La mirada asiática IV: Observar (por segunda vez y desde otro punto de vista)

[box type=”star”]Este post pertenece a la serie “La mirada asiática”. Porque mi viaje por Asia tuvo mucho que ver con la mirada: ojos que me inspeccionaban con curiosidad, etiquetas que me adjudicaban por ser argentina, lugares que miré dos veces, y esa mirada fija que recibí tantas veces mientras viajaba en los transportes locales.[/box]

Estoy en la isla de Penang (Malasia) por segunda vez en este viaje. Como tuve que esperar 12 días para la respuesta de la visa de la India, preferí quedarme acá, en la casa de mi amiga Tippi, antes que en Kuala Lumpur. No tengo nada en contra de KL, al contrario, me encanta pero me genera un desenfreno consumista alimenticio que no sé si mi bolsillo y mi cuerpo pueden soportar. Además necesitaba trabajar con mis artículos y Penang tiene toda la tranquilidad que busco.

O al menos eso creía. ERROR. El problema de Penang es que siempre hay algo nuevo para hacer: probar una comida nueva, asistir a algún festejo por el año nuevo chino, salir a pasear por la playa o por el casco histórico, irse a la otra punta de la isla…

Penang es uno de mis lugares preferidos del Sudeste Asiático. Entre la vez anterior y esta, debo haber pasado 25 días en esta isla.

Cada vez que vuelvo por segunda vez a una ciudad o país me pasan varias cosas. Una es que siento que “técnicamente” no estoy viajando, sino que estoy repitiendo algo que ya vi, entonces me cuesta volver a escribir acerca de ese lugar “viejo” o “ya visto”. Cuando llego a un lugar desconocido, en cambio, todo es nuevo, absorbo paisajes, palabras y personas como una esponja. Pero ¿cómo mirar un lugar donde ya estuve antes?

Y a la vez me pasa que descubro muchas cosas nuevas, distintas, que la otra vez se me habían escapado. Volver a un lugar por segunda vez me sirve para profundizar. Y estos días, caminando por la isla, me encontré con todas estas cosas que no había visto la vez anterior:

[singlepic id=1845 w=800]
La ciudad vista desde acá, con barquitos y cuervos.

[singlepic id=1853 w=800]
La mezquita flotante

[singlepic id=1852 w=800]
Las tres culturas de Malasia (chinos, indios y malayos) charlando en la vereda.

[singlepic id=1847 w=800]
Los preparativos para la celebración del año nuevo lunar chino.

[singlepic id=1844 w=800]
Una figura en una puerta.

[singlepic id=1843 w=800]
Este pequeño altar chino.

[singlepic id=1840 w=800]
Las aldeas de pescadores chinos en el sur de la isla.

[singlepic id=1837 w=800]
Una malaya musulmana probándose la cabeza del león (utilizada en el Lion Dance tradicional chino), en un templo chino.

[singlepic id=1836 w=800]
Este hombre con barba.

[singlepic id=1833 w=800]
Este templo chino, patrimonio de la humanidad de la UNESCO, escondido en medio del barrio histórico de Georgetown.

[singlepic id=1834 w=800]
El templo por dentro.

[singlepic id=1832 h=800]
Los clan jetties, las casas donde se asentaron los primeros inmigrantes chinos hace unos siglos.
Y este hombre pintando el piso de su casa de arco iris.

[singlepic id=1835 w=800]
Mujeres de regreso de las cascadas.

[singlepic id=1851 w=800]
El parque de las mariposas.

[singlepic id=1848 w=800]

[singlepic id=1846 w=800]
El museo del juguete más importante del mundo (el dueño tiene 100.800 juguetes en su colección).

[singlepic id=1839 w=800]
Un pescador.

[singlepic id=1841 w=800]
Dos pescadores.

Penang es un mundo.

Estoy viviendo en el departamento de Tippi, una chica china (amiga de mi gran amiga china Journey), que ya me alojó en abril del año pasado, sin conocerme, solamente porque yo también era amiga de Journey. Buscando gente de Couchsurfing que pudiera alojarme para esta visita, “nos reencontramos”: ella se unió hace poco a esta comunidad y, cuando le escribí para saludarla, me invitó a quedarme con ella otra vez.

