Colonia a través del espejo

Hay lugares que quedan marcados por personas. En mi caso, Colonia del Sacramento, ese pueblito empedrado y encantador, quedó marcado por el viaje que hice con mi amiga Maru en […]

Read More

Nada
(o Qué hicimos en Ait Benhaddou)

(Advertencia: Este es un post acerca de nada)

—Andi… ¿qué hicimos en Ait Benhaddou?
Le pregunto a Andi varios días después de haber visitado aquel pueblito del centro de Marruecos.
—Nada.
—Ah, me parecía. Es que estoy preparando el post para el blog y no me acordaba.

Read More

De tapas por Madrid

Hoy me fui de tapas. Me encanta cómo suena: “de tapas”. Había escuchado la expresión mil veces pero nunca tuve muy en claro en qué consistía. ¿Significaría que la comida se sirve en platitos con forma de tapas (redonditos)? ¿Era algo así como irse de copas? El misterio se resolvió al mediodía cuando me encontré […]

Read More

Asia de la A a la Z

Este es mi nuevo mini-proyecto: Asia de la A a la Z. «Mini», porque nació de golpe y sin ansias de grandeza, solamente para compartir en este blog, y «proyecto» […]

Read More

Una bule de paseo en la feria de Yogyakarta

El viernes pasado, para variar un poco, nos fuimos a la feria. Una de esas ferias de pueblo, de película, con algodones de azúcar, casa embrujada, rueda de la fortuna y un samba con tracción a sangre. Y eso que Yogyakarta no es lo que se dice «un pueblito», pero este carnaval me hizo sentir metida en un universo paralelo bizarro. Estos lugares siempre me parecieron entre surreales y tétricos.

Éramos cuatro: Aji (mi novio), su amigo Bobby, su novia Nita y yo, la bule. Porque por más esfuerzo que haga, mientras sea blanca, rubia y/o extranjera, en Indonesia jamás dejaré de ser una bule. Estacionamos las motos en medio del caos de Alon-Alon, parque donde se estableció este carnaval por un mes, y entramos. 3000 rupias cada uno, unos 35 centavos de dólar.

Read More

I ♥ Savannakhet

Voy con la ventana abierta, mirando hacia fuera y pensando que no hay momento que me guste más que este. Estoy viajando en colectivo de Tha Khaek a Savannaketh: es un bus local, de esos con asientos descocidos, con laosianos que me miran curiosos, y que se hacen los distraídos cuando les devuelvo la mirada, con bocinazos a las vacas que se cruzan en la ruta y sin aire acondicionado. Por suerte. Cómo odio el aire acondicionado. Prefiero ir con la ventana abierta, sentir qué clima hace afuera, respirar el mismo aire que la gente local. Como ya conté, amo viajar por tierra, me encanta ver lo que hay entremedio de dos lugares, me gusta sentir que cruzo el país, aunque sea a toda velocidad.

Read More

¿A qué se parece? (o Buscando similitudes en Dalat)

– Tiene la consistencia como de un kiwi pero sin el jugo y una manzana un poco arenosa. El gusto es dulce, aunque no tan dulce como una cereza y más dulce que una sandía, pero es más bien una dulzura apagada, suave. Y tiene miles de semillitas negras que se comen pero seguro que alguna te queda trabada entre los dientes.

Intento explicarle por chat a Vero de qué se trata la Dragon Fruit, típica de estos pagos y cuasi desconocida en Argentina.

Read More

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy