Por las calles de Barcelona (o Callejeando por ahí, por qué no)

No hay mejor manera de conocer una ciudad que caminarla, perderse y dejarse llevar. Guardar el mapa, seguir el instinto y caminar tras lo que nos llame la atención. Nunca pensé que iba a terminar siendo una “viajera callejera”, que me iba a gustar tanto eso de observar la vida en las veredas, eso de sumergirme en la cultura callejera de cada pueblo y ciudad. Para mí, lo esencial para conocer un lugar no es “ir a tal monumento”, sino caminar. Caminar y observar. Me interesa más lo que está entremedio, el camino en sí, que lo que está en cada uno de esos puntos “que no podemos dejar de visitar”.

Creo que una de las razones por las que Barcelona me enamoró tanto es que si bien es una ciudad medianamente grande, un espacio urbano “ordenado”, aún sigue manteniendo ese “desorden” típico de las ciudades con vida al aire libre. No me cansé de caminar por sus calles, especialmente por la zona del Raval, donde la multiculturalidad de sus habitantes le da un aire especial a la ciudad.

Hoy, entonces, un Viajando en una foto (o en unas cuantas) Reloaded, algo así como un Callejeando por ahí en fotos, versión Barcelona. Un encuentro con las calles de esta ciudad que me tiene tan pero tan hipnotizada y a la que espero volver muy pronto. ♥ (Va con corazón y todo).

ATENCIÓN: nunca metí tantas fotos en un solo post, así que déjenlo cargar unos minutos.

ATENCIÓN bis: ya sé, están hartos de escucharme hablar (o de “leerme escribir”) acerca de Barcelona. Hartos. Ya fue Barcelona. No puedo evitarlo, estoy obsesionada, encontrar un Lugar en el Mundo no es algo que pasa todos los días. Además tenía un montón de fotos que me habían quedado pendientes y quería ponerlas acá. Así que ya está. En el próximo post, nada que ver: Guía para viajar por Marruecos. En este post, un capricho nomás.

Mientras esperan, denle click a este video. Muy callejero y muy Barcelona.

[singlepic id=5055 w=625 float=center] 

Cemento con vista al mar

[singlepic id=5066 w=625 float=center]  

Empujen con cariño

 [singlepic id=5077 w=625 float=center] 

Colisión inminente

 [singlepic id=5088 w=625 float=center] 

El balcón también sirve de portero eléctrico

[singlepic id=5099 w=625 float=center] 

Principio de romance, tal vez?

[singlepic id=5110 w=625 float=center] 

Bubu, el perro aventurero con siete vidas. Una vez practicó el escapismo y tuvieron que llamar a los bomberos. La leyenda dice, también, que un mendigo se lo robó e intentó venderlo. Nadie lo compró y su dueña lo encontró en la perrera. Bubu renace cada día. Ahora trabaja en una tienda retro.

 [singlepic id=5120 w=625 float=center] 

Perfect match.

 [singlepic id=5121 w=625 float=center] 

Mucha geometría. Y un señor.

 [singlepic id=5122 w=625 float=center] 

Hay de todo y para todos los gustos.

 [singlepic id=5057 h=625 float=center] 

El misterioso hombre del bombín negro y su perro dinamita.

 [singlepic id=5058 w=625 float=center] 

Un círculo de Gaudí, intervenido por una mujer.

 [singlepic id=5059 w=625 float=center] 

Yo le saco fotos a la Sagrada Familia. Tú le sacas fotos a la Sagrada Familia. Él (y ella) la saca fotos a la Sagrada Familia. Nosotros le sacamos fotos a la Sagrada Familia. Ustedes le sacan fotos a la Sagrada Familia. Y ellos son fotografiados por mí mientras le sacan fotos a la Sagrada Familia.

 [singlepic id=5060 w=625 float=center] 

¡Corré que el baldazo llega hasta acá!

