Todos los días recibo preguntas. Algunas de mis amigos y familia, otras de gente que lee mi blog, muchas de personas que conozco mientras viajo, pero la mayor cantidad de cuestionamientos provienen de mí misma. Así que decidí hacer una compilación al mejor estilo autoentrevista para despejar todo tipo de dudas, desde lo más básico hasta lo más complejo. Siéntanse libres de preguntar lo que quieran. Me sentiré libre de responder o no.

¿Tenés calor?

Ustedes no entienden. Quiero saltar en una bañadera llena de cubitos de hielo. Quiero meterme adentro de una heladera. Quiero arrastrarme sobre la nieve. Quiero trabajar en una fábrica de aire acondicionado.

¿Dónde estás?

En este momento estoy en Jepara, una pequeña ciudad en el centro-norte de la isla de Java, viviendo en lo de Susy y su marido, una pareja indonesia de Couchsurfing. El sábado estaré en Karimun Jawa, un conjunto de islas muy poco turístico, con un grupo de couchsurfers locales. Según me dijeron, no hay conexión a internet, así que sepan entender si me convierto en náufrago por un fin de semana.

¿Los de Couchsurfing te pagan por hacerles publicidad?

Ojalá. Si hablo tanto de Couchsurfing es porque desde que me sumé mi viaje cambió por completo y porque me parece que vale la pena que todos conozcan esta comunidad. No se trata, como muchos puedan creer, de “un hotel gratis”, se trata de vivir con los locales, de conocer su día a día, de meterse verdaderamente en la cultura y modo de vida de cada lugar. Formar parte de CS es como tener amigos en países desconocidos, es una manera de sentirse menos solo en el mundo (literalmente) y de unir culturas.

¿Qué onda hacer Couchsurfing en Asia?

Los couchsurfers asiáticos que conocí son muy hospitalarios y les encanta recibir extranjeros, cuanto más exóticos mejor. Una buena noticia para los argentinos: como venimos de muy lejos, somos extremadamente exóticos para ellos. Pero, otra noticia, son gente como nosotros: comen, respiran, caminan, trabajan, se ríen, viven. Obviamente, hay personas con las que me llevo muy bien y otras con las que está todo bien pero no hay tanta conexión.

Pero en Indonesia, ¿qué idioma hablan? ¿Cómo te comunicás?

La gran mayoría de la gente que está en CS habla inglés (aunque sea muy básico), pero deben ser el uno por ciento de la población. En Indonesia existen muchísimas lenguas, pero la oficial que une a los 250 millones de habitantes del país es el bahasa indonesio. Es un idioma simple, dentro de todo: no tiene masculino y femenino, no tiene tiempos verbales, la pronunciación no es rebuscada. La mayoría de la gente no habla inglés, así que cada vez que encuentro a un english-speaker le pido que me traduzca el menú, escribo los nombres de cada cosa y los memorizo para la próxima vez que quiera comer. Sé decir holaquetal, gracias, de nada, buenas noches, ¿cuánto cuesta?, not spicy please, uno dos tres cuatro cinco, izquierda derecha, extranjero, foto, sí, no, arroz, tofú, pollo, fideos, nos vemos, en bahasa… Acá va: apa khabar?, terima kasih, sama sama, selamat malam, berapar?, tidak pedas, satu dua tiga empat lima, kirri, bule, foto, ia, tidak, nasi, tahu, ayam, mie, sampai jumpa. Ahí tienen, practiquen. Igualmente, como en cualquier lugar, las señas y el dígalo con mímica siempre ayudan.

¿Y la plata, cómo te arreglás, cuánto gastás?

Indonesia es extremadamente barato, incluso para nosotros (país con moneda devaluada). No pago alojamiento porque hasta ahora siempre me quedé en casas de familia, pero tengo entendido que una noche en un hostel cuesta entre 3 y 5 dólares. La comida es regalada: un plato de nasi goreng (el plato típico: arroz frito con huevo) cuesta 5000 rupiah (50 centavos de dólar) en la calle o en los mercados, un té frío, 1500 rp (15 centavos de dólar), en un restaurante “caro” los platos cuestan entre 20.000 y 40.000 rp (de 2 a 4 dólares). En cuanto al transporte, moverse por una ciudad en combi o colectivo cuesta entre 1000 y 3000 rp (10 a 30 centavos de dólar), viajar de una ciudad a otra cuesta entre 5000 y 10.000 rp la hora de viaje (de 50 centavos a un dólar), alquilar una moto por 24 hs cuesta 4 dólares. Así que comiendo bien se puede sobrevivir perfectamente con un presupuesto de 5 a 8 dólares diarios. Hay una clave muy importante: siempre, SIEMPRE, se puede viajar como un local (sin paquetes de por medio).

¿Es verdad que te la pasas comiendo perro, rata y sapo?

Que yo sepa, hasta ahora no ingerí semejantes cosas. Acá se come rana como si fuera pollo y dicen que es muy rica. También comen el cerebro de los animales, el corazón, el líquido de adentro de los huesos, la piel, el estómago, los ojos… No pongan cara de asco. Como me dijo una china: “No entiendo cuál es el problema, ustedes también comen animales como vaca y cerdo y no les da asco, entonces ¿por qué les parece mal que nosotros comamos eso?”. Dicen que si uno come perro, los perros callejeros lo sabrán y seguirán a la persona que haya ingerido a alguno de sus amigos. No quiero ser paranoica, pero una vez en Malasia un perro me siguió por cuadras y cuadras.

¿Entonces qué comés? ¿Arroz?

En Indonesia dicen que un plato sin arroz no es comida. El arroz para ellos es como el pan para nosotros: va con todo. Así que sí, como arroz, pero como muchísimas cosas más (por suerte). Acá es imposible pasar hambre: hay comida a toda hora, en todo lugar y MUY barata. Cada día como algo distinto, generalmente no decido antes, sino que me dejo sorprender. A veces comida china, a veces comida (un poco) picante, a veces pollo, a veces pescado, a veces fideos, a veces sopa, a veces dulce, a veces salado. Cada persona que conozco me lleva a comer lo típico de su ciudad. Temo volver rodando.