Mitos y verdades acerca de viajar como mochilero

Te vas de viaje.

Un fin de semana, dos semanas, un mes, un año, eternamente.

Querés recorrer varios países, o tal vez uno solo.

Querés moverte de ciudad en ciudad, o quizá de barrio en barrio.

No sabés muy bien cuál será tu itinerario, pero tenés una certeza: no querés quedarte quieto en un solo lugar. 

Querés llevar pocas cosas. No querés que el equipaje te lleve a vos.

Y pensás: me voy con la mochila.

Pero no sabés por dónde empezar. Qué llevar, qué dejar. Tampoco sabés muy bien qué implica viajar con una mochila. ¿Bañarse una vez por semana? ¿No bañarse? ¿Entrenar los tres meses previos para poder cargar 50 kilos de equipaje? ¿No llevar nada?

Y en tu cabeza escuchás los mitos providenciales, uno tras otro, cual voz de tono grave y reverberante sentenciando por un altoparlante…

Mito 1: Un mochilero lleva un solo par de medias (y por ende tiene “olor a pata*”)

(*Aclaración: tener “olor a pata”, en Argentina, ¡significa tener mal olor en los pies!)

Esto puede ser cierto en algunos casos, pero irse “de mochilero” (y en este post cuando digo “mochilero” me refiero a “aquel que viaja con una mochila en la espalda como único equipaje”, sin ningún tipo de connotación adicional) no significa irse sin ropa, sino que significa aprender a distinguir entre lo esencial y lo prescindible. Algo que, a la hora de empacar, a los hombres les resulta mucho más fácil. Cuasi innato diría. Si fuese por ellos, no llevan nada, ni mochila.

Hay un dicho que viene al caso y que dice algo como: “A la hora de empacar para un viaje, guardá todo lo que creas que vas a necesitar… y dejá la mitad en tu casa”.

Empacar una valija es fácil: guardá todo lo que necesites… y lo que no necesites también, total hay espacio y tiene rueditas.

Si vas con la mochila, no olvides esta Gran Verdad: la ropa se lava.

Ya sea en un lavarropas, en la pileta de la cocina, en el río, en la ducha. Donde sea, todo se puede lavar y reusar así que no es el fin del mundo.

Lavá que no se abolla (?)

Mito 2: Un mochilero debe cargar su mochila todo el tiempo, para hacer honor a su título

No sé de dónde salió esta idea, pero mucha gente cree que los mochileros solamente se sacan la mochila con cirugía. Piensan que vamos a todos lados con la mochila como si fuese nuestra sombra o una marca registrada que hay que lucir.

Yo, por lo menos, cargo la mochila cada vez que me traslado de una ciudad/pueblo/playa/etc. a otra: salgo del hostel con la mochila → cargo la mochila hasta la terminal o aeropuerto → viajo → vuelvo a cargar la mochila hasta el hostel o casa donde me voy a quedar.

Y ahí la dejo; para ir a recorrer me llevo lo necesario en una carterita-bolsito.

Casi todos los hostels tienen lockers para guardar las cosas; muchos optan por ponerle un candado a la mochila y otros dejan todo tirado por ahí.

Que yo sepa, a nadie jamás le faltó nada de ropa sucia (excepto a mi amiga Belu que le robaron una bikini en Costa Rica…).

Pero en el fondo todos los mochileros están en la misma, todos saben que la mayor parte de la mochila está ocupada por la ropa sucia, y seamos sinceros, ¿alguien quiere cargar la ropa sucia de otro?

Obviamente hay que ser cuidadoso con la plata y los aparatos electrónicos. Eso está de más aclararlo.

(Nota: probablemente aquellos que viajan más “into the wild” y van con carpas y bolsas de dormir caminen más con la mochila en busca del lugar ideal donde acampar o porque quieren hacer trekking de un lugar a otro. Pero ese es otro tipo de viaje.)

