Una de las cosas que más me gusta de vivir en/viajar por Europa es que se puede llegar en tren a todas partes. Es el medio de transporte más extendido y, personalmente, mi preferido para recorrer el continente. En este post responderé las consultas más frecuentes que me llegan acerca de viajar en tren por Europa: ¿dónde compro los boletos? ¿me conviene sacar un pase? ¿cómo consulto los horarios? ¿puedo cruzar de un país a otro? ¿cómo son los trenes nocturnos? Pueden dejar sus consultas o aportes en los comentarios.

Estación en Serbia

* ¿Por qué elegir el tren?

El tren es el medio de transporte más extendido en Europa, aunque no el más barato. También hay aerolíneas de bajo costo, buses, carpooling y la opción de alquilar un coche, viajar en bici o hacer autostop. En mi caso, como no manejo, descarto la opción del coche (aunque sí hago mucho carpooling, como pasajera), y como no me gusta volar, en lo posible intento no tomarme aviones.

Los trenes, para mí, son la opción más cómoda: salen del centro de la ciudad, llegan al centro de la ciudad siguiente, son puntuales, tienen mucha frecuencia (salen varias veces por día), son amplios y confortables y van por paisajes por los que ningún otro medio de transporte terrestre pasa. Viajar en tren tiene una magia especial.

Túnel en San Pol de Mar (Cataluña)

* Cómo consultar los horarios y precios de los trenes europeos

Si bien toda Europa está unida por una red de trenes muy extensa (imaginen un gran sistema de metro, como el de cualquier capital, pero con paradas en toda Europa), cada país tiene su empresa ferroviaria y, por lo tanto, su página web con horarios y tarifas. 

-> Si querés viajar en tren dentro de un mismo país, sin cruzar ninguna frontera, te recomiendo entrar directamente a la web de la empresa nacional de trenes (SNCF en Francia, Renfe en España, DB en Alemania). Si no sabés cuál es, Google te dará la respuesta. Casi todas las webs tienen una versión en inglés, así que es fácil navegarlas y consultar los horarios.

-> Si querés viajar en tren de un país a otro (siempre dentro de Europa), te recomiendo hacer la búsqueda del trayecto en alguna app como GoEuro o Trainline (esas son las dos que uso siempre: Trainline solo te muestra trayectos en tren, mientras que GoEuro te compara cuánto cuesta hacer el trayecto en tren, avión y bus), o en la web de la empresa de trenes del país de salida. 

* Dónde, cuándo y cómo conviene comprar los pasajes de tren

Algunos pasajes de tren (sobre todo los de alta velocidad y los que unen capitales o grandes ciudades) suelen subir de precio cuando se acerca la fecha de salida, hay otros (los trenes locales y los que unen ciudades cercanas) que mantienen siempre el mismo precio. Si vas a viajar de capital en capital, lo mejor es que compres el pasaje con algunas semanas de anticipación para conseguir el mejor precio.

Hay dos maneras de comprar los pasajes:

– A través de la web: en mi experiencia, cualquier pasaje de tren europeo se puede comprar online. Es lo más rápido y cómodo. En general se puede pagar con tarjeta o PayPal. Yo suelo comprar a través de las webs de trenes de cada país, o sino a través de las apps que les mencioné antes.

– En la estación: también se puede ir a la estación y comprar el pasaje en la ventanilla o, en algunos casos, a través de máquinas. En Rusia, por ejemplo, terminé comprando algunos pasajes en las estaciones porque la web de trenes me rebotaba la tarjeta de crédito.

-> ¿Hace falta imprimir el pasaje si lo compro online? En mi experiencia, no. Si los comprás a través de las apps (muchas empresas de trenes europeas tienen su propia app también), se te genera un boleto electrónico con un código QR para que le muestres al controlador desde la pantalla de tu teléfono. El único pasaje que tuve que imprimir de manera obligatoria fue el del tren París – Moscú, pero lo hice un rato antes de que saliera el tren, a través de las máquinas de la estación.

* Cómo llegar a la estación

Lo bueno de viajar en tren es que las estaciones suelen estar en el centro de las ciudades y son fácilmente accesibles en metro, bus o a pie. No hace falta viajar una hora como para ir a un aeropuerto (a menos que estés en las afueras de la ciudad, aunque en general nunca se tarda tanto). Si viajás con poco equipaje, podés ir en transporte público. Si vas muy cargado, tal vez un taxi sea la mejor opción (aunque puede que ese taxi te cueste más caro que el viaje en tren!).

