Prólogo:

Un blog de viajes nace para contar experiencias de viajes.

No importa si se viaja a un lugar lejano o cercano, mientras quien lo escribe se mueva de ciudad en ciudad y de un país a otro, el blog funciona normalmente, sin cuestionamientos.

El tema es cuando el autor (en este caso la autora) aprieta pausa y frena la travesía por unos meses o semanas y se mete de lleno en la rutina de una ciudad.

Ahí es cuando el blog comienza a tener problemas de identidad y a hacerse preguntas existenciales: ¿Y ahora, para qué sirvo? ¿Quién me va a querer? ¿Qué sentido tiene seguir online? ¿Cuál es mi misión en la blogósfera?

Como saben (o no) estoy viviendo en Yogyakarta (Indonesia) hace ya más de dos meses por temas «personales» (ejem).

El 17 de octubre se me vence la visa y vuelvo a las pistas.

Mi próximo destino es desconocido.

Lo único que sé es que vuelo a Kuala Lumpur y de ahí comenzaré a viajar hacia Vietnam o hacia Nepal.

Cuando vuelva a estar en movimiento, este blog va a recuperar su razón de ser, va a desbordar de palabras y fotos nuevas.

Mientras tanto, decidí proponerme una «actividad» con beneficios tanto para ustedes como para mí.

Se llama Viajando en una foto, aunque el nombre está por verse, si aparece uno mejor, se cambia (con razón este blog tiene crisis de identidad).

Todos los días voy a subir una foto de mi viaje por Asia, tal vez de una persona, de un lugar, de una situación, de un detalle, de una comida.

Y voy a contar brevemente la historia que la acompaña.

Ustedes podrán conocer y coleccionar más piezas de este rompecabezas asiático, y a mí me servirá para redescubrir imágenes y momentos de mi viaje y para no abandonar a mi pobre blog.

Dejo prometido acá, una foto por día.

Va la primera

Minuto Cero

Bigote volador en el avión de Buenos Aires a Frankfurt

Orson Welles dice, en una de sus frases célebres, que solamente existen dos emociones en el avión: aburrimiento y terror.

Yo agrego que la diversión también es posible si uno de los pasajeros (o pasajeras) se dedica a pegar bigotes en la ventanilla y observar la reacción de la gente.

Yo lo hice pero nadie me dio mucha bola, el de al lado me miró con cara rara y nada más.

Al parecer a la gente ya no le sorprende nada.

Yo, en cambio, decidí tomar el avión a Asia cargando un par de cosas y dejando otras en mi casa:

  • Capacidad de asombro: viene conmigo
  • Imaginación para divertirme con pavadas en los momentos más aburridos: ya está en mi mochila
  • Preconcepto de que todos los asiáticos son chinos: se queda en Buenos Aires,
  • Miedo a lo desconocid0: fuera
  • Temor a que me roben/maten: no vale la pena cargar con eso
  • Curiosidad y ganas de escribir y fotografiar todo lo que me cruce: viene conmigo
  • Bigotes falsos para usar en los momentos menos esperados, guardados en mi mochila (y por esto tengo que agradecer a mi amigo Ariel, quien me hizo este regalo tan original y bizarro para llevarme por el mundo).

También pienso, tal vez a diferencia de muchos, que el viaje empieza mucho antes de llegar al primer destino: el viaje empieza en los preparativos, en el auto camino al aeropuerto, en el aeropuerto mismo, en la gente que conocemos en la sala de espera, en el avión, en las escalas.

Mirar por la ventana del avión cómo se achica la ciudad que acabo de dejar atrás es, para mí, una de las mejores sensaciones: es el minuto cero del verdadero viaje, ese momento en el que sabemos lo que estamos dejando atrás pero no tenemos ni idea con qué nos encontraremos más adelante.

Y si la ventana tiene un bigote, les aseguro que el vuelo no será aburrido.

Algunos enlaces útiles (y descuentos) para que planees tus viajes:

Alojamiento: te dejo 25 euros de regalo para tu primera reserva en Airbnb. Si preferís quedarte en un hotel, encontrá los mejores hoteles en el Sudeste Asiático a través de Booking.com. Y si te tienta la idea de cuidar una casa, la podés encontrar a través de Trusted House Sitters

Vuelos: buscá pasajes aéreos al mejor precio con Skyscanner

 Walking tour gratuitos y tours interesantes: encontralos a través de Civitatis

Seguro médico: por ser lector de Viajando por ahí, tenés 20% de descuento en la póliza de tu seguro médico con Assist-365. Si sos de España, te recomiendo IATI

¿Querés leer algo inspirador antes de viajar? ¿O llevarte un libro o guía a tu viaje? ¡Pedilo por Book Depository! (el envío es gratis a cualquier lugar del mundo) O leé alguno de mis libros ;)

¿Pensando en abrir un blog de viajes? Si buscás un hosting, te recomiendo Siteground. Y si querés aprender sobre escritura de viajes, sumate a alguno de mis talleres de escritura y creatividad