Verdad: Irse de viaje con la mochila implica empacar y desempacar varias veces en una semana (o tal vez en un mismo día), actividad que puede volverse un poco tediosa, pero que se aprende a dominar rápidamente. Al tener pocas cosas, se puede guardar todo en menos de quince minutos.

El ordenado dormitorio compartido de un hostel en Costa Rica

Mito 3: Un mochilero que viaja por un año se lleva la casa entera

Cuando decidí que me iba de viaje a Asia por tiempo indefinido mucha gente me preguntó, preocupadísima:

— ¿Pero qué llevás? ¿cómo hacés?

Es imposible planear un viaje de un año, mucho menos cuando no se tiene un itinerario fijo.

Lo único que sabía era que me iba a un lugar con mucho calor y humedad.

Y la verdad es que me traje muchas menos cosas que cuando viajé por tres semanas a Bolivia.

Dejé la bolsa de dormir y la carpa en mi casa, nada de ropa de abrigo más que un buzo de algodón con capucha, un solo par de zapatillas, tres remeras, un short, un pantalón largo finito… Toda ropa “vieja” que no me importara perder o dejar por ahí. Colores básicos para poder combinar todo con todo. Y la certeza de que cualquier cosa que me faltara podría conseguirla allá (acá).

En Asia la gente no anda desnuda, acá también se puede comprar de todo por precios super accesibles.

Me fui de Argentina con 7 kilos en la mochila grande y unos 3-4 kilos en la chiquita (por culpa de la computadora —que no puedo no traer—, la cámara de fotos, mi cuaderno y la guía de viajes).

Mi objetivo es que la mochila grande no supere los 9 kilos.

Pero viajando me di cuenta de que es imposible que el peso de la mochila no aumente.

Jamás compré un souvenir y aprendí (aunque me llevó tiempo) a controlarme y dejé de comprarme remeras y vestidos (por dos/tres dólares, ¿quién puede contenerse?).

Los libros y cuadernos todavía me pueden, por eso intento no entrar a demasiadas librerías.

Pero no contaba con un factor: los regalos.

Al viajar haciendo Couchsurfing (es decir quedándome en la casa de gente local) y al hacerme amigos nuevos por todos lados, empecé a recibir regalos de todo tipo:

— Para que te acuerdes de nosotros, para que lleves a tu país, para que le des a tu familia.

Carteras, collares, mochilas, ropa, remeras, cubiertos, libros, más ropa. Y por más que agradeciera mil veces y dijera que no era necesario, las cosas terminaban indefectiblemente en mi mochila.

Por suerte para mi espalda, también perdí, regalé, dejé y doné muchas cosas en el camino.

Ojotas, zapatillas, un buzo, remeras, toallas (perdí tres), cepillo de dientes (perdí dos), gorro, un short, y la lista sigue… Antes de irme de Indonesia dejé 3 kilos de ropa para donar a las víctimas del volcán Merapi porque encontré que esa podía ser una forma de ayudar.

Verdad: Al viajar durante varios meses o años sin parar, uno aprende a desprenderse de lo material. Pero no por una cuestión espiritual, sino porque no queda otra. Llega un momento en que uno se pregunta qué vale más: este objeto que tal vez no vuelva a usar una vez que vuelva a mi casa o la sensación de viajar liviano. La ropa es solamente ropa, los objetos son objetos. El mejor equipaje que uno lleva en un viaje es aquel que no pesa: los recuerdos, los sentimientos, las historias, los amigos.

Al mes de haber empezado a viajar, una amiga china me dio el mejor regalo: un proverbio chino: sabias palabras que repito cada vez que dejo algún objeto atrás:

— Si no te desprendés de lo viejo, lo nuevo nunca va a llegar.

Mi mochila (repleta de regalos) y yo en Macau… Después de mi viaje por las Filipinas (no conozco gente que haga más regalos que los filipinos). Hoy mi mochila está desinflada y tiene la mitad de tamaño.

Bonus track

El Mito de los Mitos: “Si viajás como mochilero, estás viajando de verdad”

Existe cierta tendencia algo soberbia de asegurar que para ser un viajero “de verdad”, hay que viajar como mochilero.

