laos1

Me dijeron que era la ruta del infierno, el viaje de la muerte, el cruce de frontera más largo del mundo, que seguro me quedaba varada en algún lado, que con lluvia era lo peor, que el trayecto era todo al borde del acantilado y súper peligroso. Así que compré mi pasaje a Dien Bien Phu (ciudad en la que tendría que pasar la noche obligatoriamente antes de cruzar a Laos) con miedo, resignada, pensando que tal vez no iba a vivir para contarla, que este sería mi último viaje, que la vida sí se compra con plata y que la suerte no existe.

Pero: ya tuve muchas experiencias de viajes eternos por rutas horribles y sobreviví, así que pensé que esto no podía ser peor que los cruces en Latinoamérica, que realmente iban a tener que esforzarse por hacerme pasar un mal viaje. Y no, fue buenísimo y me alegro de haber elegido esta opción, ya que además de ahorrarme muchísimos dólares tuve dos días muy divertidos llenos de personajes extraños (como siempre). Así que va la crónica para quienes tengan que hacer el mismo cruce y estén dudando si tomarse un avión o no.

Día 1 (viernes): De Sapa a Dien Bien Phu (noroeste de Vietnam) – 8 am a 5 pm

camino-a-laos1

camino-a-laos7

Saqué mi pasaje a Dien Bien Phu, última ciudad vietnamita en la que haría noche, el día anterior. El minibus “turístico” estaba completo así que no me quedó otra que comprar el pasaje para el minibus local (que, para extranjeros, cuesta lo mismo que el turístico: 10 dólares o 200.000 dong). A las 7:15 am del viernes me senté en el restaurante de la agencia de viajes a esperar, 8:10 am llegó el minibus, me subí y salimos rumbo a Dien Bien Phu. Cantidad de pasajeros: aproximadamente 20, doce locales y ocho extranjeros. Así que un suizo, una alemana, un alemán, un inglés, una inglesa y yo nos hicimos amigos en el acto, supongo que eso pasa cuando uno sabe que está a punto de compartir una experiencia larga y cansadora, nada mejor que pasarlo con amigos. Para mí fue un alivio saber que no haría esta “ruta de atrás” sola y que había más gente que decidía hacer este cruce por tierra antes que por avión.

El trayecto fue largo, polvoriento y rocoso. Una característica de los transportes locales asiáticos es que suben gente hasta llenar todos los huecos vacíos (no solo en los asientos, sino en el piso y faldas), y en una combi diseñada para 15 personas probablemente suban a unas 22. Así que a mí me tocó compartir mi asiento con el Personaje #1: un vietnamita que por suerte era flaquito pero igualmente me hizo guerra de caderas para adueñarse del respaldo. A cada rato me mostraba cuatro dedos de la mano derecha, los contaba, asentía y me los volvía a mostrar, tal vez querría decirme que tenía 40. Faltaba que se durmiera con la cabeza sobre mi hombro, pero por suerte no fue para tanto. Casi me saco una autofoto con él y le pido el Facebook para etiquetarlo, pero me pareció demasiado bizarro. Durante las horas y horas de viaje, que ya no puedo diferenciar porque se mezclaron cual cóctel, me escuché casi toda la discografía de Los Beatles remixada con la música que puso el conductor, una mezcla de cumbia vietnamita con sonidos hindúes, y con los gritos del Personaje #2: el co-conductor. Este hombre no paró de hablar por celular a un tono de voz inhumano y sin ningún tipo de privacidad; cuando no se estaba peleando por teléfono, le pegaba gritos al conductor desde el asiento del fondo o se quedaba dormido y hacía CLAC CLAC CLAC con la cabeza contra el vidrio en cada curva.

camino-a-laos24

camino-a-laos2

camino-a-laos12

camino-a-laos13

El paisaje, lindísimo: montañas, terrazas de arroz, ríos, verde, inmensidad. Quedamos frenados una sola vez durante 20 minutos porque había una excavadora averiada bloqueando la ruta, pero lo solucionaron rápido y seguimos camino. A eso de las 5.30 pm llegamos por fin a Dien Bien Phu. Antes de dejar la terminal sacamos el pasaje a Laos para el día siguiente: 88.000 dong (USD 4.50) precio fijo para ir de Dien Bien Phu a Muang Khua (en Laos) con cruce de frontera incluido. No tuvimos que caminar demasiado lejos para encontrar un hotel: los dueños nos encontraron primero y nos ofrecieron su guesthouse ubicada justo frente a la terminal de buses. Ahí conocimos al Personaje #3: el recepcionista del hotel que parecía estar drogado con algún tipo de energizante ya que no paraba de hablar, hacer “chistes”, tirarle onda a las mujeres y moverse rápidamente de un lado a otro. Cenamos en un restaurante local (no había demasiadas opciones) donde nos atendió el Personaje #4: una nena vietnamita de unos 13 años que parecía ser la jefa del lugar ya que le daba órdenes a todo el mundo y cada vez que le pedíamos “One beer” decía, “Ok, two beer”. Para mí, noodles con pollo (si se puede decir que la piel del pollo cuenta como pollo) por 25.000 dong y a dormir.

