Menú principal

Menu

El miedo a volar (y qué hago para superarlo)

miedo-a-volar-avion-viajando-por-ahi-2

Mucha gente se sorprende cuando digo que me da miedo volar. El avión es el medio de transporte que menos me gusta, aunque no nací con este miedo: hasta hace unos años, me encantaba tomar aviones. Orson Welles dijo que solo existen dos emociones en el avión: aburrimiento o terror. Yo no sentía ninguna, a mí volar me parecía divertido y no me generaba inseguridades. Empezó a gustarme menos cuando me di cuenta de que en el avión me perdía lo mejor: el cambio de paisaje. Así valoré la lentitud de ir por tierra y agua y empecé a ver los vuelos como algo poco natural (todos encerrados a miles de metros de altura), pero hasta ahí no tenía miedo. Hace tres años, cuando volvía de España a Argentina, pasé por una turbulencia muy fea. Había tormenta eléctrica en Buenos Aires y tuvimos que sobrevolar Ezeiza durante cuarenta minutos. El avión se sacudió tanto —sumado a los vómitos de la gente y a la visibilidad cero— que pensé que se iba a partir al medio y adiós mundo cruel. Le agarré la mano a mi compañera de asiento, cerré los ojos y, cuando aterrizamos en Buenos Aires, lloré.

Desde ese día me pongo muy nerviosa cuando estoy en un avión y trato de subirme lo menos posible. Un año y unos meses después volé de Perú a España, y por suerte me tocó una mujer al lado que me charló todo el viaje, me agarró la mano y me ayudó a distraerme. Unos meses después volé a Islandia, aunque el avión despegó con tormenta y también hubo bastante turbulencia y entré en pánico. Un año después volé a Croacia y la pasé mal todo el vuelo, hace unas semanas volé a Londres y a cada mínimo movimiento pensaba: se cae se cae se cae se cae. Me resulta muy incómodo sentir estas cosas y pasar por tanto estrés, pero a la vez es incontrolable. Los miedos son irracionales y la imaginación negativa no tiene límites. La fobia, además, suele agarrarme cuando ya estoy sentada adentro del avión, con el cinturón puesto, a punto de despegar. En ese momento pienso: “¿Por qué estoy acá otra vez? Me quiero bajar”. Cada movimiento me asusta, los pozos de aire me desesperan y lo único que pienso es en llegar a tierra firme lo más rápido posible para no tener que subirme a un avión nunca más en mi vida. Llegué a tener pensamientos como “vuelvo a Buenos Aires… si el avión no se cae”. Es horrible.

Lo que destaco de viajar en avión son las vistas

Lo que destaco de viajar en avión son las vistas, como esta de Laponia sueca

O esta, por aterrizar en Camboya

O esta, por aterrizar en Camboya

Hace unas semanas, el vuelo que más miedo me daba era el de vuelta de Francia a Buenos Aires: hacía escala en Madrid —en la mente del fóbico: dos despegues y dos aterrizajes— y yo no sabía cómo iba a hacer para soportar tantas horas metida ahí adentro, encerrada con las maquinaciones de mi cabeza. Varios me dijeron que me tomara pastillas para dormir, y lo pensé, pero nunca en mi vida tomé nada de eso y me daba miedo quedar demasiado sedada y no poder levantarme. También me dijeron que tomara una copa de vino, pero tenía miedo de que me generara el efecto contrario y en vez de relajarme me volviera paranoica. Quería subirme al avión, no enterarme de nada y bajarme, pero las opciones para lograr eso no me gustaban. Para que se entienda: lo que me da miedo no es volar, me da miedo caer y ser consciente de que me voy a morir en los próximos minutos. Esa es mi verdadera fobia: saber que me voy a morir y que no puedo hacer nada para evitarlo.

Sin embargo, el vuelo de vuelta a Argentina no fue tan terrible como pensé. Al contrario, hasta podría decir que, después de tres años, mi miedo disminuyó bastante. Imagino que no soy la única con estos temores —más de un cuarto de la población tiene miedo a volar, al parecer—, así que les comparto algunas de las técnicas que usé y seguiré usando para ir superándolo de a poco.

1. Me informé acerca del funcionamiento de los aviones

miedo-a-volar-avion-viajando-por-ahi-7

Unas semanas antes de volar a Londres, con algo de nervios e insomnio, me puse a buscar información acerca del miedo a volar. Tenía tantas ganas de llegar a Londres pero tan pocas de tomar ese avión, que mi cabeza parecía un ring de boxeo: “Ay, quiero estar ya en esas librerías inglesas”, “sí, primero asegurate de que el avión llegue entero”, “no veo la hora de sentarme a leer en Waterstones”, “bueno, igual si perdés el vuelo porque te quedaste dormida tampoco sería tan terrible”, “libros, papelerías, buses rojos”, “turbulencia turbulencia turbulencia”. Quería cortarla con eso de una vez. Google, que a veces debería recibirse de psicólogo, me derivó a una web que me ayudó muchísimo: se llama Volando sin miedo y es un curso online gratuito para superar el miedo a volar.

Lo primero que decía era “este no es un curso para leer de manera apresurada”, creo que me lo leí casi todo entre esa noche y la mañana siguiente. Si tienen miedo a volar o quieren saber más acerca del funcionamiento de los aviones y las etapas de un vuelo, se los recomiendo mucho. Los textos, reflexiones y videos me ayudaron a derribar varios mitos que tenía metidos en la cabeza: por ejemplo, yo pensaba que a un avión se le podían quedar los motores en medio del aire y caer ahí mismo en picada (no pensé en que, en ese caso, las alas le sirven para planear), tampoco era consciente de que los transportes terrestres también tienen turbulencia (sientan los movimientos la próxima vez que vayan en auto o bus), no sabía que los aviones están preparados para soportar muchísima más turbulencia de la que existe de manera natural y que incluso pueden atravesar huracanes.

Viajé a Londres un poco más tranquila, aunque no del todo. Las estadísticas dicen que los aviones son el transporte más seguro del mundo, y es cierto, porque cada año despegan millones y son muy pocos los accidentes. Pero cuando hay un accidente suele ser terrible, y los medios de comunicación solo nos muestran eso. Sin embargo, si bien sé que es muy poco probable que tenga un accidente aéreo, en mi cabeza sigo pensando que es la lotería de la vida y que nada impide que la próxima que esté en una catástrofe sea yo.

 

2. Hago ejercicios de respiración durante el vuelo

miedo-a-volar-avion-viajando-por-ahi-15

Uno puede leerse todos los textos de internet y sentirse más tranquilo, pero el momento de la verdad es cuando estás con el cinturón abrochado y a punto de despegar. Ahí es cuando hago los ejercicios de respiración. Cierro los ojos, me concentro en mis inhalaciones y exhalaciones e intento no pensar en otra cosa mientras el avión sube o se sacude un poco. Esto me ayuda mucho a tranquilizarme y a no pensar tanto, porque no hay nada peor que entrar en pánico en ese espacio cerrado.

 

3. Me distraigo con todo lo que encuentre

Como esta vista de Londres, por ejemplo

Como esta vista de Londres, por ejemplo

En mi experiencia, no hay nada mejor que distraerse durante el vuelo. Como no duermo mucho en los aviones, intento llevarme todos los juguetes para mantenerme entretenida: libros, revistas, películas en la compu, música, cuadernos. Si veo que el avión tiene pantallita en el asiento hago un bailecito de felicidad, aunque ya me haya visto todo. Y en general suelo tener suerte y me tocan compañeras de asiento muy charlatanas que me hacen cambiar mi foco de atención de “nos vamos a morir todos” a “contame más, quiero saber todo acerca de ese tema”.

En el vuelo de Francia a Madrid me levanté para ir al baño y mi compañera de asiento aprovechó para ir también. Cuando salimos justo estaban con los carritos de comida en los pasillos así que tuvimos que esperar un largo rato para poder volver a sentarnos, entonces charlamos de la vida durante cuarenta minutos frente a los baños. Cuando volvimos, el marido había aprovechado nuestra ausencia y se había hecho una cama con los tres asientos, y yo estaba mucho más tranquila que al despegar.

 

4. Trato de recordar cómo era no tener miedo

miedo-a-volar-avion-viajando-por-ahi-16

En un vuelo muy largo, puede que las distracciones no sean suficientes o que necesite un rato de descanso de la pantalla. Además, si hay mucha turbulencia la siento igual, por más que esté mirando una película. Si veo que el miedo está por volver, me pongo a pensar en cómo era no tener miedo a volar. Antes me subía a un avión sin pensar en que se podía caer, y en realidad las chances de que me pasara algo eran las mismas, solo que al no tener miedo no me estresaba antes de tiempo. ¿Cómo hice para volar 33 horas de Asia a Argentina? Me aburrí mucho, pero no tuve miedo, me acuerdo, entonces trato de volver a ese estado mental pre-turbulencia traumática. Si estoy muy asustada, miro al resto de los pasajeros y a las azafatas: si tienen cara de que no pasa nada, me doy cuenta de que estoy exagerando y vuelvo a tranquilizarme.

 

5. Adopto identidades secretas

miedo-a-volar-avion-viajando-por-ahi-1

Aunque suene ridículo, esta fue una de las técnicas que más me sirvió. En el primer tramo de la vuelta de Francia a Buenos Aires, mientras esperábamos que despegara el avión a Madrid, se subió un señor que volvía con atención médica. Creo que se había quebrado la pierna, así que tuvo que ir en los tres asientos de adelante, a dos filas del mío. Lo miré e imaginé que yo era la enfermera, y pensé: “No puedo ir con miedo, mi rol en este avión es cuidar a mi paciente”. Funcionó. Cada vez que me ponía nerviosa, pensaba: “Tranquila, vos estás acá para otra cosa, no para tener miedo”. Eso de sentir que tenía a otra persona (imaginariamente) a mi cargo, me hizo olvidarme de mis ansiedades y enfocar la atención en otras cosas.

En el vuelo siguiente, Madrid – Buenos Aires, lo llevé al extremo: “Soy azafata y hago esto todos los días, no puede darme miedo el trabajo que elegí”. Y volé tranquila, porque soy azafata (de a ratos piloto) y soy valiente.

 

6. Tengo diálogos imaginarios con mi mejor amiga

miedo-a-volar-avion-viajando-por-ahi-10

Acá es cuando empiezan a dudar de la sanidad de quien escribe. Hola.