Sí y no.

Mi opinión (y no por eso “La Verdad”): El poco equipaje ayuda a viajar de otra manera, es cierto. Uno puede moverse más libremente de un lugar a otro y usar los transportes locales sin problema. Cuantas menos cosas llevás, menos tenés para perder. Cuanto menos peso cargues, menos dependés de que alguien te ayude. Viajar liviano te da una sensación de libertad que no se siente al ser esclavo de una valija obesa. Podés meterte en cualquier lado porque no tenés nada que te frene.

Dicho esto, una mochila no te da nuevos ojos. Los ojos los tenés que abrir por tu cuenta.

Viajar no consiste en el equipaje que se carga, sino en la mirada que se lleva.

Muchas mochilas en Halong Bay, Vietnam. ¿Crees que todos habrán mirado de la misma manera?

***

[box] Este post pertenece a la sección “Preguntas Frecuentes”. Estas son algunas de las preguntas que me hacen siempre y que tal vez vos también querías hacerme:

“¿Cómo hago para dejar todo e irme de viaje por el mundo?”

“¿Cómo empezaste? ¿Cómo trabajás? ¿Cómo te financiás?” (3 en 1)

“¿Es peligroso viajar sola?”

“Quiero viajar pero no sé cómo empezar”

“¿Qué llevás en tu mochila?”

“¿Me recomendás viajar con seguro médico?”

“¿Cómo hago para comprar vuelos baratos por internet?”

“¿Qué es Couchsurfing y cómo funciona?”

20 respuestas (a una entrevista hecha por ustedes)[/box]

[box type=star][box type=star] Si estás por comenzar tu viaje, te dejo link y descuentos para que disfrutes tu aventura al 100%

[wc_fa icon=”hotel” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa]Te regalo 25 euros para tu primera reserva en [eafl id=”21127″ name=”Airbnb” text=”Airbnb”].

[wc_fa icon=”ticket” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa]Acá te cuento cómo buscar los vuelos más baratos. Mi página favorita para encontrar los vuelos más baratos es [eafl id=”22601″ name=”Vuelos Skyscanner” text=”Skyscanner”].

[wc_fa icon=”book” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] ¿Querés leer algo inspirador antes de viajar o llevarte un libro o guía a tu viaje? ¡Pedilo por [eafl id=”21091″ name=”Book Depository (general)” text=”Book Depository”]! (el envío es gratis a cualquier lugar del mundo) O leé alguno de mis libros ;)

[wc_fa icon=”pencil” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] Si querés abrir un blog de viajes para contar tu aventura y buscás hosting te recomiendo [eafl id=”22613″ name=”Siteground” text=”Siteground”]. Y si querés aprender sobre escritura de viajes, ¡sumate a alguno de mis talleres de escritura y creatividad [/box]

Filipinas en 10 palabras – parte II

Si todavía no leíste la primera parte, hacelo acá y volvé: (Un poquito de) Filipinas en 10 palabras – parte I

6. GUERRA

Las guerras nunca se olvidan.

Lo digo yo que nunca viví una y sin embargo las tengo presentes ya sea por mis ancestros que las pasaron o por conocidos que me las contaron.

Y menos se olvidan si fueron vividas en territorio propio.

En el norte de Filipinas todavía quedan tanques de la Segunda Guerra Mundial, aún se puede caminar por la costa que fue escenario de batallas entre las tropas estadounidenses y japonesas, las cientos de cruces blancas en los cementerios no van a desaparecer nunca, los monumentos en honor a los caídos tampoco se olvidarán.

Jamás viví una guerra, pero hay ciudades donde las batallas seguirán peléandose de manera invisible ad infinitum

7. PACMAN

– Tenga cuidado con ese perro que es muy bravo, me dice uno de los curas señalando a un labrador que, acto seguido, se acuesta en el piso mansamente.

– Si se descuida, la va a morder… Se llama Pacman. Y el perro se duerme.

