Aclaración: esto no es una guía de viajes sino una ayuda para todos los que me escriben pidiéndome consejos para viajar por esta parte del mundo. Aclaración más importante aún: Europa tiene 50 países (y 6 parcialmente reconocidos) de los cuales recorrí (ni siquiera en profundidad) 10, así que lo que encontrarán en este texto son datos y consejos basados en mi experiencia por Alemania, Bélgica, España, Francia, Hungría, Inglaterra, Islandia, Portugal, República Checa y Suecia.

europa-variete-viajandoporahi-18

* DESTINO: EUROPA

Los países más visitados del mundo están en Europa. En mi caso, el continente nunca fue una prioridad entre mis destinos. Cuando empecé a viajar soñaba con lugares lejanos y exóticos (por eso, quizá, me fui a Asia antes que a los lugares más “tradicionales”) y Europa me parecía muy turística y un poco aburrida. Tenía los típicos prejuicios: “Es caro”, “es demasiado ordenado”, “va a seguir igual por varias décadas”, “es para conocer de grande” (?), “es para ir a ver museos y ruinas”, “es un destino fácil”. Error. ERROR (me pegaría). Ahora que la conozco siento que vine en el momento justo de mi vida: en Europa pasa de todo y me encanta estar disfrutándola a esta edad (casi 30).

Mis raíces, al igual que las de muchos argentinos, están en Europa: mi mamá es húngara (nacida en Alemania) y mi papá es hijo de españoles asturianos. Y en algún momento las raíces empezaron a tirar.

Así que en el 2011 me fui a España.

Y conocí Europa por primera vez.

Y me encantó.

Sin haberlo planeado, ya pasé más de un año (aunque no todo seguido) viajando por y viviendo en Europa. Pasé inviernos, veranos, primaveras, otoños. Conocí varias de las grandes capitales y muchas me quedaron pendientes. Me perdí en pueblitos y me di cuenta de que Europa parece chiquita pero es enorme y hay demasiado para ver. Así que una de dos: quédense todo el tiempo que puedan o vengan con el modo slow travel activado. No vale la pena ir a las apuradas de una ciudad a otra. Lo lindo en Europa es el camino.

Cartel visto en Praga

Cartel visto en Praga

* ITINERARIO

Cuando me preguntan qué recomiendo conocer de Europa me quedo en blanco. En este continente hay 50 países (y 6 parcialmente reconocidos) y de esos 56 conozco 10: ni un 20 por ciento. Cuando miraba el mapa de Europa, sentada en el escritorio de mi casa, sentía que todo estaba cerca y que la iba a poder recorrer en poco tiempo. Otro gran error. Europa es chiquita (si la comparo con, por ejemplo, las distancias en Argentina o América Latina) pero muy poblada y variada. Es cierto que todo queda cerca y que muchos países se pueden atravesar en pocas horas, pero cada uno es un mundo y merece su tiempo.

Sé que hacer el “gran tour” de Europa puede parecer muy tentador (por alguna razón, esa es la manera más “famosa” de recorrer Europa), también sé que muchos solamente pueden venir por 15 o 30 días y quieren ver todo lo posible, pero mi recomendación: no hagan ese recorrido maratónico de una capital por día o un país distinto cada dos días. Sí, se van a sacar las fotos típicas en todos los monumentos famosos de Europa (¿sirve de algo?), pero van a estar agotados, no van a tener tiempo de disfrutar de cada lugar, van a gastar mucho más que si viajan lento y va a llegar un punto en que no van a saber dónde están.

Las capitales europeas son para vivirlas: hay muchísimo para ver, hacer, caminar, conocer. Y en dos días no se puede. Por eso les aconsejo que cambien el chip, desaceleren y se armen un itinerario con menos lugares (y que antes de viajar investiguen: hay taaantas joyitas ocultas…). Yo diría 5/7 días por capital, y en las ciudades más chiquitas y pueblos pueden estar 3/4 días (mínimo) (si es por mí, quédense mucho más).

Webs útiles:

-la web de la revista Time Out tiene una agenda con los eventos semanales y mensuales de muchísimas ciudades y tiene listas de 20 cosas para hacer en las principales ciudades europeas.

– no sé qué tan acertada será TripTuner, pero por lo menos es divertida para probar: seteen los controles según sus expectativas y la web les dirá a qué destino les recomienda viajar.

Casita de Catalunya

Casita de Catalunya

* LISTA PERSONAL

Los países europeos por los que viajé son los siguientes (no en este orden) (si hacen click en los nombres podrán leer los relatos que escribí acerca de cada lugar).