Mi mejor amiga y yo somos como hermanas y nos conocemos hace más de 27 años, así que ambas somos capaces de hablar con la otra sin que una esté presente. Ella también lo hace. Mientras iba en el avión a Londres decidí pasar el tiempo escribiendo, y me salió un diálogo imaginario con ella. Resulta que cuando tuve aquella turbulencia fea, la que me traumó, también estaba pasando por turbulencias sentimentales. Ambos hechos me marcaron y, como somos humanos y tendemos a recordar lo malo, me costó mucho olvidarme del sufrimiento.

En nuestro diálogo imaginario, mi mejor amiga me dijo, entre otras cosas: “Basta Ani, cada relación es distinta. Esto es como tu miedo a volar me parece… Tuviste una turbulencia una vez, y sí, fue horrible y pensaste que te morías, pero seguís acá, lo superaste, fue feo pero pasó. Ahora no podés subirte a todos los aviones pensando que va a pasar lo mismo, que se va a sacudir o se va a caer. Seguramente vuelvas a tener vuelos feos, pero si las condiciones meteorológicas son buenas entonces no te hagas la cabeza”. Y es cierto. Me tomé muchos aviones en mi vida y hubo uno que fue feo, y yo solo me acuerdo de ese.

miedo-a-volar-avion-viajando-por-ahi-18

Tal vez crecer es volverse más consciente de la muerte y por eso todo da un poco más de miedo, pero también es aceptar que las cosas pasan por algo y que no somos tan importantes como para que justo nuestros aviones estén siempre en peligro. Los miedos están para superarlos. Y confío en que todavía me quedan muchos vuelos por delante.

¿Alguien más por acá con miedo a volar? Cuenten sus técnicas para superarlo, si es que las tienen. Y sepan que no están solos!

, , ,

Comentarios acerca de El miedo a volar (y qué hago para superarlo)

  1. Carla 08/09/2015 at 00:43 #

    Hola Aniko!
    Tu post en realidad me ha hecho temer que algún día pueda generar una fobia a volar, no lo había pensado y tiene todo el sentido del mundo, al estar gatillado por un momento traumático.
    Yo no le tenía ni respeto a las turbulencias porque nunca había vivido una, la primera vez que me tocó este año me asusté. No fue tan fuerte, pero duro casi la hora de viaje y me di cuenta que no hacen ni una gracia, así que espero que no me toquen muchas malas y espero no agarrarle miedo como tú.

    Respecto al miedo. Yo si tuve una fobia – social-, me tomó años superarla. Los episodios más graves eran al hablar frente al público y es como dices tú, uno puede pensar racionalmente muchas cosas. Como por ejemplo, que nadie se muere por tener que hablar delante de 50 personas. Pero el punto es que uno se siente como si fuera a morirse, y el miedo paraliza. Pero soy porfiada y decidí joven que no iba a vivir con miedo el resto de mi vida, así que lo luché y me tomó varios años, pero ya no me da nada. Nada! Lo mejor para curar los miedos irracionales es lo que estás haciendo. Exponerse a ellos y racionalizarlos, una y otra vez, hasta que ya no asuste. (La vertiente de las terapias cognitivo-conductuales sirve mucho en estos casos). Ánimo que lo superaras si sigues volando.

    Un abrazo.

    • Aniko Villalba 08/09/2015 at 10:58 #

      Hola Carla, no tengas miedo de tener miedo! Es como tener miedo por adelantado. Si hasta ahora no te estresó volar, andá tranquila, los miedos son algo muy propio de cada persona, por suerte todos no nos asustamos con lo mismo.
      Felicitaciones por haber superado el pánico escénico! Yo estoy en eso…

  2. Silvina 08/09/2015 at 09:24 #

    Hola Aniko!
    Yo no tenía miedo a volar hasta una turbulencia en el año 2000. Desde entonces pasé 13 años sin poder subir a un avión, no digamos subir, ya imaginarme estar en un avión me causaba problemas digestivos, insomnio, etc. Dos veces me regalaron viajes en avión y los tuve que rechazar. Me sentía muy estúpida. En el 2013 no sé qué pasó y compré unos pasajes a Río, ya después vería cómo superaba la fobia. Leí mucho a pilotos, azafatas, otra gente que pasó por lo mismo que yo. Eso me tranquilizó apenas un poco, pero la solución real fueron 0,5 mg de Rivotril. No me duerme pero me tranquiliza y elimina de mi mente todos los pensamientos negativos. Magia.
    Me gusta este artículo que explica por qué la relajación, el pensar en otra cosa, etc, realmente no sirven cuando uno tiene miedo: https://www.psychologytoday.com/blog/conquer-fear-flying/201405/how-anxious-flier-can-recognize-and-avoid-junk-psychology-8
    A pesar de que estoy en contra de medicarme, para mí, por ahora, es la única solución. Lo bueno es que en realidad no me gusta viajar tanto, supongo que para vos debe ser algo terrible, y espero que lo soluciones pronto.
    Saludos!

    • Aniko Villalba 08/09/2015 at 11:00 #

      Hola Silvina,
      Gracias por el comentario! Nunca tomé Rivotril y me daría un poco de miedo hacerlo por primera vez en un avión, pero nunca se sabe. Por ahora creo que lo estoy superando de a poco sin medicaciones, así que quiero seguir así. No era mi intención dar consejos de junk psychology! Yo comparto las técnicas que me ayudaron, pero sé que debe haber cosas mucho más adecuadas para superar los miedos, creo que cada cual tiene que hacer lo que le haga sentir mejor. Muy interesante el artículo, gracias!

      • Silvina 08/09/2015 at 12:34 #

        No quise decir que tus consejos fueran junk psychology!! Pero a mí esos consejos nunca me sirvieron y me ponía mal por eso, pero ese artículo me hizo entender un poco más.

        • Aniko Villalba 08/09/2015 at 14:32 #

          jaja no te preocupes, no me lo tomé así. Pero es cierto que a cada uno le sirve algo distinto.

  3. Romina 08/09/2015 at 09:45 #

    Bueno me alegra leer algo así. Tengo claustrofobia, tengo 25 y hasta los 21 viví en un 9no piso y jamás tuve problemas con mi ascensor, pero con otros.. les tengo fobia, y si puedo subir por escaleras mejor. Tengo pesadillas con ascensores e incluso con los pozos de los ascensores. A veces evito viajar en subte. Se que es todo psicológico y en realidad la mayoría de veces lo hago de la mejor forma pero si vengo medio mal anímicamente no hay chance que me pueda subir a un subte. Y es lo que pienso del avión, si me quiero bajar no puedo y no puedo correr a ningún lado, y ese pensamiento es lo que siento cuando me agarra claustrofobia, todo empieza con la pregunta de ¿Y si quiero salir de acá como hago? y por eso me agarra el pánico en el ascensor, subte lleno etc. Todavía no viajé nunca y le escapo a los viajes en avión y siempre encuentro una excusa a donde ir en barco o en bus, pero no puedo quedarme acá siempre y alguna vez tendré que asumirlo. Ojalá me anime y pueda hacerlo en algún momento, pero tu post sirve mucho! Gracias nuevamente por compartir esto :)

  4. Daniela 08/09/2015 at 11:40 #

    Hola Aniko! es super linda la sensación de “¡lo logré me estoy yendo de viaje!” pero al mismo tiempo ahí adentro es un terror cualquier movimiento atípico, más para las que viajamos siempre solas, cuando fui a Alaska tuve que tomar no se si 5 o 6 aviones para llegar y no daba mas del miedo, aunque el sueño me ganó y en los últimos despegues ya estaba dormida directamente! ajaja! te hago una consulta, porque para marzo tengo pensando irme de viaje a Europa por 19 días y esta vez acompañada!!!! <3 y estoy en la super disyuntiva de si sacar pasajes aislados con los vuelos de empresas low cost o sacar el global pass…que es un placerrrr pero siempre sale el doble. tenes algún consejo con respecto a que conviene mas? porque de verdad me da miedo tomar mil avioncitos internos, y encima sufrir ese jet lag que una vez me dejó con una contractura tan grande que tuve que darme inyecciones. Gracias Aniko y me encanta leerte! estoy esperando ansiosa tu nuevo libro! beso!!!

    • Aniko Villalba 08/09/2015 at 14:36 #

      Hola Daniela, qué dilema! Yo elijo el tren toda la vida, pero es cierto que es más caro… aunque… también tenés que tener en cuenta que las aerolíneas de bajo costo suelen salir de aeropuertos que están en las afueras (o sea que tenés que agregarle el costo del transporte, mínimo €10 de ida, en general, para ir de la ciudad al aeropuerto) y te cobran por despachar equipaje (depende de la aerolínea, pero entre 20 y 40€ extra puede que tengas que pagar), así que tenelo en mente a la hora de hacer las cuentas!

  5. Celeste 08/09/2015 at 13:43 #

    Hola!! te leo y me haces acordar a mi! Viajo (bastante) y la gente no entiende como puede ser que me de miedo volar, pero yo siempre respondo “si, me da pánico volar, pero mis ganas de conocer el mundo son mas grandes que el miedo”
    Realmente la paso muy mal en los vuelos, lo que siempre hago es escuchar música bastante fuerte como para no sentir el ruido de las turbinas, y cuando hay turbulencias, también suelo mirar la cara de las azafatas.
    Al igual que vos, no tengo vértigo ni mareos ni nada de eso, la sola sensación de pensar “vamos a morir” me aterra.
    inlcuso algo que suelo hacer antes de viajar, es chequear en internet cuantos accidentes aereos tuvo la aeorolinea que tengo que tomar. Una locura.
    Lo peor es que la gente con la que suelo viajar disfruta mucho de hacerlo, mientras que para mi, el aterrizaje es un momento glorioso.
    Pero bueno, mientras te cuento eso, estoy buscando pasajes para mi proximo viajes.
    Dicen que sarna con gusto no pica….
    Me encanta tu blog!