Esta vez nos hicimos amigas y probablemente viajemos juntas en algún trayecto en China, cuando ella tenga sus vacaciones en marzo. Tippi aloja a tres o cuatro personas por día, así que siempre hay algún europeo, algún asiático, algún “americano” (cómo odio este término) algún freak (los hay, siempre los hay) y yo. Lo bueno es que las charlas de té (no de café, sino alrededor de la mesa de té) siempre son memorables.

[singlepic id=1849 w=800]

[singlepic id=1850 h=800]

Hace unos días, Tippi y yo hablamos acerca de las relaciones humanas y de las famosas “diferencias culturales” que la gente se esmera en remarcar cuando dos personas de nacionalidades distintas tienen una relación. Y me dijo algo que me dejó pensando. Ella y su novio son de China, pero vienen de dos ciudades con costumbres y tradiciones tan distintas, que, citando sus palabras, “podrían ser dos países distintos”. En un país tan grande y diverso como China, donde cada región tiene su idioma y sus costumbres, es posible que dos personas sufran ese abismo cultural que muchos creen exclusivo de aquellos que pertenecen a países o continentes distintos. Interesante.

[singlepic id=1842 w=800]
Tippi

(Estoy en la cuenta regresiva para el post número 100… voy por el 95. ¿Hago un mix al estilo capítulo número 100 de los Simpsons?)

Volando por ahí: de Buenos Aires a Bangkok

Desde el avión

Llegué, dos aviones, dos días y diez husos horarios después, estoy en Bangkok, Tailandia.

Salí el sábado a las 21 de Argentina y llegué a las 14 hs del lunes 5 de Tailandia (algo así como a las 4 de la mañana del lunes de Argentina). Unas 32 horas de viaje en bruto.

Me hice la canchera y pensé que no tenía jet-lag, pero apenas caminé un rato por la ciudad tuve que volver al hostel porque me caía de sueño y sentía como si estuviese caminando sobre la cubierta de un velero en medio de una tormenta. Así que dormí 13 horas de sueño reparador y acá estoy. Hoy es martes y son casi las 9 de la mañana: les estoy hablando desde el futuro.

Pero hablemos del pasado.

El primer vuelo fue de Ezeiza a Frankfurt, 13 horas de avión que se me pasaron… quiero decir volando pero es medio obvio, ¿no?

Así que el domingo pisé Europa por primera vez (y de ahora en más, cuando me pregunten si conozco este continente diré Sí, hice escala cuando viajé a Asia…). Llegué a la tierra de Uter con unas ocho horas de espera por delante ya que el vuelo hacia Bangkok salía recién a la noche.

El aeropuerto de Frankfurt es enorme, como me dijeron, pero una vez que uno se queda cerca del lugar donde tiene que hacer la conexión, los límites se achican. Así que di un par de vueltas y me fui sentando en sectores distintos para mirar a la gente que pasaba desde varias perspectivas. En el aeropuerto de Frankfurt se realizan conexiones entre todos los continentes, así que vi gente de todas partes, ojos grandes y achinados, burkas y no burkas, y escuché todo tipo de idiomas.

“La vida es como un aeropuerto”, me dijo Mohammed, un chico marroquí-canadiense con el que charlé las últimas dos horas de espera. “Uno conoce personas, comparte momentos, y después cada cual toma su avión y sigue su camino…”. Así es… En pocos minutos charlamos de su cultura, de nuestros países, de los viajes. Sin que yo le preguntara, me dijo que no veía diferencia entre las personas, más allá de su manera de vestirse, de hablar, de comer, ya que en el fondo todos somos iguales. Hablamos de los prejuicios, de los estereotipos, de los preconceptos. Y me dijo algo que no me había puesto a pensar, pero que es muy cierto: “Cuando vuelvas de este viaje, vas a conocer perfectamente las diferencias entre tailandeses, malayos, indonesios, filipinos…”. Tendemos a englobar a todos bajo una misma denominación, pero es verdad, en algunos meses voy a conocer a cada cultura por separado.