  • Alemania. Fue mi viaje a las raíces: recorrí la región de Baviera (los pueblitos y las ciudades como Munich o Regensburg) con mi familia con el objetivo de conocer el pueblo donde nació mi mamá. Caí a Munich, sin saberlo, en pleno Oktoberfest. Y me encantó. Alemania queda en mi memoria como el país de los valles verdes, los bosques mágicos y la cerveza artesanal.
  • Bélgica. ¿Dije cerveza? Nunca probé cerveza tan rica como en Bélgica. Este país no estaba en mis planes (¿qué país estaba en mis planes?) pero fui porque al estar tan cerca de París, ¿por qué no? Y me sorprendió. Hice base en Bruselas (qué lindos murales hay en Bruselas) y me fui a recorrer pueblitos.
  • España. Cada vez que voy a España me siento como en casa (además de que estoy enamoradísima de Barcelona, pero esa es otra historia…). No sé si es el idioma, la historia compartida o la buena onda que parece haber entre españoles y argentinos, pero este es uno de esos países a los que sé que voy a volver siempre. Tiene playa, fiesta, buena comida, pueblitos mediterráneos y muchísima variedad cultural.
  • Francia. ¿Lo digo o no? Lo digo. No quería conocer Francia. Estaba negadísima con este país (no tengo explicación). Creo que al ser tan turístico me generaba cierta aversión. ¿Y ahora? Estoy viviendo en un pueblo costero del país vasco francés. Ja. Y nunca me voy a cansar del queso, de los vinos, de la comida, de las chimeneas de París, del arte (en los museos y en las calles) y de ese acento tan pero tan seductor (e impronunciable).
  • Hungría. Ay Hungría, cómo te quiero. Crecí escuchando a mi mamá hablar húngaro, usando ropa con bordados típicos, comiendo goulash y paprika. ¿Cómo no me iba a enamorar de Hungría? Fui a Budapest para aprender el idioma y después a recorrer el país con mi familia, y si bien me queda mucho por ver, es otro de esos lugares a los que les digo que vayan. Budapest es una de las ciudades más lindas del mundo.
  • Inglaterra. Ah… el país de mis sueños, uno de esos lugares que siempre siempre quise conocer (debe ser por Los Beatles, el brit-pop, el humor inglés —ese acento—, la literatura y tantas otras expresiones artísticas y culturales que me gustan). Fui a Londres y a Liverpool y me quedé con ganas de mucho más.
  • Islandia. Uno de los lugares más surrealistas a los que viajé en mi vida. Me fui durante dos semanas con mi amiga Lau y fue un viaje delirante, bizarro, mágico. En Islandia todo es posible: dar la vuelta a dedo, rescatar patos de la ruta, encontrar fábricas de artistas, golpear puertas para pedir frazadas, subirse a barcos de pescadores, emborracharse de tanto sol. Vayan, por favor vayan a Islandia. No hay manera de que se arrepientan.
  • Portugal. Pienso en mis días en Portugal y ya me da saudade. Si este país fuese una persona, lo abrazaría y lo guardaría en la mesita de luz. Es divino. Muchos se olvidan de él porque está en la punta del continente: no saben lo que se pierden. Lisboa es otra de las ciudades más lindas y nostálgicas del mundo (en mi opinión): el tranvía, los cafecitos, los artistas callejeros, la poesía. Portugal es un país para caminarlo de punta a punta.
  • República Checa. Praga… y sí, imposible no nombrarla: es una de las ciudades más encantadoras de Europa Central (aunque, eso sí, a ser compartida con los miles de turistas que van todos los días). Y de mi road trip por República Checa me quedan sus castillos, los paisajes de campo, las fábricas de cerveza y sus ciudades medievales.
  • Suecia. Conocí muy poquito de Suecia y fue como estar en un sueño. Viajé cinco días a Laponia, una de las regiones con mayor naturaleza salvaje de Europa, y pensé en quedarme ahí para siempre. Caminé por bosques nevados, vi la aurora boreal, fotografié casitas de colores y me prometí hacer un recorrido mucho más en profundidad por los países nórdicos.
Algunas fotitos al tuntún. Esta: Laponia sueca.

Algunas fotitos al tuntún. Esta: Laponia sueca.

La Tabacalera, espacio artístico recuperado y autogestionado en Madrid

La Tabacalera, espacio artístico recuperado y autogestionado en Madrid

Munich durante el Oktoberfest (debo crónica de ese evento)

Munich durante el Oktoberfest (debo crónica de ese evento)

Los baños termales de Budapest: lugares de reunión social.

Los baños termales de Budapest: lugares de reunión social.

Islandia, donde los abrazos gratis son muy bien recibidos.

Islandia, donde los abrazos gratis son muy bien recibidos.