    • Aniko Villalba 08/09/2015 at 14:34 #

      jajaajaj yo hago lo mismo! googleo: nombre de la aerolínea en la que estoy por viajar + accidentes. Horribleeee, pero no puedo evitarlo. Los ruidos también me ponen mal, sobre todo cuando no puedo identificarlos. Lo bueno es que nuestras ganas de viajar le ganan a todo! bravo por eso :)

      • Luz 09/09/2015 at 12:07 #

        Hola Aniko!, hace poco escribí en mi blog justamente sobre el miedo a volar. Ante todo, como vos decis, el miedo es algo adquirido, sea por experiencia propia, de algún conocido, etc. Peeero, el factor que mas incrementa este miedo, es el desconocimiento / desinformación sobre el tema, sin entrar en estadísticas -que no sirven de calma para alguien que teme a volar-.
        Como yo siempre le digo a una amiga que tiene pánico cuando vuela: “nena, es mejor que el avión haga ruidos” (pero lo digo como aeronáutica de profesión). Entiendo que es muy extraño para nuestro cuerpo las sensaciones que se producen cuando volamos, justamente porque no estamos hechos para eso, pero al mismo tiempo es mágico poder estar en otra parte del mundo en pocas horas…
        Otro tip, si tenes un vuelo muy largo, toma un vasito de agua por cada hora de vuelo, o sea, cada una hora. Eso ayuda a oxigenar la sangre y disminuir la ansiedad/miedo.
        Comer algún caramelo / chocolatito en el despegue, también ayuda.

        http://yousolotravel.com/2015/09/02/miedo-a-volar/

        saludos!

  6. Boris Morales 08/09/2015 at 14:53 #

    Yo me siento muy seguro viajando, hasta quehay turbulencia. Empiezo a sudar y pienso mil y una formas de morir. Pero trato de cerrar los ojos y pensar en el lugar al que voy a llegar, los lugares que voy a visitar o la gente con la que me voy a encontrar.
    Aunque te confieso que le tengo más miedo a viajar en BUS. Ya que me gustaría viajar más seguido a pueblos cerca de Cúcuta mi ciudad natal, y desearía que tuvieran aeropuerto para no tener que viajar en bus jejejej

    • Aniko Villalba 08/09/2015 at 16:21 #

      yo amo el bus! aunque sé que es mucho más peligroso que el avión.

    • María José 17/07/2016 at 20:43 #

      Me encantó el artículo, muy buena información, la agradezco y la voy a compartir con tu permiso. Son técnicas que pueden llegar a servir aun cuando no se esté precisamente en un avión.La mente genera situaciones imaginarias que de pronto accionan la ansiedad y despiertan las inseguridades y los miedos. ¡Saludos!

  7. Fede 08/09/2015 at 14:59 #

    Hola Aniko, el año pasado hice mi primer viaje internacional y mi primera experiencia con aviones, fue de Argentina al sudeste asiático, tenía terror ya que nunca había pisado un avión, y luego de mis experiencias en este viaje puedo decir que me curé del espanto. Despues de casi 32 horas de viaje a Bangkok con mucho temor por ser mi primer viaje, me tocó tomarme un Air Asia a Malasia un par de días después del accidente de esa zona, con una turbulencia tremenda. Después me tomé otros low-cost, por ejemplo una línea de Myanmar llamada Golden nosecuanto que era como un colectivo viejo con alas en un empedrado. Pero la yapa fue en el viaje de regreso, en el Air France que debia aterrizar en París (para hacer la conexión con Buenos Aires) nos avisan que rápido pongamos las bandejas debajo de los asientos (nos habían servido una merienda), porque teníamos que hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Munich por un problema tecnico, ese minuto del aterrizaje fue un horror, había un silencio y hasta las azafatas se veían pálidas. Por suerte aterrizamos bien. Sin darnos tiempo para superarlo a las 2 horas nos hicieron tomar un charter de Luffthansa a París y llegué tarde al avión de regreso, por lo que Air France me pagó la estadía en el hotel de esa noche, la cena y como salía a Bs As la noche siguiente, pude caminar y conocer París todo un día! (no hay mal que por bien no venga) Cuando pisé Ezeiza de vuelta quería besar el suelo y no volar más. La semana pasada me compré los pasajes para hacer China y Japón en diciembre con Emirates jaja y estoy super relajado, creo que ya estoy curado de espanto, aunque no lo voy a saber hasta el despegue. Saludos!!!

  8. Nadia 08/09/2015 at 15:12 #

    Hola Aniko!
    Me siento muy identificada, y me encantan tus tácticas, las últimas son muy divertidas.
    Reconozco que en los primeros vuelos que tuve, sentí miedo, pero con el tiempo fue mejorando. Es verdad que cada despegue y aterrizaje para los que tenemos miedo a que algo salga mal en el avión es terrible.
    Me pasó algo parecido a lo que contás, volviendo de España tuve un vuelo muy feo y ya sobrevolando Ezeiza había tormenta, sólo con la diferencia de que el avión tuvo que desviarse a Montevideo unas horas porque no pudo aterrizar. Y lloré!
    Ya después me fui acostumbrando, y en un viaje a Perú me tocó viajar con el asiento que usaba la azafata para el despegue enfrente mío. Como decís, ver su cara de tranquilidad me ayudó mucho y ahora cuando viajo mi táctica más segura es verlas a ellas para asegurarme de que todo está bien. Ya no la paso tan mal, y en general me resulta fácil dormir.
    Además, sé que para viajar a veces es la única forma. O por lo menos la más rápida, ¡y ese deseo es más fuerte que el miedo!

    ¡Te mando un beso!

  9. Anita 08/09/2015 at 15:12 #

    que bien describiste esto: lo que me da miedo no es volar, me da miedo caer y ser consciente de que me voy a morir en los próximos minutos
    me pasa exactamente lo mismo…
    de echo siempre cuando antes de partir el avión dan la charla de seguridad con lo de las mascaras de oxigeno, pienso: si eso llega a caer alguna vez mientras volamos creo que me muero de un infarto antes de poder usarlas jajajaj
    pero asi es la vida, si nos gusta viajar no hay de otra¡¡¡
    suerte en tus proximos viajes¡¡

  10. Margarita 08/09/2015 at 15:20 #

    Hola Aniko!

    No debería haber leído este post ahora que estoy sentada en el avión camino a Montevideo xD

    Me encanta leerte! Muchas gracias por compartir tus aventuras y pensamientos. Hace poco deboré tu libro que me motivo a estar sobre este avión hoy! Cómo nos une la palabra :)

    Un abrazo, como si te conociera de toda la vida!!

    Disfruta de tu regreso a Buenos Aires (que ciudad más hermosa, he estado 4 veces allá)

    Sierte!!!

  11. ADRIANA 08/09/2015 at 15:23 #

    Hola Aniko !! te paso a contar que estoy decidida viajar a España EN ENERO DEL 2016 , ya he sacado mi pasaporte , pero eso si TENGO TERROR , HORROR VIAJAR EN AVIÓN !!!! .Debo hacerlo porque así no conoceré nada , así que voy a ponerme las pilas y mentalizarme que sera un viaje hermoso e inolvidable !

    saludo y muchas bendiciones !!

  12. Daniela 08/09/2015 at 15:33 #

    Hola Aniko! Gracias por tus consejos y compartir tu locura.

    Yo sufro de agorafobia y fobia social desde el año 2008 (y desde el 2005 más o menos que vengo con el temita de la ansiedad y crisis de ansiedad y esas cosas)… por si no sabés qué es la agorafobia, básicamente es miedo a salir de tu casa. Imaginate! Cualquier cosa que hiciera era una causa para tener síntomas y pasarla mal (ahora estoy muchísimo mejor, volví a hacer cosas ‘normales’ y tener más o menos una vida ‘normal’, aunque cada tanto tengo mis días).
    Obviamente en todos estos años pasé por miles de estados, situaciones, síntomas y más… sería eterno contarlo (de hecho, en mi blog escribí sobre el tema y tuve que hacerlo en 3 publicaciones porque se me hizo eterno… y eso que traté de resumir lo más que pude).
    Desde el 2008 tomé varios aviones (de hecho, empecé con agorafobia en abril y en agosto más o menos tomé un avión) y realicé otros viajes por el interior de Argentina. Los primeros años medicada por mi psiquiatra, con el tiempo fui mejorando y ahora casi no tomo ningún medicamento. Cuando lo necesito tomo 1/4 de rivotril de 0.5mg (o sea, tomo 0.125mg que no es NADA, pero me alcanza porque ya hace mucho tiempo que no tomo ningún tipo de medicina para esto y mi cuerpo está limpio :P ).
    Si no te medicás mejor, pero como leí que te daba ‘miedo’ te digo que no lo tengas, porque tomando una pequeña dosis no te va a dopar, pero te va a relajar.
    Otra pastillita que te relaja es la dramamine… mi aliada en todo viaje, porque me re descompongo MAL en aviones, barcos, caminos sinuosos, así que no sólo me ayuda con los mareos sino que me ayuda a dormir/relajar.
    La cuestión es que hace unos días viajé a Rep. Dominicana y no recurrí al rivotril ni a la ida ni a la vuelta, y en un vuelo que hice en junio tampoco lo tomé a la vuelta (a la ida lo tomé por las dudas, para prevenir más que nada, como vi que estuve bárbara a la ida, a la vuelta decidí no tomarlo y la pasé joya también).

    Aunque lo mío nunca fue MIEDO, nunca sentí miedo a nada, nunca tuve miedo a morir, es ANSIEDAD, hago más o menos lo mismo que hacés vos: libros, música, películas y trato de dormir (soy una gran dormilona, pero dependiendo del horario del viaje a veces no puedo). En este último viaje también adopté una identidad secreta, jajajaja, pero no con nadie puntual (como el señor que contaste) sino que pensé ‘si a alguien le da un ataque de pánico o entra en crisis, tengo que estar bien para tranquilizar a esa persona, para darle mis consejos y trasmitirle la tranquilidad que necesita’ (la gente nunca sabe cómo reaccionar frente a estos casos si nunca lo vivió o no tiene una persona cercana que lo sufra)… Todavía no sé porqué pensé en eso…

    He pasado por turbulencias, tormentas, el viento sonda, en aviones grandes y chicos (el peor viaje de mi vida fue en un avión pequeño yendo a Uruguay… ahí sí pensé que nos moríamos! terrible tormenta en un avioncito para 20 personas aprox. o sea, era de juguete (?) jajaja) pero nunca tuve miedo a volar. Siempre fue la ansiedad mi problema. Me matan los despegues y aterrizajes, transpiro como loca y clavo las uñas en el apoya-brazos, pero una vez que está en el aire o ya está en tierra vuelvo a mi eje :P

    Eso sí: nunca viajé sola en avión, ahí no sé cómo lo viviría…

    Besos !! :)

    • Daniela 08/09/2015 at 15:36 #

      Te escribí la biblia! Perdón! No me había dado cuenta que había escrito tanto jajaja

  13. Catalina 08/09/2015 at 15:34 #

    Ani me siento tan identificada con lo que escribiste! me paso algo re parecido, antes era un placer volar hasta un maldito vuelo de Nueva Zelanda a singapur, duraba unas 11 horas directo y faltaban unas 2 horas para llegar a singapur cuando el avión hizo un descenso espantoso! cayó tanto que fui capaz de rezar un ave maria y padre nuestro en todo ese rato, ver el panico y escuchar gritos en ese momento cambió mi historia de viajar en avión, después de eso hice el viaje por el sudeste y era un suplicio tomar todos los vuelos que tuve que tomar, ahora lo paso pésimo así que tomaré en cuenta tus consejos. A lo mejor la próxima vez que me suba a un avión me pongo a leer este post como terapia post traumática.