El segundo avión salió con un poco de lluvia y frío, “típico clima de abril en Frankfurt”. Durante las diez horas de vuelo, en la pantalla se veía un mapa en el que se iba marcando el recorrido del avión: sobrevolé Ankara, Delhi y otras ciudades que espero algún día conocer por tierra y no sólo desde el cielo. Nos regalaron un conejito de chocolate a cada uno y nos repitieron los mensajes en alemán, inglés y (supongo) tailandés.

Ahora sí, estoy en Asia. De a poco voy cayendo.

El avión aterrizó de día sobre Bangkok.

El aeropuerto queda a 20 km de la ciudad, así que no pude ver mucho desde el cielo, solamente gran cantidad de ríos y muchos autos fucsias (después descubrí que son taxis).

Temperatura: 35 grados, “típico clima de abril en Bangkok”. Salí del avión y la humedad me pegó en la cara. Cuando llegué a migraciones, el tailandés que me atendió me dijo “Argentina, doctor, doctor”. Me costó entender el mensaje, pero otro argentino me dijo que tenía que ir al “centro médico” del aeropuerto para un “chequeo”. El único chequeo que hicieron fue el de mi certificado de vacunación contra la Fiebre Amarilla. Un sello y adentro. Una chica de migraciones me preguntó, con sonrisas y curiosidad, “You come alone to Thailand? You have friends in Thailand? Where are you staying?”, a lo que le respondí Yes, not yet y near Lumphini. “Ohh Lumphini, rich people”. Al parecer mi hostel está en un área muy comercial de la ciudad, así que me quedaré acá uno o dos días y tal vez me cambie de barrio, ya veré.

Dejé las cosas en el hostel (“Take a nap Hostel”) y me fui a conocer el famoso Lumphini, un parque al estilo Rosedal porteño en medio del cáos de Bangkok. Cruzar la calle sin que te atropellen es un desafío, si en Buenos Aires hay muchas motos, acá debería haber calles exclusivas para los cientos de motociclistas que andan en sus Vespas por la ciudad.

Llegué al Lumphini Park y empecé a caminar entre la gente y a sacar fotos como si nada. Tardé unos cinco minutos en darme cuenta de que todos estaban inmóviles, yo era la única que estaba caminando dentro del parque, alguien había apretado Pausa en el control remoto. Frené en el acto y escuché una música que salía de los altoparlantes: todos habían parado para escuchar la música —me atrevo a decir que era el himno nacional—. Cuando terminó, algunos hicieron una pequeña reverencia y el movimiento se reestableció, cada cual siguió su camino. Las mujeres siguieron con su clase de aerobics, los hombres continuaron su trote y los chicos reanudaron sus partidos de ¿tenis?

Ya caí: estoy en Asia.

  

[box type=star] Algunos enlaces útiles (y descuentos) para que planees tus viajes:

[wc_fa icon=”hotel” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] Alojamiento: te dejo [eafl id=”21127″ name=”Airbnb” text=”25 euros de regalo”] para tu primera reserva en Airbnb.

[wc_fa icon=”ticket” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] Vuelos: buscá pasajes aéreos al mejor precio con [eafl id=”22601″ name=”Vuelos Skyscanner” text=”Skyscanner”]

[wc_fa icon=”book” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] ¿Querés leer algo inspirador antes de viajar? ¿O llevarte un libro o guía a tu viaje? ¡Pedilo por [eafl id=”21091″ name=”Book Depository (general)” text=”Book Depository”]! (el envío es gratis a cualquier lugar del mundo) O leé alguno de mis libros ;)

[wc_fa icon=”pencil” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] ¿Pensando en abrir un blog de viajes? Si buscás un hosting, te recomiendo [eafl id=”22613″ name=”Siteground” text=”Siteground”]. Y si querés aprender sobre escritura de viajes, sumate a alguno de mis talleres de escritura y creatividad [/box]

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google