 [singlepic id=5061 h=625 float=center] 

¿Aló? Hable más fuerte que tengo un paraguas.

 [singlepic id=5062 w=625 float=center] 

Escena de Chaplin versión Siglo XXI

 [singlepic id=5063 w=625 float=center] 

Eso de esperarte en The Cemetery Gates ya fue. Yo te espero a la salida del metro.

 [singlepic id=5064 h=625 float=center] 

Contramano. 

  [singlepic id=5067 h=625 float=center] 

El artixta también es callejero.

  [singlepic id=5065 w=625 float=center] 

¿Ves? Si vas caminando por las calles de Gracia, su estudio transparente te invita a pasar. Dentro se ve mejor, siempre y cuando abras bien los ojos.

  [singlepic id=5068 w=625 float=center] 

Cervezafríauneuroamigo, la frase más escuchado por las noches de Barcelona.

  [singlepic id=5069 w=625 float=center] 

Hay peluquerías, y peluquerías retro con onda, como esta.

  [singlepic id=5071 w=625 float=center] 

Y ahí, entre medio de tanto color, una puerta.

  [singlepic id=5072 w=625 float=center] 

Mesas rosas, cuando quieras.

  [singlepic id=5073 w=625 float=center] 

La báscula quita complejos, para que te peses en medio de la calle y pierdas la vergüenza. No es lo mismo pesar 90 kilos que pesar lo mismo que Pedro Picapiedra. No es lo mismo pesar 60 kilos que pesar lo mismo que Messi sin pelota. Ojo.

 [singlepic id=5074 w=625 float=center]  

Eso sí: en todos los cementerios, flores.

  [singlepic id=5075 w=625 float=center] 

Y las sábanas colgando.

 [singlepic id=5076 w=625 float=center]  

El triunfo de pasar por debajo de este arco.

  [singlepic id=5078 w=625 float=center] 

¿Y esta quién es?

  [singlepic id=5079 h=625 float=center] 

El señor era japonés y me cayó simpático.

  [singlepic id=5080 w=625 float=center] 

Esos árboles pelados me generan algo que no logro descifrar.

  [singlepic id=5081 h=625 float=center] 

Ella sostiene el edificio con un pie.

  [singlepic id=5082 w=625 float=center] 

Ambos están elevados, aunque cumpliendo distintas funciones.

 [singlepic id=5083 h=625 float=center]  

Te espero en el casino.

 [singlepic id=5084 w=625 float=center] 

Cuando vi esa cúpula de fondo, pensé: ¿Dónde estoy? ¿Caí en Asia? ¿Volví a Marruecos?

  [singlepic id=5085 w=625 float=center] 

Una especie de Barcelona flashera through the mirror.

  [singlepic id=5086 w=625 float=center] 

Arte callejero, una de las mejores formas de medir la vida callejera de cualquier ciudad.

  [singlepic id=5087 w=625 float=center] 

Tendría que haber tocado el timbre o inscribirme ahí, en el happy yoga.

  [singlepic id=5089 w=625 float=center] 

¿De qué hablarán?

  [singlepic id=5090 h=625 float=center] 

Eso.

  [singlepic id=5091 w=625 float=center] 

Mirá qué linda fachada, eh.

  [singlepic id=5092 h=625 float=center] 

Prohibido, o las arañas se apoderarán de su mente.

  [singlepic id=5093 w=625 float=center] 

Subidas y bajadas. La eterna rueda de la vida.

 [singlepic id=5094 w=625 float=center]  

Ese mozo reflejado en la ventana me recuerda a un cuento. O a algo.

  [singlepic id=5095 w=625 float=center] 

Caras y carritos.

  [singlepic id=5096 w=625 float=center] 

Una que otra ventana.

  [singlepic id=5097 w=625 float=center] 

Se prohibe, y si desobedece, le pegaremos en la frente con el helado gigante.

  [singlepic id=5098 w=625 float=center] 

Hay muchas maneras de matar.