  14. Romina 08/09/2015 at 17:09 #

    Hola Aniko, te leo hace tiempo, es más, leí integramente tu viaje por Marruecos porque estaba organizando el mio y hasta me respondiste una duda.
    Marruecos/España fueron increibles, pero fue en ese viaje que de repente, tal como te pasó a vos, empecé a ser mas conciente del avión y sus vicisitudes.
    El viaje de BsAs a Madrid, comenzó en Ezeiza, estabamos tan nerviosos (hasta ahi los nervios normales de cualquier viaje de un mes de duración) que nos olvidamos de elegir los asientos cuando hicimos el check in (porque no se podia elegir asiento desde el check in web que hubiese sido lo ideal) y nos tocó por default los ascientos del medio.
    Era mi primer viaje tan largo y de tanta duración (lo mas lejos hasta el momento habia sido EE.UU y la cantidad de dias nunca superaron los 20 dias)
    Resulta que estuve muy incomoda en el medio, sentia que me ahogaba y no paraba de pensar en las horas que faltaban, ese fue el problema, mirar mucho el reloj.
    Esa cuestion de la olvidada eleccion de asientos me jugó una mala pasada, pero no tan grave porque tenia el aliciente que me quedaba un gran viaje por delante.
    Con mi novio nos organizamos el viaje demasiado agitado como para no perdernos nada, y dormiamos practicamente una noche en cada lugar, NO LO RECOMIENDO. Parece que me quejo de llena pero en serio, terminé con un estres tremendo. En el momento, obvio, que no me daba cuenta de la locura que estabamos haciendo, estabamos felices pero todo se empezó a desmoronar unos dias antes de la vuelta cuando me encontré exhausta y tuve un eminente “ataque”
    Lo de Marruecos fue tan sorprendente, una cultura tan distinta que una vez que me acostumbré, no queria irme y en el cruce fronterizo con Ceuta (España) llovia y la fila de mujeres por un lado y la de hombres por otro, que hasta en un momento mi novio ya habia cruzado y yo no. Ahi fue mi primer brote de estress!
    Desde ese dia ya empecé a notar el cansancio, veniamos de un viaje zigzagueante desde Chefchouen, luego frontera, ferry (que se movio muchisimo por el estrecho de Gibraltar) y micro hasta Sevilla.
    Al dia siguiente, ya en Sevilla pasamos Navidad ahí y yo no tenia apetito, estaba altamente alterada por todo lo vivido en la frontera, después me repuse, pero ya era un indicio raro que algo me quite el apetito. Nada me quita el apetito, nunca.
    Los demas dias en España fueron tan excelentes como los de Maruecos, felices, el cansancio pasaba a segundo plano.
    Pero resumiendo y a lo concreto, el viaje de avion de vuelta de Barcelona a BsAS, (esta vez elegimos asientos) estuve descompuesta en el baño del aeropuerto (ya arrancamos mal) y en el viaje tenia preparado un 0.5 de rivotril (que me dio mi novio) del cual yo estaba negadisima a tomarlo salvo que no me quede otra.
    Procuré dormir poco la noche anterior para hacerlo durante el viaje y a pesar de estar cansadisima no logré conciliar el sueño ¡NO HAY NADA PEOR QUE TENER EL CUERPO VENCIDO Y QUE LA MENTE SIGA DESPIERTA! Me consolaba mirar por la ventana el atardecer que dejabamos de un lado y la noche del otro, hasta que comenzaron las turbulencias, “ok los movimientos no me molestan tanto” “es como el movimiento del piso de un micro de dos pisos” pero los movimientos pasaron a ser pozos de aire, cerré los ojos y se me cayó una lagrima, necesitaba que paren los pozos de aire, NECESITABA LLEGAR!!! hasta que decidí tomarme el 0.5 y todo empezo a ser mas positivo y sereno, lo próximo que recuerdo fue que me desperté a una hora de llegar. HERMOSO.

    Entiendo que no es lo IDEAL pero para una persona sana que esta limpia de esa clase de drogas, una pequeña dosis ayuda mucho y realmente lo recomiendo.
    Nunca jamas volvi a tomar uno, pero si será parte de mi kit de viaje para el próximo viaje largo. Ojala que con respiraciones pueda calmarme como hacia antes pero si no lo consigo, no vale la pena sufrir tanto y es mágico, te calma hermosamente con solo esa pequeña dosis.
    Siempre es mejor sosegarse naturalmente, pero aprendí a no estar cerrada a esa alternativa o a nada que te pueda ayudar en esas situaciones.

    • Silvina 09/09/2015 at 09:36 #

      Dos de las miles de cosas que leí en mi camino a curarme de la fobia: 1) Hay que llegar descansado al vuelo, eso de dormir poco para intentar dormir durante el viaje no funciona 2) (Me lo dijo una azafata): hay que pensar en las turbulencias y pozos de aire como si fuera un camino empedrado, o con badenes y lomadas. Así como no te pasa nada en el auto/bus, tampoco te va a pasar nada en el avión.

      • Aniko Villalba 09/09/2015 at 12:43 #

        sí, leí en el curso que la turbulencia son como las olas del cielo :)

      • Fernanda 02/10/2015 at 02:52 #

        Jaja lo del empedrado es algo que me repito cual mantra “estoy a salvo, esto es sólo como el empedrado de una calle”. A mi también me lo contó una azafata :)

  15. Lidia Ruiz 08/09/2015 at 17:22 #

    Aniko me encanta tu blog! Leerlo es como recibir cartas de una amiga viajera que no veo desde hace tiempo.

    Tengo que tomar regularmente aviones por mi trabajo, que al principio era algo que me emocionaba, porque además de hacer lo que me gusta tendría la oportunidad de conocer nuevos lugares. Para mi era muy aburrido volar, lo que hacía era dormir el tiempo que durara (generalmente hago vuelos no más a 3 horas). Hasta que un día tomé un vuelo que estuvo muy tranquilo pero al momento del aterrizaje (o sea tocamos tierra) el avión se volvió a elevar y todos estábamos muy confundidos. Minutos después nos avisan que había fuerte viento y que se había denegado el aterrizaje; por lo tanto teníamos que esperar algunos minutos en el aire para volver a intentar el aterrizaje. Al segundo intento volvió a pasar lo mismo, nos elevamos porque aun las condiciones no eran favorables, aquí fue donde un señor pasajero empezó a persignarse, otra chica detrás de mi empezó a llorar y todos estábamos en silencio total… entonces pensé mil cosas.

    Al tercer intento logramos aterrizar y fue un sentimiento de plenitud !!! Todos empezaron a aplaudir y entre risas hicieron algunas bromas. Al bajarnos los pilotos tenían la puerta abierta de la cabina y se despidieron de nosotros, que para mi ese gesto fue como decirnos: “hicimos todo para que llegaran sanos y salvos”.

    Desde entonces los siguientes vuelos los he sufrido demasiado, tengo pesadillas, etc, quisiera como tu volver a no sentir nada al volar. Lo que pienso mucho es que en cualquier momento podemos morir, es lo más seguro que tenemos en la vida. Confío y le pido a Dios que me ayude a no pasar por otra situación fea en un vuelo.

    Saludos!!

    • Silvina 09/09/2015 at 09:31 #

      En dos vuelos distintos me pasó lo de los aterrizajes fallidos, pero gracias al clonazepam lo viví como si fuera lo más normal del mundo.

  16. Andrea Gavilanes 09/09/2015 at 03:27 #

    Sabes qué es lo más chistoso?
    A mí me da un poco de miedo, no mucho, pero al leerte siento que voy acordarme de este post siempre y se me va a venir a la mente “va a caer, va a caer, va a caer” jajaja.

    En realidad yo soy tan distraída que en los aviones siempre paso pegada viendo las formas de las nubes! Creo que es una buena técnica, ver cada nube y encontrarle una forma familiar, se te pasa el tiempo hasta que te de sueño.

    Pero bueno, esto debe leerlo si o si, Samir. Le sudan las manos jajajaja y siempre cierra los ojos al despegar y aterrizar y se horroriza ir en la ventana, siempre voy yo (por eso las nubes) jaja.

    Abrazo!

  17. Marce Diaz Nielsen 09/09/2015 at 05:16 #

    Hola Aniko: Tengo que confesar que me sorprende tu miedo..no porque sea algo raro, sino por ser una viajera que debe haber tomado cantidad de vuelos.
    Nunca he tenido miedo a volar,disfruto mucho viendo el paisaje,y cuando no se ve nada,leo,escucho música..y hasta tomo mate en el vuelo.
    He tenido muchos vuelos con turbulencias,incluso en mi último viaje hasta el norte de Chile,el avión recién pudo aterrizar al 3° intento en Santiago,ya que hubo una gran tormenta justo a la llegada.La chica que compartía la fila conmigo y mi esposo no paraba de rezar agarrada a su crucifijo.
    Yo estaba entretenida viendo como dos nenes disfrutaban la situación y se reían como si fuera la gran aventura.Todos aplaudieron cuando aterrizamos.
    De las turbulencias,hace años solo me molestaba que me descomponían el estómago,pero descubrí en el aeropuerto de Madrid unas pulseritas que me lo evitan..
    Pero eso me pasaba también viajando en barco…
    Hace años que pasé horas en un baño de un barco a Montevideo en medio de una gran tormenta. Salimos a las 8 de la mañana de Buenos Aires y al llegar a Montevideo no pudimos entrar al puerto y debimos regresar, el barco era una coctelera ,las valijas con rueditas se escapaban de sus dueños,y las cosas del free shop se caían de los estantes,
    hasta a los de la cafeteria se les rompieron las cosas…fue un viaje caótico…bajé transparente de ese barco..
    A lo único que creo que no me animaría es a estar bajo el mar…entré hace años a un submarino y me dio tanta claustrofobia que casi me desmayo..