Ghent, uno de los lugares de Bélgica que me sorprendió.

Ghent, uno de los lugares de Bélgica que me sorprendió.

París y su arte en las paredes.

París y su arte en las paredes.

Portugal y su otoño tan lindo.

Portugal y su otoño tan lindo.

Praga, ya sabemos que sos linda.

Praga, ya sabemos que sos una diva.

La casa de un amigo en Londres, el lugar perfecto para festejar su cumple.

La casa de un amigo en Londres, el lugar perfecto para festejar su cumple.

* VISAS Y TIEMPO DE PERMANENCIA

(Spoiler: podés quedarte —legalmente— más de 90 días en Europa. Seguí leyendo.)

Esta es una de las partes más complicadas así que les recomiendo que investiguen el tema más en profundidad. Los datos importantes son los siguientes:

* En Europa existen la Unión Europea y el Espacio Schengen: este último es un acuerdo de libre circulación firmado por 26 países (es decir que entre esos países no hay fronteras: entrás a uno y si pasás a otro no necesitás hacer migraciones). Pero atención: hay países de la Unión Europea que no forman parte del acuerdo Schengen (como Irlanda y el Reino Unido) y hay países de Schengen que no son de la Unión Europea (Suiza, Noruega e Islandia). En este mapa está bien explicado:

Fuente: thesavvybackpacker.com

Fuente: thesavvybackpacker.com

* Los ciudadanos de (entre otros países) Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Uruguay y Venezuela NO necesitan visa para entrar al espacio Schengen y pueden quedarse un máximo de 90 días en un período de 180 días. Es decir que entrás, por ejemplo, a España (mostrás tu pasaporte en el aeropuerto) y a partir de ese días tenés 90 días para moverte libremente dentro de los países Schengen. Cuando salís de Schengen tenés que esperar otros 90 días para volver a entrar. Si salís, por ejemplo, a los 45 días de estar en Schengen, te vas 10 días a otra parte y volvés a entrar, tendrás 45 días más (esos 10 días que saliste no se cuentan).

* Los ciudadanos de otras nacionalidades (chequear cuáles en esta web) necesitan aplicar a una visa Schengen antes de viajar. Si te la dan, es lo mismo: podés estar 90 días en un período de 180. En este post explico el tema de las visas con más profundidad y hay muchos comentarios de los lectores contando sus experiencias migratorias en Europa: Cuestiones pre-viaje: visas, pasaporte, pasaje de salida, tiempos de estadía y algunos consejos prácticos.

* Puede que en el aeropuerto europeo al que llegues te pidan una carta de invitación, las reservas de hotel y el comprobante del seguro médico. Escuché todo tipo de historias y no sé cada cuánto lo piden, pero sepan que se los pueden requerir.

* Si tenés pasaporte europeo podés quedarte por tiempo ilimitado y trabajar.

europa-variete-viajandoporahi-50

Visto en Londres

* Si bien la visa Schengen NO se puede extender, hay algunas maneras de quedarse legalmente más de 90 días en Europa. Algunas opciones:

1. Movete de un país a otro. Entrá a cualquier país del espacio Schengen, quedate los 90 días y después andá a otro país europeo que no forme parte de Schengen. Ahí te van a dar un tiempo de permanencia (depende de cada país, y ojo porque algunos piden visa), quedate por ejemplo dos meses, pasá a otro país que esté fuera de Schengen, quedate un mes más, y ahí (como ya pasaron 90 días desde que saliste de Schengen) podés volver a entrar a los países Schengen y quedarte 90 días más. Y así sucesivamente. Obviamente no sirve si querés quedarte más de 90 días en un mismo país.

2. Aplicá a otro tipo de visa. Si sos estudiante y querés cursar una carrera universitaria en Europa, podés aplicar a una visa de estudiante. Hay ciertos países que ofrecen visas de trabajo y te permiten quedarte hasta un año en todo Schengen (las que conozco, al menos para argentinos, son las que otorgan Francia e Irlanda. Averiguen).

3. Trabajá freelance. Alemania ofrece una visa para trabajadores independientes (artistas, programadores y cualquiera que trabaje a distancia): tenés que aplicar una vez que estás allá, en Berlín, y si te la dan podés quedarte entre uno y dos años viviendo y trabajando desde ahí. En esta web está toda la información.

Estas dos webs tienen información mucho más detallada de todo esto (en inglés):

– The Savvy Backpacker: Long term travel Europe

– NomadicMatt: How to legally stay in Europe for more than 90 days 

Mensaje visto por ahí.

Mensaje visto por ahí.

