Mi primera exposición de fotos en Yogyakarta, Indonesia

Lo bueno de frenar el viaje y establecerse en un lugar es que uno empieza a conocer gente y rincones a los que jamás hubiese llegado estando solamente de paso en la ciudad.

Si hace tres semanas alguien me hubiese dicho que iba a conocer a una mujer española que vive acá en Yogyakarta hace 25 años y tiene un centro de cultura española donde enseña el idioma y cocina comida típica… no lo hubiera creído. Y si me hubiesen dicho, además, que esa mujer iba a tener “una pared de más” pensada para exponer fotos de viajeros… iba a pensar que era un chiste de mal gusto. Pero así fue, y todo gracias a Facebook.

Casi no sabemos quién agregó a quién, pero entramos en contacto por otro contacto en común, de casualidad. Cuando leí el perfil de Paloma y descubrí que era española, vivía en Yogyakarta, estaba casada con un indonesio y tenía dos hijos, la contacté. Me dio mucha curiosidad conocerla. Y así fue como llegué a Sheila Corner, el restaurante/instituto español del que es dueña. Gracias a ella, en pocos días conocí argentinos, chilenos y más españoles que también viven en esta ciudad de Indonesia, así como indonesios que están estudiando español para aplicar a becas en España o América latina. Al final, no estamos tan lejos.

Sheila Corner de afuera

Paloma me dijo que había visto mi blog y le habían gustado mucho mis fotos, y así, tampoco sé bien cómo fue, surgió la idea de colgar algunas fotos de mi viaje por Asia en esa pared de más. La consigna: que no fuesen fotos de Indonesia, solamente de otros países asiáticos.

El primer paso, y tal vez el más difícil, fue seleccionar las fotos. Si les digo que tengo más de 15.000 fotos de Asia no estoy exagerando (creo que son más). Algunas me gustan, otras me parecen normales, algunas tienen mucho valor “emocional”, otras no me parecen gran cosa. Así que por ser mi primera vez, decidí elegir las que tienen más valor emocional, por haber sido sacadas en “momentos especiales”. Esta fue la selección final, en total colgué doce:

Empezando de arriba, de izquierda a derecha, las fotos son de Laos, China, Hong Kong, Hong Kong, Camboya, Camboya, Laos, Macau, China, Vietnam, Filipinas, Malasia.

El siguiente paso fue imprimirlas. Encontré un lugar donde imprimen en papel Kodak en una hora y salen muy bien. Cada foto en 20 x 30 cm me costó 5500 rupias (65 centavos de dólar o 2,65 pesos argentinos). La calidad es excelente, pero para la próxima quiero imprimirlas un poco más grandes.

Después, el enmarcado. Acá en Yogyakarta hay una zona donde se hacen piguras (marcos) a pedido, son pequeños talleres que dan a la calle, donde se puede ver a los hombres trabajando la madera en las veredas. Me recomendaron uno de esos puestitos así que ahí fui.


Temía que me cobraran “extra” por ser extranjera, pero el precio, en mi opinión, fue justo. Le pedí al marquero que montara las fotos sobre un bastidor de madera negro (no sé cuál es el término correcto para esto) y le dejara un extra de un centímetro por lado para crear un marquito negro. No le puse ni cristal ni plástico por delante porque me parecía que opacaba un poco la foto y que iba a ser demasiado. Total por marco: 10.000 rupias (1,17 USD o 4,80 pesos argentinos). Ni tuve que pedir descuento, fue el precio que me dijo de entrada y lo acepté.

La noche antes de ir a buscar las fotos enmarcadas soñé de todo: que me las habían enmarcado con un marco marrón y blanco de plástico, que habían cortado las fotos para que midieran 10 x 10 cm y les habían puesto un marco de 50 x 50. Tenía un poco de miedo. Pero no, quedaron re bien, tan lindas que quisiera enmarcar más y llevarlas a Buenos Aires, pero dudo que pueda (por el peso).

Finalmente las llevé terminadas a lo de Paloma, las colgamos y les escribí los cartelitos con la información correspondiente a cada una.