    No salgo pensando en que algo malo me puede pasar, sino pensando en todos los lugares que voy a recorrer,creo que esa emoción de un nuevo viaje…espanta cualquier posible miedo ..y si algo pasa…al menos me pasará haciendo lo que más me gusta…

    Espero que puedas superar este miedo, para seguir viajando también a través de tus relatos que tanto me gustan..

    Te mando un gran abrazo…y espero tu 2° libro…

  18. Silvina 09/09/2015 at 09:28 #

    Algo que me olvidé de comentar es que a pesar de mi fobia a volar AMO ver documentales de tragedias aéreas.

  19. Daniel 09/09/2015 at 14:04 #

    Hola Aniko! Excelente tu relato como siempre. Comparto ese miedo que sentis!
    Mira yo viajo 20 veces por año en avion dentro de argentina, y siempre me da miedo, a veces dejo que el miedo me gane y a veces le gano yo…. por eso siempre llevo a mi gran amigo… Clonazepam conmigo jaja
    Te mando un saludo grande !

  20. Iara 09/09/2015 at 14:06 #

    Aniño, te re entiendo! a mi me pasó algo similar pero con los autos, ya que este año viajé a Chile y el camino del caracol me aterró, sentía que un movimiento errado y chau chau, además cuando pasamos por Valparaíso al querer llegar al hotel las calles eran tan empinadas que el auto no quería subir, me quedó el olor a quemado de las ruedas impregnado en la nariz.
    Espero que con el tiempo se me pase, porque la verdad es algo horrible:/

  21. DanieLucha 09/09/2015 at 16:59 #

    Hola Aniko!
    Realmente debe ser muy molesto tener estos miedos para quien le gusta viajar, pero admiro siempre la capacidad de superación en las personas! En una semana parto hacia un viaje largamente esperado por Italia y España y si bien no me da miedo viajar en avión, confieso que me da miedo salir a la calle en lugares desconocidos. Ya sé que es una locura mía que trato de superar ¨con terapia de shock¨, obligándome a caminar y salir por lugares distintos a los que transito siempre. Me imprimi mil mapas y llevo guias de viajes, consejos de viajeros, etc.
    Me encanta leerte, muy buenos los post.
    Saludos!

  22. esperranza 09/09/2015 at 17:41 #

    Hola aniko! despues de todo el tiempo que te sigo, que bueno leer un articulo de este tipo.
    la verdad hace mucho tiempo tengo ganas de viajar, pero siento miedo a estar en un avion. Mas que miedo a las turbulencias, es el miedo a estar encerrada tantas horas, no poder bajarme, sentirme totalmente indefensa y pensar que me puede venir una crisis.
    Es horrible tener esto, porque me limita el cumplir mi sueño….no se si alguien le pasa esto?
    si tiene algunos medicamentos que sean efectivos.

    un abrazo

  23. matias lopez ferrando 09/09/2015 at 17:59 #

    Aniko no se si ya te lo dijeron, pero yo pienso esto… Hay veces que hay un choque de auto a la vuelta de tu casa y ni te enteraste, hay cientos de choques en todas las calles y/o rutas de tu ciudad estés en donde estes y aún asi capaz que no son noticia o lo son por un dia. Cuando un avión se accidenta es noticia en toooooodo el mundo y la noticia se repite y perdura en el tiempo. Esto es porque un avión que se cae es noticia por su poca frecuencia. Para no aburrirte y sin hablar de números te aseguro que el avión es el medio de transporte mas seguro del universo!
    Espero haberte ayudado!

    Pd: La mitad de los accidentes aéreos ocurren con el avión en tierra. Cuando estamos esperando para despegar ahi si que sufro!

  24. Mariana 09/09/2015 at 20:28 #

    pobre Ani! no me imaginé que te pasaba eso! te felicito por haberte esforzado en buscar herramientas para superarlo!
    A mí me empezó a pasar con los viajes largos, en los que me aburro mucho (por lo que prefiero hacer vuelos nocturnos para dormir y despertar llegando) que me empiezo a desesperar porque siento encierro. Es difícil de explicar pero me aterra que no puedo salir de ahí hasta llegar a destino. Me quiero ir y no se puede. Se cierra la puerta, despega el avión y ya está. Encerrada sin posibilidad de parar, de salir corriendo. El único contacto con el exterior es una mínima ventanita y el viaje se me hace eterno y me empiezo a sentir mal, con nauseas, dolor de cabeza, lo oídos me matan. Agonizo en los vuelos largos… La solución que encontré: clonazepam 2 mg (aclaro que me lo dá mi médico). No estoy orgullosa pero por ahora es todo lo que pude hacer :(
    Tu post me estimula a buscar otras alternativas. Próximamente tengo vuelo de 11 hs y de día. Pensaba llevarme un libro y bancarmela. Veremos si lo logro. Un abrazo!

  25. tamara 09/09/2015 at 23:21 #

    HOla Aniko!

    Me pasa igual. Detesto subirme a un avion, a pesar de que mejore mucho. Me informe como vos y recuerdo esas cosas para sentirme mas segura. Tambien hago los ejercicios de respiracion y durante el vuelo estoy mas tranquila. Lo que mas odio son las turbulencias y el despegue. El aterizaje lo disfruto mas, quiza porque siento que estoy llegando a tierra firme.

    Lo que si, viajo siempre con mi novio, de estar sola nose si me tomaria un avion asique es muy valiente que lo hagas sola. Nose si me animo todavia.

    Espero que algun dia se nos pase ese miedo. Te mando un beso!

  26. Beatriz 10/09/2015 at 10:39 #

    Ay Aniko! Todo el post, cada palabra, y la manera de describirlo, no puede ser más parecido a lo que me pasa a mi: miedo relativamente reciente (yo antes cogía vuelos como churros sin cuestionarme nada), pánico a morir de un super accidente (me empiezo a imaginar en los telediarios la noticia!) y miedo al sentimiento de verme a punto de estrellarme, a la caida libre, al golpe,…en fin, una paranoia que cada vez va a más y que hace que los vuelos sean un suplicio…y mira que normalmente reconozco (a toro pasado) que tengo buenos vuelos…En fin, seguiré tu consejo y echaré un vistazo a esos cursos…no me queda otra, porque sin viajar no me voy a quedar ;)

    Un saludo, y enhorabuena por tu éxito.

    Beatriz, del blog de viajes Lovely Plans

  27. Aida 11/09/2015 at 10:43 #

    Hola Aniko! Una amiga me ha traido hasta tu post y se lo tengo que agradecer. A mi me paso algo similar a lo que cuentas de tu fobia a volar. Yo viajaba en avion sin ningun miedo como algo normal, pero hace años que mi mente me juega una mala pasada. No tengo miedo a las turbulencias, sino a estar encerrada a esa altura. Te doy las gracias por esta publicacion porque me hace comprender que es posible superarlo. Se que algun dia conseguire volver a montarme a un avion y no sentirme prisionera de mis miedos irracionales, al igual que has hecho tu

  28. Barbara 14/09/2015 at 10:03 #

    Hola, Ani!
    Sabrás que miedo a volar yo no tengo, al contrario, me encanta. Y los aeropuertos? Me fascinan. Todo lo que involucra el proceso de moverse, viajar, ir de un punto a otro, me produce tanta emoción que no hay espacio en mí para tener miedo. Pero como siempre viajo sola, tengo no sé si es una maña o una zona de confort: Desde el check in busco a alguien que vaya en mi mismo vuelo y me inspire confianza. Siempre son señores con barba y maletín, que me recuerden a mi papá o a mi profesor de matemática. Son mis amigos aunque nunca les hablo, me siento cerca de ellos y los busco con la mirada, “si él está aquí, es que no me ha dejado el avión”. O si no entiendo lo que dicen por los parlantes “bueno, si él no se levantó es que lo que dijeron no es conmigo ni con mi vuelo” y así voy jajaja, ubico a personas que de una forma u otra, se vuelven mi lugar seguro por unas horas. Quizás tener un lugar seguro dentro del avión también te sirva de ayuda.
    Saludos, un beso.

  29. Gustavo 18/09/2015 at 22:54 #

    “saber que me voy a morir y que no puedo hacer nada para evitarlo” Creí que era el único que pensaba en eso. A este punto ya sé como funciona el avión, que la fisica hace muy dificil que las cosas vayan mal, que los pilotos tienen como mil horas de entrenamiento antes de subir a un avión real, que las matématicas dicen que es más probable que tenga un accidente en el autobus camino a la oficina que en el avión camino a cualquier lugar, que las dichosas máquinas están hechas para resistir la peor de las tormentas y aún así no puedo evitar sentir “eso” al despegar el avión o durante una turbulencia. Aunque tambien me he dado cuenta que estas sensaciones disminuyen (o aumentan) según el modelo del avión, y el aeropuerto del que parto o al que llego; justo la semana pasada regrese en avión de un pequeño viaje, el despegue hacia mi destino fue horrible, pero el aterrizaje de regreso fue mucho más fácil con un avión más moderno, ojalá siempre pudiera elegir el tipo de aeronave que voy a usar para siempre utilizar los más modernos.

    ¿Cuál sería entonces tu recomendación para no utilizar este transporte? ¿tienes idea de cuanto tiempo se necesita para ir en barco desde algún lugar de América a Europa o Asia (Tailandia, especificamente)?

    Saludos y gracias por compartir.

    • Aniko Villalba 23/09/2015 at 13:03 #

      A mí me encantaría recorrer el mundo en barco. Los barcos cargueros suelen ofrecer unos pocos lugares para pasajeros, los viajes pueden durar semanas y son más caros que el avión, pero creo que son experiencias mucho más enriquecedoras.

  30. Antonio 20/09/2015 at 19:47 #

    Me ha encantado el post. No sabes lo identificado que me he sentido leyendo tus palabras y sentimientos al volar, sobre todo la frase “hace unas semanas volé a Londres y a cada mínimo movimiento pensaba: se cae se cae se cae se cae”. ¡Me ha pasado decenas de veces! En mi caso el miedo a volar también viene de un trauma, viví de cerca el accidente de Spanair en Madrid, y desde entonces le tomé miedo a los aviones.
    Pero me apunto como buen consejo un recurso que mencionas al final de tu post. No somos tan importantes para que el destino elija justo nuestro vuelo para que pase algo. ¡Hay miles de vuelos diarios y no pasa nada!
    Ha sido un lectura agradable y amena, te felicito!