Postales de Portugal

Postales de Portugal

Granada (España) al atardecer

Granada (España) al atardecer

Y carteles en París

Y carteles en París

* TRANSPORTE

Los países y ciudades europeas están muy bien conectadas, aunque el transporte, en mi opinión, es lo más caro de Europa (a menos que viajes haciendo autostop, claro). Estas son las opciones más usadas para ir de un lado a otro:

– Avión. No soy fan de los aviones, pero en Europa existen varias aerolíneas de bajo costo que permiten ir rápido de un punto a otro y pagar menos que yendo por tierra. Ejemplo: Ryan Air, Vueling. (Acá tienen la lista completa de aerolíneas de bajo costo en Europa)

Lo bueno: el precio.

Lo malo: a ese precio hay que sumarle otros (como el costo de moverse hasta el aeropuerto o el costo de despachar las valijas), los vuelos baratos suelen salir de aeropuertos alternativos (que muchas veces quedan en otras ciudades, bastante alejados), uno cree que va más rápido pero a veces se tarda lo mismo que yendo en tren (porque hay que sumarle el tiempo de traslado desde y hasta el aeropuerto y el tiempo de espera), los aviones suelen ser incómodos (asientos muy chiquitos).

– Tren. Durante dos meses me moví por Europa con el Pase Global de Eurail y ohporfavor qué placer. Europa es un continente hecho para recorrerlo en tren (y para pasarse horas mirando por la ventana).

Lo bueno: las estaciones están en el centro de la ciudad (o sea que son fácilmente accesibles en metro o a pie), los trenes son híper puntuales (salen en el minuto exacto, aunque muchas veces puede que se retrasen a mitad de camino), son mucho más cómodos que los aviones, podés ir viendo el paisaje mientras viajás, tienen mesas para que trabajes, los trenes de alta velocidad hacen el trayecto en un tercio del tiempo.

Lo malo: el precio. Los trenes en Europa son caros (aunque en algunos casos, para distancias largas, cuestan lo mismo que un avión, por eso hay que comparar).

Los pases (como el Eurail, ofrecido por Rail Europe) te permiten viajar en los trenes europeos de manera casi ilimitada (depende del pase que compres, pero imaginátelo como un boleto único que te sirve para subirte a casi todos los trenes de Europa) durante una cierta cantidad de días (por ejemplo, podés viajar durante 15 días distribuidos en dos meses: durante cada uno de esos días podés hacer todos los viajes que quieras). Entonces: elegís tu pase, pagás un monto final por anticipado, lo recibís en tu domicilio y cuando llegás a Europa ya podés viajar en tren. Este pase vale la pena si planeás hacer muchos viajes en poco tiempo (y en especial viajes largos).

Webs útiles:

– en Rail Fan Europe hay enlaces a las webs de todas las compañías de tren de Europa, organizadas por país

Seat61 es la guía más completa y actualizadas de los trenes de todo el mundo.

Las vías en Sant Pol

Las vías en Sant Pol

– Bus. En Europa (por lo menos por donde yo viajé) no se usa tanto el bus como en otras partes del mundo, aunque hay empresas que cubren los destinos principales de cada país (pero si te querés ir a un pueblito, es más probable que encuentres pasaje en tren antes que en bus).

Lo bueno: donde hay, suelen ser bastante más baratos que los trenes, son cómodos, tienen baño y wifi.

Lo malo: no tienen tanta frecuencia, son más lentos, para distancias muy largas pueden ser más caros que un avión.

Web útil y un consejo:

Eurolines es la empresa de buses más extensa de Europa y suele tener muy buenos precios.

– Una de las maneras más baratas de cruzar de Francia a Inglaterra es en bus (suele haber muy buenas ofertas, mucho más baratas que el tren o barco)

– Carpooling (o coches compartidos). Esta iniciativa me parece excelente: la gente “vende” los espacios vacíos en su auto y lleva a otros pasajeros (desconocidos) en su trayecto. Es como hacer dedo pero por internet (y pagando). Hay muchas webs que ponen en contacto a los conductores con los pasajeros, como carpooling.comblablacar.es (España) o covoiturage.fr (Francia)

Lo bueno: es la manera más barata de moverse de un lado a otro (más que el bus y mucho más que el tren), te permite conocer gente local y charlar, si sos mujer y estás viajando sola es una opción segura porque los conductores tienen referencias y están registrados en la web.

Lo malo: no hay viajes a todas partes, el horario de salida depende del conductor, los viajes más requeridos (de una gran ciudad a otra) son pocos y se llenan enseguida, algunas webs empezaron a cobrar comisión por el servicio.

– Autostop. Europa es un buen lugar para hacer autostop. Yo lo hice varias veces, aunque nunca sola (es un miedo que todavía tengo que superar).