Anunciamos la “mini-expo” en facebook y en el pizarrón, debajo del señor del tarot que va todos los jueves :D

Paloma me sugirió que pusiera las fotos en venta. Fue difícil ponerles precio, ya que jamás vendí una foto así y no sé cómo se calcula (si alguien puede orientarme, estaría agradecida). Finalmente, cada foto quedó a 50.000 rupias (5,85 USD o 24 pesos argentinos), un precio accesible para “el bolsillo indonesio” (tengan en cuenta que acá se puede comer por menos de un dólar). Una chica las vio, le encantaron y me compró tres. No voy a poder llevarme muchas a Argentina, así que veremos si se vende alguna otra (quedan colgadas hasta el 24 de julio, yo me vuelvo el 26).

¿Qué sentí al ver mis fotos colgadas? Primero, algo de inseguridad: ¿y si a nadie le gustan? ¿si viene un fotógrafo “de verdad” y las ve? ¿qué opinará? También un poquito de orgullo: quedaron lindas. Y más que nada, melancolía: pensar que saqué esa foto en China, mientras caminaba por un pueblito de estilo tibetano, y esa otra en Vietnam, cuando anduve no sé cuántos kilómetros en bici y llegué al mar, ah, y esa en Malasia, cuando la mujer y su hija miraron hacia mi cámara, esa otra en Laos, en el medio de la nada…

Las fotos tienen eso: son momentos irrepetibles que pasan una vez y nunca más, y si no los atrapamos, no serán más que momentos efímeros. Y por más tecnología que exista, creo que ninguna pantalla, por más pulgadas y resolución que tenga, supera a las fotos en papel (así como, para mí, ningún reproductor digital será capaz de superar a los libros y ningún email será capaz de superar la sensación de leer una carta escrita a mano).

***

Aprovecho este post para presentarles el nuevo sitio en el que estuve trabajando estos días: “fragments of the world | Travel Photography”, mi portfolio de fotos. Este va a ser en inglés, pero como es de fotos no hace falta leer demasiado.

Ya está online y pueden verlo acá: www.anikovillalba.com
Hay varias galerías con fotos de personas, chicos, ciudades, arte callejero, religiones, vida callejera y trabajos.

También abrí una nueva página de Facebook exclusiva para las fotos, así que si quieren sumarse, hagan click acá. Sigo, también, con la página de Facebook de Viajando por ahí, por si no la vieron, pueden hacerlo acá: www.facebook.com/viajandoporahi

Y finalmente, les pido ayuda. Quiero exponer fotos en Buenos Aires, así que si saben de centros culturales, galerías, casas, bares, restaurantes, negocios, consultorios, lo que se les ocurra, donde pueda colgar fotos, ¡avisenme! Y si el lugar es fuera de Buenos Aires, también. Nunca se sabe. También aceptó datos y sugerencias de lugares donde imprimir y enmarcar fotos en Buenos Aires.

Limbo (esos días entre que terminás un viaje y volvés a tu casa)

Les confieso que esto de volver dentro de tan poco tiempo a Argentina me tiene como en limbo. Estoy totalmente bloqueada y sin poder escribir una palabra hace días, por eso mi pobre blog no se actualiza. No es que no quiera, es que no puedo.

No estoy así tanto por el hecho de volver, ya que en el fondo tengo ganas de estar un poquito allá y de reencontrarme con personas, costumbres y rincones que extraño. Pero estar viviendo en Indonesia me confunde: ¿estoy viajando o no estoy viajando? ¿Será que mi próximo viaje será “a Argentina”? ¿Yogyakarta, la ciudad de Indonesia donde vivo, se convirtió en mi “no viajar” y Buenos Aires, ciudad que conozco hace 25 años, será mi “próximo viaje”? ¿Esto sienten los expatriados al vivir afuera? Estoy confundida.