    Un saludo =D

  31. Aniko 21/09/2015 at 00:32 #

    ¡Hola Aniko!

    Acabo de dar con tu blog mientras buscaba información sobre vuelos y aviones, y me ha picado la curiosidad por leer lo que cuentas sobre fobias voladoras :) Sinceramente, no sé si es la edad o qué, pero a mí en los últimos tiempos tampoco me fascina estar encerrada en un avión. No me da miedo, pero sí muchísima pereza. Y lo peor es que teniendo a mi familia tan lejos (vivo en California y toda mi familia está en España), no me queda otra que tragarme, como mínimo, 11 horas en avión seguidas. Se hacen eternas.

    Los aviones grandes no me dan miedo, pero sí los pequeños. He tenido un par de experiencias que me han dejado bastante mal sabor de boca, porque en los aviones pequeños parece que las turbulencias se sienten más. En una ocasión, volaba de Madrid a casa, venía de Los Ángeles con escala en Madrid, y de ahí al aeropuerto de San Sebastián, que no sé si lo conoces, pero tiene una de las pistas de aterrizaje más pequeñas de España. Y el tiempo en el País Vasco no es de lo mejor… Total, que había unos vientos huracanados, con lluvia torrencial, y el avioncito no podía con este temporal.

    El piloto estuvo sobrevolando el área durante más de 30 minutos y al final nos dijo que iba intentar aterrizar… Fue un aterrizaje horrible, el avión se zarandeó de lado a lado como si fuera de papel, y a pisar tierra patinó… yo te juro que creí que nos comíamos el bloque de viviendas que había en frente. No hice nada al respecto, me abroché bien fuerte el cinturón. Me aseguré de que todo estaba bien amarrado y me agarré fuerte al asiento. Cerré los ojos y agaché la cabeza con la esperanza de que todo acabase bien… y pronto.

    Desde entonces evito los aviones pequeños. A veces no me queda de otra, pero lo paso bastante mal… Pero es lo que hay. Siempre me digo a mí misma que los aviones son los medios de transporte más seguros y que si algo pasase, al menos sucedería mientras hago algo que me hace feliz… que no es otra cosa que viajar.

    En fin, te voy a seguir leyendo que tengo la impresión de que me van a encantar tus historias :) Saludos!

  32. Maider 21/09/2015 at 00:33 #

    Perdona, que mi nombre no es Aniko… Ése es el tuyo… Mi nombre es Maider :)

  33. Raul 21/09/2015 at 19:16 #

    Hola Aniko, como siempre es un gusto leerte! si bien el miedo es una ilusión, no deja de ser paradójico sentir esas sensaciones oscuras que bloquean muchas veces la racionalidad del momento. Yo le tenía mucho miedo a los temblores o terremotos desde muy pequeño y luego de pasar cuatro años o mas sin sentir uno de intensidad alta, mi memoria ha borrado ese momento del trauma, aunque yo entiendo que no significa que no vaya a volver aparecer el miedo. A mi me parece que la vida te da estas oportunidades de sentir miedo para estar mas en conexión con uno mismo, sentirse, pensarse y eventualmente reconocerse. No tiene nada de malo sentir miedo y es una sensacion que si se toma de forma positiva gana en muchos sentidos.

  34. Liliana 23/09/2015 at 13:45 #

    Hola, me encató tu blog. Encontre muy buenos tus consejos para ir superando el miedo a volar, los ocuparé la próxima vez que me suba a un avión. A mi me gusta mucho viajar aunque no lo he hecho tanto como quisiera. Al igual que tú al principio no me asustaba volar y hasta me entretenia, pero pasó mucho tiempo que no me subí a un avión y cuando volví a hacerlo me entró un pánico horrible. Me empecé a hiperventilar, y hasta me cain las lagrimas, me dió mucha vergüenza!! Lo bueno es que tengo la “habilidad” (no siempre tan buena, pero si en este caso) de quedar K.O. cada vez que me subo a un medio de transporte asique sobre todo en los vuelos más cortos, me siento, abrocho el cinturón, encuento el reproductor de musica y me duermo casi de inmediato…..cuando no me funciona (laspocas veces) empienzo a imaginar historias con la música que escucho, aveces si tengo animo las escribo y así me distraigo.

  35. Paola 23/09/2015 at 16:15 #

    Hola aniko! De muy chiquita viajaba al sur de Argentina en avion… nauseas vomitos miedo horror… subia al avion y mis hermanos me daban sus bolsitas porque era fija mi descompostura. Estos viajes eran de solo una hora… este año en enero me encontre viajando a colombia con dos escalas… era la muerte para mi. Pero con las pastillas para nauseas me sentia segura. Cdo llegue a cartagena era un zombie mareada por la pastilla. En colombia hice la excursion a la sierra nevada, cuidad perdida…4 dias en la selva me cruce con la mapana una de las viboras mas venenosas y y dormi en el medio de la selva con toda su fauna salvaje al rededor. Llego el momento de la vuelta para Argentina y mis amigos en el aeropuerto me dijeron :” Realmente despues de todo lo que viviste en estos 4 dias … te da miedo el avion? Porque no probas sin la pastilla hasta bogota? Y despues ves… y asi volvi a ARgentina… sin pastilla respirando profundo en el despegue, en las turbulencias y en el aterrizaje. Solo respirar pruofundo y recordar de todo lo que fuiste capaz de hacer y el miedo quedará superado! Tu libro es hermoso cada tanto lo vuelvo a leer. Abrazo!! Pao

  36. Dario 24/09/2015 at 09:25 #

    Hola Aniko, me sentí muy identificado con vos, en el verano estuve un mes viajando por toda colombia (Bogota, Quilla, San Andres, Medellin) y tuve que tomar muuuchos aviones, me da mucho miedo todo desde el despegue, los movimientos en el aire (como la gente puede ir tranquila a 10.000 metros de altura dentro de un tuvo a 800 km por hora?) el aterrizaje tambien, se mueve mucho y me da la sensacion que va tan despacio cuando va parando que en cualquier momento se cae.
    En fin fueron como 8 vuelos en total, los internos fueron cortos, asi que no tome nada, pero desde bs as a bogota me tome la famosa pastilla relajante, mi primo psicologo me dio una tableta, me dice”tomate media antes de subir”, estaba tan nervioso que me tome una, despego…..y nada…seguía igual….me tome otra….y finalmente me dormi….como a las dos horas me despierta una voz ….era el capitan “vamos a pasar por zona de turbulencia”……dios mio por suerte no fueron tremendas….pero hasta inconcientemente mi cerebro estaba atento, por mi experiencia una pastilla te relaja igualmente.
    Bso
    Dario

  37. María 29/09/2015 at 10:28 #

    Hola!!!
    Leí este post y me leí a mi. Me costaba mucho explicar cual era el miedo al subirme a un avión y eso que pones (el miedo a tomar conciencia de que voy a morir y no puedo hacer nada) lo dejo bastante claro. La historia con mi miedo a volar es muy similar (mi turbulencia fue sobre la cordillera en un Buenos Aires – Santiago de Chile en 2011… horrible) y desde ahi pruebo con todas las estrategias que comentaste. La de controlar la cara de la azafata es como mi favorita… si ella esta tranquila yo no tengo que preocuparme. En mi último vuelo, hace mes y medio, agarramos una turbulencia fuerte fuerte, de cara de preocupación de la azafata. Tan fuerte que mi unica reacción fue llorar. Lo que paso despues fue que el avión se estabilizó, y a mi la descarga de energía del llanto me agotó, me hizo dormir.
    Ahora me pasa que debería hacer un par de vuelos mas de cabotaje en el año y me resisto, busco excusas para no ir, porque despues de una de esas experiencias no queres volver a subirte a un vuelo por unos meses, pero además me pasa que pienso que quizas debería llorarme todo en el pre embarque, y asi me subo agotada y me duermo y no siento nada….. no se…. la irracionalidad ya me supera en lo que respecta a volar.

  38. Romina 29/09/2015 at 18:33 #

    Hola Aniko, me encanta tu blog! tengo uno propio con mis consejos para perderle el miedo a volar!
    http://www.romiporelmundo.com/miedo-a-volar-algunos-consejos-para-un-vuelo-mas-llevadero/

  39. Fernanda 02/10/2015 at 02:50 #

    No te puedo empezar a explicar cuanto TE AGRADEZCOOOO este post!!!! A ver, es sabido que estadísticamente muchas otras personas le tienen miedo a volar. Digo estadísticamente, porque a los aviones a los que yo me subo, siempre hay, por el contrario, un montón de relajados que se duermen todo el vuelo mientras yo paso los peores momentos de mi vida. Y siempre que quise compartir este miedo, las respuestas de los demás giraron en torno a “ya se te va a pasar”, “cuanto más volás menos miedo tenés”. Mentiras!!! Si viajé en avión montones de veces!! Necesitaba que una viajera todo terreno como vos viniera a poner en palabras (requetecontra exactas!!) por donde pasa ese miedo, como se siente y hasta las técnicas para manejarlo… Fue muy gracioso darme cuenta que uso varios de esos métodos a veces hasta de modo inconsciente!! No dejo de fantasear con poder algún día ser uno de esos dormilones, o al menos encontrarme entre aquellos apáticos que consideran que volar es aburrido.Vos que decís?? Será posible perder totalmente este miedo algún día??

  40. Farners 06/10/2015 at 16:43 #

    Buenas Aniko..!!

    Primero de todo quiero felicitarte por el blog…me encanta!!
    Leí el post y los comentarios de todos y pensé..”al menos no soy la única que le da miedo volar..” y es que solo de pensar en subir a un avión, me entra dolor de barriga, las manos me sudan y la ansiedad se me come, hay que ver como la mente puede ser tan sumamente fuerte…
    En fin, a mi me da miedo el hecho que vuelen tan alto…ya se que es una tonteria, pero eso me aterra…al menos leer dodos los comentarios me doy cuenta de que no soy la única y coincido con muchos de los comentarios…!
    Deseo algún dia poder volar con tranquilidad y disfrutar del viaje des de que subo al avión!!

    Muchas gracias por las recomendaciones, intentaré ponerlas en practica, ya que dentro de dos dias viajo….y estoy con los nervios a flor de piel…

    Un abrazo!!!!