Lo bueno: te permite conocer la cultura local desde adentro, podés viajar sin horarios (vos decidís cuándo salir a la ruta), es gratis, te puede llevar a situaciones inesperadas (como que te inviten a quedarte en su casa o a conocer un lugar que no estaba en tus planes).

Lo malo: tenés que ir con paciencia, salir de las grandes ciudades a la ruta suele llevar bastante tiempo de traslado, puede que estés horas esperando, puede que no llegues cuando tenías pensado.

Web útil para viajar a dedo: HitchWiki.org

– Auto alquilado. Si vas en grupo, alquilar un auto es una muy buena opción (y, al dividir gastos, bastante económica).

Lo bueno: tenés libertad total, podés ir a donde quieras en el horario que quieras, las rutas son muy buenas, hay mucha señalización (o podés alquilarlo con GPS), si compartís gastos resulta barato, si no encontrás dónde dormir podés dormir en el auto.

Lo malo: la nafta en Europa es cara, es muy difícil estacionar en las grandes ciudades (o tenés que pagar un parking de 2-4 euros la hora), si alquilás el auto en un país y querés devolverlo en otro suelen cobrarte un extra bastante alto.

TIP: mucha gente alquila motorhomes. Son más caros, pero si son varios y planean dormir ahí, también me parece una buena opción. Aunque OJO: en muchas ciudades no dejan estacionarlos en cualquier lado y los obligan a ir a un camping (pago) sí o sí.

– Barco/Ferry. Hay trayectos entre países (o dentro de los mismos países) que solamente se pueden hacer en barco. A mí no me tocó ninguno así que no puedo hablar por experiencia. En esta web hay un buscador y comparador de precios y rutas.

Transporte dentro de las ciudades: es muy fácil ir de un lado a otro ya que el transporte público está muy bien organizado y tiene bastante frecuencia. En general las grandes ciudades tienen metro (subte), colectivos (buses), tranvías, trenes y taxis. Además muchos lugares se pueden recorrer caminando o en bici.

Webs útiles:

– en Urban Rail pueden encontrar los mapas del metro de casi todas las ciudades de Europa.

– World Travel Guide tiene una guía de aeropuertos: ahí pueden ver qué opciones de transporte hay para llegar al centro de cada ciudad.

europa-variete-viajandoporahi-5

La salida del metro en París

La salida del metro en París

Los motorhomes están por todas partes.

Los motorhomes están por todas partes.

En algunas ciudades se pueden alquilar Smarts por horas o minutos.

En algunas ciudades se pueden alquilar Smarts por horas o minutos, con el mismo sistema de alquiler de bicicletas.

Y hablando de bicis, en la mayoría de las grandes ciudades hay sistemas de alquiler de bicis por hora (aunque para pagarlo necesitan tarjeta de crédito con chip).

Y hablando de bicis, en la mayoría de las grandes ciudades hay sistemas de alquiler de bicis por hora (aunque para pagarlo necesitan tarjeta de crédito con chip).

El autostop se hace en todos lados.

El autostop se hace en todos lados.

Varias ciudades tienen tranvía (como Praga)

Varias ciudades tienen tranvía (como Praga)

Y taxis también hay en todos lados (aunque caros!)

Y taxis también hay en todos lados (aunque caros!)

* ALOJAMIENTO:

¿Dónde dormir? Algunas opciones:

– Hostels. Hay en casi todas las ciudades (no tanto en los pueblos) y suelen ser la opción más económica. En general, una cama en un dormitorio compartido ronda los €10-20 (aunque si vas, por ejemplo, a Munich durante el Oktoberfest podés encontrarte con la sorpresa de que una cama en una habitación compartida te cuesta €100) (leíste bien). Podés buscar hostels en hostelbookers.com o hostelworld.com

– Hoteles. Hay por todas partes aunque son bastante más caros que los hostels (de €40/50 para arriba). Una buena página para buscar alojamiento es booking.com

– Campings. Casi siempre están en las afueras y no son tan baratos como esperaba, pero están muy bien equipados (duchas, baños, lavarropas, piscina, estacionamiento). En Francia y España pagué un promedio de €20 por noche de camping. En los lugares con playa son una buena opción porque suelen estar ubicados cerca del mar (ojo que cada país tiene sus leyes con respecto a la acampada: en España la policía me desalojó porque había acampado en la playa y no estaba permitido).

– Guesthouses/Pensiones. En algunos países (como Hungría) las pensiones o casas de huéspedes son muy comunes. En estas casas cada huésped tiene su habitación y a veces se comparten el baño y la cocina. A mí me gustan mucho más que los hoteles (y son más baratas).