Pacman —además del simpático muñequito comefantasmas que todos conocemos— es el sobrenombre de Manny Pacquiao, uno de los héroes nacionales de Filipinas: campeón mundial de boxeo en siete categorías y —recientemente— diputado. Y acá lo adoran.

Nada de Maradona, nada de Messi, Pacman is The Man.

Acá los deportes nacionales son el básquet (por ese tema de que no hay suficiente territorio llano como para tener canchas de fútbol) y el boxeo (gracias a la existencia de Manny Pacquiao).

Manny Pacquiao (Imagen by bigstickcombat.wordpress.com)

8. ALASCUATRO

– It’s alascuatro, me dice un filipino mientras mira el reloj.

– Interesante…

Como siempre, el tema del idioma es muy interesante.

Los carteles en la calle están en inglés. Los diarios están en inglés. Los noticieros están en inglés. Pero la gente habla una mezcla de inglés, español, tagalog (filipino) y alguno de los cientos de dialectos del país.

No sé cuál es la regla: las misas, por ejemplo, a veces son dadas en filipino, a veces en inglés, a veces en “filinglés” (a excepción de una misa de domingo de Judy que fue dada por partes en español en honor a mí!).

Hay palabras del filipino que fueron tomadas literalmente del español, como las horas (alauna, alasdos, alastres…), el pandesal (el pan más rico que probé), el puto (un postre, no sean malpensados…), la mesa, las visitas.

Cómo quisiera hablar todos los idiomas del mundo para poder entenderme con todos. Es mucho pedir ¿no?

9. ARROZARROZARROZ

– ¿Pero ustedes no comen arroz con cada comida?

– Estem… sí, sí, tal vez una vez por semana, como “ocasión especial”…

Pienso: ¿cuántas veces por día/semana/mes comía arroz en Buenos Aires? ¿Una cada quince días? ¿Solamente cuando estaba mal de la panza? ¿Cuando iba a algún restaurante étnico?

Acá si el plato no tiene arroz, no se considera desayuno, almuerzo ni cena.

Sin arroz en el plato, algo está pasando. Sobra un espacio entre la carne y las verduras.

¿De dónde viene esa costumbre de comer arroz? ¿Será porque acá las tierras son aptas para su cultivo? ¿Será una causa geográfica y climática?

La comida define a una cultura y si hay algo que define culinariamente al Sudeste Asiático es el arroz.

Porque acá hay de todo tipo, variedades que para mí “son todas iguales” pero para ellos son “completamente distintas”.

Acá el arroz es fundamental en la dieta. A mí me da igual, pero lo cierto es que ya me acostumbré a tenerlo en cada comida.

En Asia, sin arroz no hay paraíso.

10. LATINOAMÉRICA

Las similitudes nunca dejarán de asombrarme.

Incluso se les nota en la cara: los filipinos están más cerca de ser portugueses, peruanos, ecuatorianos, que de ser chinos.

Si sacás a un filipino de contexto, perfectamente podría pasar por un latino.

Lo interesante, creo yo, es la mezcla: porque el pinoy bien podría ser latinoamericano por fuera, pero su cultura sigue siendo asiática.

Andan en musculosa y short por la calle, algunos van descalzos (no por falta de zapatos sino porque así son, bien machos ellos), los hombres escupen en el suelo, las mujeres usan vestidos floreados, el tráfico es un caos, la religión inunda la vida diaria, la música es una pasión, la corrupción política existe y es visible.

Pero la gente se comporta con esa timidez asiática (nada de nadar en bikini), ese conservadurismo en la muestra de afecto (nada de besarse en público), ese intento de cuidar el cuerpo y la salud (“Say NO to drugs and yes to God”) que los diferencia de otras culturas.

Ya les digo, nada mejor que las mezclas…

Por las calles de Vigan

[box type=star] Algunos enlaces útiles (y descuentos) para que planees tus viajes:

[wc_fa icon=”hotel” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] Alojamiento: te dejo [eafl id=”21127″ name=”Airbnb” text=”25 euros de regalo”] para tu primera reserva en Airbnb.