Estoy en alguna nube entre esto…

… y esto (ambas fotos son las vistas que tengo desde la ventana en Buenos Aires y en Yogyakarta, ustedes sabrán diferenciar cuál es cuál)

A fines de julio, si la ceniza me lo permite, estaré de vuelta en Argentina. Voy a festejar mis 26 allá, en pleno invierno, con chocotorta, piñata de alfajores y globos multicolor. Va a ser uno de los vuelos más largos de mi vida, creo que dos días, entre escalas y conexiones, y con la diferencia horaria siento que esos dos días voy a estar flotando en la nada (limbo a la décima potencia). Primero porque voy a estar en tránsito y no voy a “pertenecer” a ningún país en particular, solamente a una aerolínea (es decir que no voy a estar en un lugar ni en otro); segundo porque voy a viajar atrás en el tiempo, entonces tal vez cuando llegue voy a haber dormido tres noches en dos días, o algo así. Y con todas las emociones mezcladas que tengo en este momento sé que voy a llegar y no voy a entender nada. Todos a mi alrededor van a hablar mi idioma, algo que no me pasa hace meses, nadie me va a decir “lady lady transport”, me voy a horrorizar con lo caro que está todo y la ciudad que amo/odio ni se va a inmutar por mi regreso.

Por eso les digo: limbo. Todavía no me fui de Asia pero ya siento que estoy en semi-transición. Es lo que pasa cuando uno sabe que algo se está por terminar. Por momentos no puedo evitar pensar todo lo que voy a hacer allá, y por momentos no puedo evitar pensar todo lo que voy a extrañar de acá.

Cuando me fui de Buenos Aires, en abril de 2010, no tenía ningún plan. ¿Cuándo volvés? No sé. ¿Qué países vas a ver? No sé. ¿Volvés? No sé. Si quiero que mi día a día sea viajar, me es imposible planear de antemano cómo será mi vida. ¿Ustedes planean todo lo que van a hacer de acá a un año, qué ruta van a tomar para ir a tal lugar, qué van a comer, a quién van a conocer? Es imposible. Sin embargo todos me pedían respuestas y yo nunca las tuve. Sé que cuando vuelva me van a preguntar muchas cosas: ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Cuál es tu próximo destino? ¿Qué va a ser de tu vida? Por el momento lo único que sé es que este viaje a Buenos Aires no será un regreso sino una visita, un interludio, un corte en el medio, un respiro tal vez, un mini descanso y un reencuentro con la gente que quiero. Y después, Asia me espera otra vez.

Tengo varios planes para cuando vuelva a Argentina que ya les iré contando. Y si bien tengo muchas preguntas, hay algo de lo que estoy segura: después de 16 meses de ausencia, me va a ser imposible no mirar a Buenos Aires con otros ojos.

Asia de la “A” a la “Z”: J de Juventud

[box type=”star”]Este post forma parte de la serie “Asia de la A a la Z”, un abecedario personal de mis experiencias en Asia. [/box]

J de Juventud

Cuando estoy por viajar a un país, o simplemente cuando sueño con viajar a algún lugar del mundo, no puedo evitar preguntarme cómo será “la juventud” del país en cuestión. Quiero decir, qué características tendrá la generación de los veintipico.

¿Serán idealistas? ¿Lucharán por alguna causa en especial? ¿Estarán politizados? ¿Qué tipo de arte harán para expresarse? ¿Qué autores leerán? ¿Leerán, harán arte? ¿Qué estará de moda? ¿Qué estará de moda en el circuito under? ¿Qué tipo de música escucharán? ¿Qué música harán? ¿Cuáles serán sus preocupaciones? ¿Cuáles serán sus sueños? ¿Cuál será su rutina? ¿Sentirán descreimiento ante el mundo a causa de la historia o la realidad de su país? ¿o estarán luchando para crear un lugar mejor? ¿Serán pesimistas u optimistas? ¿Se organizarán bajo tribus urbanas? ¿Qué pensarán de los extranjeros? ¿Tendrán deseos de viajar? ¿Serán receptivos ante los viajeros? ¿O estarán completamente metidos en su mundo?

Antes de viajar a Asia no tenía idea con qué tipo de “juventud” iría a encontrarme acá. Incluso antes de irme de viaje por América latina no sabía qué imaginarme y me sorprendí al descubrir qué parecidos que somos a los peruanos, a los colombianos, a los ecuatorianos, a todas las generaciones de los veintipico del continente. Pero pensé que tal vez América latina, por tener un idioma y una historia en común, era una cosa y que Asia, que ante mis ojos se presentaba como “un mundo aparte”, sería otra. Temía que fuese un lugar tan distinto que haría que me resultara imposible conectarme con la gente de mi generación.