– Alquiler de departamentos a gente local. El alquiler de departamentos puede ser una opción mucho más barata (y cómoda) que el hotel, sobre todo si viajás en grupo, en pareja o en familia. Las webs más populares son Airbnb y Wimdu. En ambas podés alquilar un departamento entero o solamente un cuarto (generalmente, cuando alquilás solo el cuarto, hay gente viviendo en el resto de la casa).

– Couchsurfing. En todos los países de Europa que visité se hace Couchsurfing (podés quedarte de manera gratuita en casas de gente local). ¿Querés saber de qué se trata? Acá lo explico.

– Intercambio de casas. Nunca lo probé pero parece que se usa bastante: podés intercambiar tu casa con la de otra familia (por los días que dure el viaje) de manera gratuita. Una de las webs más usadas es intercambiocasas.com

– Alojamiento a cambio de trabajo. Conocí gente que se queda en casas o granjas orgánicas a cambio de trabajo. A través de Helpx podés encontrar gente que ofrece alojarte semanas o meses en su casa a cambio de que, por ejemplo, le enseñes tu idioma o lo ayudes con las refacciones; a través de wwoof podés contactarte con los dueños de granjas orgánicas para quedarte con ellos a cambio de trabajar en la granja; a través de Staydu podés quedarte con gente local a cambio de dinero, trabajo o de manera gratuita.

– HouseSitting (cuidado de casas). Mucha gente se va de vacaciones (o de viaje) y necesita a alguien que le cuide la casa, así que si buscás estadías largas podés investigar esta opción. Para mucha más información de HouseSitting les recomiendo el blog caminomundos. La web que suelo usar para esto es TrustedHousesitters.com

Camping en España

Camping en España

Uno de mis hostels preferidos: el Sant Jordi Rock Palace de Barcelona

Uno de mis hostels preferidos: el Sant Jordi Rock Palace de Barcelona

Un hotel en Laponia Sueca

Un hotel en Laponia Sueca

Un arbolito a la salida de la casa donde nos quedamos en Zandt (Alemania)

Un arbolito a la salida de la casa donde nos quedamos en Zandt (Alemania)

* PRESUPUESTO: ¿Cuánto plata necesito?

El presupuesto, como digo siempre, depende de muchos factores: de qué manera querés viajar, con quién vas, cuánto tiempo, qué tan rápido planeás moverte, cuánto equipaje vas a llevar, dónde querés quedarte, qué querés comer, qué transporte querés usar… Es difícil calcular un presupuesto diario porque depende de qué hagas ese día (si te tomás un tren va a subir bastante, pero si solamente gastás en dormir y comer podés mantenerlo más bajo).

Acá van algunos números (promediados) para que puedas hacer cuentas.

– El euro es una moneda muy fuerte y si bien muchos países de Europa lo utilizan, en cada país tiene un valor distinto (la economía no es igual en todas partes, hay países más caros —como Alemania o Francia— y más baratos —como Hungría o Portugal—). No sé si hace falta aclararlo, pero Europa es caro (al menos en comparación con otros destinos como el Sudeste Asiático o América Latina).

– Alojamiento: quedarte en la habitación compartida de un hostel puede costarte entre €10 y €20 la noche (promedio). Alquilar un cuarto en un departamento puede costarte desde €20 hasta €100 o más (según el tipo de departamento, la cantidad de personas que se queden y la ciudad en la que esté ubicado). Los hoteles me parecen caros (€50/70 o más), hoy en día hay muchas otras opciones de alojamiento así que no es necesario quedarse en un hotel sí o sí. Los campings rondan los €10-25 (al menos en los que estuve); en algunos países se puede acampar en cualquier lugar sin pagar (como en Islandia) y en otros está restringido (pero siempre pueden pedirle permiso a alguien para armar la carpa en su jardín).

– Transporte: para mí, el transporte es lo más caro que tiene Europa. Lo más barato es hacer carpooling (un viaje de 6 horas te cuesta unos €25-30, por ejemplo) o autostop. Un viaje en tren depende mucho del país (en España, un viaje de una hora tal vez te cuesta menos de €10, mientras que en Francia, en el tren de alta velocidad, te puede costar €25) (el precio del tren es muy difícil de calcular, lo mejor es que entren por ejemplo a esta web y busquen algunos trayectos para ver los precios, aunque si tuviese que estimar un promedio diría que viajar en los trenes normales, no de alta velocidad, cuesta unos €10 por hora de viaje). Hay empresas de bus que tienen ofertas muy buenas (como Megabus, iDBus o Eurolines).