No está de más decirlo: hay ciudades que tienen varias estaciones de tren (por ejemplo, París) así que siempre fijate bien de cuál sale tu tren. A veces puede pasar que tengas que hacer trasbordo de una estación a otra (si es así, estará indicado en tu boleto, el tiempo de viaje entre estaciones estará contemplado en tu pasaje y tendrás, por ejemplo, una hora y media para ir de una estación a otra, lo cual suele ser suficiente).

Estación en Budapest

* Cómo encontrar tu tren en la estación

En las estaciones de tren hay pantallas que indican las salidas y llegadas. Ahí podrás ver desde qué andén sale tu tren y si está demorado (lo reconocés por el horario y el número de tren). Las estaciones de los pueblos tienen de dos a seis andenes, las estaciones de las ciudades grandes pueden tener entre diez y veinte andenes.

Si tenés un asiento y vagón asignado en tu boleto, respetalo. (Me pasó una vez de subirme al vagón incorrecto, por llegar apurada, y enterarme en mitad del viaje que en la siguiente estación el tren se separaba y una parte se iba a un lado y la otra a otro, por eso es importante subirte al vagón que corresponde).

* Los trenes europeos son muy puntuales

Los trenes europeos salen en el minuto exacto (a menos que haya una demora por alguna razón climática). Te recomiendo llegar a la estación unos 15-20 minutos antes, por cualquier cosa (para subirse a algunos trenes hay que pasar por seguridad y si hay mucha gente podés perderlo). Tené en cuenta que hay trenes que son larguísimos y, si tu vagón es, por ejemplo, el 18, vas a tener que caminar bastante para llegar al final del andén (me pasó varias veces de terminar corriendo para no perder el tren).

Las paradas entre una ciudad y otra no suelen durar más de unos minutos. Si tomás el tren en la primera estación, en general podés subirte unos 10 minutos antes de que salga. Si te subís en alguna estación intermedia, asegurate de estar parado en el andén correcto unos minutos antes de que llegue.

* Al subirte al tren: validar el pasaje, tener el pase a mano o comprar un boleto adentro

  • Si estás viajando con un pase (abajo hablo más acerca de los pases), tendrás que anotar la fecha y trayecto en el espacio dispuestos para eso y tener a mano tu pasaporte para mostrarle ambas cosas al controlador cuando pase por tu asiento.
  • Si acabás de comprar el boleto en la estación y lo tenés impreso, puede que tengas que validarlo antes de subir (en Francia, por ejemplo, siempre hay que validar los boletos en papel). Cuando es así, verás unas máquinas cerca de los andenes que sirven para eso. Si no las encontrás, no te preocupes, cuando el controlador pase por tu asiento tenés una segunda oportunidad para hacer la validación.
  • Si te subiste sin boleto porque, supongamos, llegaste con el tiempo justo y no pudiste comprarlo, lo mejor es que busques al controlador, le expliques la situación y se lo compres a él en el momento. Ojo que puede que solo acepten efectivo y que sea más caro que en la estación. Si el controlador pasa por tu asiento y no tenés tu boleto, te cobrará una multa.

* Otras cuestiones:

  • Comer en el tren. Si vas a hacer un viaje de varias horas, pasá por el supermercado más cercano a la estación y hacete un sandwich o llevate algo preparado para comer en el viaje. Muchos trenes tienen un vagón comedor que te puede salvar del apuro, aunque son bastante caros. 
  • ¿Hay baños? Todos (o casi todos) los trenes tienen baños en su interior. Hasta ahora no me subí a uno que no tuviera, pero puede que exista.
  • El equipaje. A diferencia del avión, en el tren no hace falta que despaches el equipaje. Podés llevar todo con vos y no tenés que pagar extra. Hay espacio para guardar las cosas debajo de los asientos, arriba o en el fondo del vagón.
  • Los trenes nocturnos. Dormir en el tren es una buena opción para ahorrar el costo de una noche de alojamiento (y despertarte en una ciudad nueva!). Los trenes nocturnos se reservan con anticipación y tienen varias opciones de cabinas: sleepers (cabinas privadas con 2 o 4 camas), couchettes (cabinas compartidas, con hasta seis camas) o asientos reclinables. En mi experiencia, son cómodos y se duerme bien.
  • Los cruces de frontera. Si estás viajando dentro del Espacio Schengen, lo más probable es que cruces la frontera y ni te enteres. Si salís de Schengen, entonces los oficiales de migraciones de cada país se subirán al tren para sellarte la salida y la entrada en el pasaporte.