Pero no fue así, aunque en algunos países fue más difícil que en otros. Hay países donde siento que la juventud está exponenciada (o más a la vista), lugares como Malasia, Singapur, Hong Kong, Macau, China, Indonesia donde es más fácil “verlos”, ver cómo se visten, qué comen, a dónde salen, a qué se dedican; pero hay otros lugares donde me resultó más difícil entrar en contacto con ellos, como por ejemplo Camboya (que es, justamente, uno de los países con la población más joven) o Laos, porque no estaban “mostrándose” tanto. Sin embargo esa fue mi experiencia particular y puede que estuviera menos receptiva en algunos países y más abierta en otros.

Lo que me di cuenta es que lo que varía entre la gente joven de un país y la gente joven de otro son las formas: todos se expresan, pero algunos lo hacen a través del cine, otros de la fotografía, otros de la música, otros del baile; todos se reúnen, algunos con la excusa de comer, otros con la excusa de cantar, otros con la excusa de bailar; todos tienen sueños, expectativas, frustraciones, alegrías y tristezas; todos se enamoran, son felices y sufren; todos tienen intereses, ocupaciones, rutinas, planes, ideas, sueños, deseos.

Y ahora que descubrí que acá no son marcianos :P me intriga mucho conocer a la “juventud árabe” y a la “juventud africana”. En este momento siento lo mismo que sentía antes de venirme a Asia: que tal vez nuestras realidades sean tan distintas que no podré encontrar un punto de contacto con ellos. Aunque sospecho que no es así, pero lo comprobaré el día que esté allá.

Esta foto la saqué en Yogyakarta (Indonesia), la ciudad con más arte callejero que conocí hasta ahora en Asia. Me gusta usar algo que llamo el índice graffiti para ver cómo se expresa la gente joven, con qué fuerza lo hace y qué mensaje intenta transmitir. Y en Yogyakarta vi muchísimos murales ecologistas pidiendo “Salvemos al futuro, salvemos al mundo”.

 

Yogyakarta en 10 palabras – parte II

6. Multirreligión

Indonesia, a diferencia de lo que se cree, no es un país musulmán, sino que es un país de mayoría musulmana. El gobierno reconoce seis religiones oficiales: más del 85 por ciento de la población practica el Islam, y el resto es Protestante, Católico, Hinduista, Budista o Confucionista. Y Yogyakarta es uno de los lugares donde mejor se puede ver esta multirreligiosidad.

[singlepic id=2421 w=700 float=center] Musulmanas de visita en Borobudur, templo budista

Cinco veces al día (a las 4 am, a las 12 pm, a las 3 pm, a las 6 pm y a las 7 pm) todas las mezquitas de la ciudad anuncian, a través de un canto por altoparlantes, que es momento de rezar. Sin embargo, la ciudad no frena: muchos musulmanes se visten con su ropa tradicional para rezar (los hombres usan el sarong hasta los pies y el gorrito, las mujeres utilizan un velo blanco que les llega casi hasta la cintura) y caminan hacia la mezquita más cercana o realizan el rezo dentro de alguna musholla o “habitación exclusiva para rezar”; pero muchos otros siguen con su rutina, inmutables. Las mujeres son libres de decidir si utilizan el velo o no, y por lo que veo en la calle, la mitad lo usa y la mitad no. Hay quienes salen de su casa cada noche a las 4 am y caminan hacia la mezquita para ofrecer el primer rezo del día, hay quienes se despiertan por un rato y rezan sobre una pequeña alfombra al lado de la cama y hay quienes siguen durmiendo y jamás se enteran de nada. Eso sí, durante Ramadán, toda la población musulmana realiza el ayuno durante un mes; mientras hay sol, las calles están más vacías que de costumbre y los puestos de comida están cerrados, y una vez que el canto de las 6 anuncia que ya se puede romper el ayuno, todos salen a comer afuera con sus familiares o amigos.

[singlepic id=2433 h=700 float=center] Mi amigo Rheden vestido para rezar

[singlepic id=2429 w=700 float=center] Esta insignia con versos del Corán está colgada en todos los hogares musulmanes

Yogyakarta también es sede de dos de los monumentos religiosos más importantes de Indonesia. Borobudur es el monumento budista más grande del mundo, fue construido en el siglo 6 y tiene más de 500 estatuas de Buda; es Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Prambanan, construido en el siglo 9, es el templo hinduista más grande de Indonesia y uno de los más grandes del Sudeste Asiático.