[wc_fa icon=”ticket” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] Vuelos: buscá pasajes aéreos al mejor precio con [eafl id=”22601″ name=”Vuelos Skyscanner” text=”Skyscanner”]

[wc_fa icon=”book” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] ¿Querés leer algo inspirador antes de viajar? ¿O llevarte un libro o guía a tu viaje? ¡Pedilo por [eafl id=”21091″ name=”Book Depository (general)” text=”Book Depository”]! (el envío es gratis a cualquier lugar del mundo) O leé alguno de mis libros ;)

[wc_fa icon=”pencil” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] ¿Pensando en abrir un blog de viajes? Si buscás un hosting, te recomiendo [eafl id=”22613″ name=”Siteground” text=”Siteground”]. Y si querés aprender sobre escritura de viajes, sumate a alguno de mis talleres de escritura y creatividad [/box]

Filipinas en 10 palabras – Parte I

Iba a titular este post “Filipinas en diez palabras”, pero no sería del todo correcto ya que solamente visité uno de los tres grandes grupos de islas que conforman este país.

Así que acá van mis observaciones cien por ciento subjetivas acerca de Luzón, pocas horas antes de tomar el vuelo hacia Hong Kong.

1. IGLESIAS

Era como una competencia conmigo misma. Cada vez que iba sentada en el asiento de un auto, las veía pasar rápidamente, las miraba alejarse y las archivaba en mi cabeza.

– ¡Ahí hay una!

– ¡Otra!

– ¡Dos más!

– ¿Cuántas voy?

– Mejor empiezo de nuevo…

Iglesias-iglesias-iglesias.

En Latinoamérica no me sorprendían, nuestro continente es La Tierra de las Iglesias, pero en Asia es distinto. En Asia hay templos y mezquitas, en Asia hay Budas, ofrendas de flores en la vereda y voces leyendo el Corán cinco veces al día. Es muy raro ver una iglesia así porque sí. Tal vez aparece una cada tanto, en algún pueblo que fue colonia española o portuguesa, en alguna enciclopedia, en algún programa de televisión.

Pero ya lo descubrí: todas las iglesias que no vi en Tailandia, Malasia, Singapur e Indonesia están exiliadas en las Filipinas.

Y lo bueno es que lograron captar mi atención una vez más…

¿Vieron que cuando algo se vuelve repetitivo nos aburre?

Y si después ese algo “desaparece misteriosamente” lo empezamos a buscar…

La Catedral de Manila

2. FATHER

Siguiendo con la temática, como conté anteriormente, viví en una parroquia durante casi dos semanas, algo que no podría haber sido más adecuado para mi estadía en Filipinas.

– ¿Hostels? ¿Qué es eso?

Hace tiempo que dejé de hacer check-ins.

Y me encanta, porque viviendo con los locales he descubierto más que aquellas veces que viajé como turista.

Estando en St. Therese, la parroquia donde trabajaba el Padre Judy en Dagupan, pude presenciar bastantes costumbres locales.

Descubrí que los curas filipinos no usan sotana fuera de la misa, se visten como quieren —con musculosa y short de baño incluido—, toman cerveza y se van de karaoke. Y son extremadamente divertidos, por favor, cómo me hicieron reír con sus jodas hacia Argentina (“the best country in the world”) y sus intentos de “casarme” con todo filipino que se me cruzara.

También descubrí que los filipinos son personas muy religiosas (no solamente los domingos), que la Iglesia Católica es muy respetada como institución y que algunas misas convocan a tanta gente que más que misas parecen recitales de rock evangélico (por el amontonamiento, digo).

Amén.

Misa de viernes

3. JEEPNEYS

“Capricornio”, “The Savior”, “Manuel Antonio”, “Guns N Roses”, son algunas de las leyendas que llevan estos particulares colectivos en el frente.