– Transporte interno: el transporte público tampoco es tan barato (si convertimos de euro a pesos), pero siempre es mucho más barato que moverse en taxi. Un viaje en metro puede costar entre €1 y €5 (el de Londres fue el más caro que me tomé: arriba de 3 libras por viaje), y siempre es más barato comprar los pases de 10 viajes o los pases diarios. Los buses suelen ser más baratos, aunque también cuestan entre €1 y €3 por viaje. Los trenes de cercanías son los que van a las afueras, a barrios más alejados o a los pueblos vecinos: los precios dependen del tipo de tren, de la distancia, de la velocidad…

– Comida: los precios varían según el país, pero en todos lados lo más barato es hacer una compra en el supermercado y cocinarte (por €10 pueden comer tres). Sino, un menú de almuerzo o cena está entre €10 y 20 por persona (pregunten porque en algunos lugares pueden pedir medio menú) (obviamente hay lugares donde se come más barato, es cuestión de buscar), un desayuno en España puede costarte €2 (café + croissant) mientras que en Francia puede costarte €5 o más. O la opción clásica: baguette + queso + jamón = picnic improvisado y barato (esto existe en todas partes). Y si se animan, dumpster diving y table diving. Ah, un café con leche cuesta entre €1.50 y 3.50 aprox., un croissant/baguette alrededor de €1, una botella de agua de 1/2 L depende de dónde la compres (en el super unos 30 centavos, en la calle de €1 para arriba), un vaso de cerveza depende del país, pero entre €1 y €7.

europa-variete-viajandoporahi-3

En el Oktoberfest, un vaso con un litro de cerveza costaba €10

En el Oktoberfest, un vaso con un litro de cerveza costaba €10

Si compran souvenirs, van a encontrar desde postales por €1 hasta lo que se les ocurra

Si compran souvenirs, van a encontrar desde postales por €1 hasta lo que se les ocurra

Para subir a ciertos miradores hay que pagar entrada, en general ronda los €3-6

Para subir a ciertos miradores hay que pagar entrada, en general ronda los €3-6

Si bien no es como Asia, hay bastantes puestos de comida callejera (no por eso baratos). En Hungría, por ejemplo, se vende este pan por todas partes (a €2)

Si bien no es como Asia, hay bastantes puestos de comida callejera (no por eso baratos). En Hungría, por ejemplo, se vende este pan por todas partes (a €2)

Y en Bélgica, los waffles.

Y en Bélgica, los waffles.

Los mercados callejeros (generalmente matutinos) son buenos lugares para comprar frutas y verduras frescas

Los mercados callejeros (generalmente matutinos) son buenos lugares para comprar frutas y verduras frescas

En muchos países, además de la comida local, hay restaurantes de otras partes del mundo. La comida rápida más barata es el kebab (que puede costar unos €3-5). Esta es una bandeja de comida libanesa que me comí en París por algo así como €7

En muchos países, además de la comida local, hay restaurantes de otras partes del mundo. La comida rápida más barata es el kebab (que puede costar unos €3-5). Esta es una bandeja de comida libanesa que me comí en París por algo así como €7

En Europa hay un montón de museos, y muchos que vale la pena ver (como el Guggenheim). Eso sí, son un presupuesto aparte: pueden costar entre €2 y €12.

En Europa hay un montón de museos, y muchos que vale la pena ver (como el Guggenheim). Eso sí, son un presupuesto aparte: pueden costar entre €2 y €12.

europa-variete-viajandoporahi-59

En Europa se usan mucho los “free walking tours” (tours gratuitos, generalmente a cambio de una propina voluntaria al final). Los chicos de Go Local San Sebastián me llevaron en un bici-tour por la ciudad.

Popurrí:

– Si quieren ir a un supermercado barato, busquen el Lidl más cercano. Suele tener los mejores precios, aunque no tanta variedad como otros supermercados.

– Los precios de los museos varían, pero casi todos tienen algún día u horario de entrada reducida o gratuita, así que averigüen en la página web antes de ir.

– En Praga es más barato tomar un vaso de cerveza que una gaseosa. En España también.

– En Granada (España) si te pedís un jugo o cerveza te dan una tapa o ración de comida (por algo así como €2).

– De los países que visité, los más caros me parecieron Francia y Alemania. Hungría me pareció uno de los más baratos.

– Hay muchos descuentos para estudiantes o menores de 26 años (en transportes y museos). También hay descuentos para jubilados.

– Hay muchas maneras de ahorrar durante un viaje. En este post doy varios consejos.

europa-variete-viajandoporahi-39

Muchos argentinos me preguntan cómo llevar la plata. Según lo que vi, en el aeropuerto de Madrid cambian pesos argentinos a euros pero a una cotización malísima. No conviene. Así que me parece que las opciones son llevar todo en efectivo (en euros en lo posible, o en dólares y cambiarlos acá) o viajar con tarjeta de crédito (la aceptan en casi todas partes así que con eso pueden pagar y a la vez sacar plata de los cajeros con la opción de “adelanto en efectivo”) Eso sí, a cualquier transacción con la tarjeta hay que sumarle el impuesto del 35 por ciento.

