, incluye a la provincia de Navarra y al Pays Basque francés —este último quedará para otro relato fotográfico—.

* Primera parada: Zumárraga

pais-vasco-aniko-villalba-1

Muchas veces elijo los destinos de mis viajes por las personas que me esperan ahí. Fui a Zumárraga a visitar a Gonzalo, un fotógrafo y bloguero de viajes vasco. Hice base en su pueblo y los días siguientes fui con él a conocer las tres ciudades más importantes de Euskadi: Bilbao, Donostia y Vitoria.

pais-vasco-aniko-villalba-2

Llegué a Zumárraga en una de las noches más especiales del año: la noche de San Juan. Es una tradición muy antigua que celebra la llegada del verano con una hoguera. Tradicionalmente, las familias se reunían en los caseríos rurales y prendían hogueras con el fin de espantar a los espíritus malos y las brujas, y pedir por una buena cosecha. Hoy, las fogatas se prenden en el centro de las plazas: se queman objetos que representen aquello que queremos olvidar o se tiran papelitos con deseos. Luego la gente salta sobre el fuego o baila alrededor de la hoguera hasta que esta se apaga. Estas fotos corresponden a las celebraciones en Urretxu, el pueblo pegado a Zumárraga.

* Segunda parada: Bilbao

pais-vasco-aniko-villalba-4

Bilbao es la capital de Vizcaya y la ciudad más grande de la región.

pais-vasco-aniko-villalba-3

—Dime qué te parece ese edificio —me dijo Gonzalo.
—Ja, no me lo esperaba. Es original —le respondí sin terminar de decidir si me gustaba o no.

No está mal.

pais-vasco-aniko-villalba-6

En el resto de Bilbao, sin embargo, encontré una arquitectura más tradicional.

pais-vasco-aniko-villalba-5

Con algunas excepciones, como el edificio que aparece al fondo del camino.

pais-vasco-aniko-villalba-8

O el Museo Guggenheim Bilbao, que imita la forma de un barco.

pais-vasco-aniko-villalba-9

Había oído hablar mucho de él. Es un museo de arte contemporáneo, fue diseñado por Frank Gehry, un arquitecto canadiense, e inaugurado en 1997. Su arquitectura es de estilo deconstructivista y, al parecer, el museo no tiene ni una superficie plana en toda su estructura.

Ese día tuve suerte: adentro había una exposición de Yoko Ono.

pais-vasco-aniko-villalba-10

En la explanada del Museo estaba Puppy, la escultura de un cachorro hecho con acero y recubierto de flores.

pais-vasco-aniko-villalba-11

Mide más de doce metros de altura y fue realizada por Jeff Koons, un artista estadounidense, en 1992.

pais-vasco-aniko-villalba-12

Y es un lindo espacio para jugar.

pais-vasco-aniko-villalba-14

Seguimos caminando y cuando cruzamos el puente nos encontramos con estos paddle-surfistas que justo pasaban por ahí. La costa marítima del País Vasco es muy reconocida por sus olas y surfistas.

pais-vasco-aniko-villalba-15

pais-vasco-aniko-villalba-16

Miro la fecha de las fotos y veo que era martes. Por la cantidad de gente en las calles, hubiese pensado que era viernes a la tarde. Pero después me acuerdo de que en el País Vasco la gente siempre estaba afuera. Algunos reunidos con amigos, otros paseando, otros comiendo. Las calles siempre pobladas.

pais-vasco-aniko-villalba-17

Y otras, como ellas, charlando con vistas panorámicas.

* Tercera parada: Donostia-San Sebastián

pais-vasco-aniko-villalba-18

El primer lugar de San Sebastián al que me llevó Gonzalo fue al final de la Playa de Ondarreta: desde ahí se podía ver el Peine del Viento, uno de los íconos de la ciudad. Es un conjunto de esculturas de acero hechas por Eduardo Chillida, un escultor vasco, e incrustadas en rocas que dan al mar Cantábrico. Gonzalo me mostró que en el piso, al lado del mar, había unos agujeritos y que si ponía la mano podía sentir cómo subían el viento y las gotitas de agua.

pais-vasco-aniko-villalba-19

—La ciudad se llama Donostia, pero nosotros le decimos, cariñosamente, Donosti —me dijo Gonzalo.

pais-vasco-aniko-villalba-20

Era época de Mundial, así que en los bares estaban pasando los partidos. Ese día jugaba Nigeria-Argentina.

pais-vasco-aniko-villalba-21

Nos dedicamos a caminar por la Parte Vieja de la ciudad.

pais-vasco-aniko-villalba-22

pais-vasco-aniko-villalba-46

pais-vasco-aniko-villalba-23

pais-vasco-aniko-villalba-24

Lo lindo de San Sebastián es que tiene el mar ahí nomás, muy integrado a la ciudad. Es una ciudad que combina mar, arquitectura, gastronomía y vida al aire libre.