camino-a-laos9

camino-a-laos6

camino-a-laos11

camino-a-laos22

camino-a-laos20

dien-bien-phu50

camino-a-laos19

Día 2 (sábado): De Dien Bien Phu a Muang Khua (Laos)5.30 am a 2 pm

4.30 de la mañana arriba. El colectivo hacia la frontera salió a las 5.30 am, repleto de personas, bolsas y mochilas. El grupo de este Road Trip seguía siendo el mismo: Nicky y Kate (ingleses), Stefan y Martina (suizo y alemana), Paul (alemán) y yo. Llegamos a Tay Trang, la frontera con Laos, a eso de las 9 am y el trámite duró unos 45 minutos: nos tomaron la fiebre (de verdad), sacamos la visa en el momento, nos sellaron el pasaporte y adentro. Entramos a Lao Time, en Laos hay que multiplicar el “5 minutos” por 5, ya que todo lleva muuucho más tiempo. Será que son gente muy relajada.

camino-a-laos29

camino-a-laos32

camino-a-laos27

 

Desde la ventana pude ver que Laos es muy rural, verde, con pueblitos muy chicos al costado de la ruta, con casitas de madera y muy poca gente. La población acá es de casi 7 millones; contra los 86 millones de Vietnam, la diferencia es muy notable. Viajamos bastante apretados por una ruta de tierra en las montañas, pero la vista valió la pena. A las 2 pm llegamos a Muang Khua, una de las aldeas del norte de Laos, cansados y muertos de hambre. El colectivo termina su recorrido al borde del río y ahí hay que subirse a un barco cuasi balsa para cruzar los 30 metros que separan una orilla de la otra (y todos los guesthouses y restaurantes están del otro lado del río, así que no queda otra…). Una vez que estábamos todos subidos al barco, apareció el Personaje #4: el cobrador de boletos. Pedía 2000 kip (algo así como USD 0.25), pero ninguno de nosotros tenía kip (la plata de Laos) así que le ofrecimos el mismo valor en moneda vietnamita: 5000 dong. Yo estiré mi mano y le di mi último billete de 5000 dong, pero me lo rechazó como cuatro veces: solamente aceptaba los de 20.000 dong o más ya que, por lo que nos pareció, quería hacerse el tonto y no dar vuelto o dar un vuelto en kip muchísimo menor. Finalmente el bote arrancó y, como no le quedó más opción, agarró mis 5000 dong.

Menos de dos minutos después descendimos en la otra orilla de Muang Khua sin un kip, sin cajeros, con los dos bancos del pueblo cerrado porque era fin de semana, sin casas de cambio y sin internet. Nos ofrecieron varios guesthouse por 50.000 kip el cuarto para dos personas (USD 3 cada uno) pero no aceptamos. Caminando cuesta arriba por este pueblo dormido nos cruzamos con el último y quinto personaje de estas 48 horas: un aldeano que tímidamente nos preguntó si estábamos buscando dónde quedarnos y nos dijo que él tenía un lugar por 30.000 kip la noche (USD 2 dólares cada uno) a pocos metros. Lo seguimos un poco de mal humor y con descreimiento ya que nos hizo caminar más de lo prometido y nos llevó a través de un puente que parecía que se iba a caer en cualquier momento. Pero cuando llegamos quedamos anonadados con la vista del lugar y nos quedamos ahí tres días. Sobrevivimos “a crédito” durante dos días hasta que Dian (el dueño del guesthouse) nos llevó a una ciudad que queda a tres horas para sacar plata del cajero.

Una gran introducción a este país que se despierta de a poco. Se terminó el acoso, el ataque de las motos, la sensación de ser nada más que un turista con plata. Laos me gusta mucho.

laos-muang-khua-6

laos-muang-khua-30

laos-muang-khua-19

laos-muang-khua-63

laos-muang-khua-33

 

laos-muang-khua-69

laos-muang-khua-78

laos-muang-khua-97

 

***
Información útil para cruzar del norte de Vietnam al norte de Laos por tierra:

•    Minibus de Sapa a Dien Bien Phu: 200.000 dong (USD 10), aproximadamente 8-10 horas.
•    Guesthouse en Dien Bien Phu: 150.000 dong para 2 personas, 200.000 dong para 4 personas (aprox. USD 2.5 cada uno). Hay por lo menos tres enfrente a la estación.
•    Comida en DBP: solo restaurantes locales. 25.000 dong por un plato de pho (sopa) o noodles con pollo (USD 1). Baguette fresca de desayuno: 5000 dong (USD 0.25), botella de agua de 1L: 10.000 dong (USD 0.50)
•    Colectivo de DBP a Muang Khua (en Laos): 88.000 dong (USD 4.50), sale a las 5.30 am, llega a eso de las 2 pm.
•    Visa Laos: se puede sacar en la frontera y el precio depende de la nacionalidad, pero el rango va entre USD 20 (China) y USD 42 (Canadá). Para argentinos USD 30 + USD 1 por “servicio” + USD 1 porque era fin de semana. Llevar una foto carnet, sino cobran USD 2 por sacarte la foto. Abierta de lunes a domingo, de 7 am a 7 pm.
•    Cruce de un lado de Muang Khua al otro: depende del día, a veces 2000 kip, a veces 5000 kip (un dólar equivale a 8000 kip). Se puede pagar en dong (plata vietnamita), no pagar más de 5000 dong.
•    En Muang Khua no hay cajero (ATM), solamente dos bancos que cambian plata, así que conviene llevar algunos dólares o dongs para cambiar ahí. Tampoco hay internet. Guesthouses entre 30.000 y 50.000 kip por noche (de 4 a 6 USD). Comida por 15.000 kip (USD 2). USD 1 = 8000 kip