Y a los costados, todo tipo de dibujos: retratos de las Spice Girls, animé japonés, Jesús y la Virgen María desde todos los ángulos, arco iris psicodélicos.

Adentro hay lugar para unas 12-15 personas. Las monedas pasan de mano en mano hasta que llegan al chofer (quien, en este caso, también oficia de cobrador).

Cuando el pasajero considera que ha llegado a destino, golpea el techo y anuncia al conductor que va a bajar.

¿De dónde salieron estos simpáticos transportes? Son restos de la Segunda Guerra Mundial… Jeeps estadounidenses que quedaron en tierras filipinas, abandonados tras el conflicto.

Y los filipinos los adaptaron a su modo de ser y lo convirtieron en uno de los íconos del país.

4. NOT SPICY

Dos palabras que eliminé de mi vocabulario durante estos veinte días.

Qué felicidad, no tengo que pegarme un cartel en la frente que diga “Hola soy extraterrestre no me gusta el picante, NO ME JUZGUEN” cada vez que voy en busca de alimento.

La comida en Filipinas es sospechosamente parecida a la nuestra…

Mucho pan (y muy rico, de ese blandito y esponjoso, no el pan seco o duro de ayer), mucha pasta, mucha carne, mucha verdura hervida, mucha pizza…

Aunque tengo una objeción: si tiene carne NO es pizza. A mi no me des una porción de masa con salchichas, cabecitas de pescado, trozos de cerdo, salsa de lomo y un poco de queso, a mi dame una grande muzza y ya.

(Si tiene cebolla mejor. Pero pizza mejor que la argentina todavía no probé… ¡Tienen que ir y probar!)

Igualmente acepto que la comida filipina es deliciosa, especialmente el pescado y los mariscos.

Y el FLAN, no puedo creer que me reencontré con el flan.

(ex) Langostinos

5. VIDEOKE

Un clásico.

Está en todos los cumpleaños, en los bautismos, en los casamientos, en los “after-office”, en las reuniones con amigos, en las cenas familiares.

Casi todos los hoteles ofrecen pileta de natación, internet y videoke entre sus ammenities.

Los restaurantes tienen sectores privados con mesas y pantallas para cada grupo. A

lgunas familias incluso se compra el set: micrófono, cancionero con extensísimas listas de temas, reproductor de karaoke para conectar a la tele.

Y obvio que ellos son la envidia del barrio, los que más invitados reciben.

Y cómo cantan.

Por algo yo me negué a cantar.

Los filipinos tienen un don para el canto (¿o será que lo practican desde muy chicos? ¡No escuché a ninguno que desentonara!).

Los curas me dedicaron “Don’t cry for me Argentina” (antes de la derrota en el Mundial, sino ya hubiese sido una burla).

Father Judy cantando Don’t cry for me…

¿Querés saber cómo sigue el relato? Lee la segunda parte del post acá…

[box type=star] Algunos enlaces útiles (y descuentos) para que planees tus viajes:

[wc_fa icon=”hotel” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] Alojamiento: te dejo [eafl id=”21127″ name=”Airbnb” text=”25 euros de regalo”] para tu primera reserva en Airbnb.

[wc_fa icon=”ticket” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] Vuelos: buscá pasajes aéreos al mejor precio con [eafl id=”22601″ name=”Vuelos Skyscanner” text=”Skyscanner”]

[wc_fa icon=”book” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] ¿Querés leer algo inspirador antes de viajar? ¿O llevarte un libro o guía a tu viaje? ¡Pedilo por [eafl id=”21091″ name=”Book Depository (general)” text=”Book Depository”]! (el envío es gratis a cualquier lugar del mundo) O leé alguno de mis libros ;)

[wc_fa icon=”pencil” margin_left=”” margin_right=”” class=””][/wc_fa] ¿Pensando en abrir un blog de viajes? Si buscás un hosting, te recomiendo [eafl id=”22613″ name=”Siteground” text=”Siteground”]. Y si querés aprender sobre escritura de viajes, sumate a alguno de mis talleres de escritura y creatividad [/box]

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google