* OTRAS COSAS

– Seguridad. Si bien Europa es un continente muy seguro, en algunas ciudades hay que estar alerta (en Barcelona intentaron robarme como tres veces, aunque siempre aprovechando alguna distracción; en el metro de París también roban bastante, dicen). Yo ando con la cámara colgada al cuello y no pasa nada, también suelo usar la computadora en parques, en los trenes o al aire libre y nunca tuve problemas.

– Idioma. Hay países donde se habla muy buen inglés (Islandia, Suecia, Hungría) y otros donde cuesta más comunicarse en ese idioma (como Francia o ciertos pueblitos de Alemania). En varios países se habla algo de castellano, pero en general en los lugares turísticos casi siempre podrán comunicarse en inglés.

– Clima. Europa tiene cuatro estaciones muy marcadas. Mis preferidas son el otoño (de septiembre a diciembre) y la primavera (de marzo a junio). En invierno suele hacer bastante frío y en verano mucho calor, así que nada mejor que un punto medio. Si quieren saber qué clima hace (o hará en los próximos días) en la ciudad que van a visitar, les recomiendo la web (o app) de Yahoo Weather, de todas las que usé me parece la más acertada.

– Equipaje. Les recomiendo llevar poco ya que van a estar moviéndose de un lado a otro. Fíjense qué clima hará cuando vayan y empaquen en función de eso. Si les falta ropa no se preocupen, en Europa se consigue de todo y a muy buen precio (pueden ir al Decathlon para ropa de deporte, a HyM para ropa de moda o a Primark para ropa bien barata). Si llevan equipaje liviano no van a tener que tomarse un taxi jamás, pueden subir con la valijita o mochila al transporte público, además si viajan en avión y llevan todo en la cabina se ahorran el costo de facturación del equipaje (que puede costar unos €40).

– Internet. En estos países no vi nada que se parezca a un ciber café, sino que la gente lleva su computadora, teléfono o tableta a los bares y cafés y se conecta al wifi. En general todos los hostels y hoteles tienen wifi (a veces los campings también).

Castillo de Sintra, Portugal

Castillo de Sintra, Portugal

Bar en Budapest

Bar en Budapest

Brujas, en Bélgica

Brujas, en Bélgica

Callecita de Portugal

Callecita de Portugal

Pueblo checo.

Pueblo checo.

Y una esquina de Praga.

Y una esquina de Praga.

* Otras webs útiles para viajar por Europa:

– Rome2Rio y GoEuro: ponen dos destinos en el buscador y estas webs les da todas las opciones de transporte (con precios estimados).

– Mappy: esta web es muy útil si planean viajar en auto o bici por las rutas de Europa, ya que les arma el itinerario detallado y les dice cuánto van a tardar, cuánto van a gastar (peajes, nafta) y qué opciones de rutas tienen.

– ViaMichelin: muy similar a Mappy, calcula rutas y gastos.

– Wikitravel: Europe: guía colaborativa (wiki) con información y consejos para viajar por Europa (en inglés)

– Wikitravel: Travel in the Schengen Zone: wiki con información muy detallada acerca de Schengen y las visas (en inglés)

– Europa.eu: la web con toda la información de la Unión Europea (en esta sección: Documentos necesarios para viajar)

– Visit Europe: web de turismo de Europa

– Euro Cheapo: buscador y tips para viajar barato por Europa

– SkyPicker: esta la acabo de descubrir (nunca la usé para comprar) y me parece muy útil, por lo menos para chusmear precios. Cuando entrás, la web reconoce en qué parte del mundo estás y te muestra una lista de todos los vuelos baratos que salen desde tu ciudad.

– Maps.me: con esta aplicación podés tener mapas de todo el mundo en tu teléfono y usarlos offline. La estoy usando hace poco y me parece muy útil.

europa-variete-viajandoporahi-40

Y estos músicos callejeros que vi en París y me encantaron.

Nota: le pongo muchas horas de viaje, caminatas, investigación y trabajo a estas guías prácticas y te las ofrezco de manera gratuita porque es lo que a mí me hubiese gustado leer antes de viajar. Si te sirven para planificar tu viaje, por favor considerá reservar alguno de los siguientes servicios (vuelos / hoteles / Airbnb) a través de estos buscadores. Si lo hacés, me dan una pequeña comisión que no se suma al precio final de tu compra y que me ayuda a seguir viajando y publicando guías como estas. ¡Gracias!

airbnb_credito