pais-vasco-aniko-villalba-25

Y mires para donde mires, las vistas siempre son lindas.

pais-vasco-aniko-villalba-26

Tal vez por eso, la gente estaba sentada afuera, disfrutando del calor. Yo estoy esperando que sea primavera para ir de visita otra vez.

pais-vasco-aniko-villalba-27

pais-vasco-aniko-villalba-28

pais-vasco-aniko-villalba-29

pais-vasco-aniko-villalba-31

pais-vasco-aniko-villalba-32

pais-vasco-aniko-villalba-34

pais-vasco-aniko-villalba-35

pais-vasco-aniko-villalba-30

pais-vasco-aniko-villalba-36

Caminamos por el Paseo de la Concha, bordeando el mar. Mientras tanto, el sol iba bajando.

pais-vasco-aniko-villalba-37

Hasta las gaviotas miraban el atardecer.

pais-vasco-aniko-villalba-38

pais-vasco-aniko-villalba-39

pais-vasco-aniko-villalba-40

pais-vasco-aniko-villalba-41

pais-vasco-aniko-villalba-54

Después llegó la hora de irse de pintxos.

pais-vasco-aniko-villalba-42

Los pintxos consisten en rebanadas de pan con una porción de comida encima. A veces se sujeta con un palito o pincho, a veces no. Es similar a la tapa, aunque no es lo mismo: la tapa suele incluirse en algunos bares con la bebida, pero el pintxo se pide por separado.

pais-vasco-aniko-villalba-50

Hay pinchos fríos y calientes. Los fríos suelen estar puestos exhibidos la barra del bar para que cada uno se sirva lo que quiera. Los pinchos calientes se solicitan al mozo y son preparados en la cocina en el momento.

pais-vasco-aniko-villalba-47

Lo mejor es ir con alguien que conozca para que te lleve a probar las especialidades de cada bar. Nada mejor que ir alternando de lugar y probar algo en cada uno.

pais-vasco-aniko-villalba-48

A los pintxos más tradicionales —como tortilla de papa, pescado, pimientos, croquetas— se le suman las creaciones de los chefs de cada bar.

pais-vasco-aniko-villalba-49

pais-vasco-aniko-villalba-51

pais-vasco-aniko-villalba-52

No me voy a cansar de decirlo: qué bien que se come en el País Vasco.

pais-vasco-aniko-villalba-53

pais-vasco-aniko-villalba-44

Estas croquetas las comimos al día siguiente, con los chicos de GoLocal San Sebastián que nos llevaron a hacer un paseo en bici por la ciudad.

pais-vasco-aniko-villalba-55

La ciudad, de día o de noche, tiene mucha vida.

* Última parada: Vitoria-Gasteiz

pais-vasco-aniko-villalba-56

Vitoria es la capital política del País Vasco: es la sede oficial del Parlamento y de las instituciones vascas. Durante el 2012, fue la Capital Verde Europea: ese premio se le da a las ciudades que mejor se ocupan de cuidar el medio ambiente y el entorno de sus habitantes.

pais-vasco-aniko-villalba-76

pais-vasco-aniko-villalba-57

El casco medieval o zona antigua, me explicó Gonzalo, tiene forma de almendra: por eso se la suele llamar la almendra medieval.

pais-vasco-aniko-villalba-59

Vitoria fue, de manera sucesiva, gótica, renacentista, barroca, neoclásica y romántica. El casco viejo, sin embargo, mantiene el trazado gótico, y los nombres de las calles siguen haciendo referencia a las actividades que se practicaban en ellas: cuchillería, herrería, zapatería, entre otras.

pais-vasco-aniko-villalba-60

Una de las cosas que más me gusto de Vitoria fue la enorme cantidad de arte callejero que hay en sus paredes y construcciones.

pais-vasco-aniko-villalba-61

pais-vasco-aniko-villalba-62

pais-vasco-aniko-villalba-63

pais-vasco-aniko-villalba-64

pais-vasco-aniko-villalba-71

pais-vasco-aniko-villalba-72

Murales y murales y murales…

pais-vasco-aniko-villalba-66

pais-vasco-aniko-villalba-67

pais-vasco-aniko-villalba-70

Y esa arquitectura gótica que tanto me gusta.

pais-vasco-aniko-villalba-69

Ese día tampoco faltó la degustación.

pais-vasco-aniko-villalba-73

pais-vasco-aniko-villalba-74

pais-vasco-aniko-villalba-75

Y después de compartir comida, cerveza y charlas, nos despedimos y me fui de vuelta a Biarritz.

Y ahí empezó mi viaje por el Pays Basque francés, pero esa ya es otra historia…

pais-vasco-aniko-villalba-58

Si te gustó este post, podés ver otros relatos fotográficos haciendo click acá.