[singlepic id=2419 w=700 float=center]

[singlepic id=2420 w=700 float=center] Prambanan, templo hinduista

7. Juventud

Yogyakarta es una ciudad llena de gente joven. Será porque es un centro universitario importante, será porque al ambiente “de juventud” atrae a más gente joven. ¿Qué habrá nacido primero: el huevo o la gallina, las universidades o la gente joven?

[singlepic id=2411 w=700 float=center] Bobby y Nita

En esta ciudad, todos salen a comer afuera, ya que los puestos de comida abundan y es más barato comprar comida que cocinar. Muchos puestitos se acomodan en las veredas y preparan alfombras para que la gente se siente a comer al costado de la calle, otros ponen sillitas alrededor de un carrito de venta de jugo o mesas alrededor de una cocina donde se preparan fideos y arroz. Y muchísimos lugares están abiertos las 24 horas.

[singlepic id=2430 w=700 float=center] Amigos reunidos en la calle

Hay bares, boliches, cafés, karaokes, heladerías recitales de bandas importantes, shows de música de bandas más chiquitas, ciclos de cine, exposiciones de fotografía, graffitis, arte callejero y cibercafés por todos lados. A veces incluso hay carnavales callejeros itinerantes con ruedas de la fortuna, algodones de azúcar y todo eso. Hay grupos andando en bicicleta por la ciudad, hay músicos itinerantes por la calle, hay fotógrafos a montones, hay rockeros, hay artistas.

Y hay un lugar llamado Alon-Alon, un parque donde todos se reúnen los fines de semana para andar en bicicleta, cruzar caminando entremedio de dos árboles con los ojos vendados (dicen que si lo hacés, se te cumple tu deseo) y tirar unos cositos de colores al cielo (realmente no tengo idea de cómo se llaman, pero son como pequeñas hélices de papel con luces en las puntas que se lanzan hacia arriba cual honda de Bart Simpson).

[singlepic id=2426 w=700 float=center] Preparando a una amiga para que camine con los ojos vendados entre dos árboles

[singlepic id=2410 w=700 float=center] Hasta el Che está presente en Yogya

8. Tradición

Creo que uno de los rasgos más característicos de Yogyakarta es la conservación de sus tradiciones, la mezcla entre lo antiguo y lo moderno. En esta ciudad se puede ver la cultura de Java en todo su esplendor: la mayoría de la gente habla bahasa indonesia (el idioma oficial del país) y basa jawa o “Javanese” (el idioma de la isla de Java); hombres y mujeres se visten con los sarong y camisas hechas con batik; aún se ven muchísimos becak (carritos empujados por bicicletas, como el de la foto) y vendedores de comida que van de un lado a otro empujando sus carritos de madera; hay muchos shows de wayang o títeres de sombras, una de las artes más famosas de Java.

[singlepic id=2432 w=700 float=center] Becak

[singlepic id=2412 w=700 float=center] Batik, la tela tradicional de Java

[singlepic id=2413 w=700 float=center]

Yogyakarta es, además, una de las pocas ciudades de Indonesia que aún tiene un sultán cumpliendo sus funciones de gobernador (el kraton o palacio de la familia real aún se mantiene en pie y puede ser visitado). También se pueden visitar los restos arquitectónicos de la época colonial holandesa (Indonesia fue colonia de Holanda hasta su independencia en 1945) y recordar los pocos años en que Yogyakarta fue la capital del país (entre 1945 y 1949).

[singlepic id=2417 w=700 float=center] “El monumento al arroz”

[singlepic id=2428 w=700 float=center] En el “Palacio de Agua”

[singlepic id=2424 w=700 float=center] La entrada al Kraton o Palacio del Sultán

[singlepic id=2415 h=700 float=center] Extraña combinación entre tradicional y moderno

9. Malioboro

Todas las ciudades tienen un lugar así: calle Florida en Buenos Aires, Khao San Road en Bangkok, “Backpacker Central” en cualquier pueblo de Asia. Son esas zonas dedicadas exclusivamente al turista, donde se reúne todo “lo mejor” que tiene una ciudad y se lo muestra comprimido en unos pocos metros (tan comprimido que pasa a ser abrumador).