  41. María C. 09/10/2015 at 19:23 #

    Hola,

    Soy María C y vivo en Amsterdam. Amo este blog y es la primera vez que me animo a comentar porque me siento muy identificada con el tema de esta entrada. Antes disfrutaba mucho volar hasta que tuve un mal vuelo que me arruinó, espero que no para siempre. He tratado de superarlo y aunque he mejorado no consigo reponerme completamente.

    Buscando información en internet encontré este video. Lo comparto aquí porque puede ayudarnos.

    ¡Un abrazo Aniko, siempre te leo!

    https://www.youtube.com/watch?v=pYVBPrlV_wE

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 09:27 #

      Gracias María!
      A mí me llevó un tiempo (como 3 años) reponerme de un vuelo malo, pero creo que ya lo estoy superando… :)

  42. Bea y Gonza 11/10/2015 at 07:48 #

    Muy bueno el artículo y consejos. Sobre todo a nosotros nos pasa no es el miedo pero siempre tienes como un gusanillo el cual te hace pensar cosas negativas.
    Y esto puede derivar al miedo por eso hay que manejarlo bien.
    Gracias.

  43. Ceci 14/10/2015 at 00:27 #

    Hola Aniko! Qué lindo que andes por Ushuaia! Vivo acá hace 5 años, vine de vacaciones en su momento solo por 2 semanas de vacaciones y acá estoy. Mi primer empleo aquí fue en el hotel donde te hospedaste, Ushuaia te enamora desde que bajas del aeropuerto y te vuelve a enamorar cada día con el da vista del canal Beagle, su bahía y los cerros nevados todo el año!
    La fobia a volar es muy común, yo me recibí de TCP (tripulante de cabina de pasajeros=azafata) en el año 2005 y para añadir algo a tu tranquilidad quienes son tripulantes son formados para estar preparados en aterrizajes de emergencia, Tenes materias como meteorología aunque no seas piloto, supervivencia y recate en agua, búsqueda y salvamento, rcp, conocimientos de medicina básicos, y algunos de psicología tb básicos, se hacen simulacros de aterrizajes de emergencia, evacuación rápida… Un avión puede lograr un aterrizaje de emergencia incluso con sus motores sin funcionar.. No depende sólo de la habilidad del piloto, hay muchísimas personas trabajando mientras uno vuela (los aviones están súper equipados, hay un procedimiento que seguir en cada vuelo, la tripulación completa se hace un examen psicológico anual, hay controles de mecánica aeronáutica, y quienes están de piloto y copiloto en esos aviones que mencionas tienen miles de horas de vuelo) los accidentes pasan si, pero para que haya un accidente aeronáutico debe haber una cadena de errores)
    Más allá de todo eso, el lado bueno sería que cada vez que te subes Temes morir y cuando logras bajar sana y salva valoras más la vida, te da una mirada distinta el saber que la vida es un regalo y un milagro!
    Piensa en contrario cuando esos pensamientos vengan y transfórmalo por un juicio que te abra posibilidades 😊 Como dice mi amigo Tom copiloto de Aerolineas: “Buena vida y Felices Aterrizajes” Abrazo!!

    • Aniko Villalba 15/10/2015 at 09:26 #

      gracias por la info Ceci, es bueno saber estas cosas!
      igualmente, estoy volviendo a volar tranquila, creo que escribir este post me ayudó!

  44. Luz 14/10/2015 at 09:25 #

    Hola Chic@!
    Me resulto muy interesante este post, desde el punto de vista que cada uno pueda expresar, sobre todo sus miedos. Cuando yo comencé a volar también sentía ansiedad. Las cosas han cambiado bastante y hoy en día me dedico la aviación jaja. A mi me gusta ayudar a personas que sienten temor a volar, a menudo me encuentro “calmando a alguien” cuando siente miedo previo a un vuelo. En mi blog hice otro post para desmitificar “el vuelo”, si a alguien le puede ayudar, les paso el link. http://yousolotravel.com/2015/10/13/mas-info-para-volar-sin-miedo-flyingfear/

    saludos!

  45. César Cohen 20/10/2015 at 02:45 #

    Hola Aniko.

    Espero que no me pillen por su culpa en mi trabajo, ya que me encuentro entretenido viendo su blog. Hace unos días por casualidad la conocí, y me focino la manera en que relata y escribes sus vivencias y aventuras.

    Ahorita en el escritorio de mi oficina arme mi área de break para tomarme un tiempo más en la lectura y en este caso, en este post, mientras también busco la manera de poder alimentarme :)

    Que aventura en este caso, en el miedo a volar. tienes razón, sobre la falta de contemplación al estar a más de 10 mil pies en el aire, sin poder disfrutar los grandes paisajes que te rodean en un camino, la gente, el atareado vivir de cada día de muchas personas que se traviesan en ese trayecto para ir algún destino. Pienso muchas veces al estar andando en un camino, pensar en que será de ese anciano de sombrero sentado en esa banca disfrutando de la tarde, cuanto hijos tubo, a que se dedicó, cuales son sus historias, tendrá más de dos esposas ¿????, que se yo. Mientras visualizas horizontes azules o blancos, aun así, todo tiene sus sorpresas. Estar en las alturas se puede apreciar diferente la vida, diferente el paisaje y algo que en ocasiones me intriga, ver que somos tan… …pequeñitos desde haya arriba. No lo sé, es mi pensar, todos tenemos un mundo en nuestra cabeza.

    Pero bueno, caminando por los grandes senderos que tiene YouTobe, me encontré con Aniko, dando unas platicas en TEDx. Me gusto su plática, la verdad :p. Espero encontrar más de Aniko por ahí conversando sus aventuras y la forma de trabajar!

    Hasta pronto, las mejores vibras y buenos deseos!

    Saludos desde el desierto de Sonora.

  46. Carmine Pettine 28/10/2015 at 05:30 #

    Hola Aniko… yo llevo volando desde hace muchos años, desde que era pequeña y la verdad es que tienes razon, nunca antes habia tenido miedo a volar… hasta que un dia pasa lo inevitable… turbulencias!

    Las peores turbulencias de mi vida fueron en un vuelo hacia Washington DC… enero 24 2004… pense que no lo contaria… mi madre y yo nos cogimos de la mano y pensamos que al menos moririamos la una con la otra… pero mira gracias a Dios o a cualquier otra fuerza del universo… salimos ilesas y ahora esto queda en un mal recuerdo…

    Todos se quedan boquiabiertos cuando les digo que tengo pánico a volar… pero es la verdad. Intentare alguno de tus tips… por que la verdad lo de tomar somniferos a mi me funciona pero tengo que ir acompañada, y no siempre tengo la oportunidad de viajar con alguien mas… tambien lo del vino jajaja aveces me mantiene mas despierta!!!

    En hora buena por tu blog y repito… intentare lo de la respiracion y lo de distraerme o talvez jugar a que soy un agente secreto jajaja.

  47. Rafa 29/10/2015 at 07:51 #

    Buenas, yo os entiendo, por mi trabajo hubo un tiempo, que no tenía miedo a volar, hasta que tuve un aterrizaje de emergencias, poco a poco lo ido superando, llevando revistas y libros que me mantengan distraído, me intento sumergir y dirigir todos mis sentidos en ellos, y así poco a poco, he conseguido que incluso los viajes mas largos, perder el miedo a volar.Saludos.

  48. Miriam 05/11/2015 at 09:51 #

    Hola!! +1 con miedo a volar. Me he sentido muy identificada con tu historia. Hace unos años me subía a los aviones como Pedro por su casa pero hace dos años tuve un vuelo horrible de Marruecos a Madrid, tanto que el avión no podía aterrizar y acabamos aterrizando en Valladolid tras pasar por una tormenta horrible. A partir de ahí cada vez que vuelo lo llevo peor, tanto que el último vuelo de Ibiza a Madrid (40 minutos de vuelo) me pasé la mitad llorando.

    Cada vez que me subo a un avión también me juro a mi misma no volver a hacerlo jajaja, pero gracias a Dios nunca lo cumplo, y si el miedo no es a volar, es a “Adiós mundo” en tan solo un par de minutos.

    También utilizo estrategias de respiración y miro la cara de las azafatas jajaja, creo que la clave es pegarse un par de vuelos de 17 horas, es imposible mantenerse histéricos tanto tiempo así que de esa manera seguramente la fobia disminuya mucho (Aún no lo he comprobado, pero espero hacerlo XD)

    Muchas gracias por el artículo y me voy a echarle un vistazo a Volando sin miedo. Un abrazo!

  49. Mundo Viamar 06/11/2015 at 15:23 #

    Interesante artículo,

    No sabes la cantidad de personas que vienen a la agencia buscando un viaje, les gustaría ir a un destino, pero a alguno de ellos le da miedo volar…

    Es un miedo muy frecuente a pesar de que los aviones son un medio de transporte muy seguro…

    Lo peor de todo es que algunas de esas personas nunca han montado en avión, simplemente temen lo desconocido.

    Nosotros, desde nuestra agencia de viajes, tratamos de animarles a viajar a volar y vencer sus miedos, pero no siempre lo conseguimos ;-)

    Ánimo

  50. Gina hernandez 07/11/2015 at 05:13 #

    Hola, meha interesado mucho todo lo que escribiste aqui, pues dejame decirte que a mi me pasa exactamente lo mismo me da panico volar y justo como tu has dicho en realidad no es a volar si no a morir y saber que voy a hacerlo, pensamos exactamente igual y mi situacion es la misma. Antes podia volar y jamas me pasaban por la cabeza ese tipo de pensamientos… hasta que pase por la turbulencia mas fea que he tenido en mi vida. Solo que yo la tengo mas dificil porque aunque no lo creas soy azafata!
    Hahahaha yo no tomo 1 avion cada 3 o 4 meses yo tengo hasta 5 vuelos al dia.
    Aunque extrañamente mi miedo es solo durante despegues y aterrizajes (fue en un aterrizaje la turbulencia que te cuento)
    Y bueno ya durante el vuelo como tengo mil cosas que hacer se me olvida… hasta que vamos a aterrizar hahaha
    Pero bueno supongo que lo he ido superando ya que evidentemente conozco bastante de aviones pero como tu dices
    Los sentimientos son un instinto que no podemos controlar
    Me ha gustado mucho tu entrada y ojala un dia lo superemos haha veras que si
    Lindos vuelos!

