Si todavía no leíste la primera parte, hacelo acá y volvé: (Un poquito de) Filipinas en 10 palabras – parte I

IMG_1129

Cañón

6. GUERRA

Las guerras nunca se olvidan. Lo digo yo que nunca viví una y sin embargo las tengo presentes ya sea por mis ancestros que las pasaron o por conocidos que me las contaron. Y menos se olvidan si fueron vividas en territorio propio. En el norte de Filipinas todavía quedan tanques de la Segunda Guerra Mundial, aún se puede caminar por la costa que fue escenario de batallas entre las tropas estadounidenses y japonesas, las cientos de cruces blancas en los cementerios no van a desaparecer nunca, los monumentos en honor a los caídos tampoco se olvidarán. Jamás viví una guerra, pero hay ciudades donde las batallas seguirán peléandose de manera invisible ad infinitum

Manny Pacquiao (img tomada de bigstickcombat.wordpress.com)

7. PACMAN

“Tenga cuidado con ese perro que es muy bravo”, me dice uno de los curas señalando a un labrador que, acto seguido, se acuesta en el piso mansamente. “Si se descuida, la va a morder… Se llama Pacman”. Y el perro se duerme. Pacman —además del simpático muñequito comefantasmas que todos conocemos— es el sobrenombre de Manny Pacquiao, uno de los héroes nacionales de Filipinas: campeón mundial de boxeo en siete categorías y —recientemente— diputado. Y acá lo adoran. Nada de Maradona, nada de Messi, Pacman is The Man. Acá los deportes nacionales son el básquet (por ese tema de que no hay suficiente territorio llano como para tener canchas de fútbol) y el boxeo (gracias a la existencia de Manny Pacquiao).

.

8. ALASCUATRO

“It’s alascuatro”, me dice un filipino mientras mira el reloj. Interesante… Como siempre, el tema del idioma es muy interesante. Los carteles en la calle están en inglés. Los diarios están en inglés. Los noticieros están en inglés. Pero la gente habla una mezcla de inglés, español, tagalog (filipino) y alguno de los cientos de dialectos del país. No sé cuál es la regla: las misas, por ejemplo, a veces son dadas en filipino, a veces en inglés, a veces en “filinglés” (a excepción de una misa de domingo de Judy que fue dada por partes en español en honor a mí!). Hay palabras del filipino que fueron tomadas literalmente del español, como las horas (alauna, alasdos, alastres…), el pandesal (el pan más rico que probé), el puto (un postre, no sean malpensados…), la mesa, las visitas. Cómo quisiera hablar todos los idiomas del mundo para poder entenderme con todos. Es mucho pedir ¿no?

Arroz

9. ARROZARROZARROZ

—¿Pero ustedes no comen arroz con cada comida?

—Estem… sí, sí, tal vez una vez por semana, como “ocasión especial”…

Pienso: ¿cuántas veces por día/semana/mes comía arroz en Buenos Aires? ¿Una cada quince días? ¿Solamente cuando estaba mal de la panza? ¿Cuando iba a algún restaurante étnico? Acá si el plato no tiene arroz, no se considera desayuno, almuerzo ni cena. Sin arroz en el plato, algo está pasando. Sobra un hueco entre la carne y las verduras. ¿De dónde viene esa costumbre de comer arroz? ¿Será porque acá las tierras son aptas para su cultivo? ¿Será una causa geográfica y climática? La comida define a una cultura y si hay algo que define culinariamente al Sudeste Asiático es el arroz. Porque acá hay de todo tipo, variedades que para mí “son todas iguales” pero para ellos son “completamente distintas”. Acá el arroz es fundamental en la dieta. A mí me da igual, pero lo cierto es que ya me acostumbré a tenerlo en cada comida. En Asia, sin arroz no hay paraíso.

Por las calles de Vigan

10. LATINOAMÉRICA

Las similitudes nunca dejarán de asombrarme. Incluso se les nota en la cara: los filipinos están más cerca de ser portugueses, peruanos, ecuatorianos, que de ser chinos. Si sacás a un filipino de contexto, perfectamente podría pasar por un latino. Lo interesante, creo yo, es la mezcla: porque el pinoy bien podría ser latinoamericano por fuera, pero su cultura sigue siendo asiática. Andan en musculosa y short por la calle, algunos van descalzos (no por falta de zapatos sino porque así son, bien machos ellos), los hombres escupen en el suelo, las mujeres usan vestidos floreados, el tráfico es un caos, la religión inunda la vida diaria, la música es una pasión, la corrupción política existe y es visible. Pero la gente se comporta con esa timidez asiática (nada de nadar en bikini), ese conservadurismo en la muestra de afecto (nada de besarse en público), ese intento de cuidar el cuerpo y la salud (“Say NO to drugs and yes to God”) que los diferencia de otras culturas. Ya les digo, nada mejor que las mezclas…