  [singlepic id=5100 w=625 float=center] 

Por un rato, miro el mundo desde más abajo. Está bueno.

  [singlepic id=5101 w=625 float=center] 

Viva los pinoys :)

  [singlepic id=5102 w=625 float=center] 

Hey Ho!

  [singlepic id=5103 h=625 float=center] 

Camuflados entre flores.

  [singlepic id=5104 h=625 float=center] 

Cenicero al aire libre.

  [singlepic id=5105 h=625 float=center] 

Azul y amarillo.

  [singlepic id=5106 h=625 float=center] 

Escalando.

  [singlepic id=5107 w=625 float=center] 

Esta foto es un quilombo, le corté las cabezas a todos, pero igual tiene un nosequé.

  [singlepic id=5108 w=625 float=center] 

Bici con vista a la ciudad.

  [singlepic id=5109 w=625 float=center] 

2 x 2

  [singlepic id=5111 w=625 float=center] 

Sí, estoy arrastrando una heladera y qué.

  [singlepic id=5112 w=625 float=center] 

¿Los ven, ahí hablando?

  [singlepic id=5113 w=625 float=center] 

Jake & The Cat

  [singlepic id=5114 w=625 float=center] 

Como ven, los balcones en Barcelona son un espacio multifuncional.

  [singlepic id=5115 h=625 float=center] 

Las entradas de las iglesias, también.

  [singlepic id=5116 h=625 float=center] 

Compinches a toda edad.

  [singlepic id=5117 h=625 float=center] 

Y ópera callejera, el summum de la música callejera.

 [singlepic id=5118 h=625 float=center]  

El punctum* de la foto está muy claro.

(*punctum, según Roland Barthes: “El punctum de una fotografia es ese azar que en ella me despunta”. Surge de la escena como una flecha que viene a clavarse. El punctum puede llenar toda la foto (….) aunque muy a menudo sólo es un detalle.”)

  [singlepic id=5119 w=625 float=center] 

Cada vez que veo una gaviota en Barcelona pienso dos cosas: “Esta se perdió” y “Ah, no cierto que acá cerquita está el mar”  Una ciudad con vista al mar. ¿Qué más puedo pedir?

Este fue un Viajando en una foto x 60. Ojalá lo hayan disfrutado.

Encuesta: ¿de qué ciudad/pueblo les gustaría que fuera el próximo “Callejeando por ahí”? ¿Algún lugar de España, de Marruecos, de Asia? Opinen…

Asia de la “A” a la “Z”: V de Veredas

[box type=”star”]Este post forma parte de la serie “Asia de la A a la Z”, un abecedario personal de mis experiencias en Asia. [/box]

V de Veredas

Uno de los conceptos que más cambió en mi cabeza tras mi paso por Asia fue el de las veredas y sus funciones.

Desde chica me acostumbré a concebir las veredas como un espacio para caminar. Las veredas eran, para mí, esos pocos metros de “la calle” que le correspondían exclusivamente al peatón para circular libremente. Estaba acostumbrada a los “cordones” que marcan la separación entre peatones y tráfico y a las ochavas en las esquinas. Cada vez que andaba en bici por Buenos Aires y me subía, por unos microsegundos, a alguna vereda, recibía los “saludos alegres” de los transeuntes que me decían: “¡Nena! ¡Para algo existe la calle!” (todavía no había bicisendas).

Pero cuando llegué a Asia me di cuenta de que lo que es considerado “normal” de un lado del mundo, es completamente opuesto en el otro.

En Indonesia, por ejemplo, no hay veredas. Se los juro. Termina la casa y empieza la calle. Ni siquiera hay un desnivel: las casas tienen salida al tráfico. Bueno, en realidad, algunas veredas hay, pero no se usan para caminar: se usan, más que nada, para comer. Hay muchísimos warung (carpas con mesas largas y una cocina en el interior donde la gente se junta a comer), hay carritos estacionados que venden jugos o preparan snacks en el momento y ponen sillitas alrededor para sentarse a comer, hay otros puestos de comida que directamente estiran alfombras del tamaño de un colchón para que la gente coma sentada en el piso. Como acá no existe eso de salir a caminar —ya que todo se hace en moto— tampoco hay necesidad de veredas para realizar dicha actividad. Por ende, casi no hay veredas y las pocas que hay están totalmente bloqueadas por los puestos de comida.

En Vietnam, en cambio, hay veredas de lo más lindas y anchas (tal vez se deba a su pasado colonial francés), pero tampoco se usan para caminar. En Vietnam las veredas sirven para (tomen nota): cocinar, lavar los platos, desayunar/almorzar/cenar, vender, estacionar las motos, lavar las motos, estacionar los carritos de comida, cortar el pelo, arreglar zapatos, lavar ropa, dejar los zapatos afuera de las casas y negocios, sentarse en reposeras a mirar el tráfico pasar. Ah, y para acortar camino con las motos: no sé qué es más seguro para el peatón en Vietnam, caminar por el medio de la calle o caminar por la vereda. Pareciera que la vereda, en vez de pertenecer al peatón, pertenece al dueño de cada casa o negocio, que hace con ese espacio frente a su puerta lo que él o ella disponga, y a las motos, que la pasan por encima sin pedir permiso.

En Camboya las veredas también sirven para colgar hamacas paraguayas y descansar. En Laos, son el territorio de los más chicos, que las usan como canchas de fútbol (veredas Y calles) o para jugar a lo que sea que inventen con su imaginación. En China y Singapur las veredas son sedes de partidos de ajedrez, cartas o mah jong.

En Asia las veredas son multifuncionales.

Después de tantos meses acá, ya me acostumbré a la vida callejera asiática y temo que el día que esté en Buenos Aires las veredas me parezcan… demasiado vacías.

La foto es en Saigón (o Ciudad Ho Chi Minh, antigua capital de Vietnam del Sur). Siento que la mujer me miró como diciendo ¿por qué me sacás una foto? ¿qué tiene de raro que esté cocinando acá?

Asia de la “A” a la “Z”: C de Cultura Callejera

[box type=”star”]Este post forma parte de la serie “Asia de la A a la Z”, un abecedario personal de mis experiencias en Asia. [/box]

En el Sudeste Asiático la vida transcurre en la calle.

O tal vez podría decir: en el Sudeste Asiático, lo privado se traspasa al ámbito público.

O incluso: lo que en otras partes del mundo se considera “privado”, en el Sudeste Asiático es indiscutiblemente “público”.

Los oficios se realizan en las veredas, al aire libre. La comida se cocina en carritos y se come en sillitas puestas frente a las casas.

Las viviendas no tienen rejas y casi siempre tienen alguna ventana o puerta abierta. Es común ver los zapatos amontonados en la puerta de entrada y darse una idea de cuánta gente hay adentro.

Los negocios, en general, ni siquiera tienen pared de frente, sino que tienen un hueco que invita a pasar sin tener que abrir ninguna puerta, sin trasladarse del “afuera” al “adentro”. Tienen un hueco que permite espiar desde la calle y saludar. Tienen un hueco que solamente se cierra de noche con una persiana o con una reja del tipo puerta manual de ascensor.

Para la gente grande, las veredas se convierten en restaurantes, cocinas, negocios, lugares de reunión, lavaderos, estacionamientos, lugares de descanso. A veces hasta en baños.

Para los chicos, las veredas son canchas de fútbol, pistas de bicicleta, bosques, castillos, supermercados, playas. Las veredas son el lugar donde correr, donde saltar, donde reírse, donde jugar, donde aprender.

En el Sudeste Asiático la cultura callejera es algo compartido. Acá lo privado pasa a ser de todos y nadie se avergüenza de realizar esas actividades, tan básicas de los seres humanos, frente a la mirada de los demás.

 

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google