Desafío Serbia Croacia #3: dejar que nos lleve el azar

Creo que fue en el primario. Estaba dando una prueba escrita y una de las preguntas era: ¿Qué quiere decir sacar una carta al azar? Supongo que estábamos en la materia de Lengua y Literatura, y si no me equivoco esa prueba estaba basada en un libro que habíamos leído en clase. Yo no sabía la definición exacta ni el sinónimo de azar, pero lo expliqué como pude: “Sacar una carta al azar es sacar una carta cualquiera, sin elegirla”. Cuando nos devolvieron las pruebas, tenía mi respuesta tachada y una anotación en verde: “Azar significa suerte”. Hoy le hubiese respondido que el azar es otra cosa y que no tiene que ver solo con la suerte.

Read More

Exploración #2: recuerdos de un viaje a Mocronte

Querida Lau,

Hace unos días se me dio por revisar unas cajas que tenía en el placard —viste que cada vez que vuelvo de un viaje me agarra el ataque de limpieza— y encontré las fotos de cuando fuimos a festejar tus treinta a Mocronte. ¿Te acordás? Ninguna de las dos conocía y era un lugar al que queríamos ir juntas hacía tiempo, sobre todo después de que tantos viajeros nos contaran historias de ahí. Creo que los primeros en mencionarlo fueron Pablo e Itziar, ¿no? “¿Sois argentinas y no habéis ido a Mocronte? Alucino” […]

Read More

Ayer fui al cine

Ayer fui al cine a ver Relatos salvajes, la película argentina de Damián Szifrón que quedó candidata al Óscar. No estaba en mis planes: pensé que ya no la daban acá en Francia. Cuando me enteré de la nominación la busqué en internet y cuando Google me dijo que la estaban pasando en un cineclub de Bayonne, la ciudad que está al lado de Biarritz, dije tengo que ir a verla. Me encanta el cine argentino y me había quedado con muchas ganas de ver esa peli: la habían pasado en el Festival de cine de Biarritz, a pocas cuadras de mi casa y con Damián Szifrón presente, y yo me había enterado tarde.

Read More

Desbalance de año nuevo

Iba a escribir un balance de fin de año pero preferí convertirlo en una reflexión de año nuevo. Si bien cambiar de año no me parece más que algo simbólico —no es que nuestra vida vaya a dar un vuelco solo por pasar del 31 de diciembre al 1 de enero— creo que es bueno usar este ritual de excusa para mirar hacia atrás y reflexionar y para mirar hacia adelante y proyectar. Es como el cambio de estaciones o el paso del día a la noche y de la noche al día: un ciclo necesario para poder ordenar nuestro tiempo y relatarnos nuestra historia.

Read More