[singlepic id=2416 w=700 float=center]

En Jalan Malioboro (“jalan” significa calle) se venden mochilas, vestidos, remeras, sandalias, cubremochilas, fundas, lo que se les ocurra hechas de batik (la tela con los dibujos tradicionales de Java), se venden anteojos imitación, se venden collares y pulseras. En las afueras de Malioboro (que es la calle principal de esta zona turística) está repleto de hostels, de bares, de cafés, de cibercafés, de hoteles. En Malioboro se vende todo tipo de comida en la calle (a precios más caros que en el resto de la ciudad), se vende McDonald’s, Pizza Hut y Dunkin’ Donuts, se cambia dinero, está la oficina de información turística. En Malioboro están estacionados todos los becak listos para ir a dar una vuelta, en Malioboro paran los trenes y colectivos. En Malioboro toda la gente local sabe decir “Hello lady”, “Good afternoon mister”. En Malioboro está lleno de bules (así nos llaman a los occidentales) y se escucha a toda hora la pronunciación Maliouuborrouu.

[singlepic id=2414 w=700 float=center] Puestos de venta de ropa

[singlepic id=2409 w=700 float=center] Uno de los tantos carritos de comida

En Malioboro, en mi opinión, se condensa lo mejor y lo peor de Yogyakarta, pero es uno de esos lugares que uno no puede dejar de conocer.

10. Bule (*persona occidental de piel blanca)

Y no puedo terminar este artículo sin mencionar el furor que hacemos nosotros, los bule que andamos perdidos en medio de tantos millones de indonesios. En esta ciudad hay muchísimos expatriados jóvenes trabajando como profesores de inglés o estudiando bahasa indonesia en universidades y cursos privados; también hay otros que se asentaron acá y pusieron un hostel o un café. Todos los bule tenemos que adaptarnos y, como mínimo, comprarnos una bici o una moto para andar por la ciudad y aprender el idioma.

Pero lo malo de ser bule en Indonesia es que por más de que hablemos el idioma, que tengamos amigos locales, que estemos totalmente inmersos en la realidad de este país… jamás dejaremos de ser bule. Podemos cambiar todo pero no podemos ocultar que somos occidentales, que venimos del otro lado del mundo, que tenemos un color de piel distinto. La reacción de cada indonesio hacia el bule es distinta: algunos nos admiran por nuestra “belleza” y “blancura” (?), otros nos ven como millonarios (y tontos) e intentan cobrarnos tres veces más de lo que algo vale, otros nos ven como personas demasiado liberales, otros creen que somos todos sucios, y el problema es que pocos nos ven como seres humanos (al respecto: hay un australiano que vive en Indonesia y que escribió un libro, en indonesio, llamado “Los bule también somos personas”). Debe haber tantos conceptos de bule como indonesios en este país.

Y para que entiendan lo que digo, estas son las reacciones que se generan cuando “uno de nosotros” va de visita a algún monumento turístico:

[singlepic id=2434 w=700 float=center]

[singlepic id=2422 w=700 float=center]

[singlepic id=2423 w=700 float=center]

Bonus track:

En alguna intersección de Yogya existe “Tugu”, un monumento cual mini obelisco al que todos van a sacarse fotos de noche. Dicen que si lo tocás, significa vas a volver a Yogyakarta. Cuando lo toqué, la primera vez que visité Yogyakarta, no tenía ninguna razón para volver y pensé: “Dudo que esto funcione, pero igual lo voy a hacer”. Y mirenme, estoy otra vez acá, por vez número mil. Creer o reventar.

[singlepic id=2425 h=700 float=center]

Pueden leer la primera parte de Yogyakarta en 10 palabras acá!

Yogyakarta en 10 palabras – parte I

De este año en Asia pasé casi la mitad en Yogyakarta (en Java Central, Indonesia; no confundir con Jakarta, la capital del país), así que me parece justo contarles un poquito más acerca de esta ciudad que se convirtió en mi hogar asiático.

No sé si les pasa, pero cuando algo se transforma en parte de nuestra rutina “normal”, nos cuesta más mirarlo desde afuera y con ojos de “novedad”. Así que voy a hacer de cuenta que vengo de un lugar muy muy lejano (lo cual es cierto) donde todo es totalmente distinto (lo cual, en parte, también es cierto) y les voy a contar acerca de esta ciudad también conocida como “Yogya”.

[singlepic id=2405 w=700]

1. Ciudad-pueblo

Probablemente esto me pase por ser “de la gran ciudad”, pero Yogyakarta, si bien tiene estatus de ciudad y tiene más de un millón de habitantes, a mí me sigue pareciendo un pueblo grande (algo que me encanta). Acá no hay ni un edificio, muchas calles transversales son de tierra y todos parecen conocer a todos. Las familias dejan la puerta de su casa abierta a toda hora y las rejas de entrada son simbólicas; cada vez que vamos a visitar a algún amigo, nos sacamos los zapatos en la puerta principal y entramos casi sin golpear ni pedir permiso. La gente realiza sus oficios en las veredas o en la entrada de las casas, todos comen en la calle, hombres y mujeres caminan a las 4 de la mañana con su vestimenta tradicional musulmana para ir a rezar a la mezquita. Tal vez por todo esto es que Yogyakarta sea un lugar tan seguro. Todos estacionan sus motos y dejan los cascos sobre el asiento (y cuando vuelven, todo sigue ahí). Hay muchos “hotspot” (wi-fi) de internet al aire libre donde la gente va con sus laptop y se sienta en una mesa al lado de la calle, de noche, a usar internet. Y no pasa nada.

[singlepic id=2406 h=700 float=center] Los chicos andan solos por la calle (y de fondo: Merapi, uno de los volcanes)

[singlepic id=2395 w=700] Familias sentadas en las vías para mirar cómo pasa el tren

2. Verde

Cada vez que me asomo a la ventana veo verde, verde y más verde. Esta ciudad tiene la suerte de estar en el trópico y de desbordar de vegetación. Ni hace falta que el gobierno se dedique a plantar arbolitos: acá lo verde invade sin que nadie lo pida. Las casas están rodeadas de palmeras bajas, los árboles de mango crecen frente a los supermercados, el pasto se escapa por los huequitos del asfalto, las terrazas de arroz se extienden al costado de la ruta. No hay que salir de la ciudad para sentir que uno está en medio de la naturaleza, Yogyakarta está inmersa en verde.

Hay, además, todo tipo de frutas y verduras tropicales, conocidas y desconocidas: markisa (passion fruit), manggis (una fruta llamada mangostán que ya describí en este post junto con la dragon fruit), jambu (guava), papaya, alpokat (palta), salak (una fruta que parece estar recubierta por piel de serpiente) y otras frutas que son la cruza entre una pera y una manzana, entre un melón y una sandía… y el infame durien del cual hablaré en un post exclusivo más adelante. Pero como todo país tropical, hay que aprender a convivir con el calor sofocante y la lluvia de todas las tardes.

[singlepic id=2396 w=700] Una plantación de arroz al costado del camino

[singlepic id=2397 w=700]

3. Arte callejero

Si hay algo que me encanta de Yogya es la cantidad de arte callejero que hay desparramado por la ciudad. Hay mensajes políticos, mensajes ecologistas, mensajes religiosos, mensajes divertidos; hay arte tradicional indonesia, arte que quiere parecer occidental, arte con estilo hinduista, arte con estilo musulmán, arte con estilo. Cada vez que paso por el mismo lugar me encuentro con algún dibujo o color nuevo. Siempre tuve afición por el arte callejero ya que me parece muy libre y creo que dice mucho acerca de los habitantes de la ciudad. Y cada vez que veo un mural, graffiti, stencil, sticker o dibujito anónimo en la calle, freno para sacarle una foto (pueden ver este post de arte asiático, por ejemplo). Soy fan del arte callejero y juro que en mi otra vida fui artista de paredes.