  51. Mariluz [Siente Marruecos] 09/11/2015 at 08:03 #

    Al final es eso: por mucho que lo racionalices (que si cualquier viaje en coche puede ser más peligroso, que si ocurren continuamente accidentes caseros y no estamos todo el día asustados, etc.) el medio es,por definición, irracional, así que hay poco que hacer cuando ves que ese mamotreto se levanta del suelo y tu estás dentro.

    En mi caso, además, es una mezcla de irracionalidad+racionalidad, porque no sé donde, si en la carrera o en alguna noticia, escuché que lo más peligroso es el despegue, y es entonces cuando más asustada voy.

    Mi técnica quizás es algo menos, ejem, original y sofisticada. Intento subir al avión con un par de cervezas en el cuerpo y ponerme los cascos (sobretodo cuando las turbinas aceleran antes de despegar, es cuando pero lo paso).

  52. jetzabe abigail alvarado zeremeño 10/11/2015 at 15:27 #

    Hola mi nombre es jetzabe y nunca e volado en un avión. E leído las anécdotas y e visto las imágenes son impresionante saber que cuando al fin pierdes ese miedo puede volver en unos cuantos segundos ese temor .
    Se que algún día viajare en avión lo are y sera una experiencia de pánico le temo tanto alas altura que no me subo ni a las azotea de mi casa pero espero que cuando al fin viaje en avión pueda vencer mi miedo al que ustedes y poder disfrutar el viaje

  53. Damian 16/11/2015 at 14:01 #

    Jajaj me identifiqué mucho con algunos puntos de este post, hice un viaje alrededor del mundo y en un principio casi no lo hago por el temor a los aviones, después pensé en todo lo que me iba a perder si no lo hacía y un poco afronté el miedo.

    Algo que me resultaba útil era al momento del despegue escuchar música o leer un libro, el aterrizaje lo disfrutaba mirando los paisajes (creo que es mejor sentarse en la ventana).

    En fin luego de casi 40 vuelos tomados en 5 meses ahora extraño un poco los aviones. Es el medio de transporte mas seguro y vuelan casi 100 mil aviones por dia.

    Muchas gracias por tu muy buen blog, me ayudó mucho en mi viaje.

    Saludos
    Damián

    https://ddv2015.wordpress.com/

  54. Roberto 04/02/2016 at 20:49 #

    Hola Aniko, me está sorprendiendo esto de que algunos viajeros le tengan miedo a volar. Precisamente hoy he leído un post de otro viajero confesando su miedo a volar. Pensaba que esto solo me ocurría a mí y a unos cuantos más y que nuestros sueños de convertirnos en viajeros iba a fracasar.

    Empecé a tener miedo a los aviones después de una gran tormento en medio de la noche volviendo a España desde Mexico. Las azafatas, que estaban en ese momento sirviendo con sus carritos, corriendo a sus asientos debido a la violencia de las turbulencias. Desde entonces, aunque he podido volar, siempre he tenido miedo. Incluso unos días antes de tomar algún vuelo me despierto en medio de la noche a causa de una pesadilla relacionada con el vuelo. Buceo en estadísticas, noticias, siniestralidad de la aerolínea y del aeropuerto. Me sudan las manos y siempre le tomo la mano al que llevo a mi lado (algunas caras han sido para embarcar, pero la mayoría te comprende y ayuda a relajarte).

    Mi truco es hablar con la persona de al lado para distraerme, sobretodo durante el despegue. Mirar a las azafatas y ver sus caras de tranquilidad. No hace mucho, en un vuelo, iba una azafata joven, con coletas, un maquillaje como e adolescente, mascando chicle y mirándose las uñas mientras el despegue. Parecía como una quinceañera que esperaba en la parada de bus. Me tranquilizó mucho. También hablo con ellos, les pregunto sus últimos trayectos y me consuela comprobar que todavía siguen vivos.

    Enhorabuena por tu blog y por conseguir tus sueños. Muchos vivimos con el miedo de ir a por ellos..!

  55. Matias 07/03/2016 at 16:48 #

    Hola Aniko! Por lo menos para mi, es loco encontrar gente que coincida con los mismos miedos que yo. Ese pensamiento constante de “se cae, se cae, se cae”. He volado casi 10 veces, y siempre con ese pensamiento. Opto por la tecnica de respiración profunda, y ayuda mucho. Me he llevado películas, canciones en el celu, pero nada le ganaba a mi mente. Me ayudó mucho también mirar a las azafatas, su tranquilidad me transmiten calma. Nunca tomé medicamento para relajar, sólo dramamine para los mareos, por si las dudas.
    La verdad que nunca escribo en los blogs, pero este miedo que a uno lo perturba ya es molesto, igualmente no me va a impedir los maravillosos lugares que existen.
    Gracias por este post, creeme que ayuda mucho a la gente, y yo soy uno de ellos.

    PD: Mañana estoy viajando a Punta Cana desde Buenos Aires, voy a adoptar todas las tácticas posibles. Gracias!

    Saludos!

  56. Flor Alagón 20/04/2016 at 01:28 #

    Hola Aniko, ahhh ¡¡¡ la verdad nunca pensé encontrar a alguien que ha tenido los miedos que yo tengo ahora, estoy por hacer una maestría en España y la verdad me muero por viajar pero este miedo a volar esta que me tiene loca. Voy a tomar los consejos que escribiste ¡¡¡ Muchas gracias por tu blog ¡¡¡
    Espero escribir la proxima vez y decir que lo supere.

  57. Ariel 26/04/2016 at 00:30 #

    Mi experiencia en vuelos comienza a los 16 en un avioncito de Lapa a V. Gesell. Sin mayores problemas ni temores. Luego a los 22 tocó Buzios, todo bien. Mas adelante me vendrían a visitar algunos ataques de pánico. Nada grave pero mi relación con los aviones cambió. Con los años me empezó a dar temor viajar, de hecho, no volví a subirme a uno hasta el año pasado, 15 años después. No lo hice del todo a gusto y me costó mucho tomar la decisión (empujado por mi mujer y como previa a un viaje más largo que haré ahora). Luego de bastantes sesiones de terapia decidí viajar acompañado de Clonazepam (Rivotril). Una medicación que no trae mayores problemas y puede tomarse en forma aislada. Ya conocía los efectos: Te saca la angustia sin dejarte tarado. Así y todo, no estuve del todo tranquilo hasta que toque tierra. Hoy me toca encarar un viaje más largo, 12 horas a Europa y algunos otros vuelos menores allá. Como suelo pasarla mal los días previos y los pensamientos catastróficos no paran, decidí ir a un psiquiatra para que me arme un plan y así no sufrir tanto. No soy amigo de la medicación pero en este caso la creo conveniente. Mejor prevenir que pasarla mal. Todo lo que a uno le sirva, le de cierta seguridad y le quite el miedo, bienvenido sea.

  58. Florencia 25/06/2016 at 19:24 #

    Hola Aniko, hace poco descubrí tu blog y me encanta!. Tengo 45 años y para mí viajar (adonde sea) se vuelve una odisea. Me angustia mucho lo desconocido y pensar en viajar en avión me dá una tremenda claustrofobia. Sin embargo es un desafío que trato de encarar porque creo que es de las mejores cosas de la vida…y por suerte mi hija lo vive así, y con un inmenso placer. Leer tus comentarios y los de la gente, hace que uno se sienta más acompañada, entendida, y estimulada a seguir buscando la forma de lograrlo. Ya llegará el día donde yo pueda contar cómo logré subirme nuevamente a un avión y llevar a mi hija y acompañar a mi marido a conocer aquellos lugares con los que soñamos.

    Gracias, saludos !

  59. jorge mozon 10/08/2016 at 05:33 #

    eres increiblemente fuerte….porque tus vuelos son extremadamente largos ,mi fobia es igual que la tuya,pero en cortos de hasta dos horas que se me hacen eternas…..te admiro…..que me recomendarias en un vuelo corto”?

  60. susan mariscal 17/08/2016 at 12:46 #

    Hola Aniko, mi situación es algo complicada por que yo tengo acrofobia y claustrofobia y jamas la eh pedido enfrentar desde que tengo uso de razón, ahora que tengo la edad de 23 años lo quiero hacer pero me da miedo, necesito subirme a un avión por que mi esposo y yo queremos ir a visitar a un familiar, es un viaje muy corto dentro de la república mexicana.

    Me motiva leer tus consejos y anécdotas por que me siento muy identificada, gracias por compartir tus experiencias son de gran ayuda.

  61. Julieta Gonzalez 07/09/2016 at 16:04 #

    Estoy tan feliz de haberte encontrado en el momento justo! Este blog y sobretodo el de escritura me hicieron sentir identificada al 100%, por eso te agradezco por hacer público lo que sentís, lo que vivís y lo que amás! ♥
    Da por hecho que esa página del curso de aviones tiene muchos más lectores gracias a vos, y que ahora somos más los que vamos a cambiar roles durante el viaje para no tener miedo.

    Seguí así inspirándonos a hacer cosas lindas ♥ GRACIAS!

  62. Gabriela 23/09/2016 at 22:00 #

    Me ha encantado tu blog lo máximo, lo leí con mucha gracia y… Mientras vuelo. Ya me estás ayudando:) solo saber que no estoy sola en el mundo con este miedo incontrolable e irracional, me calma. Gracias!!!:)

Trackbacks/Pingbacks

  1. Una lectora en Londres | escribir.me - 08/09/2015

    […] último mes en Francia) – Londres, para dentro de dos meses: €15. QUÉ. Me olvidé de que me da miedo volar y me compré un pasaje sin pensarlo. Esa noche le conté a L. que me iba a Londres y me dijo que […]

  2. Escape al principio del mundo | arrierossomosblog - 16/11/2015

    […] después me subo al avión que sale de madrugada desde Aeroparque, nuestro aeropuerto de cabotaje. Mi miedo a volar y yo nos estiramos en tres asientos y dormimos durante las cuatro horas de vuelo, menos en el […]

  3. 6 entradas que te ayudarán a superar el miedo a volar - 18/01/2016

    […] Leer la entrada completa […]

  4. ¿Se puede superar el miedo a volar? - eViajado.com - 07/03/2016

    […] Vía: Viajando por ahí […]

Dejá tu comentario

¿Seguimos en contacto?

Suscribite a mi newsletter para recibir los próximos posts y novedades en tu mail

(No te olvides de confirmar tu suscripción haciendo click en el mail que llegará a tu casilla)
×