* ¿Conviene comprar un pase de tren? 

Los pases de tren de Eurail pueden ser una buena opción para quienes quieran recorrer gran parte de Europa en tren en pocos días. El pase es un billete prepago que te permite hacer todos los viajes en tren que quieras dentro de un período de tiempo y en determinados países. Se compra antes de viajar y existen varios tipos, como por ejemplo:

– el pase global de 15 días continuos te permite subirte a todos los trenes que quieras durante 15 días seguidos
– el pase global de 15 días dentro de dos meses te permite viajar de manera ilimitada durante 15 días no consecutivos, distribuidos en el rango de dos meses

Es importante que sepas que hay ciertos trayectos que requieren una reserva obligatoria aunque tengas el pase, como por ejemplo los trenes nocturnos, los trenes de alta velocidad y los trenes internacionales. Esta reserva se puede hacer desde noventa días antes por internet, o hasta unas horas antes en la estación de tren. El monto extra a pagar depende del recorrido. Sin embargo, si no tenés apuro, podés evitar el tren de alta velocidad, tomar los trenes locales y olvidarte de las reservas.

Entonces, ¿conviene o no conviene comprarlo? En mi experiencia, si querés recorrer varios países en pocos días, el pase puede ser una buena opción. Pero si tenés planeado viajar por un solo país, quedarte bastante tiempo en cada lugar y hacer tramos cortos, seguramente te convenga comprar los boletos por separado. Para estar seguro, lo mejor es que hagas cuentas: buscá los precios de los tramos que tenés pensado hacer y compará el total con el costo del pase.

(Si alguien usó uno de estos pases, por favor comparta su experiencia en los comentarios!)

Bélgica desde la ventana

* ¿Los trenes son caros? ¿No me conviene tomar un vuelo low-cost o ir en bus?

Moverse en Europa de por sí es caro y los trenes no suelen ser la opción más barata, aunque los precios varían según el país. Yo me moví bastante por Francia y, por ejemplo, llegué a conseguir el tramo Biarritz – París (4 horas en el tren de alta velocidad) por €40 (suele costar entre 60 y 100) y muchos trayectos de 10/15 minutos me costaron unos €5. En general lo más caro es ir de una capital a otra en tren

Si querés gastar lo menos posible, lo mejor será que compares las opciones disponibles para hacer ese trayecto y que tomes la decisión en base a tus preferencias: 

  • Carpooling. Compartir coche (a través de webs como Blablacar) suele ser la opción más barata para moverse por Europa. Yo lo uso mucho. La contra es que a veces no es fácil conseguir el viaje que estás buscando, ya que en ciertos lugares no hay tanta oferta.
  • Vuelos low-cost. Europa tiene muchas aerolíneas low cost que ofrecen vuelos muy baratos (una vez volamos de Biarritz, Francia, a Londres por €10 ida y vuelta). Sin embargo, las low-cost suelen tener costos ocultos que aumentan el precio final del pasaje: el transporte desde y hasta el aeropuerto (en general los aeropuertos de los vuelos de bajo costo están afuera de la ciudad —o en otra ciudad— y no se puede llegar en metro, hay que ir en bus o taxi), el costo por despachar el equipaje (esto puede costar unos 25 euros más), la comida (que no está incluida) y el tiempo que lleva tomar un vuelo (hay que estar una hora y media antes aprox, más el tiempo que lleva llegar al aeropuerto). A veces termina costando lo mismo ir en tren, y a veces sigue siendo más barato volar, así que es cuestión de comparar en cada caso. Para distancias muy largas, el avión suele ser más económico.
  • Buses. Hay varias empresas de bus que recorren Europa y que unen capitales o ciudades dentro del mismo país. En términos generales, son más baratos que los trenes, aunque pueden tardar dos o tres veces más, tienen menos frecuencia y no son tan cómodos. Si viajás con poco presupuesto y no tenés apuro, quizá sea una mejor opción.

Estas son algunas de las historias que escribí acerca de mis viajes en tren por Europa:


¿Cuál es su medio de transporte preferido para recorrer Europa? ¿Hicieron algún trayecto en tren en particular que les haya encantado? ¿Hay alguno que no recomendarían? ¿Usaron el pase de Eurail?