Yogyakarta no solamente está repleta de colores, también está inundada de música. Muchos indonesios van en la moto con la guitarra colgada en la espalda, otros intentan ganarse la vida como músicos callejeros y tocan frente a cada puesto de comida día y noche, hay quienes tienen su propia banda y hacen mini recitales. Hace unos días, por ejemplo, nos reunimos con algunos couchsurfers de Yogya y terminamos viendo a una banda de jazz en el patio de una universidad, algo de lo que jamás me hubiese enterado de no ser por la gente local. Y en medio del show apareció un hombre que me parece trabaja en un puestito de comida, se sentó en el piano y cantó We are the champions y después agarró la guitarra y rockeó un Crazy Little Thing Called Love al estilo Freddy Mercury indonesio (salvando las distancias).

[singlepic id=2393 w=700] Música sobre ruedas

[singlepic id=2404 w=700] El Mercury indonesio

[singlepic id=2401 w=700]

[singlepic id=2402 w=700]

4. Parkir sepeda motor (lean y verán)

Esto no es novedad, pero les cuento que en Indonesia la gente no camina. No, si para eso están las motos… Querés ir acá a dos cuadras a comprar algo: moto. Querés salir a respirar aire: moto. Querés ir al baño: moto. El que vende cascos debe ser millonario. Y lo interesante de que haya tanta moto es ver cómo todo se moldea en función de eso: en cada cuadra hay puestitos que venden nafta en botellas de Absolut Vodka, los estacionamientos están divididos en parkir mobil (espacio para autos) y parkir sepeda motor (para las motos), frente a cada puesto de comida hay un indonesio que te cuida la moto por 1000 rupias (10 centavos de dólar), cada tres cuadras hay alguien que se dedica a arreglarlas y más allá está el que te vende los stickers para tunearla. Acá no son tan extremos como en Vietnam donde podés ver familias enteras en una sola moto, pero muchas veces aparecen mamá, papá y el nene adelante a toda velocidad. Lo que me resulta más gracioso es ver a las mujeres que van en la parte de atrás con pollera larga (y por ende) sentadas de costado, con las dos piernas colgando hacia el mismo lado, mandando mensajes por el celular o leyendo un libro como si estuviesen en el sillón de su casa,

Ah, y no sé si hace falta que lo diga, pero la ecuación no caminemos + vamos en moto hasta al baño equivale a = acá no hay veredas. No se conoce el concepto de pasear por la vereda. El poco espacio que hay entre las casas y la calle se usa para sentarse a comer, a trabajar, a vender, a jugar, a cocinar, para lo que se los ocurra, menos para caminar. Y tampoco hay desnivel entre lo que sería esa vereda casi inexistente y la calle propiamente dicha: todo está a la misma altura.

[singlepic id=2408 h=700]

[singlepic id=2407 w=700] Observen la falta de veredas

[singlepic id=2398 w=700] Siestita

5. Warung

En Yogyakarta parece haber más puestos de comida que casas. Hay de todo tipo: restaurantes de comida Padang (de Sumatra) donde podés elegir la comida a través de la vidriera (los platos están apilados con todo a la vista), carritos al costado de la calle que venden martabak y kebabs, puestitos móviles re chiquitos de venta de licuados (un licuado por 5000 rupias o 50 centavos de dólar), puestitos fijos un poco menos chiquititos de venta de hamburguesas y sushi (todo con un toque indonesio, eso sí), restaurantes medio cerrados/medio al aire libre donde se puede comer los hot plates de carne o pescado… y los famosos warung o carpas al aire libre con mesitas y una cocina adentro donde todos se reúnen a comer nasi goreng (el arroz frito típico de Indonesia) o mie goreng (noodles fritos).

Y como si toda esta oferta de comida fuera poco, también hay vendedores ambulantes que dan vueltas día y noche por la ciudad ofreciendo snacks. Lo que más me gusta es que tienen un sistema de sonidos para anunciar qué están vendiendo: si escuchás que alguien golpea una lata con un palo, es porque vende noodles, si suena la canción pegajosa “sari roti, roti sari roti” es porque se acerca el vendedor de pan y si estás con ganas de comer arroz afiná el oído que ya se acerca el que toca las campanitas.

[singlepic id=2403 w=700] Las “carpas” de comida están en todas las veredas

[singlepic id=2399 w=700] Así son por dentro

[singlepic id=2400 w=700] Y los minicarritos

Podés leer la segunda parte acá: Yogyakarta en 10 palabras (parte 2)

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google